Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
4Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Belloti - El concepto de trata de personas

Belloti - El concepto de trata de personas

Ratings: (0)|Views: 135|Likes:
Published by ling181
Ponencia presentada en las Segundas Jornadas Nacionales Abolicionistas
Ponencia presentada en las Segundas Jornadas Nacionales Abolicionistas

More info:

Published by: ling181 on May 04, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

09/01/2013

pdf

text

original

 
“S“S
EGUNDASEGUNDAS
JJ
ORNADASORNADAS
NN
ACIONALESACIONALES
 AA
BOLICIONISTASBOLICIONISTAS
 
SOBRESOBRE
 
PROSTITUCIÓNPROSTITUCIÓN
 
 Y Y
 
TRATATRATA
 
DEDE
 
MUJERESMUJERES
 
NIÑASNIÑAS
 / /
OSOS
FF
ACULTADACULTAD
 
DEDE
CC
IENCIASIENCIAS
 
NATURALESNATURALES
 UU
NIVERSIDADNIVERSIDAD
NN
ACIONALACIONAL
 
DEDE
TT
UCUMÁNUCUMÁN
1010
 Y Y
1111
DEDE
 
DICIEMBREDICIEMBRE
 
DEDE
20102010
PONENTE:
Magui Bellotti
Feminista, lesbiana, abogada. Es integrante de la agrupación feministaAsociación de Trabajo y Estudio de la Mujer (ATEM) “25 de Noviembre”,que a su vez forma parte de la Campaña “Ni una Mujer Más Víctima de lasRedes de Prostitución”. Integra la Comisión de Redacción de la revistafeminista “Brujas” y ha publicado artículos en revistas argentinas y de otros países. Ha participado en la organización del Primer Encuentro Nacional deMujeres (Buenos Aires, 1986) y de las primeras y segunda Asamblea Nacional de mujeres Feministas (Mar del Plata 1990 y Tandil 1992), en laMultisectorial de la Mujer hasta principios de los años 90, en la AsambleaRaquel Liberman-Mujeres contra la Explotación Sexual, de Vecinas yVecinos por la Convivencia, entre otros.maguibellotti@yahoo.com.ar 
PONENCIA:EL CONCEPTO DE TRATA DE PERSONAS: LO QUE OCULTA YLO QUE DEVELA. LA SEXUALIDAD MERCANTILIZADA
 
En nuestro país, el concepto de trata de personas comenzó a instalarse como tema dela agenda política y mediática a comienzos del siglo XXI, con posterioridad a la sancióninternacional del Protocolo para Prevenir, Reprimir y Sancionar la Trata de Personas,especialmente Mujeres y Niñas, conocido como Protocolo de Palermo (2000), quecomplementa la Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada1
 
Transnacional. Ambos instrumentos internacionales fueron ratificados por nuestro país(1)En el mismo se define la trata de personas como “la captación, el transporte, eltraslado, la acogida o la recepción de personas, recurriendo a la amenaza o al usode la fuerza u otras formas de coacción, al rapto, al fraude, al engaño, al abusode poder o de una situación de vulnerabilidad o a la concesión o recepción de pagos o beneficios para obtener el consentimiento de una persona que tengaautoridad sobre otra, con fines de explotación. Esa explotación incluirá, comomínimo, la explotación de la prostitución ajena u otras formas de explotaciónsexual, los trabajos o servicios forzados, la esclavitud o las prácticas análogas ala esclavitud, la servidumbre o la extracción de órganos”. Si se trata de personasmenores de 18 años, el delito se configurará aunque no haya mediado engaño,violencia, ni ningún otro medio comisivo de los mencionados.Esta definición ofrece, a nuestro juicio, algunos problemas, referidas al menos a dosaspectos:1)
Homologa en una misma figura situaciones diferentes, tanto desde el puntode vista de la experiencia de las víctimas, como de la comisión del delito, dela organización delictiva y de los bienes jurídicos protegidos.
Como surge dela definición, incluye dentro de un concepto genérico: “explotación”, lossiguientes fines: la explotación de la prostitución ajena u otras formas deexplotación sexual, los trabajos o servicios forzados, la esclavitud o las prácticasanálogas a la esclavitud, la servidumbre y la extracción de órganos.Los
bienes jurídicos
son valores sostenidos por una sociedad, que tienen uncarácter histórico y cultural y que la ley ha decidido tutelar. “Son interesesindividuales o colectivos, considerados indispensables para la convivenciasocial” (2). En el derecho penal, los delitos de agrupan en títulos que a su vez sesubdividen en capítulos, según cuál sea el bien jurídico protegido: delitos contralas personas, contra el honor, contra la integridad sexual, contra la libertad,contra la propiedad, contra la seguridad pública, contra el orden público, contralos poderes públicos y el orden constitucional, contra la administración pública,contra la fe pública.En el caso de los
fines de explotación
que señala la definición citada y que ledan sentido al delito de trata de personas, los bienes jurídicos protegidos sondiversos. La explotación de la prostitución ajena u otras formas de explotaciónsexual pertenecen al título de “Delitos contra la integridad sexual”; trabajos oservicios forzados, esclavitud o prácticas análogas a la esclavitud y servidumbrea “Delitos contra la libertad”, aunque nuestro Código reúne todas estas figuras bajo la descripción de “reducción a la servidumbre u otras prácticas análogas” .;la extracción de órganos está, en nuestro derecho, incluida en una ley especialque habilita la donación voluntaria, pero no la comercialización ni formas decoacción o violencia; en estos últimos casos se trata de delitos contemplados enla misma ley, que configuran delitos contra las personas.2
 
Sin embargo, cuando nuestra ley recoge casi textualmente la definición del protocolo de Palermo, ubica todos los casos bajo el título de
“delitos contra lalibertad”
Hasta ese momento, la legislación nacional e internacional vinculaba la trata a la prostitución, como aún hoy lo hacen los códigos penales de diferentes países,como Brasil, Chile, Cuba, Honduras, Puerto Rico, Panamá y Paraguay, parareferirnos sólo a los latinoamericanos. Argentina tipificaba sólo la tratainternacional (promover o facilitar la entrada o salida del país) con fines de prostitución, en el Título de “Delitos contra la integridad sexual”, hasta lasanción de la ley contra la trata de personas Nº 26364 del año 2008.El tratado abolicionista, adoptado por la Asamblea de las Naciones Unidas el 2 dediciembre de 1949, llamado “
Convenio para la Represión de la Trata de Personas y dela Explotación de la Prostitución Ajena” 
, ha sido ratificado por nuestro país por Decreto ley 11925/57, confirmado por la ley 14467/58. También lo ha sido su Protocoloadicional por ley 25768/60.
 
Se encuentra vigente y forma parte de nuestro derechointerno.
En la fundamentación del mismo (los “Considerandos”), se habla de
“La prostitución yel mal que la acompaña, la trata de personas para fines de prostitución” 
, señalandoque
“son incompatibles con la dignidad y el valor de la persona humana
”. Para esteconvenio el consentimiento de la víctima no tiene relevancia. El delito se configura cono sin el consentimiento de la víctima.
La dignidad y el valor de la persona humanano se consideran cuestiones “negociables”. No son bienes jurídicos disponibles
.Este instrumento internacional pone en el centro de sus preocupaciones la prostitución y considera a la trata una consecuencia de la misma. En la actualdefinición del delito de trata de personas, en cambio, aparece “la trata” en primer término y la prostitución como uno de los fines, junto al trabajo esclavo, eltráfico de órganos y otros.En igual sentido que el Convenio citado, la
Convención contra la eliminaciónde todas las formas de la discriminación contra la mujer 
(conocida comoCEDAW por su sigla en inglés), establece en su artículo 6º:
“Los Estados Partes tomarán todas las medidas apropiadas, incluso de carácter legislativo, para suprimir todas las formas de trata de mujeres y explotación de la prostitución ajena
 No dudamos de la importancia de considerar las otras situaciones en que existetrata de personas y es importante que la legislación las tenga en cuenta.
Pero nose puede olvidar que entre el 85% y el 90% de los casos de trata a nivelinternacional, afectan a mujeres y niñas con fines de ser prostituídas
. Así lorevelan también los casos judicializados y las denuncias realizadas en nuestro país. Por otra parte, a nuestro juicio, debieran ser legislados dentro del bien jurídico correspondiente al delito que le sirve de base o fin: la integridad sexual,la libertad o la integridad física, según los casos. Una buena técnica jurídica,dentro del marco de un derecho penal garantista, así lo aconsejaría.3

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->