Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Consideraciones Proceso Historico Colombiano

Consideraciones Proceso Historico Colombiano

Ratings: (0)|Views: 23|Likes:
Published by Gustavo Urueña A

More info:

Published by: Gustavo Urueña A on Mar 28, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

03/28/2011

pdf

text

original

 
389RAÚL ALAMEDA OSPINA: CONSIDERACIONES SOBRE LA HISTORIA Y SOBRE EL. . .
CONSIDERACIONES SOBRE LA HISTORIA YSOBRE EL PROCESO HISTÓRICO COLOMBIANO*
P
OR
R
AÚL
A
LAMEDA
O
SPINA
En poco más de cien años de existencia, la Academia Colombiana deHistoria ha acumulado un acervo trascendental de sabiduría, gracias a losaportes de sus miembros, todos ellos investigadores, ensayistas, activos de-fensores de nuestra identidad, custodios de la heredad, guías del futuro, cultoresde una disciplina sustancial, hoy en los lindes del menosprecio, debido alproceder de quienes de manera velada, pero efectiva, han logrado reducir laimportancia de la historia en el conjunto de materias que conforman los pro-gramas básicos de educación. Es así como se ha ido atomizando el sentidode la nacionalidad como conocimiento, exaltación y orgullo de lo propio,facilitando la penetración conquistadora de un ello extraño que, lenta e inde-fectiblemente, ha ido haciendo desaparecer nuestros valores esenciales y conestos la pérdida de la soberanía.Cuando di respuesta a la comunicación por medio de la cual se me hacíasaber mi elección como miembro correspondiente de esta ilustre corpora-ción, tuve la oportunidad de manifestar que era mucho mayor la bondad deustedes que mis calidades para merecerlo. Soy un simple pero apasionadoobservador del acontecer histórico en todas sus manifestaciones, especial-mente las relacionadas con la economía, su importancia relativa, las profun-das corrientes de interacción que la unen con el conjunto de la vida social.Las opiniones que hoy expreso son fruto de esa observación, más que deuna sistemática formación profesional. En ellas están subyacentes, por
 
su-puesto,
 
lecturas de algunos teóricos que se han convertido en una especie de
* Disertación leída en el acto de posesión como miembro correspondiente de la AcademiaColombiana de Historia. Bogotá, 29 de noviembre de 2005.
 
BOLETÍN DE HISTORIA Y ANTIGÜEDADES – VOL. XCIII No. 833 – JUNIO 2006390
subconsciente, en una masa conceptual que, si bien me ha servido para laidentificación, mensura e interpretación de los hechos, no llegan a la referen-cia bibliográfica puntual. Mi relación con la historia ha estado orientada aconocer y estudiar los hechos en su nuda expresión, lo que a la postre me hallevado a conceptualizaciones que esta noche me atrevo a exponer. Es así como, vaya audacia, me aventuro por los terrenos de definiciones lindantescon la epistemología y la metodología, al mismo tiempo que, en la segundaparte de este escrito, intento aproximarme a una clasificación global de nues-tra historia, fundamentada en la combinación de las principales variablesendógenas y exógenas que han determinado el concreto histórico nacional.
Acerca de la historia
El presente escrito no es, desde luego, una extensa y erudita disertación.Se trata de algunas reflexiones planteadas a manera de píldoras conceptuales.
¿Qué es la historia, cuáles sus particularidades?
La respuesta a esta sencilla pero capital pregunta ha comprometido y se-guirá comprometiendo a quienes al no conformarse con el solo existir, in-quieren sobre su razón. La definición más elemental, pero más abarcante dequé es la historia, puede ser la de que ella es el fluir incesante del tiempo enel espacio, el transcurrir de todo lo existente: el cosmos, la naturaleza en cadauna de sus partes, la especie humana en su evolución biosocial, sus distintasactividades económicas, políticas, artísticas, sus ideas acerca de sí mismo ydel universo.Es tal la indisolubilidad entre el ser y su historia, entre ésta y el conoci-miento, que tal vez no resulte absurdo afirmar que, si todo tiene historia, todoes historia.Contrariamente a lo sostenido por algunos en el sentido de que el devenirestá dividido en esferas aisladas, en rígidos compartimientos temporales yaun más, que la historia es fundamentalmente pasado, lo cierto es que entoda existencia se conjugan, entreveran, yuxtaponen y enfrentan el pasado,el presente y el futuro de modo indivisible, aunque no lineal simple. Se nie-gan y afirman, de tal manera que el pasado se transforma en presente y am-bos en futuro, siendo simultáneamente, cada uno de ellos, prolongación ynegación.Ahora, si tomamos la historia como dimensión humana, ella adquiereuna magnitud eminentemente subjetiva, en forma que el pasado es memoria,experiencia, tradición, conservadurismo; el presente, acción, conflicto, goce,
 
391RAÚL ALAMEDA OSPINA: CONSIDERACIONES SOBRE LA HISTORIA Y SOBRE EL. . .
realismo; el futuro, aspiración, propósito, utopismo. Una diacronía en la quela historia es una totalidad sicológica, emocional, ideológica, juicio, criteriológico formal o dialéctico, escolástico o racionalista, conservador, progresis-ta o anarquista, en últimas materialista o idealista, según el enfoque de quienla vive o registra.Pero la cuestión va más allá. A mi juicio el tiempo “perfecto” es el presen-te como síntesis, como transmutación simultánea del pasado y el futuro, de loque hemos sido y queremos ser, aunque el futuro es el tiempo que más com-promete al hombre, que más toma de los otros tiempos. Se tienen hijos, seestudia, se ahorra, se forman partidos, se hacen guerras en el presente comoparte del porvenir.Además, como trasunto de la realidad la historia es movimiento constan-te, altibajo, flujo y reflujo, avance e involución, creación y destrucción, ne-gación y continuidad, sumatoria múltiple de contradicciones y superaciones,tránsito de lo cuantitativo a lo cualitativo, de lo elemental a lo complejo, de loconcreto a lo abstracto.
De micro a magno, de grafo a logo
Por otra parte, si se trata de establecer un orden relacionado tanto con eltamaño como con la importancia del suceder histórico, podemos intentar unaclasificación de lo menor a lo mayor, de lo narrativo a lo interpretativo.Si tomamos lo fundamentalmente espacial, la clasificación podría ir de lomicro, meso, macro y magno historia,
 
como escala de lo local a lo regional,de esto a lo nacional, hasta llegar a lo mundial.Si lo valorativo, hay que precisar la diferencia entre historiografía ehistoriología, vale decir los alcances ontológicos y metodológicos de una yotra, los juicios con los que se mide la importancia relativa de lo histórico.La historiografía como descripción, crónica, monografía, efemérides, bio-grafía, memoria, anécdota, en las que el suceso tiende a ser tratado comohecho en sí, con muy poca o ninguna relación con el núcleo causal yconsecuencial de los grandes acontecimientos, o en la que se magnifica elpapel del individuo, profeta, rey, héroe, guerrero, mártir como génesis y tér-mino del discurrir histórico, ambos en conexión casi siempre directa con lamicro y mesohistoria.La investigación sistemática, el tratado, el artículo teórico, el ensayo, enlos que se aplica el método de recolección, clasificación, comparación, de-terminación de las causas y consecuencias remotas y próximas, directas y

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->