Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
3Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
La condescendencia divina en la teología de la pastoral popular del padre Rafael Tello

La condescendencia divina en la teología de la pastoral popular del padre Rafael Tello

Ratings: (0)|Views: 62 |Likes:
Published by Omar César Albado
Proponer desde los elementos brindados por Tello en su reflexión teológica la condescencia de Dios como un fundamento de todo obrar pastoral, pero particularmente de aquel que quiere realizar una pastoral popular. Poner de relieve que debemos amar a todos, especialmente a los hombres y mujeres de nuestro pueblo, como Dios nos ama a nosotros.
Proponer desde los elementos brindados por Tello en su reflexión teológica la condescencia de Dios como un fundamento de todo obrar pastoral, pero particularmente de aquel que quiere realizar una pastoral popular. Poner de relieve que debemos amar a todos, especialmente a los hombres y mujeres de nuestro pueblo, como Dios nos ama a nosotros.

More info:

Categories:Types, Research
Published by: Omar César Albado on Apr 19, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

03/17/2013

pdf

text

original

 
1
LA CONDESCENDENCIA DIVINA EN LA TEOLOGÍA DE LA PASTORALPOPULAR DEL PADRE RAFAEL TELLO
1
 
Pbro. Omar César AlbadoPublicado en: Vida Pastoral 281 (2010) 19-27
“La pastoral popular busca imitar la condescendencia divina […] La pastoral popular es
una pastoral de
condescendencia”
(R.
 
T
ELLO
,
 La Nueva Evangelización
, 87).
“La pastoral popular parece moverse alrededor de tres centros: la condescendencia deDios, los pobres y el pueblo”
(R.
 
T
ELLO
,
Cómo entendemos la pastoral popular 
, 1988,inédito).
“La pastoral popu
lar, que parece necesaria para una nueva evangelización de América,parte del amor misericordioso y busca acentuadamente imitar a la condescendencia
divina”
(R.
 
T
ELLO
,
 La Nueva Evangelización
, 16).
Estas frases pertenecen al padre Tello y destacan la importancia que el tema de lacondescendencia tiene para la pastoral popular. ¿Cuál es la razón de esta importancia? ¿Porqué Tello insiste en que la condescendencia es uno de los centros alrededor del cual parecemoverse la pastoral popular?Comencemos diciendo que Tello verifica la condescendencia al menos en dosmomentos. El primero se refiere a Dios. Existe una infinita distancia de Dios a la creatura(que de suyo, por esencia, no es) que sería infranqueable si Dios no hubiese tomado lainiciativa de acomodarse (abajarse) por amor a la situación concreta del hombre para que elhombre pueda conocer y unirse a Dios. Este abajamiento alcanza su punto culminante en laencarnación de Cristo.Pero la condescendencia se experimenta también cuando se vuelve la mirada hacia elpueblo latinoamericano y argentino. Es un pueblo pobre, sometido, sufriente, muriente queencaja perfectamente con la descripción del siervo de Yahvé de Isaías; es un pueblo con unacultura propia (la popular) que lo distingue y diversifica de otras formas culturales. Paraconocerlo y comprenderlo la Iglesia debe adaptarse a su modo de ser y, siguiendo la manerade actuar de Dios, acomodarse por amor a su situación concreta para ofrecerle la salvación.Estos dos registros teológicos permiten vislumbrar inicialmente la importancia deltema. La pastoral popular, imitando a Dios, se ocupa de los pobres del pueblocondescendiendo (abajándose) a su modo cultural para conocerlos y amarlos tal como Dioslos ha puesto en la historia. Adentrémonos en la teología de Tello buscando una mayorexplicitación de esta intuición original.
1
Agradezco a la Fundación Saracho, quien posee los derechos de autor de los escritos del P. Rafael Tello,haberme permitido utilizar los textos inéditos para escribir el presente artículo.
 
2
1.- La pastoral popular y la condescendencia divina
1.1.- Una actitud de Dios
La condescendencia es, ante todo, una actitud de Dios para con el hombre descripta enla Sagrada Escritura de diferentes maneras. Es Dios quien sale al encuentro y se hace presenteen Israel para liberarlo de la esclavitud egipcia, quien le tiene paciencia en sus infidelidades yperdona sus idolatrías, quien renueva la alianza con el pueblo prometiendo una presenciaúnica en los corazones de los creyentes. Y en los tiempos finales Cristo ha mostrado de unmodo peculiar y con variedad de de actitudes hasta dónde llega la cercanía de Dios para conlos hombres.
Esta presencia condescendiente no es un “parche”
con el que Dios subsana algunadeficiencia circunstancial o un mero correctivo que recuerda al hombre dónde está el caminoverdadero, sino el modo por el cual Dios quiebra la infinita distancia que tiene con la creatura.Por tanto, es una presencia de amor en donde Dios se comunica de modo estable y habitual.Así lo entiende Tello, para quien la condescendencia
“De suyo mira a la comunicación de la bondad de Dios a la creatura (la humanidad de
Cristo también es creatura); de aquí que a mayor comunicación (por ejemplo en laVirgen) mayor condescendencia. Puede ocurrir que la creatura sea pecadora (peraccidens, porque el pecado le adviene a la creatura) y así la condescendencia se mira porel abajarse al pecador. De este modo, Dios tiene admirable condescendencia hacia elhombre pecador, pero de suyo tiene más condescendencia al que más se comunica aunqueno tenga pecado
 –la Virgen, por ejemplo”
(R.
 
T
ELLO
,
Pastoral popular y cristianismo popular 
, inédito).
Se destaca aquí la gratuidad de la condescendencia, la cual no queda condicionada deantemano por ninguna miseria humana, aún cuando consecuentemente se extienda al pecador.Dios al manifestar su condescendencia no tiene en cuenta sólo ni principalmente al hombrepecador, sino aquellas realidades (personas y acontecimientos) que responden con mayorverdad a su voluntad salvífica (por ejemplo, la Virgen o los sujetos de la bienaventuranza endonde no se habla en ningún momento que los pecadores son bienaventurados). Elfundamento de esta gratuidad remite a Cristo, quien se hizo pobre pero no pecador.
“La condescendencia divina mira de suyo al pobre (humilde) y se extiende también al
pecador. Pero no hay que igualar al pobre y al pecador (aunque éste tenga la mayorcarencia que es la de Dios). Cristo se hizo pobre, no se hizo pecador; proclamóbienaventurados a los pobres, el pecador es más bien miserable; enseñó que el Reino delos cielos es de los pobres, sería blasfemo entender que es de los pecadores en cuanto
tales, etc.”
(R.
 
T
ELLO
,
Pastoral popular y cristianismo popular 
).
Esto no quita que Dios tenga especial misericordia con los pecadores, pues de hecho la
 pastoral popular trabaja donde hay pecado. Tello dirá comentando Rom 11,32: “La pastoral
popular es una pastoral de misericordia que busca y se inclina especialmente sobre los
 
3
miserables, como Cristo que no vino a buscar a los justos sino a los pecadores”
(R.
 
T
ELLO
,
 Desgrabación clase 25 de septiembre de 1986 
, inédito). La misericordia, como veremos, esuna de las principales expresiones de la condescendencia divina. Pero ésta no quedacondicionada por el pecado, pues
de suyo
(la expresión es clave) tiene mayorcondescendencia quien, aún sin pecado, recibe más intensamente los bienes divinos.
1.2.- Cristo hace visible la condescendencia
La manifestación de Cristo en la historia humana es la piedra angular de lacondescendencia. Para Tello en Él Dios se abaja amorosa y complacientemente hacia todacreatura, a todo lo que es bajo e inferior para comunicar su vida, su intimidad y propiciarle alhombre la unión por gracia. Y por ello pertenece a la condescendencia toda la
economía
de laencarnación. Sin duda son actos de la condescendencia divina los misterios de la Navidad yde la Semana Santa, pero también lo son los misterios de la vida pública de Jesús en dondepasó haciendo el bien a los hombres y curando sus dolencias. Su modo de estar entre lamultitud, su manera de tratar a los sufrientes y enfermos, su vida en pobreza y su convivenciacon los demás (comía con pecadores, fue a una fiesta de casamiento), su amor privilegiadopor los pobres son manifestaciones concretas de la condescendencia que muestran causal yejemplarmente el modo como Dios quiere estar presente en la historia de los hombres. Por
ello, “la encarnación del Verbo, que al hacerse carne y hab
itar entre nosotros, asume y salva,asumiendo toda la debilidad del hombre, pone la plenitud de la perfección en Cristo, y en
Cristo son salvados y mirados con benevolencia todos los hombres”
(R.
 
T
ELLO
,
 La Nueva Evangelización
, 88).
1.3.- La Virgen María
Junto a Cristo una presencia privilegiadísima de la condescendencia de Dios para lapastoral popular es la Virgen. Ya vimos como en ella se da una mayor comunicación de losbienes divinos y, por tanto, una mayor condescendencia. Al mismo tiempo, ella es percibidacomo muy cercana a las alegrías y los sufrimientos de los hombres, como lo manifiestan lasnumerosas advocaciones que pueblan nuestro continente, cada una de ellas con una historia desalvación concreta.Para Tello esta cercanía responde a un querer
de Dios. “Viendo la cosa desde el modo
real como se desarrolló la evangelización de América Latina, la Virgen María tiene unaprimacía especial en América Latina que proviene de la disposición de Dios. Dios le dioAmérica Latina a la Virgen, y esto hay qu
e saberlo y acatarlo”
(R.
 
T
ELLO
,
 Breve

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->