Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
2Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
ANTROPOLOGIA FORENSE

ANTROPOLOGIA FORENSE

Ratings: (0)|Views: 28 |Likes:
Published by Cristina Rosso

More info:

Categories:Business/Law
Published by: Cristina Rosso on Apr 29, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

12/12/2012

pdf

text

original

 
 Antropología Forense
CRIMINOLOGÍA , ANTROPOLOGÍA Y LA RELATIVIDAD DE LAIDEA DE DELITO:Antes hemos dicho que, bajo la concepción del positivismobiológico, el criminal era considerado en términos absolutoscomo un ser anormal, una desviación con base biológica querepresentaba una regresn a estados primitivos del serhumano y que podía catalogarse como una patología. Estaconcepción responde a la reproducción de un fuerteparadigma cuyos efectos aún hoy siguen teniendo vigencia enciertos campos de nuestra cultura occidental contemporánea.Los componentes de este paradigma se articulaban en lasecuencia bio-psico-social; en donde el primer componenteera el más importante, y el último -lo social- muy pocas vecesse tenía en cuenta.Pero ocurre que, con el correr del tiempo, el surgimiento denuevas concepciones teóricas y la relación de distintasdisciplinas entre sí, se comenzó a prefigurar -sobre todo en latemática del delito- una concepción de carácter relativistabasada ya más en lo social que en lo biológico.Tanto la antropología como la criminología, se handesarrollado a partir del estudio de los “otros”. En el primerode los casos, el “otro” cultural; en el segundo, el “otro” como
 
individuos o grupos de “desviados” 
1
. En lo que respecta a laúltima, esta concepcn de cacter sociocéntrica, se fuepaulatinamente diluyendo
2
(aunque no de forma total) enfavor de una consideración del delito como fenómeno socialnormal. En contra de todas aquellas posiciones que toman aldelincuente como un desviado que de alguna maneramanifiesta cierto tipo de patología, se hace imprescindiblepartir de una cita de Emile Durkheim (esto no implica que seesté completamente de acuerdo con los supuestos -algunosexplícitos y otros implícitos- presentes en la misma, aunque sí con la idea de generalidad y relatividad respecto delfenómeno del delito en cuanto situación social): 
“El delito no se observa solamente en la mayoría de lassociedades de tal o cual especie, sino en las sociedades detodos los tipos. No hay una en la que no haya criminalidad.Ésta cambia de forma, los actos así calificados no son entodas partes los mismos; pero en todos los sitios y siempreha habido hombres que se conducían de forma que atraíansobre ellos la represión penal. Si al menos, a medida que las
1
Sin querer entrar en detalles, ya que ello llevaría a que el presente trabajo tuviera una extensión inapropiada,es menester que se redefinan los términos de “desviación” y “desviados”, dado que consideramos que estánconnotados de valoraciones de tipo sociocéntricas, rezagos de concepciones positivistas.Es necesario agregar que, la antropología criminológica ayudó a establecer estas categorías, como sedesprende del análisis de los estudios de Lombroso.
2
Este cambio de concepción fue de alguna manera promovido gracias a los aportes de diferentes disciplinas,una de las cuales es la ciencia antropológica con sus estudios que derivaron en una idea relativista del mundocontribuyéndo a interpretar las diferencias inter e intraculturales.
 
sociedades pasan de los tipos inferiores a los más elevados,el índice de criminalidad, es decir, la relación entre la cifraanual de los delitos y la de la población, tendiese a bajar, se podría creer que, aún siendo todavía un fenómeno normal, el delito tendía, sin embargo, a perder su carácter. Pero notenemos ningún motivo que nos permita creer en la realidad de esta regresn. Antes bien, muchos hechos parecendemostrar la existencia de un movimiento en sentido inverso.[...] Por tanto, no hay fenómeno que presente de maneramás irrecusable todos los síntomas de normalidad, puestoque aparece estrechamente ligado a las condiciones de todavida colectiva. Hacer del delito una enfermedad social seríaadmitir que la enfermedad no es una cosa accidental, sino, por el contrario, una cosa derivada en ciertos casos de laconstitución fundamental del ser vivo...” 
(DURKHEIM, E. pag.92).Profundizando un poco más en los criterios de la citaprecedente, podemos decir que cuando una serie de personasse reúnen formando un grupo, siempre existen entre ellas unconjunto de acuerdos explícitos o implícitos en lo referente ala forma de desenvolvimiento del mismo. Estos acuerdosestán vinculados a lo que es deseable hacer y esperar de losdemás y a lo que no lo es. En este tipo de situación no esimportante la extensión de dicho grupo -el cual puede estarconstituido por dos o más personas- sino el cumplimiento de

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->