Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
16Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Codigo Civil - Libro V - Exposicion Motivos

Codigo Civil - Libro V - Exposicion Motivos

Ratings:

5.0

(1)
|Views: 2,743|Likes:
Published by donkrr
Valiosa exposición de motivos, específicamente del libro quinto del codigo civil guatemalteco.
Valiosa exposición de motivos, específicamente del libro quinto del codigo civil guatemalteco.

More info:

Published by: donkrr on Sep 05, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

04/19/2013

pdf

text

original

 
Libro Quinto Código Civil (Exposición de Motivos) Decreto Ley 106
 
Libro Quinto Código Civil (Exposición de Motivos) Decreto Ley 106
LIBRO QUINTO
DEL DERECHO DE OBLIGACIONES
PRIMERA PARTE
DE LAS OBLIGACIONES EN GENERAL
TITULO I
DEL NEGOCIO JURÍDICO
1
 
1
 
DEL NEGOCIO JURÍDICO
. La expresión "negocio jurídico", dice Puig Peña, ha ganado el favor de la doctrina e incluso el de las legislaciones.En Francia lardaron mucho en adoptar el término "negocio jurídico", y todavía muchos tratadistas emplean la frase, ya en ellos tradicional, de"acto jurídico". En Italia hubo también dudas al principio: pero ya es general la expresión "negocio jurídico" cosa que también sucede ennuestra patria. (Puig Peña, Derecho Civil Español, Tomo I, Volumen II, Edición 1958, Página 457)Ha hecho fortuna en Alemania la denominación de "negocios jurídicos", expresa el civilista Castán Tobeñas, vulgarizada también en Italia.En la actualidad es ya corriente la frase "negocio jurídico", introducida por los traductores de algunos libros italianos y alemanes. Valverdeadoptó dicha frase, fundándose en ser la que emplean los pandectistas y civilistas más autorizados del mundo jurídico y no prestarse aequívocos, como sucede con la de "acto jurídico", que tanto significa la operación- jurídica como el escrito o instrumento destinado aconstatarla. (Castán, Derecho Civil Español, IX Edición. 1955, pagina 500).Suficiente estas citas de autores tan modernos para explicar el término "negocio jurídico" que empleamos en el título I que comprende lospreceptos generales aplicables a todas las obligaciones, y siendo la declaración de voluntad lo que constituye el fondo esencial del negocio jurídico, el Código da principio a la materia con el artículo 1251 que establece los requisitos necesarios para que la declaración de voluntadtenga validez.Estos elementos quedan reducidos al consentimiento, la capacidad legal y el objeto licito. La causa no se menciona por las razones queadelante se expresan.El consentimiento, en el sentido de otorgar u obligarse una persona con discernimiento y voluntad libre y espontánea, supone la capacidadlegal del sujeto, pues si ésta no existe, la manifestación de la voluntad es ineficaz. De tal manera se presentan unidos estos dos elementos quebien pueden comprenderse en u no solo, el consentimiento, sin que ello signifique que• se prescinde de la capacidad como requisito esencial.La capacidad la tienen todos aquellos a quienes la ley no lo prohíbe, dice el artículo 1254.Las personas legalmente capaces son las mayores de edad e incapaces las que no han cumplido dieciocho años; pero dentro de la mayoríay de la minoría, la ley establece excepciones, pues hay mayores de edad incapaces par a todos o para determinado, acto, y contratos y haymenores de edad con capacidad para ciertos actos dé la vida civil.La causa que enumera el artículo 1406 del Código del 77, como requisito para la validez del contrato, la suprimimos. Tomada como elmotivo jurídico, la obligación de cada una de las partes tiene por causa la obligación de la otra, y en este sentido se ha interpretado la causa ennuestro derecho. A pesar de la autonomía de esta circunstancia proclamada por eminentes autores causalistas, la discusión con los no menosgrandes civilistas que sostienen su falsedad, sigue interminable y no se llega a una conclusión definitiva, por lo que siguiendo el ejemplo decódigos tan importantes y modernos como el alemán, el suizo de las obligaciones, el mexicano, el brasileño y el peruano, decidimos nomencionarla, tomando en cuenta que en los contratos onerosos la causa se confunde con el objeto y en los gratuitos, con el consentimiento.La incapacidad relativa de una de las partes, dice el artículo 1255, no puede ser invocada por la otra en su propio beneficio, sioportunamente la hubiere conocido.La nulidad del contrato está contemplada en provecho del incapaz, a quien le queda el recurso de demandarla ante el juez competente,por medio de su representante legal; pero también puede solicitarla la parte capaz si no hubiese sido conocida la incapacidad de la otra parte,pues en caso contrario, el capaz se aprovecharía de su propio dolo.La doctrina de este- artículo es la que inspiraba los artículos 1905 que se refiere al contrato de mutuo, 1953 relativo al depósito, y 2365inciso 30, los tres del Código Civil del 77 y 12 del Código de Comercio. Este último expresa que los contratos celebrados por personas a quienesno está permitido por las leyes el ejercicio del comercio, no producen acción contra el contratante capaz, pero confieren derecho a éste parademandar a su elección la nulidad o el cumplimiento de aquéllos, a no ser que se pruebe que ha procedido de mala fe.El cumplimiento del convenio no es necesario indicarlo, pues desde el momento en que no se demanda la nulidad, el contrato subsiste ypor lo tanto el derecho de pedir su cumplimiento.La falta de alguno de los elementos que integren el negocio jurídico ocasiona su inexistencia o nulidad absoluta; pero los vicios delconsentimiento únicamente dan lugar a su nulidad relativa, la cual puede desaparecer y quedar válido aquél si la parte interesada no demandala nulidad dentro del termino de la prescripción.La voluntad del sujeto que se obliga puede manifestarse expresa o tácitamente y resultar también de la presunción de la ley en casosdeterminados.
 
Libro Quinto Código Civil (Exposición de Motivos) Decreto Ley 106
CAPITULO IDE LA DECLARACIÓN DE VOLUNTADARTICULO 1251.
El negocio jurídico requiere para su validez: capacidad legal del sujeto quedeclara su voluntad, consentimiento que no adolezca de vicio y objeto lícito.
ARTICULO 1252.
La manifestación de voluntad puede ser expresa o tácita y resultar también de lapresunción de la ley en los casos en que ésta lo disponga expresamente.
ARTICULO 1253.
El silencio no se considerará como manifestación tácita de voluntad sino en loscasos en que existe, para la parte a quien afecta, la obligación de explicarse.
ARTICULO 1254.
Toda persona es legalmente capaz para hacer declaración de voluntad en unnegocio jurídico, salvo aquéllas a quienes la ley declare específicamente incapaces.
2
 
ARTICULO 1255.
La incapacidad relativa de una de las partes no puede ser invocada por la otraen su propio beneficio, si oportunamente la hubiere conocido.
ARTICULO 1256.
Cuando la ley no declare una forma específica para un negocio jurídico, losinteresados pueden usar la que juzguen conveniente.
La voluntad tácita puede consistir en un hecho material que dé a conocer la aceptación de la obligación sin que lo manifieste con palabras.El mandatario, por ejemplo, que comienza a ejercer el mandato sin que expresamente haya contestado su aceptación al mandante, manifiestatácitamente su voluntad; las figuras jurídicas denominadas cuasicontratos en el Código del 77 y comprendidas en el Código entre lasobligaciones provenientes de hechos lícitos sin convenio, son casos de obligaciones en que el consentimiento lo presume la ley fundada enprincipios de equidad.El silencio no es manifestación de voluntad, dice el artículo 1253, sino únicamente cuando existiendo relaciones anteriores entre las partes,el interesado está obligado a contestar. Así, por ejemplo, si de acuerdo con un contrato de mutuo en cuenta corriente, el deudor recibe el saldode su cuenta en la época convenida y no lo objeta ni contesta dentro del término que el acreedor le fija, se supone que lo acepta, siendo susilencio, en este caso, expresión de consentimiento. De no existir tales relaciones anteriores no está obligada a contestar la parte que searequerida aunque se le amenace con tener su silencio como aceptación de lo que se le interroga.Hay negocios jurídicos en los cuales la ley exige ciertas formalidades o solemnidades para que produzcan efectos y sólo se reconoce comoválida la voluntad que se manifiesta en la forma señalada por la ley. Cuando no se designe una forma específica, dice el artículo 7o., losinteresados pueden usar la que juzguen conveniente.Las formalidades son requeridas ad solemnitatem o ad probationen. Las primeras deben observarse rigurosamente y su falta produce laabsoluta inexistencia del acto, agregándose este requisito a los tres enunciados en el artículo 1o. para los casos en que se exija; las segundas noson esenciales para la perfección del acto o contrato, pero son exigibles para la prueba del mismo.En el primer caso se encuentra el testamento, como acto jurídico en que la ausencia de ciertas formalidades produce su nulidad absoluta.Asimismo, los contratos solemnes deberán otorgarse llenando las formalidades legales so pena de nulidad.En el segundo caso está la mayoría de los actos y contratos. Aceptado en principio de que el consentimiento es suficientepara perfeccionarlos, sólo queda a las partes la obligación de otorgar el documento requerido para que surta efectos contra tercero y pruebe laoperación ante los tribunales.Tratándose de contratos debe hacerse constar su otorgamiento por medio escrito cuando su valor pase de trescientos o de mil quetzalessegún el caso; pero la compraventa de bienes inmuebles, cualquiera que sea su precio, debe hacerse por medio de escritura pública. Sinembargo, perfeccionado el contrato por el consentimiento de las partes, en caso de que la escritura no se haya otorgado, no por eso elcontrato deja de existir entre los contratantes, quedándole al comprador el derecho de exigir el otorgamiento de la escritura para que seinscriba su propiedad en el Registro y perjudique a terceros. Es evidente que si esta formalidad se exigiera ad solemnitatem la compraventa nopodría quedar perfeccionada por el simple consentimiento sino únicamente por medio de la escritura ante notario.
2
Art. 9 de este código.

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->