Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more ➡
Download
Standard view
Full view
of .
Add note
Save to My Library
Sync to mobile
Look up keyword
Like this
11Activity
×
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Georges Lapassade - Ayer y Hoy - Serie Educación V

Georges Lapassade - Ayer y Hoy - Serie Educación V

Ratings: (0)|Views: 1,827|Likes:
Published by Futuro Libertario

More info:

Published by: Futuro Libertario on Apr 02, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See More
See less

08/12/2013

pdf

text

original

 
Ayer y hoy Ayer y hoy Ayer y hoy Ayer y hoy Ayer y hoy Georges LapassadeGeorges LapassadeGeorges LapassadeGeorges LapassadeGeorges Lapassade
Georges Lapassade
LIBERTARIA 
 
1919191919
Extraído de:
Autogestión pedagógicaAutogestión pedagógicaAutogestión pedagógicaAutogestión pedagógicaAutogestión pedagógica
¿La educación en libertad?¿La educación en libertad?¿La educación en libertad?¿La educación en libertad?¿La educación en libertad?
serie: Educación
Ayer y hoy
Autogestión pedagógicaAutogestión pedagógicaAutogestión pedagógicaAutogestión pedagógicaAutogestión pedagógica
¿La educación en libertad?¿La educación en libertad?¿La educación en libertad?¿La educación en libertad?¿La educación en libertad?
 
C
a
finidad
<casaeditoraafinidad@yahoo.com>
M     o    n    t     e    v    i     d     e    o    -   U     R     U     G     U     A     Y     
 
Ayer y hoy Ayer y hoy Ayer y hoy Ayer y hoy Ayer y hoy Georges LapassadeGeorges LapassadeGeorges LapassadeGeorges LapassadeGeorges Lapassade
1 131 131 131 131 13
autoformación sigue pareciéndonos de mayor validez, a nivelde la formación, que los métodos tradicionales de enseñanza.Por otra parte, esto ya era sabido desde hacía largo tiempo.Pero si esto hubiera sido todo, nuestro trabajo habría consis-tido, simplemente, en sistematizar las corrientes que ya des-cribimos como fundadoras: Makarenko, Freinet, Lewin,Rogers... Me parece, sin embargo, que los obstáculos encon-trados, los límites rápidamente descubiertos, debían llevarnosmás allá de la mera preocupación por mejorar un poco más lanueva pedagogía. Tales obstáculos, al obligarnos a analizar lainserción del aprendizaje en el sistema, nos revelaron, progre-sivamente, que el dispositivo de autogestión era contra-institucional, que incesantemente hacía aparecer los obstá-culos, las resistencias, no sólo en el medio ambiente institucionaly en los educadores, sino también en los sujetos de la forma-ción -los propios educandos. Descubrimos, así, que el disposi-tivo de autogestión funcionaba como un
analizador.
Un analizador institucional funciona cuando provoca la lle-gada del material para su análisis.El trabajo del pedagogo implica, por un lado, la necesidadde detectar analizadores naturales en el campo pedagógicoy, por otro, la construcción de nuevos dispositivos analizadoresen función de una estrategia de la formación.
 
Ayer y hoy Ayer y hoy Ayer y hoy Ayer y hoy Ayer y hoy Georges LapassadeGeorges LapassadeGeorges LapassadeGeorges LapassadeGeorges Lapassade
12 112 112 112 112 1El contexto históricoEl contexto históricoEl contexto históricoEl contexto históricoEl contexto histórico
A todo lo largo del siglo XIX, los elementos más avanzadosdel movimiento obrero plantearon incesantemente, comoreivindicación, la gestión de la producción por parte de lospropios trabajadores. Al mismo tiempo, los teóricos del socia-lismo -Fourier, Marx, Proudhon...- expresaban esas reivindica-ciones y les daban una formulación teórica. El movimientoobrero, con sus luchas, con sus formas de organización, reve-laba, en la práctica, el secreto de la sociedad moderna: laestructura de explotación. Se convertía, así, en el
analizador 
de la sociedad industrial y capitalista.Bien sabido es que todas aquellas luchas, aquellas aspira-ciones, aquellas «utopías» encontraron su primera realización,su verificación histórica en 1871, con la Comuna de París. Bienconocida es, también, la célebre expresión de Marx: la Comu-na de París demostró la posibilidad del
self-government,
-de laautogestión de los trabajadores y, por lo tanto, de una socie-dad de autogestión.La condición fundamental de ese
self-government 
es ladestrucción del aparato burocrático del Estado. Marx recuer-da los orígenes de ese Estado:«El poder centralizado del Estado, con sus órganosomnipresentes -ejercito permanente, policía, burocracia, cle-ro y magistratura- elaborados según un plan de división siste-mática y jerárquica del trabajo, data de la época de la monar-quía absoluta, durante la cual servía a la sociedad burguesanaciente como arma poderosa en sus luchas contra el feuda-lismo.Sin embargo, su desarrollo permanecía trabado por restosmedievales de todo tipo: prerrogativas de los señores feudalesy de los nobles, privilegios locales, monopolios municipales y corporativos y Constituciones provinciales. El gigantesco ven-daval de la Revolución Francesa del siglo XVIII barrió con todosesos restos de épocas superados, liberando así, al mismo tiem-po, al sustrato social de los últimos obstáculos que se oponíana la superectructura del edificio del Estado moderno. Este fueedificado bajo el Primer Imperio...»
11111
El Estado centralizado y burocrático moderno no es másque una de las formas históricas de la organización social y dela gestión. Fue edificado a partir de las estructuras políticasmedievales -corresponde a un nuevo modo de producción, ala dominación de una nueva clase. Si, para la clase obrera, larevolución proletaria consistía, simplemente, como lo queríanMarx y Engels en su programa del
Manifiesto Comunista,
enapoderarse de la máquina del Estado esto no podía engen-drar, tal como la historia lo ha demostrado, más que nuevasformas de dominación. La Comuna demostró a Marx que sepodía ir más lejos, que era necesario ir más lejos y crear otras
1. Marx,
Adresse sur la guerre civile en France,
pág. 46. Tocqueville, en lo queconcierne al Antiguo Régimen, y más tarde H. Taine, en lo que tiene que ver conel Primer Imperio, reprodujeron la génesis de ese Estado moderno que, según Marx,debe ser destruido para ceder su lugar a la autogestión.
miento del sistema institucional existente.»En lo que a nosotros concierne, la adquisición esencial de lasinvestigaciones de autogestión y de pedagogía institucionalnos ha permitido establecer que:1. El análisis institucional aplicado al trabajo escolar se refie-re a las
determinaciones institucionales 
del comportamiento,y no a las determinaciones grupales.2.
Facilitar 
la tarea pedagógica no es, necesariamente, elresultado del análisis institucional. Este sirve, también, pararevelar los obstáculos y las imposibilidades.3. En la autogestión, la actitud «no directiva» del educador se ejerce, antes que nada, respecto al saber instituido, y estocomo un rechazo metódico a la identificación con ese saber y,por lo tanto, como una forma de negarse a «transmitir» talsedicente saber; la autogestión no debería basarse en la ideapositivista según la cual los alumnos podrían «administrar» es-pontáneamente el saber instituido, sino, por el contrario, en la«negación» de ese saber y en la elucidación del no-saber que,más que un saber ilusorio, guía nuestros actos.4. La autogestión pedagógica funciona, así, como un ana-lizador.Llamo
analizador a 
todo acontecimiento, a todo dispositivosusceptible de descomponer (análisis descomposición) unatotalidad que, hasta ese momento, se percibía en forma glo-bal. Por ejemplo, el prisma, que descompone la luz, es un
analizador.
La autogestion en cuanto analizador La autogestion en cuanto analizador La autogestion en cuanto analizador La autogestion en cuanto analizador La autogestion en cuanto analizador y contra-instituciony contra-instituciony contra-instituciony contra-instituciony contra-institucion
Ya desde las primeras experiencias de autogestión pedagó-gica, fuimos conscientes de los límites, de las ambigüedades eincluso de las contradicciones internas de la nueva escuela.Era evidente, por ejemplo, que la autogestión en la claseconstituía un islote rodeado, vigilado, reducido a una vida defracción y, en definitiva, ya sabíamos que no se podría ir muy lejos. La experiencia práctica confirmaba, de esa manera, loque ya sabíamos antes de realizarla: que no se puede liberar aun solo sector de la formación social, a un solo grupo, sindescubrir, inmediatamente, la necesidad de cambiar el con-junto del sistema social.Sin embargo, la nueva doctrina de la autogestión pedagó-gica hizo escuela. Se llegó a creer, incluso, que algunos alum-nos colocados en esta situación podrían transformar radical-mente las relaciones de formación, mediante la simple admi-nistración del saber instituido, de la institución interna del sa-ber. De esta manera, se difundió entre los educadores unaconcepción positivista de la autogestión; era una nueva técni-ca. Bastaba, entonces, con perfeccionarla para transformar radicalmente la pedagogía.En realidad, las experiencias de autogestión fueron, esen-cialmente, cuestionamientos. Se pensaba facilitar la tareapedagógica; pero lo que se hizo, sobre todo, fue construir, enlas clases, contra-instituciones que, al funcionar comoanalizadores, sacaron a luz obstáculos e imposibilidades.La organización en autogestión de la formación educativafuncionó como un
dispositivo analizador 
que permitió, sobretodo, progresar en el análisis de las instituciones. También escierto que la autogestión facilitó algunos aprendizajes: la

Activity (11)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 hundred reads
1 thousand reads
Dolores Sanchez liked this
Jesus Jimenez liked this
Jesus Jimenez liked this
Leonardo Colella liked this
Leonardo Colella liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->