Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
143Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Ética a Nicómaco - Aristóteles - Selección de textos

Ética a Nicómaco - Aristóteles - Selección de textos

Ratings:

4.96

(68)
|Views: 40,742 |Likes:
Published by Antesdelascenizas
Selección de textos de la obra de Aristóteles "Ética a Nicómaco"
Selección de textos de la obra de Aristóteles "Ética a Nicómaco"

More info:

Published by: Antesdelascenizas on May 14, 2007
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/25/2013

pdf

text

original

 
É
tica a Nic
ó
maco (Selecci
ó
n de textos)
 Libro I : Sobre la felicidad 
 I.1.- Introducci
ó
n: toda actividad humana tiene un fin
Todo arte y toda investigaci
ó
n e, igualmente, toda acci
ó
n y libre elecci
ó
n parecen tender aalg
ú
n bien; por esto se ha manifestado, con raz
ó
n, que el bien es aquello hacia lo que todas las cosastienden. Sin embargo, es evidente que hay algunas diferencias entre los fines, pues unos sonactividades y los otros obras aparte de las actividades.
 I.2.- La
é 
tica forma parte de la pol
í 
tica
Si, pues, de las cosas que hacemos hay alg
ú
n fin que queramos por s
í 
mismo, y las dem
á
scosas por causa de
é
l, y lo que elegimos no est
á
determinado por otra cosa -pues as
í 
el procesoseguir
í 
a hasta el infinito, de suerte que el deseo ser
í 
a vac
í 
o y vano-, es evidente que este fin ser
á
lobueno y lo mejor. ¿No es verdad, entonces, que el conocimiento de este bien tendr
á
un gran peso ennuestra vida y que, como aquellos que apuntan a un blanco, alcanzar
í 
amos mejor el que debemosalcanzar? Si es as
í 
, debemos intentar determinar, esquem
á
ticamente al menos, cu
á
l es este bvien y acu
á
l de las ciencias o facultades pertenece. Parecer
í 
a que ha de ser la suprema y directiva en gradosumo.
É
sta es, manifiestamente, la pol
í 
tica.
 I.3.- Dificultad de la ciencia pol
í 
tica
Cuando se trata de la pol
í 
tica, el joven no es un disc
í 
pulo apropiado, ya que no tieneexperiencia de las acciones de la vida, y los razonamientos parten de ellas y versan sobre ellas;adem
á
s, siendo d
ó
cil a sus pasiones, aprender
á
en vano y sin provecho, puesto que el fin de lapol
í 
tica no es el conocimiento, sino la acci
ó
n. Y poco importa se es joven en edad o de car
á
cter juvenil; pues el defecto no radica en el tiempo, sino en vivir y procurar todas las cosas de acuerdocon la pasi
ó
n. Para tales personas, el conocimiento resulta in
ú
til, como para los incontinentes; encambio, para los que orientan sus afanes y acciones seg
ú
n la raz
ó
n, el saber acerca de estas cosasser
á
muy provechoso.[...]
 I.4.- Principales modos de vida
El vulgo y los m
á
s groseros identifican el bien y la felicidad con el placer, y , por eso, amanla vida voluptuosa -los principales modos de vida son, en efecto, tres:la que acabamos de decir, la pol
í 
tica y, en tercer lugar, la contemplativa-. La generalidad d elloshombres se muestran del todo serviles al preferir una vida de bestias [...].En cambio, los mejor dotados y los activos creen que el bien son los honores, pues tal esordinariamente el fin de la vida pol
í 
tica. Pero, sin duda, este bien es m
á
s superficial que lo quebuscamos, ya que parece que radica m
á
s en los que conceden los honores que en el honrado, yadivinamos que el bien es algo propio y dif 
í 
cil de arrebatar. [...]El tercer modo de vida es el contemplativo, que examinaremos m
á
s adelante.En cuanto a la v
í 
a de los negocios, es algo violento, y es evidente que la riqueza no es elbien que buscamos, pues es
ú
til en orden a otro. [...]1
 
 I.5.- El bien del hombre es un fin en s
í 
mismo, perfecto y suficiente
Pero volvamos de nuevo al bien objeto de nuestra investigaci
ó
n e indaguemos qu
é
es. Porqueparece ser distinto en cada actividad y en cada arte: uno es, en efecto, en la medicina, otro en laestrategia, y as
í 
sucesivamente. ¿Cu
á
l es, por tanto, el bien de cada una? ¿No es aquello a causa delo cual se hacen las dem
á
s cosas? Esto es, en la medicina, la salud; en la estrategia, la victoria; en laarquitectura, la casa; en otros casos, otras cosas, y en toda acci
ó
n y decisi
ó
n es el fin, pues es convistas al fin como todos hacen las dem
á
s cosas. De suerte que, si hay alg
ú
n fin de todos los actos,
é
ste ser
á
el bien realizable, y si hay varios, ser
á
n estos.[...] Sencillamente, llamamos perfecto lo que siempre se elige por s
í 
mismo y nunca por otracosa. Tal parece ser, sobre todo, la felicidad, pues la elegimos por ella misma y nunca por otra cosa,mientras que los honores, el placer, la inteligencia y toda virtud, los deseamos en verdad, por s
í 
 mismos (puesto que desear
í 
amos todas estas cosas, aunque ninguna ventaja resultara de ellas), perotambi
é
n los deseamos a causa de la felicidad, pues pensamos que gracias a ellos seremos felices. Encambio, nadie busca la felicidad por estas cosas, ni en general por ninguna otra.[...] Consideramos suficiente lo que por s
í 
solo hace deseable la vida y no necesita nada, ycreemos que tal es la felicidad. Es lo m
á
s deseable de todo, sin necesidad de a
ñ
adirle nada; pero esevidente que resulta m
á
s deseable, si se le a
ñ
ade el m
á
s peque
ñ
o de los bienes, pues la adici
ó
norigina una superabundancia de bienes, y, entre los bienes, el mayor es siempre m
á
s deseable. Esmanifiesto, pues que la felicidad es algo perfecto y suficiente, ya que es el fin de los actos.Decir que la felicidad es lo mejor parece ser algo un
á
nimemente reconocido, pero, con todo,es deseable exponer a
ú
n con m
á
s claridad lo que es. Acaso se conseguir
í 
a esto si se lograra captar lafunci
ó
n del hombre, En efecto, como en el caso de un flautista, de un escultor y de todo artesano, yen general de los que realizan alguna funci
ó
n o actividad parece que lo bueno y el bien est
á
n en lafunci
ó
n, as
í 
tambi
é
n ocurre, sin duda en el caso del hombre, si hay alguna funci
ó
n que le es propia.¿Acaso existen funciones y actividades propias del carpintero, del zapatero, pero ninguna delhombre, sino que
é
ste es por naturaleza inactivo? ¿O no es mejor admitir que as
í 
como parece quehay alguna funci
ó
n propia del ojo y de la mano y del pie, y en general de cada uno de los miembros,as
í 
tambi
é
n pertenecer
í 
a al hombre alguna funci
ó
n aparte de
é
stas? ¿Y cu
á
l, precisamente, ser
á
estafunci
ó
n? El vivir, en efecto, parece tambi
é
n com
ú
n a las plantas, y aqu
í 
buscamos lo propio.Debemos, pues dejar de lado la vida de nutrici
ó
n y crecimiento. Seguir
í 
a despu
é
s la sensitiva, peroparece que tambi
é
n
é
sta es com
ú
n al caballo, al buey y a todos los animales. Resta, pues, ciertaactividad propia del ente que tiene raz
ó
n. Pero aqu
é
l, por una parte, obedece a la raz
ó
n, y por otra,la posee y piensa. Y como esta vida racional tiene dos significados, hay que tomarla en sentidoactivo, pues parece que primordialmente se dice en esta acepci
ó
n. Si, entonces, la funci
ó
n propia delhombre es una actividad del alma seg
ú
n la raz
ó
n, o que implica la raz
ó
n, y si, por otra parte,decimos que eta funci
ó
n es espec
í 
ficamente propia del hombre y del hombre bueno, como el tocarla citara es propio de un citarista y de un buen citarista, y as
í 
en todo a
ñ
adi
é
ndose a la obra laexcelencia queda la virtud (pues es propio de un citarista tocar la c
í 
tara y del buen citarista tocarlabien), siendo esto as
í 
, decimos que la funci
ó
n del hombre es una cierta vida, y
é
sta es una actividaddel alma y unas acciones razonables, y la del hombre bueno estas mismas cosas bien yhermosamente, y cada uno se realiza bien seg
ú
n su propia virtud; y si esto es as
í 
, resulta que
el biendel hombre es una cierta actividad del alma de acuerdo con la virtud, y si las virtudes son varias,de acuerdo con la mejor y m
á
s perfecta, y adem
á
s en una vida entera.
Porque una golondrina nohace verano, ni un solo d
í 
a, y as
í 
tampoco ni un s
ó
lo d
í 
a ni un instante bastan para hacer venturoso yfeliz.2
 
 I.6.- La felicidad y los bienes exteriores
[...] Pero es evidente que la felicidad necesita tambi
é
n de los bienes exteriores, comodijimos; pues es imposible o no es f 
á
cil hacer el bien cuando no se cuenta con recursos. Muchascosas, en efecto, se hacen por medio de los amigos o de la riqueza o el poder pol
í 
tico, como si setratase de instrumentos; pero la carencia de algunas cosas, como la nobleza de linaje, buenos hijos ybelleza, empalan la dicha; pues uno que fuera de semblante fe
í 
simo o mal nacido o solo y sin hijos,no podr
í 
a ser feliz del todo, y quiz
á
menos a
ú
n aqu
é
l cuyos hijos o amigos fueran completamentemalos, o, siendo buenos, hubiesen muerto. Entonces, como hemos dicho, la felicidad parecenecesitar tambi
é
n de tal prosperidad y por esta raz
ó
n algunos identifican la felicidad con la buenasuerte, mientras que otros la identifican con la virtud.
 I.7.- La felicidad y la vida
[...] Hemos dicho que la felicidad es una cierta
actividad 
del alma de acuerdo con la virtud.[...] De acuerdo con esto, es razonable que no llamemos feliz al buey, ni al caballo ni a ning
ú
n otroanimal, pues ninguno de ellos es capaz de participar de tal actividad. Por la misma causa, tampocoel ni
ñ
o es feliz, pues no es capaz todav
í 
a de tales acciones por su edad; pero algunos de ellos sonllamados felices porque se espera que lo sean en el futuro. Pues
la felicidad requiere, como dijimos,una virtud perfecta y una vida entera
, ya que muchos cambios y azares de todo g
é
nero ocurren a lolargo de la vida, y es posible que el m
á
s pr
ó
spero sufra grandes calamidades en su vejez [...] y nadieconsidera feliz al que ha sido v
í 
ctima de tales percances y ha acabado miserablemente.Entonces, ¿no hemos de considerar feliz a ning
ú
n hombre mientras, viva, sino que ser
á
 necesario [...] ver el fin de su vida? [...] Est
á
claro que si seguimos las vicisitudes de la fortuna,llamaremos al mismo hombre tan pronto feliz como desgraciado, representando al hombre felizcomo una especie de camale
ó
n y sin fundamentos s
ó
lidos. Pero en modo alguno ser
í 
a correctoseguir las vicisitudes de la fortuna, porque la bondad o maldad de un hombre no dependen de ellas,aunque, como dijimos, la vida humana las necesita; pero las actividades de acuerdo con la virtuddesempe
ñ
an el papel principal en la felicidad, y las contrarias, el contrario.[...] Lo que buscamos, entonces, pertenecer
á
al hombre feliz, y ser
á
feliz toda su vida; puessiempre o preferentemente har
á
y contemplar
á
lo que es conforme a la virtud y soportar
á
lasvicisitudes de la vida lo m
á
s noblemente y con moderaci
ó
n en toda circunstancia el que esverdaderamente bueno [...]. Pero como hay muchos acontecimientos que ocurren por azares defortuna y se distinguen por su grandeza o peque
ñ
ez, es evidente que los de peque
ñ
a importancia,favorables o adversos, no tienen mucha influencia en la vida, mientras que los grandes y numerososhar
á
n la vida m
á
s venturosa (pues por su naturaleza a
ñ
aden orden y belleza y su eso es noble ybueno); en cambio, si acontece lo contrario, oprimen y corrompen la felicidad, porque traen penas eimpiden muchas actividades. Sin embargo, tambi
é
n en
é
stos brilla la nobleza, cuando uno soportacon calma muchos y grandes infortunios, no por insensibilidad, sino por ser noble y magn
á
nimo.As
í 
, si las actividades rigen la vida, como dijimos, ning
ú
n hombre venturoso llegar
á
a serdesgraciado, pues nunca har
á
lo que es odioso y vil. Nosotros creemos, pues, que el hombreverdaderamente bueno y prudente soporta dignamente todas las vicisitudes de la fortuna y act
ú
asiempre de la mejor manera posible, en cualquier circunstancia, como un buen general emplea elej
é
rcito de que dispone lo m
á
s eficazmente posible para la guerra, y un buen zapatero hace el mejorcalzado con el cuero que se le da, y de la misma manera que todos los otros art
í 
fices. Y si esto esas
í 
, el hombre feliz jam
á
s ser
á
desgraciado, aunque tampoco venturoso, si cae en desgracia.3

Activity (143)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 hundred reads
1 thousand reads
1 hundred thousand reads
tutareas07 liked this
Marc Os Alves liked this
Marc Os Alves liked this
Eber Edison liked this
stephanie nicole liked this
Raquel Fergnani liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->