Welcome to Scribd. Sign in or start your free trial to enjoy unlimited e-books, audiobooks & documents.Find out more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
2Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Segunda catequesis-2[1]

Segunda catequesis-2[1]

Ratings: (0)|Views: 24|Likes:
Published by Movi Mfc
catequesis de preparacion a la peregrinación nacional del MFC a la Virgen del Pilar de Zaragoza
catequesis de preparacion a la peregrinación nacional del MFC a la Virgen del Pilar de Zaragoza

More info:

Published by: Movi Mfc on Mar 24, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

03/05/2013

pdf

text

original

 
S
EGUNDA
 
CATEQUESIS
L
A
 
CONSAGRACIÓN
 
A
M
ARÍA
¡
MUJER
,
AQUÍ
 
TIENES
 
A
 
TUS
 
HIJOS
!
"Junto a la cruz de Jesús estaban su madre, la hermana desu madre, María la de Cleofás, y María la Magdalena. Jesús, alver a su madre y cerca al discípulo que tanto quería, dijo a sumadre: Mujer, ahí tienes a tu hijo. Luego, dijo al discípulo: Ahí tienes a tu madre. Y desde aquella hora, el discípulo la recibióen su casa"
1. Q
 
ES
 
LA
 
CONSAGRACIÓN
Consagrarse a María significa ponernos en sus manos, a su servicio ydisposición. Y Ella nos guiará hacia Jesús. Consagrarnos a Ella significa dejarse llevar sin condiciones, sabiendo que Ella es el camino para llegar a Dios. Consagrarse a Maríasignifica vivir permanentemente en su Inmaculado Corazón, y dejar que Ella actúe por medio de nosotros; es vivir en unión total con María para que podamos llegar a decir:Ya no vivo yo, es Cristo quien vive en mí por medio de María. Por eso, un consagrado aMaría debe confiar plenamente en Ella y dejarse llevar por Ella sin condiciones.Consagrarse a María ha sido una práctica constante en la Iglesia, tanto para laspersonas a título individual como para las familias, comunidades y naciones. Los Papas,en varias ocasiones, en momentos claves de la vida de la Iglesia, han dado ellos mismosel ejemplo de esta práctica. A ese respecto, he aquí lo que dijo el Papa Pablo VI:
“Y como este año celebramos el vigésimo quinto aniversario de laconsagración solemne de la Iglesia y del género humano a María, Madre deDios y a su Corazón Inmaculado, hecha por Nuestro Predecesor de santamemoria, Pío XII, el 31 de octubre de 1942, con motivo del mensaje por radiodirigido a la nación portuguesa, consagración que nosotros hemos renovado el 21 de noviembre de 1964,
exhortamos a todos los hijos de la Iglesia a renovar personalmente su propia consagración al Corazón Inmaculado de la Madrede la Iglesia,
y a poner en práctica este acto tan noble del culto llevando unavida cada vez más conforme con la voluntad divina, dentro de un espíritu deservicio filial y de santa imitación de su Reina del cielo”.
Por esto yo soy tu siervo, porque mi Señor es tu Hijo.Por eso tú eres mi señora, porque eres esclava de mi Señor.Por esto yo soy esclavo de la esclava de mi Señor,porque tú, mi señora, has sido hecha Madre de mi Señor.Por esto yo he sido hecho esclavo,porque tú has sido hecha Madre de mi Hacedor.
 
(San Ildefonso de Toledo)
2. A
LGUNOS
 
ASPECTOS
 
DE
 
LA
 
CONSAGRACIÓN
 
María nos ha entregado a Jesús, el fruto bendito de tu purísimo vientre, el Verbohecho carne, el Redentor del mundo, quiso Jesús que ella nos condujese hacia él, alhacerla Madre nuestra estando al pie de la cruz: “Mujer, ahí tienes a tu hijo”.Al encomendarla al apóstol Juan, y con él a los hijos de la Iglesia, más aún a todoslos hombres, Cristo no atenuaba, sino que confirmaba, su papel exclusivo comoSalvador del mundo. María es el esplendor que no ensombrece la luz de Cristo, porquevive en Él y para Él. Todo en ella es “Fiat”: Ella es la Inmaculada, es transparencia yplenitud de gracia.Con la confianza que brota de sabernos hijos suyos, los miembros del MovimientoFamiliar Cristiano y todas las demás familias que quieran acompañarnos, nosreuniremos junto con nuestros Pastores en torno la venerada imagen del Pilar, buscandosu amparo, su materna protección e implorando su intercesión ante los desafíos ocultosdel futuro.Con nuestra peregrinación queremos confiarle el futuro que nos espera, rogándoleque nos acompañe en nuestro camino. Somos hombres y mujeres de una épocaextraordinaria, tan apasionante como rica de contradicciones. La humanidad posee hoyinstrumentos de potencia inaudita. Puede hacer de este mundo un jardín o reducirlo a uncúmulo de escombros. Ha logrado una extraordinaria capacidad de intervenir en lasfuentes mismas de la vida: Puede usarlas para el bien, dentro del marco de la ley moral,o ceder al orgullo miope de una ciencia que no acepta límites, llegando incluso apisotear el respeto debido a cada ser humano. Hoy, como nunca en el pasado, lahumanidad esen una encrucijada. Y, una vez s, la salvacn eslo yenteramente en Jesucristo, hijo de María Virgen.Vamos al Pilar, a la casa de la Virgen para pedirle que nos acoja y para tambiénnosotros acogerla en nuestra casa (cf. Jn 19, 27), para aprender de ella a ser como suHijo. Vamos a decirle:
¡“Mujer, aquí tienes a tus hijos”!.
Nos ponemos en camino para confiar a sus cuidados maternos a nosotros mismos, anuestras familias, a la Iglesia y al mundo entero. Le pediremos que ruegue por nosotrosa su querido Hijo, para que nos dé con abundancia el Espíritu Santo, el Espíritu deverdad que es fuente de vida. Pediremos que el Espíritu abra los corazones a la justicia yal amor, guíe a las personas y las naciones hacia una comprensión recíproca y hacia unfirme deseo de paz. Le encomendaremos a todos los hombres, comenzando por los másdébiles: a los niños que aún no han visto la luz y a los que han nacido en medio de lapobreza y el sufrimiento; a los jóvenes en busca de sentido, a las personas que no tienentrabajo y a las que padecen hambre o enfermedad. Le encomendamos a las familiasrotas, a los ancianos que carecen de asistencia y a cuantos están solos y sin esperanza.Ella es la Madre de Misericordia, que conoce los sufrimientos y las esperanzas de laIglesia, de las familias y del mundo, por eso, ayudará a tus hijos en las pruebascotidianas que la vida reserva a cada uno y hará que, por el esfuerzo de todos, lastinieblas no prevalezcan sobre la luz. A ella, aurora de la salvación, confiaremos nuestro
 
camino para que bajo su guía todos los hombres descubran a Cristo, luz del mundo yúnico Salvador.
"A quien Dios quiere hacer muy santo,lo hace muy devoto de la Virgen María".
(
San Luis María Grignon de Montfort)
 
3. E
L
 
TESTIMONIO
 
DE
 
LOS
 
SANTOS
A continuación ofrecemos dos breves textos de dos conocidos santos y del ya casiBeato Juan Pablo II sobre la consagración a la Virgen y su poderosa intercesión.
3.1.
San Bernardo
"¡Oh tú que te sientes lejos de la tierra firme, arrastrado por las olas de estemundo, en medio de las borrascas y de las tempestades, si no quieres zozobrar, noquites los ojos de la luz de esta Estrella, invoca a María!."Si se levantan los vientos de las tentaciones, si tropiezas en los escollos delas tribulaciones, mira a la Estrella, llama a María."Si eres agitado por las ondas de la soberbia, si de la detracción, si de laambición, si de la emulación, mira a la Estrella, llama a María."Si la ira, o la avaricia, o la impureza impelen violentamente la navecilla detu alma, mira a María."Si, turbado a la memoria de la enormidad de tus crímenes, confuso a lavista de la fealdad de tu conciencia, aterrado a la idea del horror del juicio,comienzas a ser sumido en la sima del suelo de la tristeza, en los abismos de ladesesperación, piensa en María."En los peligros, en las angustias, en las dudas, piensa en María, invoca aMaría. No se aparte María de tu boca, no se aparte de tu corazón; y para conseguir los sufragios de su intercesión, no te desvíes de los ejemplos de su virtud."No te extraviarás si la sigues, no desesperarás si la ruegas, no te perderás sien Ella piensas. Si Ella te tiende su mano, no caerás; si te protege, nada tendrás quetemer; no te fatigarás, si es tu guía; llegarás felizmente al puerto, si Ella te ampara.
3.2.
San Luis María Grignon de Monfort 
Consagrarse a Jesús por María es escoger un camino de perfección. Nuestrasbuenas acciones, por dignas que las creamos, quedan siempre imperfectas y manchadas,indignas de que las mire y acepte Dios, ante quien no son puras las mismas estrellas (Jb25,5).

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->