Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more ➡
Download
Standard view
Full view
of .
Add note
Save to My Library
Sync to mobile
Look up keyword
Like this
24Activity
×
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
EL DILEMA DEL PRISIONERO

EL DILEMA DEL PRISIONERO

Ratings:

4.67

(3)
|Views: 7,336|Likes:
Published by Universidad del MAR

More info:

Published by: Universidad del MAR on Sep 02, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, DOC, TXT or read online from Scribd
See More
See less

11/06/2013

pdf

text

original

 
EL DILEMA DEL PRISIONERO
Pepa y Pepe han cometido un grave delito (tráfico de drogas a granescala) y están en celdas separadas de los calabozos de la comisaría.Sin embargo, el comisario Miranda tan lo tiene pruebas paraacusarles de evasión de impuestos. Como es un tipo muy ingenioso,decide negociar con ellos por separado: “Mira, sabemos que eresresponsable de tráfico de drogas, y te podrían caer 10 años de cárcelpor ello. Pero no tenemos pruebas de ello y sólo te hemos podidodetener por evasión de impuestos. Con el juez que te ha tocado, esedelito suele implicar 3 años de condena. Hemos pensado en negociarcontigo, y hacerte un favor si colaboras con nosotros: en todos tusdelitos has tenido una pareja. Si le denuncias y le haces responsabledel tráfico de drogas, y ella (o él) permanece en silencio, cargaríacon toda la pena y tú podrías salir libre. Por el contrario, si tú tecallas y te delatan, cargaras tú con los 10 años de cárcel. Si los dospermanecéis en silencio, cumpliis condena por evasn deimpuestos (3 años de cárcel). Si los dos admitís el delito de tráfico dedrogas, os caerán 10 os a cada uno”. Pepa y Pepe se quedancavilando.De todas las opciones que le ofrecen:¿Cuál es la decisión racional?¿Qué deberían hacer?
 
¿Qpodemos hacer si nos enfretamos al dilema delprisionero?
Hace unas semanas,dejábamos a Pepa y Pepeen su celda, meditando quéactitud tomar ante la propuesta del comisario. El caso es que los dos delincuentessaben que
a ambos se les ha hecho la misma oferta
, y saben que
la otra personaactuará de un modo racional
. Tan racional como ellos mismos. Recordemos lasopciones esenciales:
1.
Confesar el delito
: es una forma de
traicionar
al compañer@, qué duda cabe,pero es la única forma de intentar salir libre. Claro que si la otra personatambién confiesa los dos delincuentes cumplirán la máxima pena (10 años deprisión)
2.
No confesar
: es la forma de
colaborar
, encubrir el delito. En caso de que laotra persona también colabore la pena será la mínima (3 años), pero si somostraicionados, cumpliremos 10 años en la trena.Veamos a continuación cuál es el
posible razonamiento
de cada uno de los presos.
¿Cuál es la
solución racional
para este dilema?
“Está claro que lo que más me conviene es confesar. La
traición
es la única manerade tener la
posibilidad de salir libre
, que es lo mejor que me puede pasar. Con supropuesta, el inspector me está animando a confesar. Todo esto tiene una pega: loque me ocurra
depende de lo que elijan los demás
. Si para mí lo más razonable estraicionar, también lo es para mi compañer@ de correrías. Si confesamos los dos,terminamos consiguiendo
el peor resultado posible
: ambos pringamos 10 años.Quizás lo más razonable sea entonces
no confesar
, ayudar con mi silencio a queambos consigamos el mejor resultado posible para todos (sólo 3 años de cárcel). Lorazonable es no traicionar, colaborar y ayudar. Debemos ayudarnos entre nosotros yconseguir así
lo mejor para los dos
. Pero si yo no confieso,
lo más razonable para laotra persona es confesar
: me traiciona, se aprovecha de mi buena disposición, peroconsigue salir libre, mientras yo me pudro diez años en la cárcel. Este inspector es unindeseable. Con su propuesta me hace
depender de terceros
, no sé lo que ellos vana hacer y no consigo encontrar una solución…¿Puede ser que no exista una soluciónrazonable a la
endemoniada propuesta
?”Algo parecido a lo anterior les podría pasar por la cabeza a cada uno de losparticipantes en una situación estratégica como la que aparece en el dilema delprisionero. Como vemos, las cosas varían mucho si enfocamos el asunto desde un
 
punto de vista puramente individual
o desde el
punto de vista “social”, común
. Sipienso sólo en mí, interesa traicionar, pero si todos lo hacemos salimos muy malparados. Por el bien de todos es mejor no traicionar, pero entonces el interésindividual me aconseja traicionar. El círculo vicioso nos tortura y
no parece posibleencontrar una opción sobre la que pueda sentarse la razón
. Una opción
estable yequilibrada
. Esta fue precisamente una de las aportaciones deJ.F. Nash: hay unasolución en equilibrio, en la que todos consiguen su mejor resultado, noindividualmente, sino como colectivo. Esta solución es, evidentemente,
guardarsilencio
, renunciar a la mejor solución individual para que todos puedan disfrutar deuna situación de equlibrio, favorable para todos. Gracias a la colaboración con losdemás,
podemos conseguir el 2º mejor resultado
, lo cual no está nada mal. Estasson las soluciones del dilema, y esta la solución sugerida desde la economía. Enpróximas anotaciones comentaremos las consecuencias filosóficas de todo esto.
Sobre la influencia de los sentimientos en nuestras decisiones morales ·
Nuestro prolijoanálisis del dilema del prisionerodahoy un paso más. La teoría de juegos suele partir del
presupuesto esencial de la racionalidad
. Si nosenfretamos a una
 
situacn como la del dilema delprisionerose suele advertir a cada uno de los jugadores:toma la decisión más racional teniendo en cuenta que tucompañero de juego también es racional. Es decir:
ambossois racionales y ambos sabéis que lo sois y que vais aactuar en consecuencia
. En este presupuesto está una delas claves del asunto, ya que, en realidad, el dilema delprisionero incluye toda
una teoría de la racionalidadhumana
. El problema es que el resultado del dilema puede variar no en función de larazón, sino de
los sentimientos o las pasiones
. Supongamos que alguien se enfrentaal dilema del prisionero, pero su compañero de viaje es en esta ocasión su pareja, sumejor amigo, su hijo, su padre o su madre. Es decir: ¿qué ocurriría si hubiera
unarelación afectiva
de amistad/cariño/amor/odio/enfado/enfrentamiento entre losparticipantes del dilema del prisionero?En principio, parece clara una cosa:
la disposición a la colaboración sería muchomás clara
. No es lo mismo traicionar o dejar de ayudar a un desconocido que hacerlocon cualquier otra persona a la que conozcamos. Y si además de conocer a esapersona hay una relación afectiva del tipo que sea, la
obligación de la colaboración
parece aún más fuerte. ¿Es esto
racional
? ¿Es simplemente la
herencia genética
delas familias, tribus, castas o clases sociales en las que se han organizado los

Activity (24)

You've already reviewed this. Edit your review.
libmare added this note|
Interesante
libmare liked this
1 thousand reads
1 hundred reads
Arthur Gómez liked this
mariotorresl liked this
tersamge liked this
Cinthya Cruz liked this
Oscar Gomez liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->