Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword or section
Like this
125Activity

Table Of Contents

0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Charlas Iniciales de Seguridad de 5 Minutos

Charlas Iniciales de Seguridad de 5 Minutos

Ratings: (0)|Views: 77,330|Likes:

More info:

Published by: Paul Christian Rojas Flores on May 12, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/22/2013

pdf

text

original

 
 
LA PUNTUALIDAD EN EL TRABAJO
HOY QUIERO hablarles un poco acerca del tema que quizás ustedes piensen que no tienerelación con la prevención de accidentes. Sin embargo, aunque esta relación no sea muy claray directa, existe indirectamente. En realidad podríamos afirmar que todas las actividades yactitudes están relacionadas, de una forma u otra, con la prevención de accidentes porque laprevención de accidentes debe ser parte integral de todo lo que realizamos, dentro y fuera deltrabajo.Para ir al grano me refiero a la puntualidad en el trabajo. Pero antes de continuar me gustaríahacerles una pregunta para partir de ese punto. Creen ustedes que la puntualidad en el trabajoes importante para prevenir accidentes? Quiero que me expresen sus opiniones para compartirnuestras ideas y comprendernos mejor.Bueno, como ustedes mismos han podido comprobar, aunque quizás este tema se trate conpoca frecuencia, es indudable que la puntualidad es importante en la prevención de accidentes.Muchos trabajadores piensan que establecer un horario de entrada y salida es solo unproblema de organización y disciplina, sin embargo, cuando se analiza un poco se puede verfácilmente su relación con la prevención.Podemos hacer una lista de factores relacionados con la puntualidad que contribuyen aprevenir accidentes o como la impuntualidad puede provocar accidentes.En primer lugar tenemos que considerar a la puntualidad en el trabajo como unaresponsabilidad primordial. Contamos con un horario de trabajo que ha sido diseñado paracumplir con las necesidades de la planta y de las operaciones que aquí realizamos. Lo primeroque salta a la vista es que si violamos dicho horario se causan inconveniencias a nuestroscompañeros de trabajo porqué cuando llegamos tarde provocamos interrupciones y molestias alos que ya tienen un ritmo de producción. Evidentemente al llegar tarde se distrae la atención yla concentración de quienes ya están trabajando y con ello se crea la posibilidad de que por undescuido o por un instante de distracción se produzca un accidente o una lesión.En segundo lugar, al llegar tarde empezamos el trabajo alterados emocionalmente porquesabemos que estamos atrasados y que no podemos perder tiempo. Por esa falta detranquilidad ya no contamos con la misma disposición mental. Inclusive podemos llegar asentirnos nerviosos por causar tanta interrupción y este nerviosismo puede dar como resultadoun accidente.En tercer lugar, el ritmo de producción ya está establecido y en marcha. En nuestro afán poralcanzar ese ritmo para no atrasar la producción intentamos trabajar con más rapidez. Enmuchas ocasiones lo que conseguimos con tal apuro es olvidarnos de ciertas normas deprevención de accidentes, cometer errores y negligencias que pueden provocarnos lesiones.Por ejemplo, quizás ponemos el equipo o la maquinaria en marcha sin antes comprobar quetodo está en orden adecuado y que no existe ningún defecto, o no realizamos la inspeccióninicial para ver si los resguardos de la máquina o el equipo están colocados debidamente.En cuarto lugar, es posible que al llegar tarde se nos olvide o pasemos por alto la protecciónpersonal establecida y con ello aumentamos la posibilidad de sufrir lesiones innecesarias encaso de accidente. El hecho de no usar la protección personal adecuada es un gravísimo errorya que nos expone a los peligros sin amparo alguno.Y por último, el hecho de tener que caminar entre puestos de trabajo en operación para llegarhasta el nuestro, siempre implica la posibilidad de que algún material o determinada acción noprevista, como por ejemplo, pasar por donde un soldador realiza su tarea podría provocarnosun daño ocular si no se lleva la protección adecuada.Realmente podría continuar señalando otros puntos sobre la importancia de la puntualidad enel trabajo para prevenir accidentes, pero por razones de tiempo no es posible extendernosmás. De todas formas creo que lo que hemos mencionado es suficiente para hacernos recordary mantener presente en nuestras mentes como la puntualidad está relacionado con laprevención de accidentes. Recordemos que con el simple hecho de llegar al trabajopuntualmente ya estamos contribuyendo a evitar accidentes.
 
 
LA MEJORA CONTINUA
LA CHARLA DE HOY, quiero comenzarla con una pregunta sencilla: podemos hoy realizar lascosas tal como lo hacíamos ayer?……Desde luego que no, día a día, tanto nosotros como losmétodos de trabajo cambiamos. Estos cambios son necesarios para progresar y desarrollar eltrabajo con menos accidentes, en forma más cómoda, y con mayor provecho para todos.Eso es una Mejora Continua de nuestro trabajo. No podemos aferrarnos a las formas de pensary a los métodos que practicábamos antes ayer y aplicarlos a nuestra vida de hoy Porqué?Sencillamente porque la vida de ayer era mucho más simple que la vivimos hoy.Los montajes industriales son mucho más complejos cada día por lo que el concepto deprevención de accidentes se ha desarrollado a tal punto que necesitamos conocerlocompletamente para poder evitar accidentes.Siempre es bueno recordar los tiempos pasados porque muchas de las normas y métodos quese practicaban ayer pueden servir de experiencia e inclusive pueden aplicarse en la industriaactual. Pero hay que tener cuidado porque en la actualidad se han incorporado al trabajo grancantidad de factores y responsabilidades que se desconocían en el pasado. Por ejemplo, hacemuchos años los accidentes se consideraban y se aceptaban como algo inevitable del trabajo.Esto nos resulta totalmente absurdo hoy ya que sabemos que los accidentes no sucedenespontáneamente sino que son provocados por alguna causa. La actitud que tenían lostrabajadores hace muchos años no es la misma que la que tenemos hoy porque en nuestrosdías todos nos preocupamos por evitar errores que puedan provocar accidentes y por hacertodo lo posible para reducir al máximo los peligros.Tal vez algunos de nosotros hayamos trabajado el tiempo suficiente en la industria para darnoscuenta de los cambios que se han experimentado. Es fácil entonces darse cuenta que hoytomamos en consideración muchos aspectos que antes se pasaban por alto. Por ejemplo,ciertos procedimientos de trabajo y exposiciones peligrosas de algunos trabajadores que seconsideraban como tonterías, hoy las calificamos como actitudes inseguras. Perodesdichadamente, todavía hay muchos trabajadores que se resisten a cambiar de actitud.Piensan que son mejores y más listos que las normas de prevención de accidentes, las ignorany no siguen sus recomendaciones. Conocemos a alguien que actúe y que piense de estaforma? Casi seguro que sí. La forma en que actuamos, en que reaccionamos antedeterminadas situaciones y problemas refleja en gran parte la forma en que pensamos y laforma en que concebimos la vida. Quiero decir, que si en nuestro trabajo ponemos cuidado,interés, preocupación y atención, estamos reflejando una actitud segura que es la que se debeadoptar, mantener y desarrollar, no solamente en el trabajo sino en todas las actividades querealizamos. Eso es muy importante porque la actitud de una persona influye sobre otras que lasrodean y si esa actitud es errónea, entonces la influencia será negativa.Muchas veces no nos damos cuenta o no sabemos qué otra persona nos está mirando, nosestá observando y que está juzgando nuestro proceder. Si se trata del trabajo que realizamos,evalúan nuestro desempeño – si lo hacemos correcta o incorrectamente. Esa persona que nosobserva puede ser otro trabajador, el supervisor, quizás sea el vecino pero de todas formas esalguien que se da cuenta de los errores que cometemos o de lo bien que desempeñamos latarea. La actitud positiva ante la prevención de accidentes puede empezar por una persona,pero piensen ustedes cuánto más efectiva puede ser si el grupo entero se vuelca totalmentehacia la formación de actitudes seguras y positivas.Todos debemos estar pendientes de los peligros que nos rodean, así como de todo lo quepodemos hacer para corregir las condiciones inseguras. Debemos siempre seguir y obedecerlas normas de prevención de accidentes, esté o no esté presente el supervisor u otra persona
 
 
encargada del grupo, ya que al fin y al cabo si sucede algo indeseable el perjudicado será elque cometa el error.Hay una actitud que es muy personal y a la misma vez totalmente colectiva: la preocupaciónpor la prevención de accidentes. Si todos adoptamos esta actitud y constantemente trabajamospara mejorarla, podremos estar seguros de que en años venideros se verá claramente el frutode la misma. Tal vez nuestros hijos, el día de mañana, puedan mirar hacia atrás y decir quenos preocupamos e interesamos por mejorar las cosas.Si alguno de nosotros todavía no ha empezado a interesarse en la causa de la prevención deaccidentes, es hora de que mire al pasado, lo compare con los esfuerzos que se realizan ennuestros días, y se convenza de que ya es tiempo de empezar.
MIRAR SIEMPRE ANTES DE ACTUAR
Hay partes del problema de prevención de accidentes que no se pueden cubrir con reglasestrictas. Hay condiciones en la industria que permiten que se creen situaciones que son taninfrecuentes que parecen, por lo menos durante un momento, totalmente nuevas e insólitas.Son, por lo tanto, inesperadas y es difícil crear para ellas reglas fijas.A esta altura, el buen juicio del trabajador debe entrar en juego. El trabajador que no puedeextender sus principios de prevención de accidentes para que cubran cada situación a la quese enfrenta, es una amenaza para sí mismo y para la organización de la que es parte.El trabajador en quien se puede confiar para que encare cada situación precavidamente, esmuy valioso para la compañía.Hace algunos años, ocurrió un trágico accidente en el patio de una fábrica de aceros. Unveterano cuya ocupación era barrer los suelos, murió a consecuencia de un atropello. Todo elmundo en la planta le conocía y le estimaba muchísimo.Un día se hallaba limpiando una plataforma a lo largo de una vía en la que haba un vagón debordes bajos. Un operador de grúa trajo desde un lugar de la fábrica un gran cajón conchatarra, lo giró sobre el vagón de bordes bajos y lo descendió con mala fortuna sobre elcuerpo inclinado del pobre barrendero. El hombre fue materialmente aplastado y murióinstantáneamente.El operador de la grúa no usó buen juicio. Él no podía ver claramente el lugar en el que estabacolocando la caja. Supuso que allí no había nadie. Por usar poco juicio y precaución se creó así mismo una tragedia que será incapaz de olvidar durante el resto de su vida.No sería difícil para nosotros enumerar varias cosas que debía haber hecho el operador.Seguramente él también las conocía. Es casi seguro que desde pequeño había oído el antiguoadagio que dice "Mirar siempre antes de actuar".Hay demasiada gente que actúa a lo loco. Y no es hasta que averiguan que su descuido les hacostado a ellos, y a otros, un precio muy alto que se dan cuenta del significado del antiguoadagio.Si todos pudiéramos recordar que nunca debemos arrojar un objeto pesado antes decerciorarnos de que no va a caer en los pies de alguien, que nunca vamos a tocar una pieza demetal hasta estar seguros que no está caliente, y de que nunca vamos a prender la mecha deun cartucho antes de asegurarnos que no hay personas en las cercanías, reduciríamosgrandemente el número de lesiones y muertes.Quién más quién menos, todos hemos actuado alguna vez en nuestras vidas sin tener encuenta las consecuencias de la acción imprudente que vamos a realizar. Pero la mayoría denosotros hemos llegado a crearnos un hábito, quizás a raíz de una mala experiencia, de mirarsiempre antes de actuar. No obstante hay entre nosotros quienes actúan de esta manera losmenos de las veces. Para ellos la actuación normal es la opuesta: actúan, y después miran.

Activity (125)

You've already reviewed this. Edit your review.
charli26 added this note
1 thousand reads
1 hundred reads
Juan Trujillo liked this
Maria Guevara liked this
Kari Rodriguez liked this
josesp82 liked this
Maria Guevara liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->