Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword or section
Like this
18Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Los Siete Secretos de La Seduccion

Los Siete Secretos de La Seduccion

Ratings: (0)|Views: 1,376 |Likes:
Published by AENL333
Miranda Chase, una bella joven que a pesar de no pertenecer a la alta sociedad ha recibido una excelente educación, queda cautivada por un perturbador libro que circula por todo Londres. Intrigada, escribe una carta al autor sin imaginar que sus apasionadas palabras la convertirán en el objeto de deseo de un maquiavélico vizconde, ni que acabará irremisiblemente enamorada de él.
Maximilian, vizconde de Downing, es un canalla encantador que cree que la única emoción verdadera es el deseo. Atractivo e inquietante, sólo le interesa su siguiente conquista… la que siempre justifica su escandaloso modo de vida. Sin embargo, la mezcla de inocencia, confianza y amor que irradia Miranda hace que suceda algo impensable, algo que trastocará sus planes de seducción, algo que podría amenazar su cínico corazón…
Miranda Chase, una bella joven que a pesar de no pertenecer a la alta sociedad ha recibido una excelente educación, queda cautivada por un perturbador libro que circula por todo Londres. Intrigada, escribe una carta al autor sin imaginar que sus apasionadas palabras la convertirán en el objeto de deseo de un maquiavélico vizconde, ni que acabará irremisiblemente enamorada de él.
Maximilian, vizconde de Downing, es un canalla encantador que cree que la única emoción verdadera es el deseo. Atractivo e inquietante, sólo le interesa su siguiente conquista… la que siempre justifica su escandaloso modo de vida. Sin embargo, la mezcla de inocencia, confianza y amor que irradia Miranda hace que suceda algo impensable, algo que trastocará sus planes de seducción, algo que podría amenazar su cínico corazón…

More info:

Published by: AENL333 on Mar 31, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/04/2013

pdf

text

original

 
 
Miranda Chase
, una bella joven que a pesar de no pertenecer a la alta sociedad harecibido una excelente educación, queda cautivada por un perturbador libro quecircula por todo Londres. Intrigada, escribe una carta al autor sin imaginar que susapasionadas palabras la convertirán en el objeto de deseo de un maquiavélicovizconde, ni que acabará irremisiblemente enamorada de él.
 
Maximilian, vizconde de Downing
, es un canalla encantador que cree que la únicaemoción verdadera es el deseo. Atractivo e inquietante, sólo le interesa su siguienteconquista la que siempre justifica su escandaloso modo de vida. Sin embargo, lamezcla de inocencia, confianza y amor que irradia Miranda hace que suceda algoimpensable, algo que trastocará sus planes de seducción, algo que podría amenazar sucínico corazón
 
Secreto n° 1: Toda buena seducción debe comenzar siempre con un buenanzuelo.Los siete secretos de la seducciónLondres, 1820Miranda Chase se hallaba apoyada sobre el desgastado mostrador demadera mientras devoraba las palabras de la página que leía. Estabajugueteando con un mechón de pelo y se acariciaba el lóbulo de la orejaen el proceso con un rítmico sonido.Date prisa murmuró. No, no vayas al jardín. No salgas a campoabierto... ahí es donde quiere que vayas. Corre hacia la torre. Cierra lapuerta.Sin embargo, la heroína de la historia se internó en el laberinto de setos.Un camino tortuoso que podría proporcionarle la libertad que buscaba oconducirla a las malvadas garras de su perseguidor.De pronto, una voz ronca le habló desde los confines de su mente:¿Dónde puedo encontrar la sección dedicada a la Ilustración?Miranda podía sentir el cálido aliento del villano al acercarse al lugardonde se encontraba la heroína; un aliento seductor y provocativo,perfecto para el timbre grave de la voz que había pronunciado esaspalabras.Sin levantar la vista de la página y con gesto distraído, señaló con el dedoun rincón de la tienda.Tercera estantería de la derecha.Se desentendió de la intromisión del cliente y siguió entre los arbustos y eltortuoso laberinto, instando a la heroína a seguir huyendo.El villano se encontraba al otro lado del espinoso pasadizo. Si giraba a laderecha al llegar a la bifurcación...¿Y la sección de...?¿Mmm? musitó, desconcentrada por un momento.
 
O
jalá Peter no se hubiera puesto enfermo, dejándole a ella el turno detarde. Acababa de recibir el libro esa misma mañana, recién salido de laimprenta, y no se había separado de él desde entonces. Además, había ta npocos clientes durante aquellas horas que no protestó cuando su tío lepidió que se encargara del mostrador.La sección de...El villano giró a la derecha en la bifurcación. ¡Cómo no! Sacudió la cabeza,frustrada. Le había dicho a la heroína que se quedara encerrada en latorre. Nunca salía nada bueno de esas excursiones. Era mejor quedarse enun lugar seguro y acogedor.Señorita, ¿me está escuchando?La voz grave tenía un deje ronco, como si su dueño hubiera trasnochadodemasiado el día anterior y acabara de levantarse. Sí, sin duda era una vozsumamente atrayente. Todo lo contrario a la voz meliflua y acarameladadel villano de su historia. El héroe tenía un porte mucho más distinguido yelegante.
O
jalá la heroína no se hubiera dejado seducir por los suavesademanes del villano. Miranda ya le había dicho que no se fiara de él.¿Señorita?Mmmm... sí... El diabólico villano se acercaba cada vez más.¿Dónde está la sección de...?¿Detectaba un deje de diversión en la voz del cliente o era sorna? CuandoMiranda sustituía a un trabajador, las personas que entraban a la tiendasólo se dirigían a ella para pedirle libros o para recoger sus encargos. Susvoces solían ser refinadas y los identificaban claramente comoaristócratas. Unas voces planas y de inflexión hastiada, incluso con un dejeirritado, que no acostumbraban a tratar con la plebe.Sin embargo, tras la inusual calidez de la voz que se empeñaba en sacarlade su lectura, se escondía una caricia. Como si la persona que estabahablando se dirigiera a ella en concreto, no a un dependiente anónimo. Yla voz carecía del tono nasal que tanto abundaba entre la clase alta, quequería ocultar su inferioridad a través de la lectura de los clásicos de laliteratura. A ese tipo de hombres les gustaba practicar sus habilidadesdialécticas con los empleados, aunque en realidad sólo demostraban laarrogancia que les otorgaba su condición social.En ocasiones, a la joven le costaba fingir indiferencia en su presencia. Unasobrina tranquila, amable, sumisa y obediente... ésa era Miranda Chase.Alguien que prefería derrochar su energía en cartas y escritos en los quepodía organizar sus pensamientos y desatar su pasión.

Activity (18)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 thousand reads
1 hundred reads
wicyuyle liked this
evangelista7940 liked this
Karem Horna liked this
Karem Horna liked this
gozacar1957 liked this
Diego Mendoza liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->