Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
4Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
La herencia de la sociologia. La premisa de las ciencias sociales. I Wallerstein.

La herencia de la sociologia. La premisa de las ciencias sociales. I Wallerstein.

Ratings: (0)|Views: 292 |Likes:
Published by Pacheco Hernández
"The heritage of sociology, the promise of the social sciences" I. Wallerstein.Current Sociology. Enero 1999
"The heritage of sociology, the promise of the social sciences" I. Wallerstein.Current Sociology. Enero 1999

More info:

Categories:Types, Research, Science
Published by: Pacheco Hernández on Mar 27, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

02/04/2013

pdf

text

original

 
t,
\\\.
v5
lmmanuelWallerstein
The
Heritage
of
Sociotogy,
Promise
ofSocialScience
Presidential
Address,
Xlvth
Congress
of
Sociology,
26July
1998
TheWorld
Montreal,
Traducidopor:
Nicole
JirónBeirute.
herencia
de
lasociología,la
premisa
delas
ciencias
sociales.
Nos
encoritrarnos
aquiparadiscutir
'El
conocimientosocial:
herenci4
retos
y
penpectivas".Yo
d9b{o
Io
que
yollamo
..la
c,ltura
de
la
sociologfa,,
quro
oroíu
|erencil
e.intentodefinir
lo
que
yo
pienso
queesoes.
Asímismo,
por
varias
décadas
han
existidoretos
significativos
con
respecto
a
esa
cultura.
Estós
retos
consisten,
esqncialngnte:
en
gratificaciones
hacia
no
pensar
la
cultura
de
lasociología-
Desdá
ambos,
debido
a
la
persistente
reinserciónde
la
crftura
sociológica
y
la riagnitud
de
esos
retos,trataré,
finalmente,de¡ersuadirlos
acerca
de
que
laúnica
p".spótira
que
nosoros
t€nemos,
que
es
plausible
y
rernunerativ4
es
la
de
cre¿r
unanuevacr¡ltura
abiota,
pero
est¿
vez,
no
de
la
sociologlasinode las
ciencias
sociales,
y,lo
más
importantg
que
está
localizada
denro
de
un
mundo
epistemológico
reunilcado
deconocimiento.
Nosotros
diüdimos
y
limitamos
el
conocimiento
en
tres
diferentes
¿íreas:
intelech¡aknente
mmodisciplinas;
orgmizacionalmente
como
c'erpos
estructurados;
y
culturalmente
como
comunidadesescolares
de
intercambiocleciertas
premisas
eleme¡rtales.Nosotros
podemos
pemar
una
disciplina
como
un
constructoinielectual,
como
rma especie
de
dispositivo
heu¡istico.
Esto
es
un
modo
de
reclamo
a
un muy
proclamadocampo
de
estudio,con
su
propiodominio
y
sus
apropiadosmétodos
y
sus
'consecuentes
fronteras.
Esta
es
una
disciplina
en
el
sentido
di
que
procura
disciplinarel
intelecto.
una
disciplinadefine
no
sólo
qué
pen,ar
y
cómo
peniar
acerca
de
argo,
s-To._qle
adem¡ís
define lo
que
está
fuerade
su
mira.Decir
queciertotema
es
riá
disciplina
sigriñca
decir
no
sólo
lo
que
es
sino
lo
que
no
es.
pari
añrmar,
entones, que
la
sociologia
es
una
disciplina
es,
entre muchascosas,
afirmar
que
no
es
economíáohistoria
o
antropologia.
Y
la
sociología puede
decir
que
no
es
las
anteriores
porque
se
considera
que
tiane
un
campo
diferente
de
estudio,
unconglomeradodiferente
de
métodos
y
un aiercamiento
distinto
al
conocimiento
social.
la
sociología
mrno
disciplina
fue
una
invenciónde
finales
del
siglo
XIX,
paralela
a
lasotrasdisciplinasque
ubicanosdentrodel
nivel
de las
cienciaslociales.
La
sociología
comodisciplina
Íire
eraborada
más
o
menos
duante
el
periodorgg0-
1945.
Las
figuras líderes
o
que
guiaron
este
campo
duranteese
piriodo
todosescribieron
un
libro
queintentaba
deñnir
la
sociologlacomodisciplina.
Tal
vez,
el
trabajomás
celebre
en
esa
tradición
fue
el
escrito
en
1937
poi
Talcott
parsons,
Eslrucrurasde
la
Acción.sbcia/,un libro
degranimportanciaen
nuestraherencia
y
sobreel cual
volveré
más
adelante.
ciertamente,
en la
primeramitaddel
siglo
)c{.
diversasdivisiones
delas
ciencias
sociales
se lograron
consolidar
y
rJcibieron
el
reconocimiento
corno
disciplinas.Sedeñnieron
a
ellasmismas poriiendo
un
claro
 
énfasisen
cómo
se
diferenciaban
de
sus
disciplinas
vecinas.como resultado,
pocos
podían
dudarsi cierto
libroo
articulofue
escrito
con
el armaán
de una
discipiina
u
otra.
Fueun
periodo
en
el
cual
el
enunciado
de
"estono
es
sociologia,
esto
es
historia
económicao
esto
es
ciencias
políticas"
fue
muy
significativo.
Yo
aqui
no
intento
reüsar
ra
lógicaolos
límites
que
fueron
estabrecidosen
ese
periodo.
Estos
reflejan
tresdiferencias
tajantes
(cleavages)
en los
objetos
de
estudio
que
eran
obüaspara
los
intelectuales
de
ese
tiempo,
y
que
fueron
fuerternenteenunciados
y
defendidoscomo
cruciales.
Estaba
la
diferencia
tajante
pasado/presente
que
separaban
la
historia
ideográfica
del
tlo
nomotético
de
economl4
ciencias
pollticas
y
sociologia-
Estaba
el
e¡¡clave
ciülizado/
otros
o
euopeoy no
europeos queseparaba
todas las
oratro
disciplinasanteriores(las
cualesesencialmente
estuáiatan
et
mundopan-
europeo)
de
la antropologla
y
losestudios
orientales.
También
estaba
el
€nclav€- relevante
únic¡mentg
para
el
modemomundo
civilizado-
de
comercio,
estado
y
sociedad
ciül
que
constituían
los
respectivos
dominiosde
laeconomia,
cienciapoutica
y
sociologia
(Wailerstein
et
al.,
1996:Cap.I)
El
problemaintelectual
con
estos
límites
son
los
cambiosen
el
sistema
mundial
después
de
1945-
el surgimiento
de
la
hegemonla
mundial
de
los
Estados
unidos
(EE.uu.),
el res'rgimienio políüco
del
mundo
nooccidental,
y
la
expansión
de
la
economía
mundiá
consu
correlativa
arpansión
del
sistema
mundial
universal-
todos
en
conspiración porrma
invalidación
de
la
lógica
de
estos
tres
enclaves
(Wallerstein
a
al.,
1996:Cap.IIj,
de
forma
quepara
1970
comená
rma
seria
prácticadedesvanecimientode
límites.
El desvanecimienó
se
h.a
^hecno
tan
extemsivo,
que
para
muchos,
desde
mi
perspectiv4
ya
no
es
posible
defender
esos
nombres,esoslimites,
como
intelectr¡almente
decisívoi
o
por
lo
menos
necesarios.
como
resultado,
lasdiversas
disciplinas
de lascienciassocialeshancesado
de
ser
disciplinas:
porque
ellas
no
representarán
mas
obüos
diferentes
camposde
estudio
con
sus
distintos
métodos
y
por
lo
tanto
con
firmes
y
distintivoslimites.
Sin embargo,
a
pesarde
esto,
losnombres
no
han
dejado
de
existir.
¡Eso
está
muy
lejos
de
darse!
Por
muchotiernpo lasdistintasdisciplinas
se
han
institucionalizado-
coino
cuerpos
organizados,an
la
forma
de
departamentos
rmiversitarios,
programas
de
instrucción,
grados,reüstas,
asociacionesnacionales
e
inte¡nacionales
á
inclusive
clasificacionesbiblioteca¡ias.
l¿
institucionalización
deunadisciplina
es
una
forma
de
pfeservar
y
reproducir
su
práctica-
Eso
representa
la
creación
de una actual
redhumana
con
limites,
una
red
que
toma
la forma
de
cuerpos estructurados que
tieneprofirndas
necesidades
e indicadores
de
demostra¡quetieneuna
carrera
con
una
trayectoria-
Laorganización intelectuales procura
disciplinar
nola
parteintelectual
sino
la
práctica.
Estascrean
límitescon
una ñrmeza
lejana
de
aquellos
creados
por
las
disciplinas,
éstas
como
constructos
intelectuales,
y
pueden
du¡ar
m¿is
que
las
justificaciones
teóricasincorporadas
en
sus ümites.
Desde
luego,
éstas
ya
lo
hanhecho.
El
análisis
de
Ia
sociología
como
organización
dentrodel mundodel conocimiento
es
profundamante
diferente
de
su análisiscomo disciplinaintelectual.
Si
sepuede
decir
que
Michel
Foucaultintentóel
¡nálisis,
en
la
Arqueologíadel
Conocimiento,
acercade
cómo
las
disciplinas
académicasestán
definidas,
creadas
y
redefinidas;
pierreBourdieu,
en
Homo
Academicus,hace
el
aniilisis
acerca
de
cómo
la
organizaciónacadémica
está
constitüda,
perpenrada y
reconstituida
denfo
las
institucionesdelconocimiento.
Yo
no
voy,
por
el
momento,a
llevarlelapista
a
esa
trayectoria.
yo
no
creo.
como
había
mencionado,
que
la
sociología
sea
más
unadisciplina(asícomo tampoco
nuestras
otras
colegas
de
lasciencias
sociales).
Yo
considero
que
ellas
están,
todavia,fuertemente
organizadas.
Y
considero
que
esogenera
quenos
encontremos
en
una
situación nruy
anólnala,
perpetuando,
en algirnsentido,
un
pasado
mítico,lo
cual
talvez
sea
incierto.
Sin embargo,
Yo
quisiera
volver
lni
atención
a
Iasociologíacomo
 
cultura"
quees similar
a
una comunidad
de
intelectuales
queintercambian
ciertas
pronisas.
Para
lo
cual
creo
que
partede los
debates,
dantro
de
eite
campo,
estiin
enque
nuestro
futuro
esta
siendo construido.
yo
debato
que
la
cultura
deia
sociolo$a'es
reciente
y
vigorosa,
pero
adernás,
ñágil;
eso
va
a
continuarfloreciendo
solo
si
es
transformada.La
Herencia
¿Quéqueremos
deci¡ con
la
culturade
la
sociologla?
Voy
a
iniciarcon
dos
comentarios.Primero,
lo
que
normalmente€ntendemos
por
,,cuitura"es
rm
set
de
premisas
comprtidas.
lntercambio,
quepara
ser
exactos,
es
portodos
los
miernb¡osde
la
comunidad,
ni
todo
el
tiempo,pero
por
la mayorla
de
loJmiembros,
lamayoría
del
tiempo;
eseintercambio
es
abierto,
pero,
arln
más importante
"s
qu"
"s
inconscientemurte;
tales
prerrisas
son raramente
sujetode
discusión.
en
tal'set
de
premisas
lamayoríanecesaiarnente
son
mlry
simples
e
inclusive
banales.
De
hecho
las
afi¡maciones
son
sofisticadas
y
tenues;
seria improbable
que
no
fuerancompartidas
por
mucioq
y
es
asi
que
es
posible
crearuna
comunidadmundial
de
intelectuies.
yo
suglgro
queodsten
sets
precisos
de
premisassimplescompartidas
por
muchossociólogos pero
no
necesariamente
por
todas
las
perso¡xs
que
se
llaman
hiitoriadores
y
economistas.
.
_
Segundo,
Yo
pienso
que
las
premisas
compartidas
son descubiertas-reveladas,
no
definidas
por
quienes
nosotros
llamaoros pensadores
mentores.
l¿
lista
estrfurda
de
sociólogos,
hoy
di4
al¡ededo¡
delmundo
está compuesta
por
Durkheim,
Marx,
y
Weber.
I¿
primera
cosaque
hay
que
notar
eo
esta
lisa
es
que
si
se
lepregunta
a
cerá
de
pensadoresme¡rtores
a historiadores,
ecotromistas,
antropólogos
ó
geógrafos,
seguramente
propondrlan
otralist8.
NuesEa
lista
no
contiene
a
Michelet
o
Gibbon,
Adam
Smith
o
John
MaynardKeynes,
John
Stuart
Mili
o
Machiavelli,
Kant o
Hegel,
Malinowski
o
Boas.
"Entonces
ls
pregunta
seria,
¿de
dóndesurge nuestra lista?
Después
de
todo,
si
Durli¡eim
se
llamó
sociólogo,weber Io
hizo
hasta
el
ultimo
periodode su
üd¿
einclusive
ambiguamenter,
yMarx,
desde
luego,
nunca
lo
hizo
y
además,
armque
yo
he conocidosociótogosque
se
llua-
a*urri-"i""o,
.yotros
sellarnan
marxistas,
y
todavía
€xistel
otros
que
se
llamanweberianós,
yo
nunca,
hasa
ahora,
conocidoalguien
que
diga
que
ellos
erandurkheimnimos-marxistas-weberialos.Entonces,¿cómá
se
puede
decir
que
estos
tres
son ñmdadores
de
un
carnpo
de^
conocimiento?
Todavía,
tibro
iri
tiu.o,
y
particulam€ritelibros
de
texto
tlas übros
de
textolo
añrman,.2
Eso
no fue
siempre
así.
Estaagrupación
es, de
hecho,
especialmente
obrade TalcottPanons
y
su
trabajo
de
la
cultu¡a
de
la
sociologia,
Estructura
de
la
acción
Social(Parsons,
1949).
Desde
luego,
como
recorda¡án,parsonsintentócanoniza¡
el
trío
de
Durkheim,
Weber
y
Pareto.De
algún
modo,
él nunca
pudo
persuadir
a
otros
acerca
de
la
importanciade Pa¡eto,
qüen
se
ha
quedado
muy
ignorado.Marx,
por
otra
parte,
fueincluido
a
la
lista,
a
pesar
de
los
esfuerzosque
hizoparsonspordejarlofuera
de
ésta.De
cualquier
formq
Yo
atribuyo la
creaciónde
esa
lista
esencialmente
a
parsons.
Lo
quehace
a la
lista
bastante
reciente,
básícamente
después
de
1945cuandofue
creada.
En
1937,cuando
Parsons
escribió,Durkheim
eramenos
importante
para
laciencia
social
francesaque
lo
quehabia
sido 20
años
antes
y
lo
quesería,
de
nuevo,
I
xxxx
2
xxxx

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->