Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
33Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Las características de una enseñanza que favorece la entrega de los alumnos

Las características de una enseñanza que favorece la entrega de los alumnos

Ratings: (0)|Views: 4,897|Likes:
Published by Susa Cardoso
"La enseñanza descansa en una tradición. Nuestro modo de abordar el conocimiento corre peligro de caer en la rutina. Ahora bien, como afirmaba Konrad Lorenz, “El conocimiento comienza con la admiración”. Por eso, no es de extrañar que los grandes descubrimientos se hayan producido por el conocimiento de las ciencias de la naturaleza basadas en su observación. Por el contrario, en la actualidad, al vivir los jóvenes mayoritariamente en las ciudades ¿pueden admirarse por el mundo viviente? ¿Qué les fascina, qué les admira? ¿No habría que pasar por esto para construir el conocimiento?" -Saint Onge
"La enseñanza descansa en una tradición. Nuestro modo de abordar el conocimiento corre peligro de caer en la rutina. Ahora bien, como afirmaba Konrad Lorenz, “El conocimiento comienza con la admiración”. Por eso, no es de extrañar que los grandes descubrimientos se hayan producido por el conocimiento de las ciencias de la naturaleza basadas en su observación. Por el contrario, en la actualidad, al vivir los jóvenes mayoritariamente en las ciudades ¿pueden admirarse por el mundo viviente? ¿Qué les fascina, qué les admira? ¿No habría que pasar por esto para construir el conocimiento?" -Saint Onge

More info:

Categories:Types, Research
Published by: Susa Cardoso on Mar 27, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

12/13/2013

pdf

text

original

 
Las características de una enseñanza que favorece la entrega de los alumnos
Michel Saint-Onge 
Como nos ha mostrado la teoría de la atribución, tal como es propuesta porHunter y Barker (1987), los alumnos se inclinan más a asumir su parte deresponsabilidad en el aprendizaje si piensan que su éxito depende de su trabajo másque de su suerte, de su inteligencia natural o de la simpatía de los profesores. ycomo hemos visto, esto depende de la percepción que tengan de las circunstanciasdel aprendizaje, de la enseñanza que reciben. Nos podemos preguntar ahora cuálesson las características de una enseñanza que favorezca la entrega al estudio en losalumnos.Retos a medida de los alumnosSe sabe que si el aprendizaje es muy fácil o, por el contrario, imposible, elesfuerzo es inútil. Conviene, por tanto, que el profesor determine exactamente lo quees necesario aprender, pero también que planifique los pasos para conseguirlo. Loque hay que aprender se fija conociendo lo que media entre las capacidadesactuales y las que se desean adquirir. Hay que preguntarse entonces, por ejemplo,qué concepto se forman los alumnos de una realidad que figure en el programa. Hayque determinar luego la distancia que media entre ese concepto y el conceptocientífico de esa misma realidad que se quiere enseñar a los alumnos; o también,descubrir dónde tropieza la capacidad de los alumnos para resolver un problema yprecisar
 
la distancia del algoritmo que se quiere enseñar para resolverlo. Lo que esmás difícil, sin embargo, es determinar las etapas de aprendizaje que van a acortar ladistancia descubierta.La exactitud en la definición de lo que hay que aprender influye en la calidadde los programas de formación, mientras que la calidad de las etapas del aprendizajese refleja fundamentalmente en la Planificación de la enseñanza y en el diseñopedagógico. Para que los alumnos se dediquen a aprender, tienen también quepercibir que hay algo que aprender, tienen también que percibir que hay algo queaprender (Slavin, 1987).Las investigaciones muestran, en efecto, que para movilizara los alumnos es necesario que haya una cantidad de materia que tratar.Lo importante, entonces, es que los retos del aprendizaje en un curso. estén ala altura de los alumnos «Ponerse al alcance de los alumnos, pero sin ponerse a sunivel, en esto consiste todo: en un acertada distancia pedagógica que obligue alalumno a progresar sin presentarle un objetivo inaccesible» (Prost, 1985). Para ello,hay que conseguir determinar
lo 
que es necesario conociendo la situación delpensamiento de los alumnos. Los programas deben hacerse para ellos. Ahora bien,este no es el caso: «La evolución de los últimos veinte años está marcada mucho
Saint-Onge, Michel (1997). “Las características de una enseñanza que favorece la entrega de losalumnos”, en
Yo explico, pero ellos... ¿aprenden? 
Bilbao, Mensajero, pp. 112-116
 
menos por un esfuerzo de adaptación de los contenidos a los alumnos, comoalgunos pretenden hacérnoslo creer, que por un movimiento incontenible deformalismo y de abstracción» (Prost, 1985).Contenidos que estimulan la curiosidadPara que los retos que se presenten interesen verdaderamente a los alumnos,es necesario que los objetivos del aprendizaje los perciban aceptables. Y, para lagente joven, lo que se valora es lo que despierta la curiosidad.La enseñanza descansa en una tradición. Nuestro modo de abordar elconocimiento corre peligro de caer en la rutina. Ahora bien, como afirmaba KonradLorenz, “El conocimiento comienza con la admiración”. Por eso, no es de extrañarque los grandes descubrimientos se hayan producido por el conocimiento de lasciencias de la naturaleza basadas en su observación. Por el contrario, en laactualidad, al vivir los jóvenes mayoritariamente en las ciudades ¿pueden admirarsepor el mundo viviente? ¿Qué les fascina, qué les admira? ¿No habría que pasar poresto para construir el conocimiento?La curiosidad, para llevar al conocimiento, tiene que ampliarse con laproblemática. La facilidad de los profesores para cuestionar sirve de aliento alcompromiso de los alumnos. El introducir su propia problemática en sus exposicioneses un primer factor para despertar la curiosidad. El segundo es llevarprogresivamente los alumnos a que formulen sus cuestiones para que descubranque las clases sirven para responder a los interrogantes que ellos se plantean.Evidentemente, cuando la primera preocupación del profesor es cubrir elprograma, explicar toda su materia (¿explicar todos sus apuntes?), esa postura dejapoco espacio a las preguntas, que parecen frenar la consecución de ese objetivo. Laexposición puede dar la impresión de que el profesor está más al servicio de lamateria que de los alumnos.Rendir cuentasSe constata como cosa curiosa que la autonomía no se desarrolla en unmedio donde reina la indiferencia. El alumno cobra conciencia de que debereaccionar, de que debe tomar en serio el trabajo, de que tiene que rendir cuentas,cuando su trabajo es controlado, cuando se le exige retomar un deber no cumplido,cuando se dan calificaciones, cuando hay inspección del libro de notas por un adultopara él importante (padres, profesor, etc.). Por el contrario, un ambiente deindiferencia crea en él indiferencia en el estudio. También es importante que lascalificaciones que se den sirvan de seguimiento objetivo del avance respecto de losaprendizajes concretos. En esto se ve la utilidad de los objetivos pedagógicos y delas prácticas de evaluación formativa.

Activity (33)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 thousand reads
1 hundred reads
Jorgito Labanda liked this
Gabby Esquivel liked this
Priscilla Vill liked this
Jack S'Pac liked this
Candy Guzman liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->