Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
2Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Levi Eliphas - El Hechicero de Meudon

Levi Eliphas - El Hechicero de Meudon

Ratings: (0)|Views: 19 |Likes:

More info:

Published by: Diego Armando Mendez on Mar 25, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

02/04/2013

pdf

text

original

 
El Hechicero de Meudon
Éliphas Lévi
Los devotos, por rencor,Al brujo gritaban ellos todos,Diciendo: a la luz de la lunaSaca a bailar a los lobos.
BÉRANGER
A SEÑORA DE BALZACNACIDA CONDESA ÉVELINE BZEWUSKAPermítame, Señora, depositar a sus pies este libro al que sus estímulos hicieron por anticipado todo el éxito que ambiciono. Será gustado por todas las almas elevadas y por todos espíritus delicados, si no es indigno de serle ofrecido.ÉLIPHAS LÉVI(Alphonse-Louis-Constant)
______________________________________________________________________1
 
PREFACIOIdiotas muy ilustres, y ustedes, torneros muy preciosos de mesas, aun que ocúrrasereconocer en la persona sagrada del alegre cura de Meudon, uno de nuestros Maestros másgrandes allí en la ciencia oculta por los magos. El caso es que sin duda ustedes no leyeronni convenientemente, ni meditado bien a punto su Pantagruel pronosticación, incluso esteenigma en manera de profecía quién comenzaba el grimorio de Gargantua. El MaestroFrancisco no fue menos el hechicero más ilustre de Francia, y su vida es un tejidoverdadero de maravillas, más aun cuando él mismo fue en su época la maravilla única de lagente. Protestante del sentido común y del buen espíritu, en un siglo de locura furiosa y dediscordias fanáticas; mago de alegre ciencia en días de fúnebre tristeza, buen cura yortodoxo si fue de allí, él mismo concilió y supo reunir las calidades más contrarias. Probópor su ciencia enciclopédica la verdad del arte notoria, porque, mejor que Pico deMirándola, hubo poder disputar _ 
de omni re scibili et quibusdam aliis_ 
. Monje e ingenio,médico del cuerpo y del alma, protegido de los grandes y que guardan siempre suindependencia de hombre honrado; galo ingenuo, pensador profundo, orador encantador,escritor incomparable, mistificó a los tontos y los perseguidores de su tiempo (eran comosiempre los mismos personajes), haciéndoles creer, no es que vejigas fueron faroles, peromuy al contrario que faroles fueron vejigas, tanto y si aunque el cetro de la sabiduría fuetomado por ellos por una manía, los florones de su corona de oro para cascabeles, su rayode luz doble, semejante a los cuernos de Moisés, para las dos grandes orejas del gorro de laLocura. Era, de verdad, Apolo vestido de la piel de Marsopas, y todo pies de cabrío de risay de dejarlo pasar en el prensil por uno de los suyos. ¡Oh! El gran hechicero que ése el quedesarmaba los graves sorbonistas forzándolos por reírse, el que desfondaba el espíritu atoneles llenos, lavaba las lágrimas de la gente con vino, tiraba oráculos de los costadosredondeados del divina botella; sobrio por otra parte y bebedor mismo de agua, porque ésesólo encuentra la verdad en el vino que la hace decir a los bebedores, y por su parte jamásse embriaga.También, tenía como divisa esta sentencia profunda que es uno de los grandes arcanos de lamagia y del magnetismo:
Noli ire, fac venire.No vayas, haz que se venga.
¡Oh! ¡La hermosa y sabia formula! No en dos palabras toda la filosofía de Sócrates, que nosupo no obstante cumplir bien el mirífico programa, porque él mismo no hizo venir aAnitus a la razón y fue forzado por ir a la muerte. Nada de allí este mundo se hace con ladiligencia y la precipitación, y grande obra de los alquimistas no es el secreto de ir a por oro, sino muchos de hacerlo muy amablemente y muy suavemente venir. ¿Vea el sol, seatormenta y sale de su eje para ir a, uno tras otro, por nuestros dos hemisferios? No, losatrae por su calor imantado, los hace amorosos de su luz, y por turno vienen para hacerseacariciar por él. Es lo que no sabrían comprender los espíritus borradores, promotores dedesórdenes y propagadores de novedades. Van, van, van siempre y, nada viene. Producensólo guerras, reacciones, destrucciones y estragos. ¿Somos bien adelantados en teologíadesde Lutero? No, pero el sentido común tranquilo y profundo del Maestro Francisco creódesde él el espíritu verdadero y francés, y, bajo el nombre de pantagruélico, regeneró,vivificó, fecundó este espíritu universal de caridad desde luego, que no se asombra de nada,
______________________________________________________________________2
 
no se apasiona para nada dudoso y de pasajero, observa tranquilamente la naturaleza, gusta,sonríe, consuela y no dice nada. Nada; entiendo nada de exceso, como fue recomendadopor los sabios hierofantes a los iniciados de la alta doctrina de los magos. Saber callarse, esla ciencia de las ciencias, y es para esto que el Maestro Francisco no se dio, de su tiempo,para un reformador, ni sobre todo para un mago, él que sabía entender tan perfectamente ytan profundamente sentirse esta maravillosa y silencioso música de las armonías secretas dela naturaleza. Si usted es tan hábil que usted querría hacerlo creer, dicen de buena gana lospapamoscas y los curiosos, sorpréndanos, diviértanos, escamotee la moscada mejor queuna, plantáis árboles en el cielo, marcháis con la cabeza abajo, herráis las cigarras, hechaslección del libro mágico a los ansarones retenidos, plantáis espinos y cosecháis a rosas,sembráis higos y recogéis uvas... ¿Vayamos, quién le retrasa, que le detiene? No ardemosmás manteniendo a los hechiceros, nos contentamos con bufonear los, de injuriarlos, dellamarles charlatanes, afrontados, saltimbanquis. Usted puede, sin temer nada, desplazar lasestrellas, sacar a bailar la luna, sonar la vela del sol. ¡Si lo que usted opera esverdaderamente prodigioso, imposible, increíble pues bien! ¿Que arriesga? Hasta despuésde haberlo visto, hasta en el vidente todavía, no lo creeremos.¿Por quién nos toma? ¿Somos ceporros? ¿Somos tontos? ¿No leemos los informes de laAcademia de las ciencias? He aquí cómo se desafían los iniciados a las ciencias ocultas, y,por cierto, hay que convenir que deba tener allí prensa para satisfacer a estos bellos señores.Tienen razón sin embargo, son demasiado perezosos para venirnos, quieren hacernos irles,y encontramos por muy buena esta manera de hacer que queremos devolverles en total eligual. ¡No iremos en absoluto, vendrá quién querrá!En el mismo siglo vivieron dos hombres del bien, dos grandes sabios dos enciclopediasparlantes, a sacerdotes ambos por otra parte y hombres buenos a fin de cuentas. Uno eranuestro Rabelais y el otro se nombraba Guillermo Postel. Este último dejó divisarles a suscontemporáneos que era gran cabalista, sabiendo el hebreo primitivo, traduciendo el sohar yreencontrando la llave de las cosas escondidas desde el comienzo de la gente.¡Oh! ¿Buena persona, si después si mucho tiempo son escondidas, no sospecha que debetener allí alguna razón perentoria para que le sean? ¿Y cree que usted nos acercas muchoofreciéndonos la llave de una puerta condenada desde hace seis mil años? También Postelfue considerado maníaco, hipocondríaco, melancólico, antojadizo y casi herético, y viajó através de la gente, pobre, deshonrado, contrariado, calumniado, mientras que el MaestroFrancisco, después de haber escapado de los monjes sus colegas, después de haber hechoreírse al papa, despacio viene a Meudon, mimado por los grandes, gustado por el pueblo,curando a los pobres, instruyendo a los niños, cuidando su cura y bebiendo recién, lo queparticularmente les recomienda a los teólogos y a los filósofos como un remedio soberanocontra las enfermedades del cerebro.¿Es decir que Rabelais, el hombre más docto de su tiempo, ignora la cábala, la astrología, laquímica hermética, la medicina oculta y todas las demás partes de la alta ciencia de losantiguos magos? Usted no lo creerá, por cierto, no, si usted considera sobre todo que el
Gargantua
y el
Pantagruel 
son libros de ocultismo perfecto, donde bajo símbolos tangrotescos, pero menos tristes que las diabluras de la edad media, se esconden todos lossecretos del bien pensar y en el bien vivir, lo que constituye la verdadera base de la altamagia como lo convienen todos los grandes Maestros.
______________________________________________________________________3

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->