Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more ➡
Download
Standard view
Full view
of .
Add note
Save to My Library
Sync to mobile
Look up keyword
Like this
1Activity
×
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Psico Cibernética - Maxwell Maltz

Psico Cibernética - Maxwell Maltz

Ratings: (0)|Views: 240|Likes:
Published by HenryRengifo

More info:

Published by: HenryRengifo on Mar 21, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See More
See less

02/03/2013

pdf

text

original

 
PSICO-CIBERNETICA
Método para la conquista de una vida más fecunda y dichosa
Por
Maxwell Maltz
HERRERO HERMANOS, SUCESORES, S.A. EDITORESMEXICO
Un regalo para ti de MyTiendita
Edición 2008
www.mytiendita.blogspot.com
Título de la obra en inglés
PSICHO-CYBERNETICSCopyright, 1960 byPrentice-Hall, Inc.ENGLEWOOK CLIFF, N. J. E.U.A.
 
PREFACIO
EL SECRETO DE LA UTILIDAD DE ESTE LIBRO – UN IMPORTANTEAUXILIAR PARA CAMBIAR SU VIDA.EL DESCUBRIMIENTO de la “autoimagen” representa el hallazgo de una nuevapauta en la psicología y en le campo de la personalidad creadora.La importancia de la autoimagen se reconoce desde hace más de diez años. Noobstante, se ha escrito muy poco sobre ella. Curiosamente, ello no se debe a que la“psicoloa de la autoimagenno haya obtenido buenos resultados sino, por elcontrario, al sorprendente éxito que ha logrado. Como lo expresó uno de mis colegas:“Me he mostrado renuente a publicar mis hallazgos –en especial, ante el gran público-debido a que si presento las historias clínicas de algunos de los casos que traté ydescribo las sorprendentes y espectaculares mejorías en la personalidad, temo seracusado de exageración o de pretender iniciar un culto, o de ambas cosas.”Yo también experimenté esa misma renuencia. Cualquier libro que yo escribierasobre la materia sería considerado como heterodoxo por algunos de mis colegas, pordiversas razones. En primer lugar, algo hay de heterodoxo salirse del apretado cerco deldogma –del “sistema cerrado” que es la “ciencia de la psicoloa”- para indagarrespuestas relativas a la conducta humana en los campos de la física, de la anatomía, yde la nueva ciencia de la cibernética.Mi respuesta a tal criterio es que todo cirujano plástico es por necesidad unverdadero psicólogo, tenga o no la intención de serlo. Cuando se cambia un rostrohumano casi invariablemente se transforma también el futuro de la persona. Al cambiarsu imagen física casi siempre se cambia también al hombre –su personalidad y suconducta-, y a veces incluso su talento básico y sus capacidades.LA BELLEZA VA MAS ALLA DE LA SUPERFICIE DE LA PIELEl cirujano plástico no se limita a alterar el rostro del hombre. Tambntransforma el ser interior. Con mucha frecuencia, las incisiones que hace en la superficiede la piel penetran hondamente en la estructura psíquica de su paciente. Hace yabastante tiempo, decidí que dicha tarea representa una enorme responsabilidad deconciencia y que tengo el deber, no sólo ante mis pacientes sino ante mí mismo, deconocer lo que hago. Ningún médico con responsabilidad se atrevería a ejercer laespecialidad de cirugía plástica sin poseer los conocimientos y la práctica especializadosnecesarios. Por ello mismo, reconozco que si al cambiar el rostro de un hombre voy aalterarle también su ser interior, tengo la responsabilidad de adquirir conocimientosespeciales en el campo de la psicología.FRACASOS QUE CONDUCEN AL ÉXITOEn un libro anterior, que escribí hace unos veinte años (New Faces- New Futures),publiqué una serie de casos clínicos en los que la cirugía plástica -y en particular lacirugía plástica facial- había abierto a numerosas personas la puerta hacia una nuevavida. Dicha obra relataba los cambios inauditos que acontecen, a menudo de manerarepentina y dramática, en la personalidad de un sujeto cuando le alteramos el rostro. Me
 
sentía exaltado ante los éxitos que había logrado al respecto. Empero, yo también comoSir Humphrey Dhabi, aprendí más de mis fracasos que de mis éxitos.Algunos enfermos no manifestaron cambio alguno en su personalidad después dela cirugía plástica. En la mayoría de los casos, un individuo que poseía un rostroextraordinariamente feo o algún rasgo impresionante que había sido corregido por lacirua, experimencasi inmediatamente (por lo general a los veintiún as deefectuada la operación), un aumento considerable en sus sentimientos de autestimacióny autoconfianza. En algunos casos, sin embargo, el paciente continsintiéndoseinadaptado y experimentado sentimientos de inferioridad. En resumen, estos“fracasados” continuaron sintiéndose, actuando y conduciéndose exactamente igual quesi aún tuvieran un rostro feo.Lo anterior me indicó que la reconstrucción de la imagen física en sí no era laverdadera clave en el cambio de la personalidad. Luego había algo más sobre lo cual lacirugía facial generalmente influía, pero que a veces no sufría cambio alguno. Cuandolográbamos reconstruir ese “algo más”, el individuo cambiaba favorablemente. Si no lolográbamos, el sujeto permanecería exactamente igual que antes de la operación, auncuando la alteración de sus rasgos físicos fuera total.EL ROSTRO DE LA PERSONALIDADEra como si la personalidad misma tuviese “rostro”. Todo me hizo pensar que esaintangible “cara de la personalidad” contrituía la verdadera clave de los cambios de lapersonalidad. Si ese rostro continuaba desfigurado, deformado, “feo” o inferior, lapersona seguía desempeñando ese mismo papel en su conducta a pesar de los cambiosoperados en su apariencia física. Cuando ese “rostro de la personalidad” se podíareconstruir, cuando era posible extirpar las viejas cicatrices emocionales, la persona ensí cambiaba aun sin el auxilio de la cirugía plástica. Una vez que hube comenzado aexplorar en este terreno, encontré más y más fenómenos que confirmaban el hecho deque la autoimagen –el concepto mental y espiritual que de sí mismo se forja elindividuo- constituía la verdadera clave de la personalidad y de la conducta.Ampliaremos este tema en el capítulo primero de la presente obra.LA VERDAD ESTA DONDE SE LE ENCUENTRASiempre he creído en ir a donde fuere necesario para llegar ante la verdad, inclusosi para ello tenemos que cruzar fronteras internacionales. Cuando hace años decidí hacerme cirujano plástico, los médicos alemanes adelantaban con mucho a los demáspaíses en este terreno, así que emprendí el camino hacia Alemania.En mi búsqueda de la “autoimagen”, también yo tuve que cruzar fronteras, aunqueéstas hayan sido invisibles. A pesar de que la ciencia psicológica reconoce laautoimagen y su papel de clave en la conducta humana, la respuesta que dan lospsicólogos a las preguntas de cómo ejerce influencia la autoimagen, cómo crea unapesonalidad nueva, y qué acontece dentro del sistema nervioso humano cuando cambiala autoimagen, es sumamente vaga.La mayoría de mis respuestas las encontré en la nueva ciencia llamada cibernética,que restaura la teleología como un concepto respetable de la ciencia. Resulta algoextraño que la nueva ciencia de la cibernética se haya desarrollado a partir del trabajofísicos y matemáticos, más bien que de la obra de psicólogos, sobre todo cuando se

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->