Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more ➡
Download
Standard view
Full view
of .
Add note
Save to My Library
Sync to mobile
Look up keyword
Like this
3Activity
×
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Cocodrilo: el Templo de la Tentación

Cocodrilo: el Templo de la Tentación

Ratings: (0)|Views: 5,108|Likes:
Published by Javier Sinay
Una crónica en Cocodrilo, el nightclub más famoso de Buenos Aires. Publicada en la revista El Guardián, en marzo de 2011.
Una crónica en Cocodrilo, el nightclub más famoso de Buenos Aires. Publicada en la revista El Guardián, en marzo de 2011.

More info:

Published by: Javier Sinay on Apr 15, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See More
See less

11/17/2012

pdf

text

original

 
[
Crónicas
]
46
31 de marzo de 2011
El templo de la
tentación
Los secretos de Cocodrilo, el cabaret de los famosos
Bellas mujeres, bailes del caño,striptease y clientes desaforadosen el lugar más hot de Recoleta.Maradona, visitante honorario. Lanoche en que Clinton cayó rendido,barras a los tiros y el allanamientofallido en busca de droga, corrupciónpolicial y menores esclavizadas.
E
l viaje al confín de la noche es ver-tiginoso como la trayectoria de unaflecha y extraño como la caída enun sueño. El fugitivo no podrá aludir quese trató de un accidente. Es bastante claroque en su frenesí hay un objetivo, que en sufuror hay una pregunta. Cuando las puer-tas de Cocodrilo se abren, la luz invierte suesencia y el orden evoluciona. La primeraimagen que percibe el fugitivo es la del de-lirio colectivo: hombres y mujeres en esta-do de alegría pura, algo no muy común alláafuera, en la selva gris. Hombres y mujeres,de nuevo, bailando, todos juntos, e inclusosaltando sobre las sillas en los momentosde mayor entusiasmo. Hombres y muje-res que podrían hacer de la Argentina unpaís grande. Antes de la discoteca, Cocodrilo abresus puertas con una cena-show, la de CéResto. Esta vez hay tres despedidas desoltero: dos hombres y una mujer hanllegado a la meta y merecen un adiós in-olvidable. Ellos dos conocerán de cerca,de muy cerca, el aroma de las bailarinas y descorcharán champagne en el escena-rio. Ella, en cambio, palpará la esencia deMaxi, el stripper.Omar Suárez, el ideólogo, ve desenvolver-se el juego de la noche como un generalque observa la táctica de una batalla des-de su posición al costado del salón, dondeuna plaqueta dorada advierte acerca de“La Mesa de Omi”. Su bronceado con-trasta con la palidez de algunos vampirosnoctámbulos que despiden a los solteros.Sobre el mantel se desparraman botellasde champagne, cerveza y gaseosa. Una de-cena de fieles rodean al dueño de Cocodri-lo, empezando por Diego, el hijo de 18 añosque le debe su nombre a Maradona y quees como Omar, pero en pequeño. Su padrequería a alguien de confianza absoluta y lo trajo. Y es más: dice que también traeríaal viejo Omar, su propio padre, si estuvie-ra vivo. (El hombre era cocinero de la basenaval de Mar del Plata y fue el que hizo laúltima torta para Perón: una masa largacon forma de submarino. Cuando IsabelPerón se las vio negras, y fue enviada presaa Neuquén en 1976, se llevó al viejo Omarcomo cocinero porque era el único en elque confiaba).Muchos criticaron al dueño del boliche porllevarse a su hijo con él, pero prefirió tener-lo cerca y no dando vueltas por ahí. El temade las mujeres no era un problema: todotiene un tiempo de maduración. Y Omarquiere que su hijo esté con todas las que sele presenten. Llegará un día en que el pa-dre le dirá “Ya está”, le dirá que se divirtió,que estuvo con esta y con aquella, que hizoesto y aquello, que eso fue la joda. Pero leexplicará, también, que es hora de empezara trabajar en serio y que hay que saber decirque no. “Nuestro trabajo es otro: acá veni-mos a ganar plata”, le indicará su padre.Diego está ahora charlando con dos chicas. A ellas, que suelen ir a cenar al restó de Co-codrilo, Omar las apodó “las Leonas”, por-que son un grupo de jugadoras de hockey.El dueño está en familia: aparte de su hijo,lo acompaña su mujer, la cantante Deni-se Cerrone, con quien acaba de pasar unaluna de miel en Cancún. En la otra puntaestá Rubén, un hombre de camisa floreada y cámara al cuello, que es el fotógrafo per-sonal de Omar. Aunque no leyó a Bajtín,el hombre dice algo bien esclarecedor: “En
Escribe
Javier Sinay
Fotos
Ernesto Pagés
 
>> Las noches del Diez.
Maradona es amigo íntimo del inefable Omar Suárez y el cliente más ilustre. En el lugarhay camisetas y fotos suyas autograiadas. A la derecha, tres de las chicas del boliche posan con poca ropa.
 
[
Crónicas
]
48
31 de marzo de 2011
Los amigos del rey de la noche
 
>>Leyendas.
Suárez heredó la fama que Guillermo Coppola cosechóen la noche porteña. . La Coca Sarli suele ir a cenar al sector vip.
>> Boquitas pintadas.
Las chicas se preparan para los shows. Están convencidas de que Cocodrilo las llevará a la fama: al teatro de revista o a mostrarse en televisión.
Cocodrilo no hay barreras. De día tenés a lasecretaria, al asesor y al gerente. De nochese mezclan todos y podés acceder directoal gerente”. En la otra punta está Willy, elhombre de las limusinas blancas, que enpoco tiempo debe salir a buscar invitadoscon su Oldsmobile y su Lincoln Town Car. A su lado está Coco, el barman histórico,que ha dejado a su hijo atendiendo los tra-gos. Son todos amigos desde hace tiempo.Porque es mejor trabajar con amigos, ase-guran por acá. Y por último está Mariana Aria, la travesti,que conduce el show. Es graciosa, en espe-cial cuando hace el chiste ese de mostraruna teta. Omar también aporta con su mi-crófono, desde la mesa, como segundo ani-mador. Hace 15 años que trabajan juntos.Ella dice que él es como Mirtha Legrand,que sabe todo de todos. “Y también losfamosos saben todo de él, porque vienena divertirse con él, que es el cimiento dellugar”, agregará.“Cocodrilo es el templo de la noche míticade Buenos Aires”, se jacta Omar Suárez, y lo compara con el Lido y el Moulin Rougecada vez que puede. Algunas luminarias dela noche porteña ya forman constelacionesclásicas. La de Cocodrilo brilla con fuerzadesde la década del 90. Este es el night clubque le cambió la cara a los demás y que seimpuso como sinónimo de fiesta, aun en
En 1997, Maradona se apareció unanoche. Omar Suárez lo vio en su boliche, desde su mesa, con unacopa de champagne en la mano, yse quedó sin habla. Diego se acercócon su estilo superstar, lo palmeóy le dijo: “Dale, aojá que vamos atomar algo y te quiero conocer”.

Activity (3)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 hundred reads
1 thousand reads
Lucas Yunes liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->