Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
001017 Iniciativa de Ley Nacional de las Personas Adultas Mayores

001017 Iniciativa de Ley Nacional de las Personas Adultas Mayores

Ratings: (0)|Views: 11 |Likes:
Iniciativa de Ley que presenté como Diputado Federal en el año 2000 en la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión. Después de su discusión y en un marco de una correlación de fuerzas que no nos favorecía, se aprobo un Ley la cual dejó fuera las partes sustantivas de la misma. De todos modos la comparto con el propósito de que pueda ser un documento de consulta para las nuevas y las viejas generaciones
Iniciativa de Ley que presenté como Diputado Federal en el año 2000 en la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión. Después de su discusión y en un marco de una correlación de fuerzas que no nos favorecía, se aprobo un Ley la cual dejó fuera las partes sustantivas de la misma. De todos modos la comparto con el propósito de que pueda ser un documento de consulta para las nuevas y las viejas generaciones

More info:

Published by: Arq Jaime Martínez Veloz on Apr 07, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

02/06/2013

pdf

text

original

 
INICIATIVA DE LEY NACIONALDE LAS PERSONASADULTAS MAYORES
DIP. JAIME MARTINEZ VELOZCAMARA DE DIPUTADOS DELCONGRESO DE LA UNION
MEXICO D.F. 17 DE OCTUBRE DEL AÑO 2000
 
EXPOSICION DE MOTIVOS
La disminución de las tasas de natalidad en nuestro país, actualmente del 1.7 porciento, según el Consejo Nacional de Población y Vivienda, aunada al avance de lamedicina que ha propiciado el incremento en las expectativas de vida a 73 o más años,han generado que el sector poblacional de las personas adultas mayores sea el quepresente la mayor dinámica de crecimiento.En la República Mexicana existen alrededor de 6 millones de personas mayores de 60años, mexicanas y mexicanos que a lo largo de décadas hicieron una contribucióninvaluable en la construcción de este país. Según las tendencias poblacionales, elnúmero de personas de edad avanzada es real y proporcionalmente cada vez mayor.Según proyecciones en 10 años habrá 10 millones de personas adultas mayores; parael año 2025 alrededor de 17 millones; y para el año 2050 uno de cada cuatromexicanos formará parte de la tercera edad.México se encamina rápidamente a convertirse en una sociedad envejecida, a uninvierno demográfico como dijera un especialista, lo cual no hemos valoradodebidamente, ni mucho menos tomado las previsiones necesarias para afrontar estasituación cuando se presente.Actualmente, la situación en la que viven las personas adultas mayores mexicanas esmuy preocupante: la mayor parte viven en la pobreza o la pobreza extrema; sufren porla desigualdad y la marginación; no cuentan con el apoyo de una institución deseguridad social; sólo poco más de una quinta parte dispone de una jubilación opensión que, dicho sea de paso, es notoriamente insuficiente para atender susnecesidades; sus niveles de salud y alimentación son precarios y muchos sufren deabandono o son confinados para esperar la muerte. Son ellos quienes más han sentidoel peso de la crisis económica y de los consiguientes programas de ajuste.Algunos incluso son sujetos de despojo de sus bienes, malos tratos y agresiones, alinterior del núcleo familiar. A la mayoría, su edad les impide ocupar un empleo que lesayude a tener ingresos y solventar las carencias. Si a ello agregamos que una granparte de ellos no tiene acceso a centros de recreación, ni cuentan con la posibilidad deemplear productivamente su tiempo libre, el panorama es desalentador y por ello esurgente tomar medidas al respecto.Si no se tiene claridad en que uno de los mayores retos que tenemos que enfrentarcomo sociedad, es la formulación de una estrategia integral para atender lasnecesidades de este sector, a corto plazo las soluciones serán más complejas ycostosas política y socialmente. Es preciso iniciar a la brevedad la toma de decisionespara ofrecer tanto a las personas adultas mayores quienes los serán en el futuro,condiciones para una vida digna.La situación en la que viven las personas adultas mayores no es sólo responsabilidadgubernamental, aún cuando la oferta institucional es insuficiente y frágil ante lamagnitud de la demanda actual. Como sociedad no se ha tenido la visión de crearles el
 
porvenir tranquilo y esperanzador que haga justicia a sus esfuerzos de toda una vida.Hemos devaluado la dignidad y menospreciado el potencial de nuestras personasadultas mayores, bajo la errónea lógica utilitarista e inhumana de la estructuraproductiva, que plantea que mientras más años tiene una persona, menos aporta a lafamilia y a la sociedad.Las personas de edad, con su percepción de la vida y experiencia, su generosidad, sucomprensión, amor y entrega a las causas que consideran justas, nos demuestran adiario lo equivocado de estos conceptos. Ellos quieren seguir activos físicamente,mentalmente socialmente y espiritualmente; pero somos nosotros quienes porcomodidad, incomprensión o indiferencia, los relegamos a desempeñar roles que loscondenan a una vida sedentaria e intrascendente o a la realización de labores noremuneradas pero vitales para el desarrollo familiar, como el cuidado de los niños oparientes enfermos.En la vida social deben caber todas las edades y las personas adultas mayores en todasu heterogeneidad, trátese de matrimonios, viudas, viudos, solteras o solteros,jubilados, pensionados, enfermos o discapacitados. No es justo, bajo ninguna óptica,que la sociedad margine a los sectores más vulnerables, entre los que se encuentra elde las personas adultas mayores.Debemos impulsar una política social en la que uno de los valores es el respeto y lasolidaridad hacia las personas adultas mayores. Debemos fomentar una cultura delenvejecimiento distinta a la prevaleciente, en la que llegar a viejo no sea una afrenta,sino por el contrario, un status al que se aspire por el reconocimiento social quemerece.Si bien es cierto que desde 1979 contamos con una institución denominada InstitutoNacional de la Senectud, mejor conocido como INSEN éste aún no ha logrado alcanzarlos fines que motivaron su creación. En gran medida, sus limitaciones han sido comoconsecuencia de la minúscula asignación de presupuesto gubernamental a eseorganismo y por la falta de capacidad para hacerse llegar de otros ingresos públicos yprivados para desarrollar suficientes y fructíferas acciones que vengan a satisfacer lasdemandas de las personas adultas mayores de nuestro país.La desafortunada realidad del INSEN, nos indica esa noble institución, ha sidoidentificada solamente como aquella que ofrece una tarjeta para obtener unos cuantosdescuentos mas que como un verdadero organismo público que abandere y defiendalas causas de las personas adultas mayores de nuestro país.Cabe destacar los esfuerzos del Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de laFamilia (DIF) que han colaborado con las causas del INSEN, pero los esfuerzos yresultados han sido limitados.Por ello, proponemos la creación del Instituto Nacional de las Personas AdultasMayores que sea dirigido por ellos mismos, por las propias personas adultas mayores yno por funcionarios jóvenes que en gran medida no cuentan con la sensibilidad, laexperiencia de las limitaciones y necesidades que padece ese sector tan vulnerable.

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->