Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
7Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Dager - Historia narrativa y filosófica

Dager - Historia narrativa y filosófica

Ratings:

4.5

(2)
|Views: 3,311 |Likes:
Published by musicologia
Material para la asignatura de Historia, profesor Víctor Rondón
Material para la asignatura de Historia, profesor Víctor Rondón

More info:

Published by: musicologia on Sep 04, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

01/31/2013

pdf

text

original

 
 Historia scribitur ad narrandum, non ad probandum
*
: el debate en torno al método enel Chile historiográfico del siglo XIX
 Joseph Dager Alva
**
En el presente artículo nos acercamos a la polémica desarrollada en Chile en 1844 y 1848 entorno a cuál debería ser el método historiográfico adecuado para forjar la historia nacional. AndrésBello defendió la historia narrativa o
ad narrandum
en contra de los jóvenes José Victorino Lastarria yJacinto Chacón, que propugnaron la historia
ad probandum
o historia filosófica como el sistemaadecuado para encontrar la verdad.Con el fin de contextualizar mejor aquel debate, en nuestro primer punto abordaremos lasnociones que sobre el método se manejaban en Europa, especialmente el caso francés, pues losintelectuales chilenos acudieron constantemente a sus pares europeos. Asimismo, en nuestro segundoacápite pretendemos una aproximación al método historiográfico de Andrés Bello manifestado por elmaestro antes de su polémica, para, de ese modo, entender en su real dimensión los conceptos quedespués esgrimió. Luego, resumiremos las sugerentes tesis planteadas por Lastarria en sus
 Investigaciones sobre la influencia social de la conquista y del sistema colonial de los españoles enChile,
que dio origen a los comentarios de Bello. A partir de ahí, nos ocuparemos de la polémica propiamente dicha, procurando bosquejar los diferentes argumentos en discusión. Por un lado, Bello postuló un método de paciente investigación del pasado que aclare primero -y antes que nada- loshechos y que no abuse de las generalizaciones. Por su parte, Lastarria y Chacón, defendieron unsistema que rescate el “corazónde los hechos para rastrear su influencia y poder cambiaradicalmente el presente. En el fondo hay implícito (y a veces muy explícito) un enfrentamiento entredos visiones distintas de construir el futuro de la república naciente.Finalmente, como epígono de la polémica, aludimos a la noción que sobre la disciplinahistórica suscribieron Diego Barros Arana y Valentín Letelier, respectivamente. Ambos liberales comoLastarria y Chacón, pero creyentes en un acopio laborioso de los datos, tal como quería don AndrésBello.
La historia “ad probandum” versus la historia “ad narrandum” en el contexto europeo
El siglo XIX ha sido llamado con razón el siglo de los historiadores. En efecto, la disciplina produjo en cantidad y en calidad obras como en ninguna centuria precedente. Cierto es que desde elsiglo XVII y XVIII en Europa aparecieron una serie de obras eruditas y de edición de crónicasmedievales, por ejemplo, junto con propuestas omniabarcantes que pretendían ofrecer una imagenglobal de la humanidad. Pero fue en el XIX cuando la disciplina histórica adquirió un rango
*
Frase originalmente de Quintiliano que el barón de Barante, Prosper de Brugière, colocó como epígrafe de su
 Historia delos duques de Borgoña de la casa de Valois
.
*
*
Licenciado en Historia por la Pontificia Universidad Católica del Perú. Estudiante del programa de Doctorado de laPontificia Universidad Católica de Chile. El autor desea expresar su gratitud con el profesor Sergio Villalobos por sumotivación para realizar y publicar el presente artículo.
 
 profesional y universitario, y los historiadores produjeron trabajos de gran aliento que procuraronofrecer la historia de sus respectivas naciones cuanto historias generales de Europa. Más aún, duranteaquella centuria abundaron las reflexiones teóricas sobre el método historiográfico. No pretendemosofrecer el panorama de las diversas corrientes que dominaron el XIX europeo, pero sí un breveresumen de las dos formas de entender la investigación histórica desarrolladas en Alemania y Francia, puesto que en el contexto historiográfico del Chile del siglo XIX puede notarse la influencia de ambascorrientes. Nos referimos, por un lado, a la llamada “historia filosófica”, encaminada a construir la“ciencia de la humanidad”, para la cual el objeto del conocimiento histórico no son los hechos del pasado, sino sus relaciones, sus causas y efectos. Los “historiadores filósofos” pretendieron descubrir las leyes o principios generales que estarían dándole forma a los hechos históricos. Por otra parte, la“historia narrativa” proponía a la historia como una ciencia concreta, cuya función debía ser la deresucitar los acontecimientos y hombres del pasado, y sostenía la imposibilidad de establecer las leyesque guiarían el curso de la historia. Fueron las reflexiones filosóficas de Herder, Hegel y Voltaire lasque incitaron este debate historiográfico tanto en Alemania como en Francia. De hecho, la filosofía deHerder ejerció gran influencia en el medio francés, y también en Chile a través de Francia, por lo quevale la pena referirnos brevemente a sus postulados.Johann Gottfried Herder, filósofo y teólogo alemán, nació en 1744 en la Prusia Oriental yfalleció en 1803 en Weimar. Su
 Ideas sobre la filosofía de la historia de la humanidad,
 publicadaentre 1784 y 1791, aunque no es una obra histórica, sí contiene diversas consideraciones acerca de lahistoria, entendida como devenir, y en especial sobre la marcha de la humanidad. El rasgo principal desu argumentación, siguiendo a Fueter, es un optimismo racionalista que postula el progreso de lahumanidad como una marcha ascendente.
1
Sin embargo, Herder, a diferencia del “humanismocristiano”, considera que todos esos pueblos que conforman la humanidad son distintos entre sí. Loque los distingue es lo que él llamó el “espíritu del pueblo” o el “genio del pueblo”, que hace a loshombres de una misma nación similares entre sí, pero diferentes de los de otros pueblos. Para Herder lo original en los pueblos se debe a condiciones “innatas”, a su propio carácter, y no tanto a lascircunstancias del medio físico. La originalidad de los pueblos les es interior a ellos mismos. Pese a locual, Herder no renuncia totalmente a la idea de una comunidad en la humanidad, la que podríaalcanzarse gracias a la educación.
2
Herder, pues, rechazó la idea de una “naturaleza” humana y por ello ejerció gran influencia enel romanticismo alemán, caracterizado por pretender rescatar el color local de los pueblos, es decir el“genio” del que había hablado Herder. Pero, junto con lo anterior, sostenía también una humanidadque caminaría hacia la perfección, en lo que está anunciado el posterior planteamiento de Hegel. Laidea de evolución, entonces, se percibe claramente en las
 Ideas
de Herder. Por eso comienza suhistoria de la humanidad con la exposición del desarrollo cosmológico y geológico, el que llevafinalmente a la vida animal, de la cual la humanidad es la especie suprema. El concepto de evoluciónsupone la creencia en leyes que regirían la marcha ascendente. Esas leyes no son históricas, pues noson las condiciones históricas las que explican las diferencias entre los pueblos, sino ese elementoinnato a los pueblos, su genio. Son mas bien leyes equiparables a las leyes de la naturaleza, es decir que la evolución ha de ocurrir necesariamente: “Toda la historia de los pueblos es para nosotros unaescuela de competición para alcanzar la más bella corona de la humanidad y dignidad humana”.
3
Así,
1
Eduard Fueter.
 Historia de la historiografía moderna
. Tomo II. Buenos Aires: Editorial Nova, 1953, p. 82-83.
2
Georges Lefebvre.
 El nacimiento de la historiografía moderna
. Barcelona: Ediciones Martínez Roca, 1974, p. 153-154.
3
Herder citado por Rudolf Bultmann.
 Historia y escatología
. Madrid: Ediciones Studium, 1974, p.88.
2
 
la “humanidad” se convierte en el final del camino, en la meta a alcanzar a la que todos los puebloshan de llegar. Dicha evolución estaría, finalmente, determinada y guiada por la acción de laProvidencia.En la noción de la marcha de la humanidad hacia la perfección, Herder no alcanzó los niveles alos que después llegaría Hegel. Georg Wilhelm Hegel, el gran filósofo idealista alemán, nació en 1770y falleció en Berlín el año de 1831. Hegel tampoco elaboró una obra propiamente historiográfica, pero publicó una
 Historia de la Filosofía
que se empezó a editar en 1830, un año antes de su muerte.Además, como profesor de la Universidad de Berlín dictó desde 1822 el curso
 Filosofía de la Historia
,que sus alumnos publicaron póstumamente en 1837. Allí, Hegel sostenía que la historia era eldesenvolvimiento del Espíritu, es decir que el Espíritu, o Razón Absoluta, se iba encarnando en lahistoria. La historia universal no sería otra cosa que el progreso (necesario) en la conciencia de lalibertad, pues a medida que transcurrían las etapas históricas la libertad obtendría un mayor desarrollo.La historia iría de Oriente a Occidente, desde donde sólo uno es libre hasta el momento en el que todosson libres, tipificada esta última etapa en los pueblos germano-cristianos. Este progreso se encontraríaarmonizado gracias al “ardid de la razón”.
4
La marcha estaría encaminada entonces hacia “lo mejor”,sería el progreso dialéctico de la Idea. Hegel lo planteó de una conocida manera: “La historia engeneral es por lo tanto el desarrollo del Espíritu en el tiempo”. En esta visión poco importan lasindividualidades y esto se relaciona con el hecho de que Hegel consideraba el campo histórico comoun “caos de pasiones”, nada orgánico, donde lo particular era entendido como totalmente dependientedel gran proceso cósmico.
5
Tan poco le interesaban las individualidades que estaba convencido de quela forma “filosófica” era la mejor manera de considerar la historia, superior a la “inmediata” y a la“reflexiva”. A través de la forma filosófica podría abarcarse la historia universal y el “alma” quedirigía los acontecimientos, para lo cual se debía
renunciar de hecho a la expresión individual de la realidad y reducirse a abstracciones; nosólo en el sentido que se ha de prescindir de ciertos acontecimientos y ciertas acciones,sino en el otro de que el pensamiento es el más poderoso abreviador.
6
En Alemania, historiadores como Wilhelm von Humboldt o Leopold von Ranke se opusieronvigorosamente a las filosofías de la historia de Herder o Hegel. Humboldt, representante de la corrienteconocida como “ideología histórica”, es un fiel creyente de que la labor del historiador consistiría enrastrear las “ideas” que dominan una época. Pero, en su ensayo
 El oficio del historiador 
, subrayó laimportancia de la investigación empírica de los hechos de una determinada época, de modo que esetipo de investigación permita encontrar esas ideas en esa época. Y es que Humboldt afirmaba que las“ideas” no eran creaciones supraterrenas, sino que sólo podían ser reconocidas “en y por losacontecimientos”. Ranke, uno de los más preclaros representantes de lo que después se llamaríahistoria narrativa, afirmó, más específicamente aún que Humboldt, que las ideas son “instintosconcretos de la acción”
7
, y creyó que “sin investigación exacta, la concepción de lo universaldegeneraría hasta convertirse en fantasma”.
8
 Refutando directamente a Hegel, sentenció:
4
Karl Löwith.
 El sentido de la historia
. Madrid: Aguilar, 1973, p. 82-85. Véase también Eduard Fueter.
 Historia de lahistoriografía
… p. 111-114.
5
Dichas afirmaciones de Hegel las hemos extraído del análisis que realiza Hayden White sobre la obra del filósofo alemán:Hayden White.
Metahistoria. La imaginación histórica en la Europa del siglo XIX 
. México: Fondo de Cultura Económica,1997, p. 119 y 112, respectivamente.
6
Hegel en Fritz Wagner.
 La ciencia de la historia
. México: Universidad Nacional Autónoma de México, 1958, p. 222.
7
Ambas citas en Eduard Fueter.
 Historia de la historiografía
... p 101.
8
Ranke citado por Hayden White.
Metahistoria
... p. 167.
3

Activity (7)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 hundred reads
1 thousand reads
farideg liked this
Aline Alin liked this
Enkidux liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->