Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
15Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Petición de Derechos (Petition Of Rights) [1628]

Petición de Derechos (Petition Of Rights) [1628]

Ratings: (0)|Views: 2,629 |Likes:
Published by Irving

More info:

Categories:Types, Letters
Published by: Irving on Mar 26, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

10/21/2013

pdf

text

original

 
179
PETITION OF RIGHTS(7 de junio de 1628)
263
HUMILDEMENTE, los señores espirituales y temporales y loscomunes reunidos en Parlamento, manifestamos ante nuestro se-ñor soberano, el Rey, que, considerando que esta declarado y pro-mulgado por un estatuto, redactado en el tiempo del reinado delrey Eduardo Primero, comúnmente llamado
Statutum de Tallagionon Concedendo
, que ningún talaje o crédito será impuesto o re-caudado por el Rey o sus sucesores en este Reino sin la voluntady el consentimiento de los arzobispos, obispos, condes, varones,caballeros, burgueses y otros hombres libres de la comunidad deeste Reino; y por la autoridad del Parlamento, manifestada en elvigesimoquinto año del reinado del Rey de Eduardo Tercero, sedeclara y promulga, que de aquí en adelante nadie será obliga-do a entregar préstamos al Rey contra su voluntad, cuando talespréstamos sean irrazonables o contrarios al derecho de la tierra;y por otras leyes de este Reino se provee que nadie será gravadocon ninguna carga o exacción a título de donación, ni por ningúnotro tipo de carga: por lo cual, en base a los estatutos arriba men-cionados, y a otras buenas leyes y estatutos de este reino, vuestrossúbditos, que han heredado esta libertad, no deben ser obligadosa contribuir con ningún impuesto, talaje, crédito u otra carga noaprobada por el Parlamento.II. Sin embargo, en los últimos tiempos diversas comisioneshan dictado órdenes dirigidas a distintos comisarios en varioscondados; (de forma que) vuestro pueblo ha sido reunido en di-versos lugares y requerido a prestar ciertas sumas de dinero a
263
Peces-Barba Martínez, G. (dir.),
Derecho positivo de los derechos huma-nos
, Madrid, Debate, 1987, pp. 62-65.
 
APÉNDICE
180
vuestra Majestad, y muchos de ellos, tras rehusar hacerlo, hansido obligados a prestar juramento ante ellos (los comisarios) noprevisto en las leyes y estatutos de este Reino, y han sido cons-treñidos a acudir y presentarse ante vuestro Consejo Privado y en
otros lugares, y otros ha sido encarcelados, connados, y sufri
-do otras molestias e inquietudes por esta razón. Y algunos seño-res terratenientes, tenientes diputados, inspectores recaudadores,jueces de paz y otros han impuesto diversas cargas sobre vuestragente en varios condados, por mandato o encargo de vuestra Ma-jestad, o de vuestro Consejo Privado, en contra de las leyes y lascostumbres del reino.III.
 
Y así mismo en el Estatuto llamado la “Gran Carta de Li-bertades de Inglaterra” se declara y promulga que ningún hom-bre libre será arrestado o encarcelado, o será obstaculizado en elejercicio de sus libertades o de sus costumbres, o será proscritoo desterrado, ni sancionado de ninguna forma, sino conforme aun juicio legal formado por sus pares o según el derecho de latierra.IV.
 
Y en el vigésimo octavo año del reinado de Eduardo Terce-ro, fue declarado y promulgado por la autoridad del Parlamento,que ningún hombre de cualquier estado o condición será expul-sado de su vivienda o de sus tierras, ni arrestado, ni encarcelado,ni desheredado, ni condenado a muerte sin haber tenido la opor-tunidad de declarar conforme al proceso legal debido.V. Sin embargo, contra el tenor de los referidos estatutos, y
otras buenas leyes y estatutos de nuestro reino previstos a tal n,
algunos de vuestros súbditos han sido encarcelados últimamentesin haber sido alegada ninguna causa; y cuando fueron condu-cidos ante vuestros jueces, para que se formaran un juicio, deconformidad con el procedimiento de
Habeas Corpus
de vuestraMajestad, (que prevé) que sean llevados y recibidos cuando asílo ordene el tribunal, y que sus guardianes aleguen las causas desu detención, (sin embargo) no se alegó ninguna causa, sino quefueron detenidos por una orden especial de Vuestra Majestad,
raticada por los señores de vuestro Consejo Privado, y después
 
APÉNDICE
181
fueron devueltos a las prisiones sin haber sido acusados de nadaque estuviera condenado por la ley.VI.
 
Y considerando que últimamente ha sido distribuidas, endiversos condados del reino, numerosas compañías de soldadosy marineros, y los habitantes han sido obligados a alojarles encontra de su voluntad y a soportar su estancia, en contra de lasleyes y las costumbres de este Reino, para agravio y ofensa dela gente.VII. Y considerando que además, por la autoridad del Parla-mento, en el vigesimoquinto año del reinado del Rey EduardoTercero se declaró y promulgó, que nadie puede ser prejuzgadocontra su vida o su integridad de forma contraria a la Gran Car-ta y al derecho de la tierra; y por la referida Gran Carta y otrasleyes y estatutos de este vuestro Reino, nadie será condenado amuerte sino según las leyes establecidas en este vuestro Reinoasí como por las costumbres del mismo Reino, o por actos delParlamento; y considerando que ningún culpable de cualquier clase está excluido de estos procedimientos, y de las penas quese imponen según las leyes y los estatutos de este vuestro Reino.Sin embargo, en los últimos tiempos se han promulgado diversasordenes con el sello de vuestra majestad, por las cuales ciertaspersonas han sido asignadas y propuestas como comisarios conpoder y autoridad para actuar dentro del país, de acuerdo con lajusticia de la ley marcial, contra aquellos soldados y marineros,u otras personas disolutas enroladas con ellos, en el caso que co-metan asesinatos, robos, felonías u otros desmanes o delitos, o seamotinen, según el procedimiento sumario y las ordenes confor-mes a la ley marcial, tal como es practicada por los ejércitos entiempo de guerra, y para entablar el proceso, decidir la condenade tales delincuentes y determinar su ejecución y su muerte deacuerdo con la ley marcial.VIII.
 
Con el pretexto de que algunos de los súbditos de vuestramajestad han sido ejecutados por los referidos comisarios, (mani-festamos que) el acusado puede y debe ser juzgado por las leyes yestatutos de la tierra, y de ninguna otra forma; y por las mismas

Activity (15)

You've already reviewed this. Edit your review.
jennyarias725725 liked this
1 thousand reads
1 hundred reads
Noemi Vélez liked this
Eduardo Cordón liked this
Josefina Rieken liked this
Jose Luis Vera liked this
Jose Luis Vera liked this
TB2013 liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->