Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more ➡
Download
Standard view
Full view
of .
Add note
Save to My Library
Sync to mobile
Look up keyword
Like this
2Activity
×
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
la version platenses de la telesita

la version platenses de la telesita

Ratings: (0)|Views: 516|Likes:
Published by javier_1000

More info:

Published by: javier_1000 on Apr 15, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, DOC, TXT or read online from Scribd
See More
See less

01/17/2012

pdf

text

original

 
55920016.doc – E. Gustavo Rojas – UNLP
 __________________________________________________________________________________________  _________ 
LA VERSIÓN PLATENSES DE “LA TELESITA”Procesos de traducción y transformación cultural en la “movidafolklórica” platenseINTRODUCCIÓN
Explorar el movimiento cultural de raíz folklórica en la Ciudad de La Plataconduce necesariamente a encontrarse con la diversidad; los espacios donde secondensan las manifestaciones de este movimiento cultural están impregnadosde matices y orígenes diversos, lo que propicia una resignificación constante desentidos; el texto de la “movida folklórica platense” se escribe, se transforma yes interpretado por y desde la diversidad. Asumiendo esta premisa básica ennuestro recorrido por esta esfera de significados, intentaremos interpretaralgunas prácticas y discursos desde la perspectiva semiótica.Sin pretender extrapolar las conclusiones del trabajo a todos los procesos deconservación y transformación cultural que tienen lugar en el movimientofolkrico platense, consideramos posible que estas reflexiones puedanextenderse a otros fenómenos que, por razones de tiempo y espacio, no hemosincluido. Partimos de considerar a la cultura y los objetos o unidades culturalescomo un proceso de construcción y reconstrucción textual. Acordamos entoncescon M. Lotman cuando afirma que
“...tanto texto como cultura necesitan el Uno del Otro y esta necesidad no es menos esencial que suautosuficiencia. Los textos sólo se producen en la cultura y tampoco lacultura sería posible sin los textos. Pero el texto no necesita la culturaúnicamente como el medio para su producción, sino que necesitatambn otros textos con los que entrar en relaciones semióticascomplejas…”
(Lotman, Entretextos 6).En tanto fenómeno cultural vinculado con raíces y mitos ancestrales, lamúsica folklórica –en su composición e interpretación a través del canto, laejecución instrumental y la danza– pareciera estar sujeta a tradiciones yprácticas cristalizadas e inamovibles. Dentro del movimiento folklórico, de hecho,existen posiciones ortodoxas que pugnan por defender las formas stradicionales, entendiendo toda evolución como una amenaza que pone en riesgola existencia misma del género. Entendido de este modo, el “movimientofolklórico” no podría resultar un ámbito atractivo para los grupos juvenilesurbanos, dado que desde una perspectiva estereotipada parecieran más afines a
 __________________________________________________________________________________________  _________ 
Página 1 de 18
 
55920016.doc – E. Gustavo Rojas – UNLP
 __________________________________________________________________________________________  _________ 
aquellos procesos culturales que no se rigen por estructuras tradicionales y seabren a las innovaciones que, en el caso particular de la sica, vienenacompañadas por el cambio tecnológico.Una mínima irrupción en la “movida folklórica” platense basta para dar portierra con dichas hipótesis: los eventos culturales dentro del género no sólo estáncaracterizados por una apropiación y transformación permanente de las formas ycontenidos del folklore, sino que además tienen entre los grupos juvenilesurbanos algunos de sus principales protagonistas. Dicha –aparente– contradicciónentre la cultura juvenil urbana y la cultura tradicional de origen rural querepresenta el género, por lo tanto, resulta inquietante para quien ingresa porprimera vez a una peña folklórica y ha sido, en primera instancia, el disparadorde estas reflexiones.Es cierto que la interculturalidad –o, como diremos en adelante,intertextualidad– puede ser observada desde distintas perspectivas, pero el casode la Semiótica de la Cultura, particularmente en la versión de la llamadaEscuela de Tartu, resulta especialmente productiva para avanzar en su análisis,y por ello se han privilegiado en este trabajo los instrumentos teóricos ymetodológicos que la misma nos ha facilitado. Dirá a este respecto M. Lotman:
“la cultura no es para la semiótica meramente uno de los muchos posibles objetos de investigacn, sino su materia primaria y simportante… la semiótica es, ante todo, semiótica de la cultura… no esuno de los muchos posibles acercamientos a la cultura, sino el punto devista que esornicamente relacionado con la esencia de lacultura…
(Lotman, Entretextos 6).En el recorte de nuestra unidad cultural a estudiar hemos seleccionado unespacio determinado, un grupo de sujetos que lo frecuentan, un subgéneromusical y un tema recurrente en diferentes manifestaciones del mismo. Conrespecto al espacio, nos centraremos en los eventos que semanalmente tienenlugar en el Centro Cultural y Peña La Salamanca de la Ciudad de La Plata. Encuanto a los sujetos que han actuado como informantes durante la exploraciónde dichos eventos, nos concentraremos en un grupo de jóvenes estudiantes ytrabajadores de distintos orígenes, que asisten habitualmente al lugar.Finalmente, en lo que ate al subgénero musical, nos detendremos en elanálisis de las chacareras que retoman el tema de “La Telesita” y soninterpretados –a través de la música y la danza– durante el desarrollo de estoseventos.Nos hemos preguntado al respecto qué características presentan losprocesos de traducción y transformación cultural en que intervienen estossujetos, qué elementos aportan y qué elementos recuperan de estos textosculturales que originalmente involucran referencias y representaciones de mundovinculadas a la cosmovisión quichua-santiagueña. Para ello hemos incluido al
 __________________________________________________________________________________________  _________ 
Página 2 de 18
 
55920016.doc – E. Gustavo Rojas – UNLP
 __________________________________________________________________________________________  _________ 
final del trabajo un apartado donde se transcribe la letra de cuatro chacareras dereconocidos autores en el mundo del folklore que recuperan el tema de La Telesita y que funcionan como marco de referencia a lo largo de estasreflexiones.Partiendo de una visión semiótica sobre la intertextualidad que caracteriza alos procesos y femenos culturales, el análisis se orienta a describir losprocesos de significación en que intervienen los sujetos cuando en este lugar setocan, escuchan y bailan las chacareras inspiradas en el mismo relato,reescribiendo su propia “versión platense de La Telesita.” Se pretende demostrarque dichos procesos ostentan un evidente carácter creativo, sin perjuicio de locual se nutren también de mediaciones rituales, entendidas como formas derelacionar la esfera de la cultura con aquello que permanece más allá de susfronteras, es decir, en el ámbito de la naturaleza. 
LA “MOVIDA FOLKLÓRICA” PLATENSE
Concebida a partir de un diseño lógico-geométrico de la Generación delOchenta, la Ciudad de La Plata fue presentada al mundo como un signo demodernidad, progreso y desarrollo, valores que constituyeron la columnavertebral del proyecto bosquejado por dicho movimiento intelectual y político.Inspirada en los avances de las revoluciones burguesas en Europa y su tradicióncultural, la ciudad parecía responder al mandato fundacional de impulsar la“civilización” de la sociedad argentina, frente a los embates de la “barbarie” quesus impulsores vinculaban con las culturas autóctonas.El desarrollo histórico de la ciudad, sin embargo, no escapó al destino de lasgrandes urbes industrializadas del Siglo XX, en la medida que fue también elepicentro de un importante crecimiento poblacional alimentado por contingenteseuropeos y –muy a pesar de la burguesía “afrancesada” de la época– tambiénprocedentes del interior del país. Si bien el mandato fundacional de susprecursores persiste hasta nuestros días entronizando una cultura hegemónica,no es menos cierto que la ciudad alberga también espacios alternativos donde seconstruyen prácticas culturales alternativas o de resistencia.Para nuestro propósito, La Peña y Centro Cultural La Salamanca puedecómodamente incluirse en el segundo grupo. Es necesario aclarar al respecto quesi bien es cierto que esporádicamente se organizan peñas y eventos folklóricosen otros espacios, La Salamanca conserva el título de ser el único espacio quesistemáticamente abre sus puertas entre tres y cuatro veces por semana durantetodo el año. También es cierto que comparte su público en forma alternativa conlas demás ofertas culturales del género, pero su permanencia a lo largo de los
 __________________________________________________________________________________________  _________ 
Página 3 de 18

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->