Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
7Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
CONSIDERACIONES SOBRE EL ACOMPAÑAMIENTO TERAPEUTICO

CONSIDERACIONES SOBRE EL ACOMPAÑAMIENTO TERAPEUTICO

Ratings: (0)|Views: 713 |Likes:
Published by Autismo Tgd

More info:

Published by: Autismo Tgd on Apr 03, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/13/2013

pdf

text

original

 
1
CONSIDERACIONES SOBRE EL ACOMPAÑAMIENTO TERAPEUTICO.
Por Eduardo Fabián Cossi.
“… No empleéis las consolaciones, pues son inútiles; no recurráis a razones que
no persuadan; no seáis tristes con los melancólicos, pues vuestra tristeza aumentará la de 
ellos; no demostréis alegría, pues se sentirán heridos...” (Leuret)
 
En nuestros días, es probable tropezar a menudo con la noción deAcompañante Terapéutico, en diferentes ámbitos y niveles del campo asistencialen general. La figura ligada más directamente a la clínica de las psicosis, lasadicciones, los trastornos del desarrollo temprano y de la tercera edad, seextiende, sin embargo, hacia campos tan heterogéneos como el del tratamiento dediálisis, el trabajo con pacientes terminales, oncológicos, y el campo de ladiscapacidad motora, entre otros.Tan variada competencia previene, en principio, acerca de la posibilidad dedelimitar claramente los ejes centrales de la función que la noción porta, evitandocaer en desafortunadas generalizaciones.Sin embargo el fenómeno del acompañamiento terapéutico alcanza en laactualidad una magnitud y extensión tal, que torna imposible, sin costas,desatender dicha cuestión.Si bien la figura de Acompañante Terapéutico emerge en el contexto denuestra región, en la actualidad, con este nombre, se abarca una campo muyamplio y heterogéneo de prácticas cercanas que traspasa en mucho el contextoporteño, irradiándose hacía todo el país y más allá de nuestras fronteras, hastaregiones tan diferentes como Brasil, España, Italia, Colombia, Paraguay, Chile,Uruguay y Bolivia
1
.
1
Estas regiones, cabe destacarlo, asumen todas su deuda con el contexto argentino y reconocen ennuestra región el origen de sus desarrollos en el campo. Los modelos teóricos que sostienen estas
 
2
En este contexto, la figura recibe diversos tipos de reconocimientos tantodel sector público como del sector privado. Estos abarcan dos áreas principales.Por un lado, el que compete a la prestación del servicio y los distintos niveles delreconocimiento de la práctica del acompañamiento terapéutico que les soncorrelativos, y por otro lado, un reconocimiento igualmente dispar que abarca losámbitos y áreas de formación en el campo del acompañamiento terapéutico.En este sentido, existen en la actualidad desde tesis doctorales ypublicaciones sobre la temática, hasta congresos, jornadas regionales, nacionalese internacionales y diferentes sistemas de prestaciones gubernamentales delservicio, así cómo, carreras terciarias, tecnicaturas universitarias yespecializaciones de grado y postgrado que adquieren, según el contexto,diferentes formatos de diseño y diferentes niveles de impacto en la comunidad.También existen, en este orden de consideraciones, distintas formas deinstituciones representativas del sector tales como asociaciones, cooperativas ymutuales cuyas funciones, con niveles de pertenencia y representatividadigualmente heterogéneos, van desde los asuntos legales y jurídicos, hasta laorganización de la inserción en el mercado laboral y la formación de susmiembros, incluyendo en algunos casos, la investigación y los espacios detransferencia e intercambio, así como servicios de asistencia y supervisión, y laproducción de materiales bibliográficos especializados.Como dijimos ya, en el marco de este crecimiento innegable y deestimación compleja, por la cercanía relativa que el fenómeno presenta, sedestaca, sin embargo, la carencia de criterios consensuados claros que delimitenla figura, produciendo al mismo tiempo, un crecimiento, co-extensivo al de lanoción, de niveles de imprecisión de su definición, que alcanza extremos que vandesde caracterizaciones de alta especialización hasta nociones extremadamentevagas y difusas de la figura.
prácticas con modificaciones en cada región, siguen de cerca los desarrollos que se gestanpermanentemente en nuestra zona respecto de este tipo de funciones.
 
3
En el primer extremo de este continuo difuso, la figura se definehabitualmente en el marco de caracterización de un auxiliar psicoterapéutico, de lamedicina para algunos y de la psicología clínica y el psicoanálisis para otros,altamente calificado y especializado en el trabajo sobre la adherencia y la
“compliance”
(complicidad-complacencia) respecto del tratamiento, instaladopredominantemente en la dimensión transferencial, dentro del marco de los hoy
conocidos como dispositivos de “abordajes múltiples” que implican actualmente los
tratamientos de las llamadas patologías graves de la vida de relación.En el otro extremo, se podrían situar las fronteras donde el ejercicio del rolse confunde, ampliamente con figuras tales como las del auxiliar de rehabilitaciónen psiquiatría y de enfermería orientado en psiquiatría, la figura de operadorsocioterapéutico u operador comunitario, el cuidador domiciliario formal o informal(cuidador familiar), el auxiliar psicológico, etc.Un ejemplo de la magnitud que esta ambigüedad puede alcanzar, parecepresentarlo el hecho significativo que en nuestros ámbitos de desempeño, insertosde manera particular en las consideraciones conceptuales de raíz psicoanalítica,se relaciona a la función del acompañamiento terapéutico, por un lado alpsicoanálisis de raíz lacaniana, a través de la cita de Allush y el pensamientoliterario Japonés de Oé Kenzanburo, ó en la alusión a la noción milleriana departeniere múltiple, al tiempo que, desde la perspectiva ligada a la psiquiatríaempírica, igualmente fuerte en nuestra región, la noción de acompañanteterapéutico, hunde sus raíces en los inicios mismos de la tradición moral y clásicapre-asilar, de la psiquiatría moderna en la figura del empírico, en sus orígenesconocido también con el nombre de conserje.Sin embargo, la historia de la noción, sus transformaciones y sus múltiplesvías de interpretación y comprensión, tal y como fueran desarrolladas en nuestraregión e irradiadas luego hacia otros contextos, permite fácilmente conjugar en lateoría y en la práctica, estas dos grandes líneas de influencia, en un principioconstituida por la psiquiatría empírica (del brazo de la hegemonía del modelo

Activity (7)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 thousand reads
1 hundred reads
MCS10 liked this
Brian Banszczyk liked this
morgankenzo liked this
Yanina Abi Celiz liked this
Anita Hernandez liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->