Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more ➡
Download
Standard view
Full view
of .
Add note
Save to My Library
Sync to mobile
Look up keyword
Like this
25Activity
×
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
La Objetividad Cognoscitiva -Max Weber-

La Objetividad Cognoscitiva -Max Weber-

Ratings: (0)|Views: 7,048|Likes:

More info:

Published by: Jorge Otero Colciago on Apr 29, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, DOC, TXT or read online from Scribd
See More
See less

07/19/2013

pdf

text

original

 
Alumno: Bonacci, Juan Martín
RESEÑAS NRO. 4 “LA <OBJETIVIDAD> COGNOSCITIVA DE LA CIENCIASOCIAL Y DE LA POLÍTICA SOCIAL” MAX WEBER (hasta pag. 74)
En el comienzo del Ensayo, Weber plantea que el análisis de los medios utilizados en laciencia social, consiguientemente la problemática de su instrumentación metodológica, alabordar su objeto de estudio presenta como principal dificultad aquella referida a larelación con los juicios de valor y en definitiva termina convirtiéndose en una cuestiónesencial sobre la validez de los conocimientos producidos por esta ciencia (“¿En quésentido existen “verdades objetivamente válidas en el terreno de las ciencias de la vidacultural en general?” se preguntará en última instancia Weber en el principio de “Laobjetividad cognoscitiva de la ciencia social y de la política social” (1904).En la primera parte del Ensayo, Weber atiende a la cuestión de que en el surgimiento de lasciencias de la cultura el haber partido de perspectivas prácticas implicó la confusión delconocimiento de “lo que es” y el de “lo que debe ser”. Tomando el ejemplo de la EconomíaPolítica, el autor nos muestra cómo esta se caracteriza por la opinión imprecisa de que“deba producir 
 juicios de valor 
a partir de una <cosmovisión económica> específica.”(Weber, “La objetividad cognoscitiva de la ciencia social y de la política social” - 1904)Entiendo que acá se está peleando más que nada con el economicismo de los clásicos(Smith, Ricardo, etc)Weber desestima, en virtud de la objetividad, el principio antes enunciado rechazando elhecho de que puedan derivarse de una ciencia empírica preceptos para la práctica (no estarea de ella la construcción de normas y/o ideales determinados y obligatorios)La elección de valores es algo subjetivo, por lo tanto, es algo que queda relegado al sujeto,el sujeto es quién decide actuar según lo que su “Dios” o su “Demonio” le exijan. Laciencia a través del análisis de la correlacn entre un medio determinado y un findeterminado permite establecer “cuál es el “costo” del fin deseado en los términos de la pérdida previsible respecto de otros valores” (Weber, “La objetividad cognoscitiva de laciencia social y de la política social” - 1904) Esto se debe a que la elección de un valor implica el dejar de lado otros. Así es como el sujeto puede servirse de este análisis paratomar conciencia de que toda acción o in-acción se encuentra condicionada por una toma de posición determinada y que por lo tanto excluye otras posibles “tomas de posición”. Ahora,si bien “practicar la selección” de lo valores es asunto del sujeto, “respecto de esta decisiónla ciencia puede ofrecerle el
conocimiento
del
 significado
de aquello a que se aspira”(Weber, “La objetividad cognoscitiva de la ciencia social y de la política social” - 1904).De hecho esas “ideas” constituyen objeto de estudio de las ciencias de la cultura, lo cualimplica que la ciencia puede “juzgarlos” críticamente mediante un análisis lógico de los juicios de valor y de las ideas históricamente dadas analizando las ideas en función del postulado de la “ausencia de
contradicción
interna de lo querido”. Ahora bien, allí dondetermina el análisis objetivo de las ideas es donde termina la capacidad de la ciencia de“decirnos algo” sobre las mismas. Weber dirá que “una ciencia empírica no puede enseñar a nadie qué
debe
hacer, sino únicamente qué
 puede
hacer y, en ciertas circunstancias qué
quiere
.” (Weber, “La objetividad cognoscitiva de la ciencia social y de la política social” -1904).Weber, de alguna manera, plantea la necesidad esencial del sujeto de percibir juicios devalores como algo “objetivamente” válido para determinar nuestra acción y conferir sentido
 
y significado a nuestras vidas. Creo que a lo que hace referencia en los párrafos siguienteses a que existe un mundo socialmente construido pero que justamente no está dotado de un“sentido unívoco”, sino que se trata de diversas posiciones de sentido que confluyen en suconstrucción. Mientras más “universalizadas” estén estas posiciones de sentido, más sealejarán de poder ser analizadas científicamente. Por ello es que existen cuestiones prácticas que se toman como “obvias” porque sino sería imposible encontrar un punto de partida hacia la investigación. Sin embargo, que se tomen como “obvias” no les otorga uncarácter de “verdad”. Y esto se pone de manifiesto cuando nos elevamos hacia lascuestiones de la política económica y social. Aquí Weber dice que “El signo del carácter 
 político
-social de un problema consiste, precisamente, en que no se lo puede resolver sobrela base de meras consideraciones técnicas a partir de fines establecidos, y en que loscriterios reguladores de valor pueden y
deben ser puestos en cuestión
, porque el problema pertenece a la región de las cuestiones
culturales
generales. Y tal disputa no se producesólo, como se cree hoy con tanta facilidad, entre <intereses de clase>,
 sino también entrecosmovisiones
...” (Weber, “La objetividad cognoscitiva de la ciencia social y de la políticasocial” - 1904). A su vez, Weber plantea que la “significación cultural” que posee elfenómeno para el investigador (es decir la “pertinencia” que el investigador ve en esefenómeno particular para la explicación y comprensión de su objeto de estudio –y aquíentran en juego los juicios de valor que el investigador lleva consigo y a los queindudablemente hecha mano-) no debe tener pretensiones de ser “universalizable” paratodos la explicación de todo el mundo social, ya que se trata aquí de una “imputación” deun determinado fenómeno como causa de otro fenómeno, pero ya por el mero hecho detratarse de una “causa imputada” desterramos cualquier pretensión de univocidad en estaforma de conocer. “Es sencillamente una ingenuidad, aunque también caigan en ella ciertosespecialistas, considerar que sea preciso, para la ciencia social práctica, erigir ante todo “un principio”, demostrado científicamente como válido, a partir del cual puedan deducirseluego, de manera unívoca, las normas para la solución de los problemas singulares prácticos.” (Weber, “La objetividad cognoscitiva de la ciencia social y de la política social” – 1904)A diferencia de lo que a primera vista resalta de lo anteriormente manifestado, esa formametodológica de “imputación causal” es una de las cuestiones que garantizan la objetividaddel conocimiento sociológico, ya que no sólo “delimita” de alguna forma el alcance delcontenido “subjetivo” del investigador en la investigación, sino que además se trata de unaforma lógica básica ya que nos permitirá comprender o explicar una “dotación de sentido”que se le ha impreso a la realidad, y nos libra de caer en arbitrariedades al contrariar launivocidad de la explicación. Todo esto nos permite remitirnos y acotarnos a la estructuralógica de los fenómenos sociales y “esto significa, también, que el análisis
lógico
de unideal en cuanto a su contenido y a sus axiomas últimos, y la indicación de las consecuenciasque se persecución producirá en los terrenos lógico y práctico, han de ser válidos también para un chino, si es que deben considerarse logrados.” (Weber, “La objetividadcognoscitiva de la ciencia social y de la política social”, en “Ensayos sobre metodologíasociológica”, Amorrortu Editores – 1904)Ahora pasamos al planteo más “jugoso” de esta obra de Weber, “Hasta ahora, en cuantodistinguimos por principio “juicio de valor” y “saber de experiencia”, hemos presupuestoque existía un tipo de conocimiento incondicionalmente válido, esto es, el ordenamientoconceptual de la realidad empírica en el campo de las ciencias sociales. Ahora tal supuestose convertirá en problema, pues hemos de averiguar qué
 puede
significar la <validez>
 
objetiva de la verdad a que aspiramos en nuestro ámbito (...) ¿Qué significa aq<objetividad
>?”
(Weber, “La objetividad cognoscitiva de la ciencia social y de la políticasocial”, en “Ensayos sobre metodología sociológica”, Amorrortu Editores – 1904)Weber se explaya sobre como se “determina y construye” el ámbito de los objetos que seconstituirán como “objeto de estudio” de una disciplina científica, a su vez la pertinencia deéstos fenómenos estará dada por su significación en relación con lo que se quiere estudiar.“...designamos como ámbito propio de labor de nuestra revista la investigación científica dela
 significación cultural general de la estructura económico-social de la vida de lacomunidad humana
y sus formas históricas de organización” (Weber, “La objetividadcognoscitiva de la ciencia social y de la política social”, en “Ensayos sobre metodologíasociológica”, Amorrortu Editores – 1904)En los párrafos siguientes, Weber critica la concepción de lo que podríamos llama“marxismo clásico” de una explicación unívoca y unilateral de los fenómenos del plexo dela vida social por medio del análisis de causas económicas. En oposición a esto, Weber seabocará al estudio del mundo cultural para evidenciar allí las causas de determinadosfenómenos del ámbito social. “La reducción a las
 solas
causas económicas en ningúnsentido es exhaustiva en
ningún
campo de la vida cultural, ni siquiera en el de los procesoseconómicos” (Weber, “La objetividad cognoscitiva de la ciencia social y de la políticasocial”, en “Ensayos sobre metodología sociológica”, Amorrortu Editores – 1904)Aquí comienza Weber a explayarse sobre la pertinencia de la “imputación causal” (que yoya “intenté” explicar anteriormente). Creo que una interesante reflexión que suscita suexplicación es que no se debe confundir la unilateralidad que se sigue (por una cuestiónmeramente metodológica) de la elección de la imputación de una causa (debido a larelevancia de su “significación cultural” para la explicación y comprensión del fenómeno)con que se pueda imputar unívocamente una causa a la explicación de un determinadofenómeno. Entiendo que en realidad si la imputación causal da lugar a “arbitrariedades”, sise es conciente de dicho margen de “arbitrariedad” entonces se podrán analizar losresultados seguidos del desarrollo metodológico y la consecuente “comprobación empírica”en relación de si demuestran una correlación lógica de los resultados obtenidos (Soyconciente de que este análisis resultó arriesgado y que puede contener errores graves).Weber va definiendo el objetivo de su ciencia: “La ciencia social que queremos promover es una
ciencia de realidad 
. Queremos comprender la realidad de la vida que nos circunda, yen la cual estamos inmersos,
en su especificidad 
; queremos comprender, por un lado, laconexión y
 significación
cultural de sus manifestaciones individuales en su configuraciónactual, y, por el otro, las razones por las cuales ha llegado históricamente a ser así-y-no-de-otro-modo.” (Weber, “La objetividad cognoscitiva de la ciencia social y de la políticasocial”, en “Ensayos sobre metodología sociológica”, Amorrortu Editores – 1904)Por esto es que Weber define que se debe investigar a los fenómenos de la vida social en suespecificidad, en su individualidad. Este es otro de los elementos que “garantizarán” que setrate de un análisis objetivo. No se trata de “descubrir leyes” en base a un análisis exhaustivo de los diferentes casos.“Procuramos conocer un fenómeno histórico, esto es,
 pleno de significación en suespecificidad.
He aquí lo decisivo: solo mediante el supuesto de que únicamente una partefinita entre una multitud infinita de fenómenos es
 significativa
, cobra, en general, sentidológico la idea de un conocimiento de fenómenos
individuales
.” (Weber, “La objetividadcognoscitiva de la ciencia social y de la política social”, en “Ensayos sobre metodologíasociológica”, Amorrortu Editores – 1904)

Activity (25)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 hundred reads
1 thousand reads
Andre Colombo liked this
Andrea Marcomini liked this
Îvar Vidfamne liked this
Ivan Ruiz added this note|
Excelente aportacion de la objetividad en las c.s por parte de weber
Gonzalo Alonso liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->