Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more ➡
Download
Standard view
Full view
of .
Add note
Save to My Library
Sync to mobile
Look up keyword
Like this
1.2KActivity
×
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
DISCURSO DESPEDIDA

DISCURSO DESPEDIDA

Ratings:

4.94

(421)
|Views: 921,549|Likes:
Published by Rebeca
Discurso de despedida de la IV promoción de ByD de Ferrol (2002).
Discurso de despedida de la IV promoción de ByD de Ferrol (2002).

More info:

Published by: Rebeca on Nov 23, 2007
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, DOC, TXT or read online from Scribd
See More
See less

08/15/2013

pdf

text

original

 
Excmo. Sr. Vicerrector MagníficoIlmo. Sr. Decano de la Facultad de HumanidadesIlmo. Sr. Director del Departamento de HumanidadesSres. ProfesoresCompañeros, amigos, padres, Sras. y Sres.:Esto no es una despedida, aunque lo parezca. Es curiosa la contradicciónque hoy se da en este salón de actos. Contradicción porque las despedidassuelen ser tristes, pero hoy aquí estamos celebrando que hemos terminado unaetapa en nuestra vida, y las celebraciones suelen ser motivo de alegría. El mundotiene estos engaños. Una cosa puede ser otra y al revés. Un abrecartas puedeser un puñal. Un beso puede ser una puñalada de amor, un amor de mentira. Elmundo en el que nos movemos a diario oscila entre la realidad y la fantasía, larealidad que supone el día a día, con sus clases y sus exámenes, y la fantasíaque supone soñar con el futuro que nos espera cuando abandonemos estafacultad. Y muchas veces es difícil decantarse por la realidad cuando la fantasíaes mucho más llevadera.Esto no es una despedida. Debería ser un hasta la vista: un hasta luegoque se tradujese en una cita que nos obligase a volvernos a ver dentro de unosaños. De ese modo, con una perspectiva distinta, la que ofrece el mercadolaboral al que dentro de muy poco nos enfrentaremos, podríamos entrar a valorar con justicia lo que para nosotros han supuesto estos años. Han sido tres largosaños en los que hemos aprendido muchísimos conceptos y teorías, pero quesobre todo, han contribuido a conformar en nosotros un espíritu crítico queacompañará todas nuestras acciones futuras, distinguiéndonos por encima deaquellos que han pisado otras aulas en otras facultades. Sólo así demostraremosque hemos pasado por la universidad y que la universidad no ha pasado por nosotros.Dentro de muy poco nos separaremos: lo haremos sin traumas y sólo unospocos seguiremos en contacto. Es ley de vida: resulta imposible congeniar contodo el mundo y también es imposible seguir en contacto cuando la distancia ylas obligaciones profesionales o personales desunen a las personas parasiempre.Pero esta no será una despedida triste, al menos no debería serlo, porquehoy también estamos de enhorabuena. De enhorabuena porque hoy celebramos
1
 
que somos casi diplomados, que nos faltan unos pocos días o quizás meses paraobtener un diploma por el que tanto hemos luchado. Por eso hoy estamos deenhorabuena, porque hoy vamos a hacer realidad lo que esperábamos conseguir desde el día que decidimos matricularnos en esta carrera de nombre difícilmentepronunciable: Biblioteconomía y Documentación.Y eso me lleva a contarles una pequa historia, una historia quecomienza en el año 1999 cuando cerca de 60 estudiantes llegados de muchoslugares distintos, de orígenes quizás diferentes, decidieron embarcarse en unproyecto común. Porque todos aquellos jóvenes decidieron que lo suyo era elmundo de la información, en cualquiera de las variantes posibles. Y para ello sematricularon en una facultad cuyo nombre despistaba, pero que albergaba en suinterior a gente que compartía con ellos un mismo plan de estudios. Hoy nisiquiera podríamos decir eso, porque desde este año se ha puesto en marcha unnuevo plan que promete ser mejor que el anterior, subsanando las carencias queel primero apuntaba. Esperemos que no ocurra lo que anunció Fellini, que “aveces algo tiene que cambiar para que todo siga igual”.Aquellos jóvenes se unieron en pequeños grupos, cuyos miembros conligeras variaciones, se han mantenido fieles hasta el final. Una lástima que aalgunos de nosotros nos hayamos conocido al final de nuestro recorrido.Después de aquel primer año llegó el segundo. Apenas sí se notaba ladiferencia. Bueno, habíamos cambiado de clase y las asignaturas e incluso losprofesores eran distintos, pero lo cierto es que en el aire se respiraba unambiente de continuidad que a veces se antojaba insoportable.El curso 2001-2002 fue distinto. Para algunos, teníamos ya cara dealumnos de tercero, quizás porque habíamos asumido que nos marchábamos,que esto se acababa sin que hubiéramos tenido demasiado tiempo para disfrutar de la vida universitaria Aquel curso será siempre de fácil recuerdo para los queejercíamos (y todavía ejercemos) de alumnos universitarios. No eran los años 60en los que ser rebeldes era casi una obligación necesaria, pero dimos muestrasde que el espíritu del 68, quizás porque lo habíamos heredado de los genes denuestros padres, seguía intacto, o casi. Aquel año salimos a la calle a protestar:lo hicimos por muchos motivos, pero la LOU, la tan famosa y manida LOU nosunió a todos los universitarios de España. Por encima de portales y de redes quepretenden unirnos virtualmente, un sentimiento de rechazo ante una políticaquizás mal explicada o mal interpretada, nos obligó a dar nuestra opinión. En la
2
 
mente de todos, la gran manifestación de Madrid en la que por vez primera se vioa miles de universitarios unidos por encima de clases, de condiciones sociales,de estudios o de cualquier otro elemento. Al final, pasó lo de siempre: las buenasideas acaban quedándose en eso, en buenas ideas. Veremos en el futuro que seha hecho con la LOU y sólo el tiempo determinará quién tenía la razón.Pero no todo ha sido protestar. Este año hemos podido por fin acercarnoscon conocimiento al mundo laboral. Las experiencias han sido francamentepositivas: todos hemos podido determinar con cierta claridad que queremoshacer cuando obtengamos ese ansiado título que ya casi tocamos con los dedos.Durante más o menos un mes, nos hemos alejado de la rutina de la facultad yhemos aplicado aquello que aquí hemos aprendido. No ha sido durante muchotiempo (ésa es la cruda realidad), pero nos ha permitido relacionarnos con elmundo al que queremos dedicar el resto de nuestras vidas. Con un poquito desuerte y siendo un pelín egoístas, nos merecemos aspirar a poder dedicarnos alo que queramos. El futuro será sólo de aquellos que sepan jugar sus cartas yaspirar a lo que consideren mejor, porque sólo así conseguirán algo al final delcamino.A lo largo de estos años, algunos se han quedado en el camino. Tambiénes verdad que otros se han ido incorporando. Por cierto, me han dicho quesiguen buscando a Gepeto del Río para que vaya a matricularse, así que sialguien le conoce que por favor avise en Secretaría.Ya en serio, hoy más que nunca debemos acordarnos de ellos, de aquellosque dentro y fuera de las aulas nos han acompañado en nuestro camino y hanasumido como si fuera suyo nuestro objetivo final. A todos ellos, a los que están ya los que ya se han ido, a los que han venido hoy aquí y a los que nos esperanen casa, gracias por vuestro apoyo. Sin vosotros, sin aquellos a los quequeremos y con los que celebramos nuestros pequeños triunfos o nos refugiamoscuando tropezamos, cualquier pequeña victoria carece de sentido. Compartirlocon vosotros es hoy nuestro deseo y por vosotros estamos hoy aquí reunidos.También es necesario agradecer a nuestro padrino su asistencia hoy aquí.A pesar de que nos hicieron saber lo apretado de su agenda, sobre todo a finalde curso, podemos disfrutar hoy de la presencia del profesor de la UniversidadCarlos III de Madrid, don José Antonio Moreiro. Era para nosotros casi unanecesidad ponerle rostro a aquel de quien tanto hemos aprendido y a quien tantohemos leído, y a quien seguiremos leyendo con sumo placer, porque no hay que
3

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->