Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
34Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Monografía: Retraso Mental

Monografía: Retraso Mental

Ratings: (0)|Views: 5,779|Likes:
Published by Ness

More info:

Published by: Ness on Apr 05, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/22/2014

pdf

text

original

 
 1
Introducción
El concepto de Retraso Mental ha estado presente a lo largo de toda la humanidad y suconceptualización ha sido descrita por estudiosos dedicados a esta entidad diagnósticaexperimentando sucesivas modificaciones a lo largo de los años. Sus antecedentes seremontan a épocas pasadas, ya en la literatura griega aparecieron referencias sobrepersonas semejantes a los Retrasados Mentales e inclusive en las momias egipcias seapreciaron signos de haber padecido de enfermedades relacionadas con esta NecesidadEspecial. Tampoco debemos olvidar que durante las edades de oscurantismo, tanto a laspersonas que padecían graves trastornos neuronales, motrices y mentales, eran tratadoscruelmente, despojados de prácticamente la totalidad de sus derechos delegándolos alazar e incluso, por causa de una posesión demoníaca, eran quemados vivos en hogueras.Los primeros estudios fueron realizados fundamentalmente por médicos, los quecomenzaron a aportar elementos que posibilitaron sentar las bases posteriores para llegar a la definición de esta entidad.Así, aproximadamente en el año 500 AC., el griego Alemaeón de Grotón aludió que elórgano del cuerpo donde se captaban las sensaciones, se generaban ideas y permitía elconocimiento, era el cerebro; su idea con algunos desaciertos, pero con la agudeza dedescubrir la importancia de dicho órgano.Años más tarde, Hipócrates, retomó y desarrolló esta idea y opinó que los desórdenesmentales eran resultado de enfermedades del cerebro e intentó explicar de formacoherente todas las enfermedades a partir de causas naturales e hizo mención de laAnencefalia y de otras malformaciones craneales asociadas al Retraso Mental.Antes de desarrollar este trabajo, es preciso recalcar que las personas con retraso mentaltienen un mayor riesgo que la población general de sufrir abusos fiscos, sexuales, orobos, entre otros (Williams, 1995), teniendo esto una gran importancia como psicólogos ycomo trabajadores de la salud mental y la integridad de las personas.
 
 2
Re
traso M
e
ntal (
R
M): G
e
n
e
ralidad
e
s
Concepto:Se ha tomado como definición de Retraso Mental (RM) a los datos aportados por la OMSy por Comisiones Internacionales dedicadas exclusivamente a esta patología. Todas lasdefiniciones coinciden en varios puntos que denotan la clara inclinación estadística de susdiagnósticos. De este modo, si seguimos las definiciones planteadas por los manualesestadísticos diferenciales el concepto diagnóstico del retraso mental (RM), estáconstituido por bajo CI y déficits adaptativos, y fue desarrollado por la AsociaciónAmericana de Retraso Mental en 1992, y en la DSM-IV dentro de los Trastornos de inicioen la infancia, niñez y adolescencia. Actualmente se enfatiza la idea de que el retrasomental no es una característica innata de un individuo, sino el resultado variable de lainteracción entre las capacidades intelectuales de la persona y el ambiente, es decir, laconcepción actual se ajusta a un modelo biopsicosocial.De este modo, se observa que para esta concepción del Retraso Mental, sería unalimitación general para el desenvolvimiento corriente (FEAPS. 2001) y se caracterizadopor un funcionamiento intelectual o cognitivo significativamente inferior a la media (criterioestadístico), que tiene lugar junto a limitaciones asociadas en dos o más de las siguientesáreas de habilidades adaptativas: comunicación, cuidado personal, vida en el hogar,habilidades sociales, utilización de la comunidad, autogobierno, salud y seguridad,habilidades académicas funcionales, ocio y trabajo (Joan J. Muntaner).Según el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Metales (DSM-IV) citado por Vallejo Ruiloba, es justamente la capacidad intelectual inferior a un promedio establecidocon un CI aproximado de 70 o inferior y que se acompaña con limitaciones adaptativasigualmente descriptas por Muntaner.Es sin duda la Asociación Americana de Retraso Mental (AAMR) la entidad quemayormente ha trabajado sobre el retraso mental y ha elaborado una concepción clara yprecisa de la misa a lo largo de la historia. La AAMR goza de reconocido prestigio en elmundo de la discapacidad logrado tras más de un siglo de trabajo en tareas deinvestigación relacionadas con el retraso mental. Desde su fundación en 1876, ha sidouna de sus principales preocupaciones conseguir una delimitación clara y nodiscriminatoria de la condición de las personas con retraso mental. Su heterogéneacomposición, en la que se incluyen profesionales procedentes de distintos campos comola salud, la psicología, la educación, el trabajo social, la legislación, la administración, etc.,ha hecho de esta organización un punto referencial para todos aquellos que por motivospersonales o profesionales se ven relacionados con personas que presentan deficienciasde la inteligencia.Tenemos que remontarnos al año 1921 para encontrar la primera edición de su manualsobre la definición del retraso mental (realizado junto con el Comité Nacional para laHigiene Mental). Desde aquella primera edición se han publicado nueve más (1933, 1941,1957, 1959, 1973, 1977, 1983, 1992 y 2002), siendo la actual, vigente desde 2002, la
 
 3
décima edición. Podríamos hablar de que cada década de nuestro siglo ha contado con lainfluencia de uno de estos manuales clasificatorios y, con cada nueva edición de losmismos, la definición iba puliéndose y enriqueciéndose en matices. Con ello queremosevidenciar que, lejos de tratarse de trabajos que anulaban a los inmediatamenteanteriores, se trataba de una tarea en la cual los manuales anteriores servían como basey punto de partida para una mayor y mejor comprensión del retraso mental que ibaganando en claridad, amplitud y delimitación. (AAMR, Verdugo, M.A. y Jenaro, C.)Siguiendo a la AAMR traducida por Verdugo, M.A. y Jenaro, C. El punto de partida de ladefinición tenía en el Coeficiente Intelectual (CI) su eje fundamental. La aparición de losTest de Inteligencia y su aplicación generalizada en la población estadounidense, hacíande este parámetro el dato más objetivo en el que basar cualquier tipo de investigación y lareferencia diferencial para catalogar a la población en función de sus rendimientosintelectuales. Este primer enfoque tenía un tinte "estadístico" innegable, ya que lapresencia del retraso mental se daba cuando existían dos desviaciones típicas por debajode las consideradas como norma en la sociedad (aproximadamente un CI de 70). Ellosuponía, en su época, un avance importante en cuanto se podía disponer de herramientasque objetivaran lo que a "ojos vista" era evidente como limitación de una persona. Enesos tiempos no se podían plantear objeciones de tipo cultural, social o educativo a esterevolucionario enfoque.En el desarrollo evolutivo de la definición y clasificación del retraso mental, podemosdestacar algunos hitos de especial interés. Así en la cuarta edición (1957) se publica elsistema de clasificación etiológico. Con ello se añade a la mera catalogación numéricafundamentada en parámetros que tomaban como base a la población general, el origende las causas que conducían a un rendimiento intelectual menor que el de la generalidad.Esta primera aproximación clasificadora añadía al espectro de la nomenclatura existenteun punto de inflexión importante, ya que de él se deriva la diferenciación entre lo queentraría dentro del campo del retraso mental, de forma diferenciada a lo que sería unaenfermedad mental o lesión cerebral. Sin querer entrar en profundidad en este apartado,con ello se diferencia entre aquellas personas que nacen y crecen con una limitaciónintelectual de aquellas otras que, por causas diversas, disponen en un comienzo dedotaciones normalizadas pero un hecho objetivo (habitualmente con origen en un procesoenfermizo o en un accidente) les hace devenir en personas con limitaciones en eldesempeño intelectual.(AAMR, Verdugo, M.A. y Jenaro, C.)Sólo dos años después (1959) la quinta edición incluye otro notable avance en elconcepto, la introducción formal de un criterio de conducta adaptativa en la definición.Junto con la elevación del límite de CI a una desviación típica de la media(aproximadamente un CI de 85), al cual se renunciará en la edición siguiente, supone elcambio hacia las nuevas concepciones, donde el desempeño personal ya no se ubicaexclusivamente en el rendimiento ante pruebas estandarizadas y una etiologíadeterminada, sino que comienza a tenerse en cuenta la capacidad personal de adaptarsea las condiciones que le impone el medio en que se desenvuelve. Podríamos hablar deque se imprime un carácter "ecológico" a la definición del retraso mental. Desde este

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->