Welcome to Scribd. Sign in or start your free trial to enjoy unlimited e-books, audiobooks & documents.Find out more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
15Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Petición de Derechos (Petition Of Rights) [1628]

Petición de Derechos (Petition Of Rights) [1628]

Ratings: (0)|Views: 3,197|Likes:
Published by Irving

More info:

Categories:Types, Letters
Published by: Irving on Mar 26, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

10/21/2013

pdf

text

original

 
179
PETITION OF RIGHTS(7 de junio de 1628)
263
HUMILDEMENTE, los señores espirituales y temporales y loscomunes reunidos en Parlamento, manifestamos ante nuestro se-ñor soberano, el Rey, que, considerando que esta declarado y pro-mulgado por un estatuto, redactado en el tiempo del reinado delrey Eduardo Primero, comúnmente llamado
Statutum de Tallagionon Concedendo
, que ningún talaje o crédito será impuesto o re-caudado por el Rey o sus sucesores en este Reino sin la voluntady el consentimiento de los arzobispos, obispos, condes, varones,caballeros, burgueses y otros hombres libres de la comunidad deeste Reino; y por la autoridad del Parlamento, manifestada en elvigesimoquinto año del reinado del Rey de Eduardo Tercero, sedeclara y promulga, que de aquí en adelante nadie será obliga-do a entregar préstamos al Rey contra su voluntad, cuando talespréstamos sean irrazonables o contrarios al derecho de la tierra;y por otras leyes de este Reino se provee que nadie será gravadocon ninguna carga o exacción a título de donación, ni por ningúnotro tipo de carga: por lo cual, en base a los estatutos arriba men-cionados, y a otras buenas leyes y estatutos de este reino, vuestrossúbditos, que han heredado esta libertad, no deben ser obligadosa contribuir con ningún impuesto, talaje, crédito u otra carga noaprobada por el Parlamento.II. Sin embargo, en los últimos tiempos diversas comisioneshan dictado órdenes dirigidas a distintos comisarios en varioscondados; (de forma que) vuestro pueblo ha sido reunido en di-versos lugares y requerido a prestar ciertas sumas de dinero a
263
Peces-Barba Martínez, G. (dir.),
Derecho positivo de los derechos huma-nos
, Madrid, Debate, 1987, pp. 62-65.
 
APÉNDICE
180
vuestra Majestad, y muchos de ellos, tras rehusar hacerlo, hansido obligados a prestar juramento ante ellos (los comisarios) noprevisto en las leyes y estatutos de este Reino, y han sido cons-treñidos a acudir y presentarse ante vuestro Consejo Privado y en
otros lugares, y otros ha sido encarcelados, connados, y sufri
-do otras molestias e inquietudes por esta razón. Y algunos seño-res terratenientes, tenientes diputados, inspectores recaudadores,jueces de paz y otros han impuesto diversas cargas sobre vuestragente en varios condados, por mandato o encargo de vuestra Ma-jestad, o de vuestro Consejo Privado, en contra de las leyes y lascostumbres del reino.III.
 
Y así mismo en el Estatuto llamado la “Gran Carta de Li-bertades de Inglaterra” se declara y promulga que ningún hom-bre libre será arrestado o encarcelado, o será obstaculizado en elejercicio de sus libertades o de sus costumbres, o será proscritoo desterrado, ni sancionado de ninguna forma, sino conforme aun juicio legal formado por sus pares o según el derecho de latierra.IV.
 
Y en el vigésimo octavo año del reinado de Eduardo Terce-ro, fue declarado y promulgado por la autoridad del Parlamento,que ningún hombre de cualquier estado o condición será expul-sado de su vivienda o de sus tierras, ni arrestado, ni encarcelado,ni desheredado, ni condenado a muerte sin haber tenido la opor-tunidad de declarar conforme al proceso legal debido.V. Sin embargo, contra el tenor de los referidos estatutos, y
otras buenas leyes y estatutos de nuestro reino previstos a tal n,
algunos de vuestros súbditos han sido encarcelados últimamentesin haber sido alegada ninguna causa; y cuando fueron condu-cidos ante vuestros jueces, para que se formaran un juicio, deconformidad con el procedimiento de
Habeas Corpus
de vuestraMajestad, (que prevé) que sean llevados y recibidos cuando asílo ordene el tribunal, y que sus guardianes aleguen las causas desu detención, (sin embargo) no se alegó ninguna causa, sino quefueron detenidos por una orden especial de Vuestra Majestad,
raticada por los señores de vuestro Consejo Privado, y después
 
APÉNDICE
181
fueron devueltos a las prisiones sin haber sido acusados de nadaque estuviera condenado por la ley.VI.
 
Y considerando que últimamente ha sido distribuidas, endiversos condados del reino, numerosas compañías de soldadosy marineros, y los habitantes han sido obligados a alojarles encontra de su voluntad y a soportar su estancia, en contra de lasleyes y las costumbres de este Reino, para agravio y ofensa dela gente.VII. Y considerando que además, por la autoridad del Parla-mento, en el vigesimoquinto año del reinado del Rey EduardoTercero se declaró y promulgó, que nadie puede ser prejuzgadocontra su vida o su integridad de forma contraria a la Gran Car-ta y al derecho de la tierra; y por la referida Gran Carta y otrasleyes y estatutos de este vuestro Reino, nadie será condenado amuerte sino según las leyes establecidas en este vuestro Reinoasí como por las costumbres del mismo Reino, o por actos delParlamento; y considerando que ningún culpable de cualquier clase está excluido de estos procedimientos, y de las penas quese imponen según las leyes y los estatutos de este vuestro Reino.Sin embargo, en los últimos tiempos se han promulgado diversasordenes con el sello de vuestra majestad, por las cuales ciertaspersonas han sido asignadas y propuestas como comisarios conpoder y autoridad para actuar dentro del país, de acuerdo con lajusticia de la ley marcial, contra aquellos soldados y marineros,u otras personas disolutas enroladas con ellos, en el caso que co-metan asesinatos, robos, felonías u otros desmanes o delitos, o seamotinen, según el procedimiento sumario y las ordenes confor-mes a la ley marcial, tal como es practicada por los ejércitos entiempo de guerra, y para entablar el proceso, decidir la condenade tales delincuentes y determinar su ejecución y su muerte deacuerdo con la ley marcial.VIII.
 
Con el pretexto de que algunos de los súbditos de vuestramajestad han sido ejecutados por los referidos comisarios, (mani-festamos que) el acusado puede y debe ser juzgado por las leyes yestatutos de la tierra, y de ninguna otra forma; y por las mismas

Activity (15)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 hundred reads
1 thousand reads
jennyarias725725 liked this
Noemi Vélez liked this
Eduardo Cordón liked this
Josefina Rieken liked this
Jose Luis Vera liked this
Jose Luis Vera liked this
TB2013 liked this

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->