Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
8Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Plan Para Atacar Japon Con Terremotos Creados Por Bombas Atomicas

Plan Para Atacar Japon Con Terremotos Creados Por Bombas Atomicas

Ratings: (0)|Views: 3,629 |Likes:
Published by maximiliano

More info:

Published by: maximiliano on Mar 24, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

02/27/2014

pdf

text

original

 
Traducido por Maximilianohttp://lamasabajthani.blogspot.com/
PLAN DE USO DE GUERRA PSICOLÓGICA Y TERREMOTOSCONTRA LA PATRIA JAPONESA 
Documento secreto desclasificado de la OSS, precursora de la CIA, delaño 1945.PREFACIO"Japón es un país de tensiones sociales ......."La inestabilidad emocional (de Japón) en momentos de tensión o decrisis, la rienda suelta de la brutalidad desenfrenada de las tropasjaponesas contra la población civil de los países asiáticos, cargaevidencias de una sociedad enferma donde saludables muestras de auto-expresión, una racional ambición, o un intelecto crítico sonefectivamente condenados ....... "La historia social de Japón ilustra cómo los japoneses reaccionaronviolentamente contra plastantes restricciones sociales e inhibicionespara entregarse a un frenesí que periódicamente se extendió por todoslos centros de las poblaciones en la era Tokugawa (1605) y másrecientemente en 1923, durante los freneticos disturbios que siguieronal devastador incendio y terremoto en el distrito de Tokio ....... "Las citas anteriores fueron tomadas de un artículo, titulado "HisteriaMasiva en Japón", publicado recientemente por el "Estudio del LejanoOriente, Consejo Americano del Instituto de Relaciones del Pacífico".Fue escrito por E. Herbert Norman, notable autoridad sobre Japón, yautor de "Emergencia de Japón como un Estado Moderno".En otra parte de este artículo señala que "no hace falta ser unFreudiano para imaginar la neurosis, las febriles pasiones que seocultan detrás de la calma glacial de muchos japoneses ......Luego, él se vuelca a desacreditar el mito de un "impasibleemocionalmente sobrio y estoico Japón como la característica principaldel comportamiento social japonés". Él insiste en que "estasmanifestaciones externas de un comportamiento social no explican lasrazones sociales de estas restricciones, y no podría ser tan un hábitode temperamento tanto como un patrón de comportamiento deliberadamentecultivado asumido como camuflaje para autoprotección".......Todavía en otra parte de este artículo nos da una advertencia de unaposible guerra psicológica que podría ser utilizada no sólo paraactivar este complejo de pánico entre la multitud, pero que quizaspueda ser capaz de lograr una condición social histérica queconvertiría Japón de un bien regimentado estado en una turba más
 
interesada en la supervivencia individual que en la supervivenciaestatal.Norman dice además: "Hoy, con el Japón contemporáneo sujeto a lavoluntad de la policía política, la ajustada reglamentación social delos grupos de vecinos, la agobiante explotación económica, lachauvinista propaganda de los estudiantes, y la supersticiónShintoísta, están colocando cargas mas pesadas al pueblo japones quelas que ha experimentado incluso bajo el severo gobierno feudal Bakufu.A medida que la maquinaria militar y política del imperialismo japonéscomienza a agrietarse bajo los golpes del martillo de sus enemigos, noes improbable que la violenta explosión de histeria colectiva estallenaquí y allá".Ante estos hechos, ahora es evidente que es oportuno que nosotrosintensificemos nuestra Guerra Psicológica contra el pueblo japonés.Ya hay suficiente evidencia que se filtra desde las transmisiones deradio japonesa, que indica que la mayor moral de las principalesoperaciones del gobierno es la canalización de este frustrantecomplejo. Esto fue evidente con la caída de dos gabinetes en el períodode la guerra, que entró como un apaciguamiento de la masa, cuandoSaipan cayó y Okinawa fue invadida. El propósito real detrás de estosmovimientos fue para suministrar una nueva esperanza para la crecientefrustración. El método estaba destinado a descartar un líder que secreía infalible para otro que podría ser publicitado como unoverdaderamente infalible. Pero no hace falta decir que ni siquiera elpueblo japonés puede seguir siendo engañado con la sustitución de uninfalible que resulta ser falible.Ya existe creciente evidencia de una disminución en el barómetro moraljapones. Esto se reflejó en el primer discurso público de los primerministro Suzuki, después de la caída del gabinete Koiso, después de lainvasión de Okinawa. Hizo hincapié en la gravedad de la crisis queahora enfrenta Japón, como resultado de la invasión de Okinawa. Cómo laburocracia japonesa toma muy en serio esta medida de EE.UU. en la zonade defensa interna de Japón se pone de manifiesto en un recienteeditorial en el Tokyo-Yomuri-Hochi, voz del grupo militarista. En esteeditorial se admite que la pérdida de Okinawa dejará al Japón con"ninguna esperanza de transformar el curso de la guerra. La pérdida deOkinawa significaría el colapso de las vanguardias del Japón".Tales observaciones de redacción de un periódico oficial como elYomuri-Hochi parece indicar que las semillas del miedo histérico yaestán brotando, incluso en fuentes oficiales.Esto nos llevará al punto en cuanto a cómo se podría poner suficientepresión sobre este pánico potencial para convertirlo en una realidad,en una loca histeria entre la masa del Japón.Esto puede ser logrado por un plan estratégico a largo plazo en el queunamos la destrucción de la guerra física con la de las fuerzas de lanaturaleza.Tal campaña de guerra psicológica debe ser diseñada para demostrar quemediante el bombardeo científico de Japón, tenemos la intención deutilizar incluso las fuerzas de la naturaleza para avanzar hasta su
 
aniquilación.¿SE PUEDE HACER?Esto plantea la pregunta: Científicamente pueden bombardeos, colocadoscon precisión en conocidas zonas sísmicas, provocar una condiciónsubterranea dentro de las secciones de las fallas tectónicas queintensificen ésta esperanza y eventualmente provoquen un terremotodesastroso en un área determinada? Siendo el propósito táctico el deponer fuera de producción la industria de guerra en esta zona, oneutralizar un fuerte sector de defensa.Esta pregunta es parcialmente contestada por N.H. Heck, DirectorAdjunto del Estudio Geodésico de Costas de los EE.UU. en su folleto"Terremoto en Japón desde el punto de vista militar". Él dice en parte:"¿Puede un Terremoto ser creado por una explosión?"."Esta pregunta se ha hecho en varias ocasiones, por lo que debe recibiruna seria respuesta. Todo lo que se podría aplicar es la fuerza dedisparo, y esto sólo puede avanzar y ajustar la hora para un terremotoque está a punto de ocurrir. Es concebible, sin embargo, que unaexplosión en el momento justo y el lugar exacto podría tener el efectocorrecto. Éste (el explosivo) tendría que ser muy grande y seríanecesario saber dónde colocarlo, y esto último no se puede determinarde ningun modo desde fuera del Japón".Cuándo y dónde dejar caer éste explosivo mensaje, (en la hora másoportuna) es el quid del problema, subraya.Este problema, añade, se ha visto complicado por la pérdida deestaciones de escucha sismológicas en Manila, Shangai, y Batavia. Estasestaciones, señala, son necesarias para proporcionar los datos paraprever una posible "activación de tensión".Algunos de los datos necesarios serían los cambios geológicos en elpropio Japón y aquellos que cubren concurrentes sismos menores. Estasdeclaraciones, es oportuno informar, se realizaron antes de lareconquista de Manila y la ocupación por parte de nuestras fuerzas delas islas de Okinawa, bien dentro de la zona del propio Japón.Parece ahora como si se pensaran que ésto ya no tiene validez, y queeste trabajo de recopilar los datos necesarios ya está en el reino dela posibilidad.Con la posibilidad de obtener estos datos, se plantea ahora la cuestiónde dónde colocar esta enorme carga explosiva. El profesor P. Byerly delLaboratorio Sismológico de la Universidad de California, en unarespuesta a esta pregunta, reduce el alcance de las especulaciones encuanto a tiempo y lugar. En una carta al Dr. L. H. Adams, delLaboratorio Geofísico, dice: ... "Tendríamos que poner (la bomba)dentro de menos de 5 millas de ese lugar en la falla que está destinadaa romperse en un año, sin mas ayuda que esa..." y "... si podemosconseguir colocar (la bomba) dentro de una milla de un punto en unafalla destinada a romperse un plazo de 90 años podríamos hacerlaestallar ...".

Activity (8)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 thousand reads
1 hundred reads
ccruzata liked this

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->