Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword or section
Like this
6Activity
P. 1
Galeano, Juan J. y Otros

Galeano, Juan J. y Otros

Ratings: (0)|Views: 4,944|Likes:

More info:

Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/23/2013

pdf

text

original

 
 
© Thomson La Ley 
1
 
Voces:
 ACCION PENAL ~ ADMINISTRACION PUBLICA ~ AUTORIA PENAL ~ CONSTITUCION  NACIONAL ~ COSA JUZGADA ~ COSA JUZGADA MATERIAL ~ DEBERES DEL FUNCIONARIO  PUBLICO ~ DEBIDO PROCESO ~ DECLARACION INDAGATORIA ~ DELITO ~ DELITOS CONTRA  LA ADMINISTRACION PUBLICA ~ EFECTOS DE LA COSA JUZGADA ~ ELEMENTO SUBJETIVO  DEL DELITO ~ ERROR JUDICIAL ~ FUNCIONARIO PUBLICO ~ FUNDAMENTO DE LA SENTENCIA  ~ GARANTIAS CONSTITUCIONALES ~ GASTOS RESERVADOS ~ JUEZ ~ JUSTICIA DE  INSTRUCCION ~ MINISTERIO PUBLICO ~ MINISTERIO PUBLICO FISCAL ~ NON BIS IN IDEM ~  NULIDAD ~ NULIDAD PROCESAL ~ OBLIGACIONES DEL JUEZ ~ PARTICIPACION CRIMINAL ~  PARTICIPE NECESARIO ~ PECULADO ~ PREVARICATO ~ PROCEDIMIENTO PENAL ~  RESPONSABILIDAD DEL FUNCIONARIO PUBLICO ~ RESPONSABILIDAD DEL JUEZ ~  SECRETARIA DE INTELIGENCIA DE ESTADO ~ SENTENCIA ~ SOBRESEIMIENTO ~ TIPICIDAD 
Tribunal:
 Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional Federal, sala  I(CNFedCrimyCorrec)(SalaI) 
Fecha:
 29/06/2007 
Partes:
 Galeano, Juan J. y otros 
Publicado
 
en:
 La Ley Online 
Cita
 
Online:
 AR/JUR/2532/2007 
Hechos:
 La Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional tuvo "prima facie" por acreditado —entre otros hechos— que un ex titular de la Secretaría de Inteligencia de Estado había ordenado la entrega dedinero a uno de los imputados por la voladura de la Asociación Mutual Israelí Argentina, para que brindase anteel juez de instrucción, con quien había acordado dicho pago, una falsa versión de los hechos investigadostendiente a incriminar a otras personas. Asimismo, consideró que otros imputados habían prestado declaraciónindagatoria bajo amenazas. Sobre esta base, decretó el procesamiento, por el delito de peculado, del exSecretario de Estado, el juez de instrucción y los fiscales actuantes, al entender que reunían las calidades deautor, partícipe necesario y partícipes secundarios respectivamente.
Sumarios:
 1. Debe procesarse al imputado por el delito de peculado — art. 261, Cód. Penal— , en calidad de autor, si se haacreditado "prima facie" que dispuso de fondos cuyo manejo tenía asignados en su carácter de titular de laSecretaría de Inteligencia de Estado, con el objeto de pagar a uno de los imputados en un proceso penal —actuaciones relativas a la voladura de la A.M.I.A.— , en cumplimiento de lo acordado previamente entre esteúltimo y el juez de instrucción, para que brindase una falsa versión de los hechos investigados tendiente aincriminar a otras personas, bastando para la configuración del elemento subjetivo del tipo el conocimiento deestar separando bienes de la Administración Pública, sin necesidad de otras notas tales como el ánimo de lucro ola finalidad de provecho.2. Resulta "prima facie" censurable por encuadrar en el delito de peculado — art. 261, Cód. Penal— el pagoefectuado por orden de un funcionario público — en el caso, titular de la Secretaría de Inteligencia de Estado—a un sujeto detenido en el marco de una causa criminal — actuaciones relativas a la voladura de la A.M.I.A.—para que declarase ante el juez de instrucción de cierta manera, previamente convenida con este último, sobrelos hechos allí investigados, sin que este acto pueda calificarse válidamente de "colaboración en tareas judiciales", ya que para ello deben respetarse las reglas vigentes, no pudiendo el acto en cuestión estar reñidocon lo lícito.3. Corresponde procesar al imputado por el delito de peculado — art. 261, Cód. Penal— , en calidad departícipe necesario, si se ha acreditado "prima facie" que éste, en su carácter de juez instructor en una causacriminal — actuaciones relativas a la voladura de la A.M.I.A.— , acordó con uno de los imputados los términosde su declaración indagatoria a cambio de la entrega de una suma de dinero proveniente de fondos públicos —en el caso, dispuesta por el titular de la Secretaría de Inteligencia de Estado— , así como el monto de dichasuma, dado que la colaboración prestada para el desvío de los caudales es de una trascendencia tal que, sin ella,el delito no se habría consumado.4. Debe procesarse a los imputados por el delito de peculado — art. 261, Cód. Penal— , en calidad de partícipessecundarios, si se ha acreditado "prima facie" que éstos, en calidad de fiscales intervinientes en una causacriminal — actuaciones relativas a la voladura de la A.M.I.A.— , conocieron, prestaron su consentimiento yluego respaldaron el acuerdo celebrado entre el juez de instrucción y uno de los imputados, por el cual éstedebía deponer de cierto modo sobre los hechos investigados a cambio de la entrega de dinero dispuesto por eltitular de la Secretaría de Inteligencia de Estado, con el fin de poder incriminar a otras personas, habiéndosetraducido su aporte en una contribución psíquica a la realización del delito.5. Debe procesarse, en calidad de autor, al imputado por el delito de prevaricato según los términos del art. 270del Cód. Penal, si se acreditó "prima facie" que, en su carácter de juez de instrucción interviniente en una causapenal — actuaciones relativas a la voladura de la A.M.I.A.— , creó una compleja y espuria ingeniería para
 
 
© Thomson La Ley 
2
 
colectar prueba falsa — en el caso, constriñendo por amenazas a imputados que prestaban sus declaracionesindagatorias y acordando con otro de ellos los términos de su deposición a cambio de un precio en dinero— ,con el fin de utilizarla, posteriormente, como fundamento para la orden de detención y el auto de prisiónpreventiva de otras personas a quienes buscaba incriminar.6. No puede invocarse válidamente el art. 10 de la ley S 20.195, en cuanto establece que todas las actividadesdesarrolladas por la Secretaría de Inteligencia del Estado, así como su organización, funciones y documentación,son de carácter estrictamente secreto y confidencial, a efectos de justificar el pago efectuado por orden de sutitular, imputado en calidad de autor por el delito de peculado — art. 261, Cód. Penal— , a un sujeto detenido enel marco de una causa penal — actuaciones relativas a la voladura de la A.M.I.A.— , para que declarase decierta manera previamente convenida con el juez de instrucción sobre los hechos investigados, pues este acto noestá vinculado con la seguridad nacional.7. La circunstancia de que ciertos desembolsos efectuados por un funcionario público — en el caso, titular de laSecretaría de Inteligencia de Estado— se hayan efectivizado mediante fondos de carácter "reservado", noexime al responsable de su administración, percepción o custodia de tener que asignarlos a fines lícitos,compatibles con las funciones del organismo y que respondan a razones de orden público, sin que tales fondossean entregados para que el funcionario disponga de ellos a su arbitrio, ni que constituyan parte de suremuneración, pues estas irregularidades no se pueden interpretar como la voluntad de la ley que reglamenta suprocedencia o disposición.8. La prohibición de que existan actos secretos en el proceso judicial — en el caso, entrega de dinero a unimputado para que declarase de determinada manera ante el juez instructor— , salvo aquellos previstostemporalmente por la ley, no alcanza sólo a los funcionarios judiciales, sino a todos los agentes del Estado querealicen actividades o colaboren con ellos.9. Corresponde decretar la nulidad de la resolución en virtud de la cual se sobreseyó al imputado en una causacriminal durante la etapa de instrucción, atento a la existencia de cosa juzgada írrita, si los vicios formales ysustanciales que reconoce dicho auto — en el caso, fundado en prueba incompleta y/o fraudulenta— , comomínimo, hacen al error judicial, generando una solución viciada a la que se pretendió dar apariencias delegitimidad, máxime si la persona que se benefició de lo resuelto tenía amistad con el juez sentenciante,habiéndose dirigido la indagación, exclusivamente y desde su inicio, a que el denunciado adquiriera el estadoprocesal desvinculante.10. El decreto de nulidad de la resolución en virtud de la cual se sobreseyó al imputado en una causa criminaldurante la etapa de instrucción no compromete la garantía contra la múltiple persecución penal — principio "nebis in idem"— , si el auto en cuestión reconoce defectos formales y sustanciales a partir de los cuales se generóuna solución viciada, a la que pretendió dar apariencias de legitimidad, ya que para aquél no hubo riesgoprocesal de ser imputado efectivamente, por lo que, en realidad, no hubo persecución penal con anterioridad alhecho investigado.11. Es improcedente la declaración de nulidad de un auto de sobreseimiento firme — y por ende, pasado enautoridad de cosa juzgada material— , por aplicación de la garantía de "ne bis in idem", ya que ésta protege elderecho del imputado a no volver a ser juzgado por un mismo hecho luego de haber soportado la sustanciaciónde un proceso legalmente válido, traduciéndose el mantenimiento de la pretensión represiva, paradójica einjustamente, en una ofensa írrita a los preceptos constitucionales (del voto en disidencia del doctor González).
Texto
 
Completo:
2ª Instancia. — Buenos Aires, junio 29 de 2007.Autos Y Vistos: Habilita la intervención de esta Sala I ad hoc, en la causa N° 39.816 los recursos deapelación interpuestos contra la resolución obrante a fs. 10.472/10.711 vta. del principal y fs. 1/240 vta. delincidente de apelación formado al efecto;Especificación de los recursos interpuestos:1. Los querellantes Juan José Ribelli, José Miguel Arancibia, Bautista Alberto Huici, Mario Bareiro, DiegoBarreda y Juan Carlos Ribelli, patrocinados por los Dres. J. M. U. y J. J. R., apelan a fs. 10.770/10.774 delprincipal contra el auto en cuestión por haber considerado partícipes secundarios a Eamon Gabriel Müllen yJosé Carlos Barbaccia del delito de privación ilegal de la libertad, reiterado en cuatro oportunidades, por el quefueran procesados — puntos XVIII y XX— ; dictado la falta de mérito de los nombrados en orden al delito depeculado y coacción respecto de Miriam Raquel Salinas — puntos XXII y XXIII— ; y la no imposición de laprisión preventiva a los imputados Juan José Galeano, Hugo Alfredo Anzorreguy, Patricio Miguel Finnen,Alejandro Alberto Brousson, Víctor Alejandro Stinfale, Rubén Ezra Beraja, Eamon Gabriel Müllen y JoséCarlos Barbaccia — puntos I, IV, VI, VIII, IX, XVI, XVIII y XX— .Por último, deducen igual recurso respecto de los montos de los embargos fijados por el juez instructor enrelación a todos los aquí procesados, por estimarlos bajos — puntos III, V, VII, IX, XI, XIII, XV, XVII, XIX yXXI— .2. Los letrados Alejandro Castiñeiras y Luis Antonio Sasso, defensores de Carlos Alberto Telleldín,impugnan el punto X del mismo auto (fs. 10.775/10.778) en cuanto dispuso su procesamiento por considerarlo
 
 
© Thomson La Ley 
3
 
partícipe necesario del delito de peculado.3. Los Dres. Gabriel M. Presa y Javier Concepción, defensores de Alejandro Alberto Brousson, apelan laresolución mencionada (fs. 10.779/10.781 vta.) por decretar el procesamiento de su asistido en orden al delito depeculado, en carácter de partícipe necesario, y mandó a trabar embargo sobre sus bienes hasta cubrir la suma deun millón quinientos mil pesos ($ 1.500.000) — puntos VIII y IX— .4. El letrado Alejandro Castiñeiras articuló idéntico recurso contra el punto XII (fs. 10.782/10.784), por elcual se dispuso el procesamiento de su prohijada, Ana María Boragni, por considerarla partícipe necesaria deldelito de peculado.5. El Defensor Oficial, Dr. Juan Martín Hermida, impugnó por medio de la presentación obrante a fs.10.788/10.790, el punto I del auto en cuestión, en cuanto decretó el procesamiento de Juan José Galeano porconsiderarlo, prima facie, partícipe necesario del delito de peculado; autor penalmente responsable del delito decoacción reiterada en dos oportunidades — respecto de Miriam Salinas y Gustavo Semorile— ; autor del delitode falsedad ideológica de documento público cometido en dos oportunidades — respecto de las actas dedeclaraciones testimoniales de Gustavo Semorile de fecha 4 y 6 de junio de 1996— ; privación abusiva de lalibertad reiterada en cuatro oportunidades y autor penalmente responsable del delito de prevaricato — el que asu vez concursa en forma ideal con los delitos de coacción, falsedad ideológica y privación ilegal de lalibertad— ; todos ellos en concurso real entre sí.A su vez, apeló el punto III en cuanto allí mandó trabar embargo sobre sus bienes hasta cubrir la suma detres millones de pesos ($ 3.000.000).6. La defensa de Víctor Alejandro Stinfale, asumida por los Dres. Nicolás García Culla y Gonzalo ÁlvarezCasado, mediante el escrito agregado a fs. 10.805/10.815 vta., cuestionaron los puntos XIV y XV por los cualesse decretó el procesamiento de su pupilo como partícipe necesario del delito de peculado y mandó trabarembargo sobre sus bienes hasta cubrir la suma de trescientos mil pesos ($ 300.000).7. El letrado Marcelo Roberto Buigo, defensor de Rubén Ezra Beraja dedujo recurso de apelación contra lospuntos XVI y XVII (fs. 10.831/10.833 vta.) por cuanto, respectivamente, se dictó su procesamiento en orden aldelito de peculado, y mandó trabar embargo sobre sus bienes hasta cubrir la suma de un millón de pesos ($1.000.000).En la misma presentación, articuló la nulidad del auto en cuestión.8. Los defensores Enrique Paixao, Miguel Ángel Almeyra y Jacobo Grossman impugnaron la decisión del aquo (fs. 10.837/10.839 vta.) por cuanto decretó los procesamientos de Eamon Gabriel Müllen y José CarlosBarbaccia como partícipes secundarios del delito de privación abusiva de la libertad agravada por su duración,reiterada en cuatro oportunidades y mandó trabar embargo sobre los bienes de cada uno de ellos hasta cubrir lasuma de quinientos mil pesos ($ 500.000) (puntos XVIII, XX, XIX y XXI, respectivamente).9. El Dr. Carlos Ángel Daray, defensor de Patricio Miguel Finnen, ataca el auto de mención (fs.10.841/10.842 vta.) en cuanto decretó el procesamiento de su asistido por considerarlo partícipe necesario deldelito de peculado y mandó trabar embargo sobre sus bienes hasta cubrir la suma de un millón quinientos milpesos ($ 1.500.000) — puntos VI y VII, respectivamente— .Asimismo, solicita la nulidad de la resolución.10. La impugnación deducida por los Dres. Ana María García y Fabián Musso (fs. 10.849/10.858), se dirigecontra los puntos IV y V por los cuales, respectivamente, se decretó el procesamiento de Hugo AlfredoAnzorreguy por considerarlo autor penalmente responsable del delito de peculado y mandó trabar embargosobre sus bienes hasta alcanzar la suma de un millón quinientos mil pesos ($ 1.500.000).11. Por su parte, la Dra. Mariana Trebisacce, quien era apoderada de los querellantes Diana Noemí Wassner,Adriana Marcela Reisfeld y Benjamín Jorge Lew, cuestionó la decisión adoptada por el Sr. juez de grado encuanto decretó los procesamientos de Eamon Gabriel Müllen y José Carlos Barbaccia por considerarlospartícipes secundarios del delito de privación abusiva de la libertad agravada por su duración reiterada en cuatrooportunidades — puntos XVIII y XX— (solicitando una modificación del encuadre jurídico en cuanto alaspecto de la participación) y dispuso la falta de mérito de los nombrados en orden a su participación en losdelitos de peculado y coacción a Miriam Raquel Salinas — puntos XXII y XXIII— .Aun cuando a fs. 408 del incidente de apelación se tuvo a esta parte por adherida en los términos del art.439, CPPN, al recurso interpuesto por los acusadores particulares mencionados en el acápite 1, correspondeaclarar, en esta oportunidad, que la impugnación articulada por la Dra. Trebisacce sólo resulta procedente conrelación a los puntos XXII y XXIII — falta de mérito con relación a Müllen y Barbaccia— .En cambio y, por expresa disposición del art. 311 del mismo cuerpo legal, la apelación interpuesta contra lospuntos XVIII y XX — procesamiento de los nombrados— resulta inadmisible. La situación descripta difiererespecto de la planteada por la querella representada por el Dr. Ubeira toda vez que ésta, a la vez que apeló lacalificación legal solicitó la imposición de la prisión preventiva por lo que, en este último caso, corresponde dar

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->