Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
3Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Garcia Canclini, Nestor - Culturas Hibridas, Poderes Oblicuos[1]

Garcia Canclini, Nestor - Culturas Hibridas, Poderes Oblicuos[1]

Ratings: (0)|Views: 255|Likes:

More info:

Categories:Topics, Art & Design
Published by: Ramòn Gerònimo Olvera on Apr 06, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

04/29/2013

pdf

text

original

 
esaten os a o e aspecto e cu turas popu ares. s en esos escenar os on e esta an m sostensiblemente casi todas las categorías y las parejas de oposición convencionales(subalterno/hegemónico, tradicional/moderno) empleadas para hablar de lo popular. Sus nuevasmodalidades de organización de la cultura, de hibridación de las tradiciones de clases, etnias y naciones,requieren otros instrumentos conceptuales.¿Cómo analizar las manifestaciones que no caben en lo culto o lo popular, que brotan de sus cruceso en sus márgenes? Si esta parte insiste en presentarse como un capítulo, con citas y notas al pie, ¿no serápor falta de preparación profesional del autor para producir una serie de videoclips en que un gaucho y unpoblador de una favela conversaran sobre la modernización de las tradiciones con los migrantesmexicanos que pasan ilegalmente a los Estados Unidos, o mientras visitan el Museo de Antropología, ohacen cola en un cajero automático y comentan cómo cambiaron los carnavales de Río o Veracruz?El estilo no me preocupa sólo como modo de poner en escena la argumentación de este capítulo.Tiene que ver con la posibilidad de investigar materiales no encuadrables en los programas con queclasifican lo real las ciencias sociales. Me pregunto si el lenguaje discontinuo, acelerado y paródico delvideoclip es pertinente para examinar las culturas híbridas, si su fecundidad para deshacer los órdeneshabituales y dejar que emerjan las rupturas y yuxtaposiciones, no debiera culminar -en un discursointeresado en el saber- en otro tipo de organización de los datos.A fin de avanzar en el análisis de la hibridación intercultural, ampliaré el debate sobre los modosde nombrarla y los estilos con que se la representa. En primer lugar, discutiré una noción que aparece enlas ciencias sociales como sustituto de lo que ya no puede entenderse bajo los rótulos de culto o popular:se usa la fórmula cultura urbana para tratar de contener las fuerzas dispersas de la modernidad. Luego, meocuparé de tres procesos clave para explicar la hibridación: la quiebra y mezcla de las colecciones queorganizaban los sistemas culturales, la desterritorialización de los procesos simbólicos y la expansión delos géneros impuros. A través de estos análisis, buscaremos precisar las articulaciones entre modernidady posmodernidad, entre cultura y poder.DEL ESPACIO PUBLICO A LA TELEPARTICIPACIÓNPercibir que las transformaciones culturales generadas por las últimas tecnologías y por cambios enla producción y circulación simbólica no eran responsabilidad exclusiva de los medios comunicacionales,indujo a buscar nociones más abarcadoras. Como los nuevos procesos estaban asociados al crecimientourbano, se pensó que la ciudad podía convertirse en la unidad que diera coherencia y consistenciaanalítica a los estudios.Sin duda, la expansión urbana es una de las causas que intensificaron la hibridación cultural. ¿Quésignifica para las culturas latinoamericanas que países que a principios de siglo tenían alrededor de un 10por ciento de su población en las ciudades, concentren ahora un 60 o un 70 por ciento en lasaglomeraciones urbanas? Hemos pasado de sociedades dispersas en miles de comunidades campesinascon culturas tradicionales, locales y homogéneas, en algunas regiones con fuertes raíces indígenas, poco
 
1
García Canclini, Nestor.
Culturas Híbridas, Estrategias para entrar y salir de la Modernidad
, México D.F., Grijalbo, 1989.
 
c u a es, a acer v s e a o este nom re m t p es mens ones e cam o soc a , vo v c mo oatribuirles la responsabilidad de procesos más vastos. Ocurrió algo semejante a lo que pasaba con losmedios masivos. Se acusó a las megalópolis de engendrar anonimato, se imaginó que los barriosproducen solidaridad, los suburbios crímenes y que los espacios verdes relajan...Las ideologías urbanas atribuyeron a un aspecto de la transformación, producida por elentrecruzamiento de muchas fuerzas de la modernidad, la "explicación" de sus nudos y sus crisis. Desdeese libro de Castells se acumularon evidencias de que la "sociedad urbana" no se opone tajante al "mundorural", que el predominio de las relaciones secundarias sobre las primarias, de la heterogeneidad sobre lahomogeneidad (o a la inversa, según la escuela), no son adjudicables únicamente a la concentraciónpoblacional en las ciudades.La urbanización predominante en las sociedades contemporáneas se entrelaza con la serialización yel anonimato en la producción, con reestructuraciones de la comunicación inmaterial (desde los mediosmasivos a la telemática) que modifican los vínculos entre lo privado y lo público. ¿Cómo explicar quemuchos cambios de pensamiento y gustos de la vida urbana coincidan con los del campesinado, si no esporque las interacciones comerciales de éste con las ciudades y la recepción de medios electrónicos en lascasas rurales los conecta diariamente con las innovaciones modernas?A la inversa, vivir en una gran ciudad no implica disolverse en lo masivo y anónimo. La violenciay la inseguridad pública la inabarcabilidad de la ciudad (¿quién conoce todos los barrios de una capital?)llevan a buscar en la intimidad doméstica, en encuentros confiables, formas selectivas de sociabilidad.Los grupos populares salen poco de sus espacios, periféricos o céntricos; los sectores medios y altosmultiplican las rejas en las ventanas, cierran y privatizan calles del barrio. A todos la radio y la televisión,a algunos la computadora conectada a servicios básicos, les alcanzan la información y el entretenimientoa domicilio.Habitar las ciudades, dice Norbert Lechner en su estudio sobre la vida cotidiana en Santiago, se havuelto "aislar un espacio propio". A diferencia de lo observado por Habermas en épocas tempranas de lamodernidad, la esfera pública ya no es el lugar de participación racional desde el que se determina elorden social. Así fue, en parte, en América Latina durante la segunda mitad del siglo XIX y la primeradel XX. Basta recordar el papel de la "prensa, el teatro y los salones patricios en la conformación de unaélite criolla"; primero para sectores restringidos, luego ampliados, el liberalismo suponía que la voluntadpública debía constituirse como "resultado de la discusión y la publicidad de las opiniones individuales".Los estudios sobre la formación de barrios populares en Buenos Aires, en la primera mitad delsiglo, registraron que las estructuras microsociales de la urbanidad -el club, el café, la sociedad vecinal, labiblioteca, el comité político- organizaban la identidad de los migrantes y los criollos, enlazando la vidainmediata con las transformaciones globales que se buscaban en la sociedad y el Estado. La lectura y eldeporte, la militancia y la sociabilidad barrial, se unían en una continuidad utópica con los movimientospolíticos nacionales.
 
popu stas s n crec m ento econ m co, s n exce ente para str u r, aca an es or a os por una mezc aperversa de reconversión y recesión, firmando pactos trágicos con los especuladores de la economía(Alan García en Perú, Carlos Andrés Pérez en Venezuela, Carlos Menem en la Argentina). El uso masivode la ciudad para la teatralización política se reduce; las medidas económicas y los pedidos decolaboración al pueblo se anuncian por televisión. Las marchas, los actos en calles y plazas, sonocasionales o tienen menor eficacia. En los tres países citados, como en otros, las manifestacionespúblicas generadas por el empobrecimiento de las mayorías adoptan a veces la forma de explosionesdesarticuladas, asaltos a tiendas y supermercados, al margen de las vías orgánicas de representaciónpolítica.La pérdida del sentido de la ciudad está en relación directa con las dificultades de los partidospolíticos y sindicatos para convocar a tareas colectivas, no rentadas o de dudosa ganancia económica. Lamenor visibilidad de las estructuras macrosociales, su subordinación a circuitos no materiales y diferidosde comunicación, que mediatizan las interacciones personales y grupales, es una de las causas por las quecayó la credibilidad de los movimientos sociales omnicomprensivos, como los partidos que concentrabanel conjunto de las demandas laborales y de representación cívica. La emergencia de múltiplesreivindicaciones, ampliada en parte por el crecimiento de reclamos culturales y referidos a la calidad devida, suscita un espectro diversificado de organismos voceros: movimientos urbanos, étnicos, juveniles,feministas, de consumidores, ecológicos, etcétera. La movilización social, del mismo modo que laestructura de la ciudad, se fragmenta en procesos cada vez más difíciles de totalizar.La eficacia de estos movimientos depende, a su vez, de la reorganización del espacio público. Susacciones son de baja resonancia cuando se limitan a usar formas tradicionales de comunicación (orales,de producción artesanal o en textos escritos que circulan de mano en mano). Su poder crece si actúan enlas redes masivas: no sólo la presencia urbana de una manifestación de cien o doscientas mil personas,sino -más aún- su capacidad de interferir el funcionamiento habitual de una ciudad y encontrar eco, por eso mismo, en los medios electrónicos de información. Entonces, a veces, el sentido de lo urbano serestituye, y lo masivo deja de ser un sistema vertical de difusión para convertirse en expresiónamplificada de poderes locales, complementación de los fragmentos.En un tiempo en que la ciudad, la esfera pública, es ocupada por actores que calculan técnicamentesus decisiones y organizan tecnoburocráticamente la atención a las demandas, según criterios derentabilidad y eficiencia, la subjetividad polémica a simplemente la subjetividad, se repliega al ámbitoprivado. El mercado reordena el mundo público como escenario del consumo y dramatización de lossignos de status. Las calles se saturan de coches, de personas apresuradas hacia el cumplimiento deobligaciones laborales o hacia el disfrute de una recreación programada, casi siempre, según elrendimiento económico.Una organización distinta del "tiempo libre", que lo convierte en prolongación del trabajo y ellucro, contribuye a esta reformulación de lo público. De los desayunos de trabajo al trabajo, a losalmuerzos de negocios, al trabajo, a ver qué nos ofrece la televisión en la casa, y algunos días a las cenasde sociabilidad redituable. El tiempo libre de los sectores populares coaccionados por el subempleo y eldeterioro salarial, es aún menos libre al tener que ocuparse en el segundo, el tercer trabajo, o en buscarlos.

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->