Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more ➡
Download
Standard view
Full view
of .
Add note
Save to My Library
Sync to mobile
Look up keyword
Like this
50Activity
×
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
H. P. Lovecraft - El que susurra en la oscuridad

H. P. Lovecraft - El que susurra en la oscuridad

Ratings: (0)|Views: 16,908|Likes:
Published by Daniel Rodriguez

More info:

Published by: Daniel Rodriguez on May 05, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See More
See less

01/30/2014

pdf

text

original

 
 EL SUSURRADOR EN LA OSCURIDAD H. P. LOVECRAFT 
EL SUSURRADOR EN LAOSCURIDAD
H. P. LOVECRAFT
ITened muy presente que en último rmino no presencieningún horror visual. Decir que una -conmoción mental fuela causa de lo que deduje -aquella última gota que me hizosalir a escape de la solitaria granja de Akeley y lanzarme, enplena noche, por las desoladas montañas de Vermont en unvehículo requisado— , no es sino querer ignorar los hechosmás palmarios de mi experiencia final. No obstante las cosastan fascinantes que tuve ocasión de ver y oír y la imborrablehuella que en mí dejaron, ni siquiera hoy puedo afirmar siestaba o no equivocado por lo que respecta a mi horrible de-ducción. Ya que, después de todo, la desaparición de Akeleyno prueba nada. No se encontró nada anormal en su casa apesar de las huellas de proyectiles que había dentro y fuerade ella. Daba la impresión de que hubiera salido a dar unavuelta por las montañas y, por algún motivo desconocido, nohubiese regresado. No habla la menor indicación de quealguien hubiera pasado por allí, ni de que aquellos horriblescilindros y quinas hubiesen estado almacenados en elestudio. El hecho de que Akeley profesara un temorreverencial hacia las verdes y abigarradas montañas y losinnumerables cursos de agua entre los que habla nacido y sehabla criado, tampoco quería decir nada en absoluto, pues secuentan por millares las personas sujetas a tan morbosasaprensiones. La extravagancia, además, podía contribuir aexplicar los extraños actos y recelos en que incurrió hacia elfinal.Todo comenzó, por lo que a mí respecta, con lashistóricas, y hasta entonces jamás vistas,inundaciones de Vermont del 3 de noviembre de1927. Por aquel entonces era yo, al igual que sigo
UNIVERSIDAD MISKATÓNICA LOVECRAFTIANA
1
 
 EL SUSURRADOR EN LA OSCURIDAD H. P. LOVECRAFT 
siendo hoy, profesor de literatura en la Universidadde Miskatonic en Arkham, Massachusetts, y unentusiasta aficionado al estudio del folklore deNueva Inglaterra. Poco después de la inundación,entre los numerosos reportajes sobre calamidades,desgracias y auxilios organizados que llenaban laspáginas de los periódicos, aparecieron una serie deextrañas historias acerca de objetos que seencontraron flotando en algunos de los desbordadosríos. En ellas hallaron pie muchos de mis amigospara enfrascarse en curiosas polémicas, y acabaronrecurriendo a mi confiando de que podría aclararlesalgo al respecto. Me sentí halagado al comprobar enqué medida se tomaban en serio mis estudios sobreel folklore, e hice lo que pude por reducir a su justotérmino aquellas infundadas y confusas historias quetan genuina mente parecían tener su origen en lasantiguas supersticiones populares. Me divertíamucho encontrar personas cultas convencidas de quedea haber algo de misterioso y perverso en elfondo de aquellos rumores.Las leyendas que atrajeron mi atencn. procean en sumayor parte de lectores de periódicos, aunque una deaquellas increíbles historias tenía una fuente oral y a unamigo mío se la reprodujo su madre en una carta que le enviódesde Hardwick, Vermont. Lo que se describía en ellas era enesencia lo mismo, aunque parecía haber tres variantes: unaestaba relacionada con el río Winoski cerca de Montpelier,otra tenía que ver con el río West en el condado deWindham, allende Newfane, y una tercera se centraba en elPassumpsic, condado de Caledonia, al norte de Lyndonville.Desde luego, muchos de los artículos hacían referencia aotros ejemplos, pero en última instancia todos ellos parecíanreducirse a estos tres. En todos los casos los campesinosafirmaban haber visto uno o más objetos muy extraños ydesconcertantes en las agitadas aguas que bajaban de laspoco frecuentadas montañas, y había una acusada tendencia arelacionar aquellas visiones con un primitivo y semiolvidado
UNIVERSIDAD MISKATÓNICA LOVECRAFTIANA
2
 
 EL SUSURRADOR EN LA OSCURIDAD H. P. LOVECRAFT 
ciclo de leyendas tradicionales que los ancianos revivían parael caso en cuestión.Lo que la gente creía ver eran formas orgánicas muy distintasde cualesquiera otras vistas con anterioridad. Naturalmente,en aquel trágico periodo, los os arrastraban muchoscadáveres de seres humanos. Ahora bien, quienes describíanaquellas extrañas formas estaban totalmente convencidos deque no se trataba de seres humanos, a pesar de algunasaparentes semejanzas en tamaño y aspecto general. Tampoco,decían los testigos, podían ser las de ningún animal conocidoen Vermont. Eran objetos rosáceos de un metro y medio delargo, con cuerpos revestid
a
s de un caparazón provisto degrandes aletas dorsales o alas membranosas y varios pares depatas articuladas, y con una especie de intrincada forma elip-soide, cubierta con infinidad de antenáculos, en el lugar enque normalmente se encontraa la cabeza. Resultabarealmente curioso hasta qué punto coincidían los relatos delas diferentes fuentes, aunque en parte se explicaba por elhecho de que las antiguas leyendas, difundidas en otrotiempo por toda la montañosa comarca, aportaban un cuadromorbosamente vivido que podía muy bien teñir laimaginaci6n de todos los testigos implicados. De lo quededuje que los testigos todos ellos gentes sencillas eingenuas de comarcas escasamente pobladas haanvislumbrado los destrozados y abotagados cadáveres de sereshumanos y animales domésticos en las turbulentas aguas, y elrecuerdo latente de las antiguas leyendas les habla llevado arevestir de atributos fantásticos a aquellos cadáveres dignosde la mayor compasión.Aquellas leyendas, aun cuando nebulosas, ambiguas y engran medida olvidadas por las actuales generaciones, teníanunos rasgos muy singulares y sin duda reflejaban ‘lainfluencia de primitivos relatos tradicionales indios. Era algoque, aunque jamás había estado en Vermont, conocía biengracias a la curiosísima monografía de E
n
Davenport, en laque se recopila material de la tradición oral recogido conanterioridad a 1839 entre las personas s ancianas delestado. Este material, por otro lado, coincide casi
UNIVERSIDAD MISKATÓNICA LOVECRAFTIANA
3

Activity (50)

You've already reviewed this. Edit your review.
Jose Trafalgar liked this
MelodieEdwards liked this
JoSe D. AguilAr added this note|
que buena traduccion, hay pocas como estas.

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->