Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword or section
Like this
14Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
juventud

juventud

Ratings:

4.0

(1)
|Views: 332 |Likes:
Published by ncupegui

More info:

Published by: ncupegui on Aug 30, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

01/06/2013

pdf

text

original

 
JUVENTUD, DESARROLLO SOCIALY POLÍTICAS PUBLICASEN AMERICA LATINA Y EL CARIBE:OPORTUNIDADES Y DESAFIOS (*)
Ernesto Rodríguez (**)Montevideo, Mayo de 2002
(*) Texto preparado en el marco del Proyecto
 Estrategias de Desarrollo Social en América Latina y el Caribe
”, ejecutado por la Facultad Latinoamericana deCiencias Sociales (FLACSO) sede Costa Rica, con el respaldo del BancoMundial.(**) Sociólogo Uruguayo, Ex Director del Instituto Nacional de la Juventud(INJU), Ex Presidente de la Organización Iberoamericana de Juventud (OIJ), ExCoordinador del Grupo de Trabajo sobre Juventud de CLACSO (ConsejoLatinoamericano de Ciencias Sociales), actualmente Consultor Internacional delas Naciones Unidas, del Banco Interamericano de Desarrollo y de la Agencia deCooperación Técnica Alemana GTZ, en Políticas Públicas y Desarrollo Social.
1
 
IntroducciónJóvenes Latinoamericanos: Actores Estratégicos del Desarrollo
El siglo XX en América Latina, fue testigo de una dinámica centrada eminentemente en laconsideración de los jóvenes como simples beneficiarios de políticas públicas, que han pretendido incorporarlos en el proceso de reproducción biológica y social de nuestrassociedades. El siglo XXI, en cambio, deberá centrarse en asumir que los jóvenes, lejos de ser  parte del problema (como suele vérselos desde el mundo adulto) pueden ser parte de lasolución a los agudos problemas que estamos enfrentando a todos los niveles, en su calidad de
actores estratégicos del desarrollo
. Lo dicho tiene que ver centralmente con el estilo dedesarrollo predominante a lo largo de todo el siglo pasado, contrastado con el estilo dedesarrollo que comienza a perfilarse con fuerza en este comienzo de nuevo siglo y milenio. Sien el pasado, la base central fue la reproducción y el mantenimiento de las reglas de juegovigentes (forjadas en el marco del modelo de industrialización sustitutiva de importaciones) enel futuro, la regla fundamental será “la permanencia del cambio”, es decir, la transformación permanente y sistemática de las reglas de juego vigentes.Aunque parezca una afirmación irrelevante, lo cierto es que el cambio paradigmático que estoimplica puede tener enormes repercusiones en la lógica de las políticas públicas y en el lugar que las generaciones jóvenes pueden llegar tener en la sociedad a la que pertenecen. Si en el pasado y desde la lógica de la reproducción, los jóvenes solo debían prepararse para ser adultos(asumiendo paulatinamente roles adultos, como trabajadores y ciudadanos, fundamentalmente)en la
 sociedad del conocimiento
(actualmente en construcción) deberán ser los abanderados delcambio y la modernización social. La transición demográfica en la que están centralmenteinvolucrados nuestros países, además, ofrece las mejores condiciones para procesar estecambio radical de paradigma, en la medida en que ya no están naciendo los enormescontingentes de niños que tuvimos que incorporar a nuestras sociedades en los últimoscincuenta años, ni todavía contamos con los significativos contingentes de población adultamayor que pesarán decisivamente en el conjunto de la población en la segunda mitad de estenuevo siglo. Estamos, por tanto, ante la mejor relación entre población activa y pasiva desde el punto de vista del desarrollo.Los próximos veinte años, por tanto, serán testigos de la existencia de la mayor generación joven de toda la historia demográfica latinoamericana, que deberá integrarse dinámicamente enel proceso de desarrollo, desde la asunción de roles protagónicos en el impulso de los cambiosque nuestros países deberán procesar inevitablemente, en el marco de la construcción de lasociedad del conocimiento, lo que a su vez será posible, porque los jóvenes están infinitamentes y mejor preparados que los adultos para lidiar con las nuevas tecnologías de lainformación y la comunicación (herramientas fundamentales en la construcción de la sociedaddel conocimiento) y cuentan con mucha mayor flexibilidad para adaptarse a los cambios permanentes que caracterizan la dimica futura de nuestras sociedades, sin estacondicionados por ataduras inconducentes con el presente, es decir, todo lo contrario a lo queocurre y ocurrirá en adelante con la población adulta, cuyas capacidades generales yespecíficas se tornarán obsoletas cada vez más rápidamente.2
 
Si estos elementos analíticos son percibidos adecuadamente por las clases dirigentes denuestras sociedades, podrían impulsarse políticas públicas de juventud totalmente renovadas,apostando decididamente a la participación juvenil en la construcción de la sociedad delconocimiento y superando resueltamente los tradicionales enfoques del pasado, quedesconfiaban totalmente del rol de los venes, dado su evidente protagonismo en lasirrupciones sociales y políticas más radicalmente contestatarias del sistema establecido(fundamentalmente, desde los movimientos estudiantiles universitarios). De este modo, podrían tenderse puentes entre los nuevos movimientos juveniles (menos politizados y másconcentrados en el bienestar de todos) y las políticas públicas destinadas a enfrentar los principales déficits de desarrollo en nuestras sociedades. Un impulso renovado al
voluntariado juvenil 
, podría constituirse en un pieza clave del combate a la pobreza, principal meta deldesarrollo en todos nuestros países. Por esta vía, se lograría incidir positivamente en elcreciente distanciamiento entre los jóvenes y la institucionalidad pública (las elecciones, el parlamento, la justicia, la policía, etc.) y al mismo tiempo se utilizaría la voluntad generosa decooperación de los jóvenes en la superación del principal problema que enfrenta toda AméricaLatina en la actualidad. Naturalmente, habría que mantener y acrecentar (con enfoques renovados) las políticas públicas destinadas a favorecer la inserción social de los jóvenes (a través de servicios deeducación, empleo, salud y recreación, en lo fundamental) pero ello debiera impulsarse desdeenfoques integrados, articulados, descentralizados y focalizados, de modo de responder coneficacia y pertinencia a los diferentes problemas que aquejan a las nuevas generaciones,visibles en la evidente exclusión social que éstos enfrentan, superando resueltamente losenfoques sectoriales, centralizados y pretendidamente universales del pasado, que no lograronmás que brindar respuestas parciales, pasajeras y destinadas sólo a algunos sectores juvenilesen particular (pertenecientes a clases medias y altas). Una adecuada articulación entre los procesos de reforma del Estado y el diseño y la implementación de estas políticas públicas de juventud renovadas, podría potenciar significativamente estas dinámicas, en la medida en quese podría incidir en la modernización y el fortalecimiento de la propia gestión pública en estosdominios (como en muchos otros) procurando establecer nuevas relaciones entre Estado,Mercado y Sociedad Civil, reformulando las interrelaciones entre Cultura Juvenil y CulturaEscolar (incorporando adecuadamente a los medios masivos de comunicación en las accionesque se desplieguen) y profesionalizando el trabajo de quienes actúan en estos dominios.Urge, por tanto, incorporar más y mejor estas temáticas a la reflexión académica, al debate público sobre el desarrollo y al diseño y la implementación de políticas públicas, desdeenfoques renovados, desestigmatizando a los jóvenes, apostando a su creatividad y entregagenerosa, y abriendo más y mejores espacios para canalizar su participación activa a todos losniveles. De este modo, lograremos encarar con mucho s eficacia y pertinencia los principales problemas que aquejan a nuestras sociedades (inseguridad ciudadana, por ejemplo)y que en todos los casos implican una evidente participación juvenil. Los jóvenes, en laactualidad, son los principales afectados por el desempleo y la exclusión social, al tiempo queson la columna vertebral de todos los movimientos ligados a la violencia, pero pueden ser los principales constructores de la paz, la equidad y la prosperidad, si cambiamos las coordenadascon las que nos hemos manejado hasta el momento.3

Activity (14)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 thousand reads
1 hundred reads
Paula Fanjul liked this
Raquel Pinto liked this
Reimer Suarez liked this
Jairo Cabrera liked this
Ronald Ly liked this
luisdienarg liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->