Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
2Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
enrique rattin

enrique rattin

Ratings: (0)|Views: 439|Likes:
Published by javier_1000

More info:

Published by: javier_1000 on Apr 11, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

11/14/2012

pdf

text

original

 
Enrique Rattín*
De nuestra práctica
La clínica psicoanalítica refuta cualquier idea de una entidad que se podríanombrar "depresión." Esta refutación tiene hoy más que nunca una urgenciaética, en vista de la degradación respecto al consumidor de una "felicidadsupuesta" ofrecida por la obscenidad de un discurso psicologizante que encubrelos sufrimientos particulares. La extensión contemporánea del término depresiónno es más que uno de los síntomas del malestar en la cultura, que resulta de lainvasión del discurso de la ciencia en nuestro modo de goce. La función delpsicoanálisis es ética en vista de ciertos efectos de la regresión experimentadospor la medicina y la psiquiatría, como resultado de su progreso mismo hacia unapretendida ciencia. La farmacología trabaja solamente en procesos somáticossiendo sólo ocasionalmente imprescindible. La clínica psicoanalítica, en cambio,trabaja en el origen de la causa, considerando así, la depresión en cada sujeto.Los dos referentes principales que nos orientan en esta clínica de las depresionesson Freud y Lacan ya que ponen en juego la relación del sujeto con el goce.Freud aborda la pregunta en "Duelo y Melancolía." Lo depresivo acompaña eltrabajo del duelo, que tiene como función la simbolización de la pérdida del objetoy un funcionamiento de una nueva distribución de la libido. El final del trabajo delduelo releva al sujeto del peso del objeto, con el efecto de la elación. El sujeto alsufrir la pérdida, experimenta algunos efectos depresivos. Freud lo presenta comouna lucha entre el yo y el objeto perdido: o el yo triunfa con el duelo (elación), o lasombra del objeto cae sobre el yo (melancolía). En esto último el sujeto seencuentra identificado como resto, con un objeto de un goce del cual él no puedasepararse y ya no como causa del objeto del deseo. Lacan, en su textoTelevisión, se acerca al tema con la serie: ansiedad, tristeza, y " gai saber ". Latristeza calificada como depresión, "es simplemente el fallar moral, una cobardíamoral, que en última instancia, sólo es situada por el pensamiento, es decir, por eldeber del biendecir o de reconocerse en el inconsciente, en la estructura." Yagrega: "si esta cobara, como desecho del inconsciente, termina en una
 
psicosis, es el retorno en lo real de lo que es rechazado del lenguaje; es por laexcitación maníaca que ese retorno se hace mortal". Al fallar lo simbólico, lo queencontramos es una renuncia del sujeto que en su deseo queda enfrentado algoce, resultando afectado de un modo depresivo.
Diversidad y estructuras
Estos puntos de la referencia nos orientan en la diversidad de las manifestacionesdepresivas reflejadas por la difracción del significante amo en la "depresión" parala clínica freudo-lacaniana: duelo, ansiedad, inhibición, paso al acto,rechazamiento del inconsciente, melancolía, abandono, tristeza, cobardía moral,repugnancia de uno mismo, dolor de existir. La clínica psicoanalítica tiene queexplicar así cada una de estas formas muy diversas de depresión elaborandocómo cada sujeto está inscripto con su sufrimiento en una estructura articulable.Ofrezcamos algunos abordajes. Anterior a la castración, la depresión puedeconstituir una forma de defensa, una tentativa en la ocultación. Ésta, por ejemplo,es la opción del neurótico que, s que asumir su castración, prefiere laculpabilidad, el fallar uno mismo, como costo para su negación de la realidad deesa castración. Diferente a cuando la castración no funciona para un sujeto, queentre otras posibilidades, llevaría a una depresión melancólica. Para el sujetohistérico, éstos son los efectos depresivos que acompañan al efecto de ladeflación fálica, y se la encuentra en un análisis o fuera del.El sujeto queda destituido de su posición en la identificación imaginaria con elfalo. Así permanece enteramente en otra perspectiva, que la depresión puedetambién utilizar y es un excedente del estado de que el significante amo seencuentre sin asimiento y sin efecto. El lugar que oculta la impotencia delsignificante amo que el histérico intenta él mismo en demostrar. En una clínicadiferenciada, a la depresión se la puede referir tanto a la identificación como a laenajenación. La caída de las identificaciones ideales le muestra al sujeto aquelloque su lazo con el objeto veló, y que él percibe como los intereses del Otro: no elideal sino el objeto sí mismo. El depresivo sufre este descubrimiento que no debe
 
de todos modos ser confundido con la depresión como rasgo de la identificación,que es cuando un sujeto se identifica con un objeto querido encontrado en otrosujeto, del cual él pide prestado este rasgo. Los efectos depresivos se conservande una manera muy general y se relacionan con la enajenación: el sujeto sufre desu estado como mera marioneta en la misericordia de una otra omnipresencia. Ladepresión como una defensa contra el machacamiento del peso del Otro que setraduce como forma de ponerse el sujeto al servicio de un Otro que no leresponde.
Goce y depresiones
La relación con las enumeraciones del objeto, da otro ángulo para la naturaleza delas manifestaciones depresivas. Desarrollaremos este acercamiento comenzandocon esta pregunta: ¿cómo están conectados el goce y la depresión y cómoaparece especialmente manifiesto en el mundo contemporáneo? Si la depresión,se parece a un fenómeno moderno lo es al menos en la extensión tomada por susignificante amo a partir de la época del nacimiento del psicoanálisis. Elsufrimiento depresivo no obstante ha existido siempre, y no solamente en lassociedades tocadas por el discurso de la ciencia. ¿El hablante-ser, entonces, estádispuesto estructuralmente a la depresión simplemente porque él carece delsignificante amo, o es éste solamente el problema del sujeto moderno? ¿No seráalgo de la manera de ocuparse de esta carencia lo que está en juego en lacuestión de la depresión? El sujeto de la falta tiene dos maneras de situarse ensu relación al goce: 
1)
Actuando con esta falta, avanza en su función creativa de estructuración. Setrata de la castración operando para la fabricación de un sujeto deseante. 
2)
Cubriendo esta carencia, encuentra un tapón transitorio en el precio derenunciar a su deseo. Renuncia pulsional en el intercambio para una acumulaciónde goce en la trayectoria hacia la depresión. Si Lacan observa que el sujeto esfeliz en todas las modalidades de su encuentro con el objeto (bajo la ansiedad, de

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->