Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more ➡
Download
Standard view
Full view
of .
Add note
Save to My Library
Sync to mobile
Look up keyword
Like this
1Activity
×
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
GONZALEZ #181

GONZALEZ #181

Ratings: (0)|Views: 111|Likes:

More info:

Published by: Premio Nacional de Crítica on May 13, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See More
See less

12/15/2013

pdf

text

original

 
circula en el departamento de artefacultad de artes y humanidades, universidad de los andes
lunes 4 de abril, 2011
 juego de reglas editorial
González
es una publicación del Departamento de Arte /
González
solo publicará textos ycolaboraciones que tengan como remitente a correos de "uniandes.edu.co" y bajo el créditode la persona que los envía. En caso de que sean enviados por miembros de la universidad yagraduados o proesores retirados que no tengan este tipo de cuentas de correo se vericarásu vinculación / En los textos donde se haga mención explícita a una persona del Depar-tamento de Arte, o a miembros o dependencias de la universidad, se enviará copia de esecorreo a los sujetos en cuestión con el n de orecer la posibilidad de una contracrítica en elpróximo número de
González
/
González
publica lo que se quiera hacer público, todo lo quequepa en esta hoja de papel. Esta hoja circula por impreso y por correo al comienzo de cadasemana del periodo académico.Si desea estar con
Gónzalez
, envíe su colaboración al correo electrónico:hojagonzalez@gmail.com
archivo:
http://areadeproyectos.org/gonzalez
G nzález #181
enviado a hojagonzalez@gmail.com por Francisco Viveros
Un Ruidito ahí 
El silencio tiene un ruidito, es agudo, incompleto. Ya no lo reconozcocomo en mi niñez, tengo innidad de dispositivos para apartarlo; lostemas, ya no son temas ni descubrimientos, están ahí tan disponibles,que no interesa mirarlos. En un programa vi una mujer acumular cosasdurante años; decían que era un trastorno que padecen 3 millones depersonas, y todo un
reality
dedicado a documentar casos. Esta mujerhabía guardado huevos, carne y una innumerable cantidad de alimen-tos vencidos durante años en sus tres neveras. Y se negaba a desechar-los, ella identicaba en una nevera de cadaverina algo comestible; leera diícil prescindir de algo.Me acordaba de esos marqueses granadinos, que saquearon riguro-samente oro en la conquista y construyeron 12 castillos para acumu-larlo; 3 millones de personas suren de este nuevo trastorno… Gene-ralmente son personas mayores. ¿Que tan necesario será conocer vs.manejar? Me impresionó mucho ese programa que me transmitió latelevisión digital…. en cada uno de los casos, les asignaban un psicó-logo, para que estos acumuladores, se hicieran a la idea de que teníanque despojarse de sus cosas. El silencio tiene un ruidito ahí que ya seme olvidó cómo sonaba.—Vigo
enviado a hojagonzalez@gmail.com por Lina Espinosa
 Manarán mentiras de mis labios, pero quizás un poco de verdad se halle mezclada entre ellas;os corresponde a vosotros buscar esa verdady decidir si un trozo merece conservarse.—V. W.
En el texto
Sobre el respeto
escrito por Lucas Ospina y aparecido en
Gon- zález No. 179
, se arma que los precedentes sobre intervención de tra- bajos y obras en el Departamento de Arte allí mencionados, ponen enduda algunas de las armaciones del texto
Ya se supo quien fue la personaque le doro el diente al cuadro de Diana A.
, escrito por Lina Espinosa y apa-recido en el mismo número de
González
.No estoy de acuerdo con la percepción de Lucas sobre las armacio-nes del texto. Al parecer en su lectura, no tuvo eecto la última rase delpárrao que se reere a esta situación como si uera la primera vez quese presentara:
 Nunca antes desde la última vez
, la cual niega la primeraarmación y tácitamente se reere a los mismos antecedentes. Por otraparte, el asunto del código de honor *, está ciertamente en el terreno dela duda o más bien en el plano del idealismo de la cción, como muchasotras partes del texto. Tal vez algunas sutiles pistas del escrito enviadoa
González
dejaban ver esta intención.Las preguntas de ondo son: ¿Sería deseable que existiera un acuer-do de respeto tácito entre los estudiantes sobre los trabajos ajenos?. ¿Elirrespeto a los trabajos ajenos viene del desorden en el almacenamientoo de la indierencia por los procesos de otros? Y por otra parte, quizásla pregunta más importante: ¿Este episodio se resolvió imponiendo elrespeto a la uerza? La respuesta a la ultima pregunta es sin duda, no. Elinterventor no es mas que un término práctico que se reere a alguiensin existencia real*; es solo el personaje de una historia imaginada, notoda idílica. Y además, el respeto no se puede imponer a la uerza, elrespeto se gana.Finalmente, estoy de acuerdo con Lucas en que la refexión puedeextenderse hasta el espacio donde los estudiantes trabajan y en dondese enrentan al aprendizaje de este lenguaje particular del arte. Claroque es necesario y que sería deseable que al menos los estudiantes deultimo año contaran con talleres individuales. Terminaríamos con elsíndrome del ormato buseta e incentivaríamos ese espacio personalpara la creación, tan importante y necesario.Muy pronto Lucas va a tomar el timón del barco y esperamos quepueda poner su grano de arena para conciliar esos dos mundos, el aca-démico y el administrativo. Será una nueva etapa, llena de retos y con- versaciones por continuar.—Lina Espinosa*V.W.
enviado a hojagonzalez@gmail.com por Camilo Constain
Se prestan obras de arte en proceso y terminadas para intervenir a cambio de un bono de $100.000 pesos de la Lerner.—Camilo Constain
enviado a hojagonzalez@gmail.com por Alejandro Giraldo
pensamiento pretencioso:
  Yo soy artista... Pero la verdad ni tanto, porque los artistas son muy carretudos y pretenciosos y a mí simplemente me gusta dibujar y pintar y jugar con mislapicitos y colores.Y soy literato, no lósoo... Es decir que a mí me gusta contar cuentos e in- ventarme historias, no cuestionarme si en ello está el secreto de la vida y crearparolata pendeja donde lo la hay.Y soy yo, y vivo tranquilo. ¿Por qué joden tanto? ¡Vivan y dejen vivir!¿Pedir esto es acaso mucho pretender?—Un supuesto humanista con un
 BlackBerrySent from my BlackBerry® wireless device
—Alejandro Giraldo

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->