Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
2Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
clubdelateta REF 346 La Sociedad del Caos 1 0

clubdelateta REF 346 La Sociedad del Caos 1 0

Ratings: (0)|Views: 68|Likes:
Published by Dani Morte

Documento de clubdelateta.com

Documento de clubdelateta.com

More info:

Published by: Dani Morte on Nov 21, 2007
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

09/06/2012

pdf

text

original

 
La Sociedad del CaosLA INDUSTRIALIZACIÓN DE LA MATERNIDAD LECHES ARTIFICIALESMAMY’S (MARCA ACME)Fecha de publicación:
1-10-2006
Revista:
The Ecologist para España y Latinoamérica
Durante casi medio millón de años, las hembras de nuestra especie amamantaron asus retoños. Sin embargo, en los últimos sesenta años, ha cambiado la situación: ladictadura del biberón ha impuesto las leches artifícales para los bebés. Lasconsecuencias sanitarias son notables –dos veces más riesgo de óbito por muertesúbita en las primeras seis semanas de vida, cinco veces más riesgo degastroenteritis, dos veces más riesgo de desarrollar eccema y diabetes, y hasta ochoveces más riesgo de contraer un cáncer linfático-. Con un gasto próximo a las 20£esterlinas por bebé por parte de los fabricantes británicos de leche artificialmaternizada en la promoción de la “comida basura infantil”, comparado con losirrisorios 14 peniques por bebé que gasta el gobierno de UK para promover lalactancia materna, ¿se puede esperar que se invierta la tendencia? Pat Thomas nosdescubre un mundo en el que usureros fabricantes de leche artificial, negligentesprofesionales de salud y una ciudadanía poco informada en estos temas…conspiran unidos para arrancar a los bebés del pezón de sus madres y“entubarlos” a un biberón artificial. La situación describe el caso británico, perolos despieces y apartados nos hablan de la situación en el Estado español. Elproblema acosa al todo el mundo industrial y a parte de los países del Sur.
Es preferible comer pan de cebadaY sentarse en el sueloQue lucir el cinturón de oroDe la servidumbreProverbio sufiTodos los mamíferos producen leche para sus crías, y la especie humana estuvoamamantando a sus bebés durante al menos 400.000 años. Durante siglos, cuando unamujer no podía dar de mamar a su bebé por sí misma, otra mujer, una nodriza, hacía eltrabajo. Fue a partir de los años cuarenta que abandonamos en gran parte nuestrosinstintos mamíferos, y, en cambio, adoptamos la cultura del biberón. La cultura del biberón anima a las madres a dar a sus bebés fórmulas infantiles altamente procesadasdesde el nacimiento y, además, también las anima a pensar que dichos sucedáneos sontan buenos como la leche materna e, incluso, mejores. Nunca se había pensado que se hubieran consumido las fórmulas infantiles de maneratan extensiva como en la actualidad. Fueron creadas a finales del siglo XIX para proporcionar el sustento necesario para niños expósitos y huérfanos que, de lo contrario,hubieran muerto de hambre. En aquel contexto donde ningún otro alimento estabadisponible, la leche maternizada, de hecho, era un salvavidas.Sin embargo, con el tiempo, y al volverse más ‘científico’ el tema de la nutrición
 
humana en general –y de la nutrición infantil, en particular-, los sucedáneos de la lechematerna ya no se fabricaron para los huérfanos y afines, sino para toda la población engeneral. Cada bebé, un cliente potencial.Según Mary Smale -asesora en el campo de la lactancia materna para el NationalChildbirth Trust (NCT) durante 28 años-, “si alguien preguntara ‘¿cuál fórmula deberíausar?’ o ‘¿cuál se acerca más de la leche materna?’, la respuesta sería ‘nadie lo sabe’, porque no hay una sola fuente objetiva que pueda ser proporcionada en lo que respecta aeste tipo de información. Los fabricantes son los únicos que saben de qué está hecho su producto, y no divulgan nada. A lo mejor hacen la publicidad y nos hablan deingredientes ‘saludables’ especiales, como los oligosacáridos, los ácidos grasos decadena larga o, recientemente, el betacaroteno, pero nunca realmente nos revelan lo queconstituye todo el producto en sí, ni de dónde proceden los demás ingredientes”.
PRUEBAS Y ERRORES
 Los componentes conocidos de la leche materna eran, y todavía son, utilizados comoreferencia general por parte de los científicos que conciben las leches maternizadas.Pero, hasta ahora, no existe una “fórmula” como tal para este tipo de leches. Enrealidad, la producción de fórmulas infantiles ha sido, desde su inicio, un proceso de pruebas y errores. En la práctica, los fabricantes pueden agregar lo que quieran en cada producto. De hecho, puede variar la receta de un producto de un lote al otro, según el precio y la disponibilidad de los ingredientes. Tal vez creamos que estos productosestán fuertemente regulados, pero en realidad no existe ni se requiere ningunatransparencia por parte de los fabricantes: por ejemplo, no se solicita que registren loscomponentes específicos de cualquier lote o marca ante ninguna autoridad.La mayoría de las fórmulas comerciales se basan en la leche de vaca. Pero, para que un bebé pueda tomar leche de vaca transformada en una fórmula infantil, esta requiere ser severamente modificada. Se debe bajar su contenido de proteínas y minerales, yaumentar el de carbohidratos, que se suele hacer añadiendo azúcar. La grasa de la leche,que no se absorbe fácilmente por el cuerpo humano, especialmente cuando se trata deun cuerpo con un sistema digestivo inmaduro, se sustituye por grasas vegetales,animales o minerales. Se agregan vitaminas y oligoelementos, pero no siempre en suforma más digerible. (Eso significa que son verdaderas las alegaciones en cuanto a queestas leches maternizadas son “nutritivamente completas”, pero sólo en el sentido máselemental: verazmente, se le añadió la totalidad del complemento de vitaminas yminerales a un producto de calidad nutritiva inferior).Asimismo, una cantidad de fórmulas son altamente azucaradas. Mientras la mayoría delas leches artificiales infantiles no contienen azúcar en la forma de sacarosa, puedencontener altas tasas de otros tipos de azúcares como lactosa (azúcar de la leche),fructosa (azúcar de las frutas), glucosa (también conocida como dextrosa, un azúcar simple encontrado en las plantas) y maltodextrosa (azúcar de malta). Debido a unalaguna jurídica, aún se pueden vender leches maternizadas asegurando que no contienensacarosa.
CONTAMINANTES Y ENFERMEDADES
 Éstas también pueden contener contaminantes involuntarios, introducidos en el procesode fabricación. Puede que algunas contengan restos de soja y maíz transgénicos. En lasleches artificiales comerciales, se han detectado regularmente la bacteria Salmonella asícomo aflatoxinas (poderosos agentes tóxicos, carcinógenos, mutagénicos,inmunosupresivos producidos por distintas especies del hongo Aspergillus). Del mismo
 
modo, se ha encontrado Enterobacter sakazakii, un patógeno devastador transmitido por los alimentos que puede causar sepsis (infección bacteriana que puede afectar al torrentesanguíneo), meningitis (inflamación de la membrana que cubre el cerebro) yenterocolitis necrotizante (grave infección e inflamación del intestino delgado y delcolon), entre los bebés recién nacidos.El envasado de las fórmulas infantiles ocasionalmente da lugar a una contaminación por vidrio roto y fragmentos de metal, y también por sustancias químicas como ftalatos y bisfenol A (ambas cancerígenas) y, más recientemente, por el componente del envasadoisopropyl thioxanthone (ITX; posiblemente, también carcinógeno).En algunos casos, las leches artificiales contienen tasas excesivas de metales pesados otóxicos, incluyendo aluminio, manganeso, cadmio y plomo. Las fórmulas de soja son particularmente preocupantes, debido a que llevan altísimas tasas de estrógenosderivados de plantas (fitoestrógenos). De hecho, las tasas de concentración de losfitoestrógenos detectados en la sangre de los bebés que toman leches de soja pueden ser de 13.000 a 22.000 veces más elevadas que las de estrógenos naturales. Si se tomanestrógenos en dosis que sobrepasan las que normalmente se encuentran en el cuerpo,ello puede causar cáncer.
MATANDO A LOS BEBÉS
 Durante años, se pensaba que los riesgos de enfermedad y de muerte causadas por lasleches artificiales quedaban restringidas a los niños de los países del Sur. En aquellaszonas, a veces escasea el agua limpia necesaria para preparar los biberones y puede quelas madres que padecen carencias se sientan obligadas a diluir las fórmulas paraalargarlas, arriesgando por lo tanto que sus bebés contraigan enfermedades transmitidas por el agua, como la diarrea y el cólera, además de la malnutrición. Sin embargo, haquedado demostrado contundentemente, por datos más recientes procedentes deOccidente, que los bebés de sociedades opulentas también enferman y mueren debido adietas de comidas artificiales procesadas consumidas en los primeros días de vida.Porque no es completa en términos nutritivos, porque no contiene las propiedadesinmunoestimulantes de la leche materna y porque está consumida por bebés que crecencon enormes necesidades en continua evolución (y no satisface dichas necesidades), laleche artificial que se consume día tras día en los inicios de la vida conlleva efectossobre la salud que pueden ser devastadores a corto, medio y largo plazo. Es dos vecesmás probable que fallezcan los bebés que toman el biberón en las primeras seis semanasde su vida. En especial, dar el biberón incrementa de dos a cinco veces el riesgo decontraer el SIDS (Síndrome de Muerte Súbita del Lactante). Los bebés que toman el biberón igualmente presentan un riesgo bastante más elevado de terminar en el hospitalcon una serie de variadas infecciones. Por ejemplo, es cinco veces más probable que padezcan gastroenteritis. En los países del Norte, las tasas de diarrea son dos veces máselevadas para los bebés que toman el biberón que para los que toman leche materna.Hay dos veces más probabilidad (20% vs 10%) de que padezcan de otitis media(infección del oído interno).... Es cinco veces más probable que contraigan infeccionesdel tracto urinario. Durante los primeros seis meses de su vida, los bebés alimentadoscon biberón tienen de seis a diez veces más probabilidad de desarrollar una enterocolitisnecrotizante –una grave infección del intestino, que conlleva la muerte del tejidointestino–, una cifra que sube hasta 30 veces más riesgos tras ese periodo.
ENFERMEDADES MUY GRAVES
Enfermedades aún más graves están relacionadas con la leche artificial para bebés. Encomparación con los bebés que reciben leche materna, aunque fuera sólo por tres o

Activity (2)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 thousand reads
1 hundred reads

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->