Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
5Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
SolicitudDelegaciondelGobierno

SolicitudDelegaciondelGobierno

Ratings: (0)|Views: 3,695|Likes:
Published by Carlistas
Solicitud a la Delegación del Gobierno para que prohíba la procesión blasfema e insultantemente anticatólica del Jueves Santo en Madrid.
Solicitud a la Delegación del Gobierno para que prohíba la procesión blasfema e insultantemente anticatólica del Jueves Santo en Madrid.

More info:

Published by: Carlistas on Apr 13, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/04/2013

pdf

text

original

 
A LA SRA. DELEGADA DEL GOBIERNO EN MADRID
C/ Miguel Ángel nº 2528071 Madrid
Doña MARÍA CUERVO-ARANGO CIENFUEGOS-JOVELLANOS
,mayor de edad, de nacionalidad española, viuda,XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX, en representación de la AsociaciónPolítica
COMUNIÓN TRADICIONALISTA CARLISTA” (C.T.C.)
XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX, en sucondición de
Presidenta de la Junta de Gobierno
y representante legal de dichaAsociación Política, comparezco, y como en Derecho mejor proceda,DIGO:
I.-
Es de público conocimiento que para el próximo día 21 de abril, JuevesSanto, ha sido convocada por distintas asociaciones (Asociación Madrileña deAteos y Librepensadores, Ateos en Lucha, Playa de Lavapiés), u otros colectivos(Albatros, Volia, Cruento Cuento), una marcha que los propios convocantesdenominan “procesiónque recorrerá diversas calles del barrio de Lavapiés(Plaza de Tirso de Molina, calle de San Pedro Mártir, calle Calvario, calle deJesús y María, calle San Carlos, calle de Santa Isabel, calle del Ave María, callede la Fe y Plaza de Lavapiés) en Madrid, en un horario coincidente con lasclásicas procesiones de Jesús del Gran Poder y de Jesús el Pobre.En la convocatoria se anuncia la presencia de distintos “pasos” a los quehan asignado nombres en escarnio de los que las Cofradías de Semana Santaasignan a los suyos propios.
II.-
Los convocantes cifran su pretendido derecho bajo el art. 21 de laConstitución Española, que acoge los derechos fundamentales de reunión ymanifestación.
1
 
Es indiscutible que el Estado social y democrático de Derecho (art. 1 CE)que diseña nuestro más alto texto normativo permite la expresión pública de losfundamentos del ateísmo en cuanto también admite y garantiza la libertadideológica.Sin embargo, hemos de partir de la doctrina general elaborada por elTribunal Constitucional en relación con el derecho fundamental regulado en elart. 21 CE, según ha quedado expuesta, entre otras, en las Sentencias de 12 defebrero de 2007, STC 31/2007; de 3 de abril de 2006, STC 110/2006; y de 22 demayo de 2006, STC 163/2006. En la última de las citadas se afirma que : endiversas Sentencias, entre las que cabe destacar las SSTC 124/2005, de 23 demayo, 195/2003, de 27 de octubre, 42/2000, de 14 de febrero, 66/1995, de 8 demayo, y 55/1988, de 28 de abril , ha caracterizado el derecho fundamental dereunión reconocido en el art. 21 CE
 
como una manifestación colectiva de lalibertad de expresión efectuada a través de una asociación transitoria de personas,que opera a modo de técnica instrumental puesta al servicio del intercambio oexposición de ideas, la defensa de intereses o la publicidad de problemas yreivindicaciones, y cuyos elementos configuradores son el subjetivo, agrupaciónde personas, el temporal, duración transitoria,
el finalista, licitud de la finalidad
y el real y objetivo, lugar de celebración.Por lo que se refiere a los límites también ha tenido ocasión el TribunalConstitucional de afirmar que, al igual que los demás derechos fundamentales, elderecho de reunión
no es un derecho absoluto o ilimitado.
 Cierto es que el límite del respeto al orden público en este caso no serefiere al orden como sinónimo de respeto a los principios y valores jurídicos ymetajurídicos que están en la base de la convivencia social y son fundamento delorden social, económico y político. El contenido de las ideas o lasreivindicaciones que pretenden expresarse y defenderse mediante el ejercicio delderecho de manifestación
 
y concentración pública no puede ser sometido acontroles de oportunidad política ni a juicios en los que se emplee como canon elsistema de valores que cimientan y dan cohesión al orden social en un momentohistórico determinado. Al ponderar la aplicación el límite del art. 21.2, lospoderes públicos deben garantizar el ejercicio del derecho de reunión por parte detodos en condiciones de igualdad y sin discriminación alguna en razón delcontenido de los mensajes que los promotores de las concentraciones pretendentransmitir 
salvo, claro es, que ese contenido infrinja la legalidad.
Así pues, por lo que se refiere a la limitación del derecho de reunión, elTribunal Constitucional ha recordado que dicho derecho "
no es un derechoabsoluto o ilimitado, sino que, al igual que los demás derechos fundamentales,tiene límites
” (SSTC 2/1982, de 29 de enero, FJ 5 ; 36/1982, de 16 de junio;59/1990, de 29 de marzo, FFJJ 5 y 7; 66/1995, de 8 de mayo, FJ 3
2
 
EDJ1995/2054; y ATC 103/1982, de 3 de marzo, FJ 1 ), entre los que seencuentra tanto el específicamente previsto en el propio art. 21.2 CE -alteracióndel orden público con peligro para personas y bienes-, como aquellos otros quevienen impuestos por la necesidad de
evitar que un ejercicio extralimitado deese derecho pueda entrar en colisión con otros valores constitucionales-
(FJ2), lo que también se deduce del art. 10.1 CE
 
(STC 195/2003, de 27 de octubre,FJ 4La propia jurisprudencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanostambién sostiene que la protección de las opiniones y de la libertad de expresarlasconstituye uno de los objetivos de la libertad de reunión- (STEDH caso Stankov,de 2 de octubre de 2001, § 85), o también que la libertad de expresión constituyeuno de los medios principales que permite asegurar el disfrute efectivo delderecho a la libertad de reunión y de asociación (STEDH caso Rekvényi, de 20de mayo de 1999, § 58)" (STC 195/2003, de 27 de octubre, FJ 3 ).).El Convenio Europeo de Derechos Humanos
 
(CEDH),
 
en su art. 11.
 
,prevé "
la posibilidad de adoptar las medidas restrictivas que -previstas en laLey, sean necesarias, en una sociedad democrática, para la seguridad nacional,la seguridad blica, la defensa del orden y la prevención del delito, laprotección de la salud o
de la moral, o la protección de los derechos ylibertades ajenos
. De ahí que, en los casos en los que existan razones fundadasque lleven a pensar que los límites antes señalados no van a ser respetados, laautoridad competente puede exigir que la concentración se lleve a cabo de formarespetuosa con dichos límites constitucionales, o incluso, si no existe modoalguno de asegurar que el ejercicio de este derecho los respete, puede prohibirla.
III.-
Se concluye, por tanto, que en el derecho de manifestación, ademásdel límite expreso de “
alteración del orden público con peligro para personas ybienes
”, se encuentran los implícitos relativos a que una determinadamanifestación sea contraria a otros valores constitucionales o que por su propiocontenido o intención persiga fines ilícitos.Y es precisamente en el supuesto que aquí nos ocupa donde se observa lavulneración de otros valores constitucionales y la finalidad ilícita de la misma, aldirigirse el ejercicio del derecho de manifestación a la vulneración de bienesjurídicamente protegidos incluso en el orden penal. Dispone el art. 525.1 delCódigo Penal que “
incurrirán en la pena de multa de ocho adoce meses los que, para ofender los sentimientos de losmiembros de una confesión religiosa, hagan públicamente,de palabra, por escrito o mediante cualquier tipo de
3

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->