Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
7Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
40294271 Hauser Cap 5 en Adelante Renacimiento

40294271 Hauser Cap 5 en Adelante Renacimiento

Ratings: (0)|Views: 577|Likes:
Published by Damian Del Valle

More info:

Published by: Damian Del Valle on May 14, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/16/2013

pdf

text

original

 
Historia social de la literatura y el artela obra de arte original, un manifiesto carácter de mercancía. Y siel trabajo de los talleres, en los que los discípulos se dedicaban a lalabor de copia, tiende ya a la «producción de mercancía», la estampa, con sus múltiples ejemplares de una misma imagen, es unejemplo perfecto de la producción masiva, y ello mucho más enun campo en el que antes se trabajaba sólo por encargo previo.En el siglo XV surgen estudios en los que se copian tambiénmanuscritos en serie que son ilustrados rápidamente a pluma, exponiéndose luego los ejemplares para la venta, como en una librería. También los pintores y los escultores comienzan a trabajar enforma masiva y se impone así, también en el arte, el principio de laproducción impersonal de mercancías. Para la Edad Media, que hacía hincapié no en la genialidad, sino en la artesanía de la creaciónartística, no era la mecanización de la producción tan difícil decompaginar con la esencia del arte como para los tiempos modernos, o< como lo hubiese sido ya para el Renacimiento si la tradiciónmedieval del arte como actividad artesana no hubiera puesto algúnlímite a la difusión de su concepto de la genialidad.314
VRENACIMIENTO
 
1
EL CONCEPTO DE RENACIMIENTO
C
UÁNTO hay de caprichoso en la separación que se acostumbra hacer de la Edad Media y la Edad Moderna, y cuanindeciso es el concepto de Renacimiento, se advierte sobretodo en la dificultad con que se tropieza para encuadrar en una uotra categoría a personalidades como Petrarca y Boccaccio, Genti-le da Fabriano y Pisanello, Jean Fouquet y Jan van Eyck. Si se quiere, Dante y Giotto pertenecen ya al Renacimiento, y Shakespeare yMoliere todavía a la Edad Media. La opinión de que el cambio seconsuma propiamente en el siglo XVIII, y de que la Edad Moderna comienza con la Ilustración, la idea de progreso y la industrialización, no se puede descartar sin másPero sin duda es mucho me jor anticipar esta cesura fundamental situándola entre la primera yla segunda mitad de la Edad Media, esto es, a finales del siglo XII,cuando la economía monetaria se revitaliza, surgen las nuevas ciudades y la burguesía adquiere sus perfiles característicos; pero deningún modo puede ser situada en el siglo XV, en el que, si muchas cosas alcanzan su madurez, no comienza, sin embargo, ninguna cosa nueva.Nuestra concepción del mundo, naturalista y científica, es, enlo esencial, una creación del Renacimiento; pero el impulso haciala nueva orientación en la que tiene su origen la concepción queahora surge lo dio el nominalismo de la Edad Media^El interés porla individualidad, la investigación de las leyes naturales, el sentidode fidelidad a la naturaleza en el arte y en la literatura no comienzan en modo alguno con el Renacimiento. El naturalismo del sigloXV no es más que la continuación del naturalismo del gótico, en
1
Cf. J. Huizinga,
Das Problem der Renaissance,
en
Wege der Kulturgeschichte,
1930,págs. 134 sigs.; G. M. Trevelyan,
English Social History,
1944, pág. 97.
317
 
Historia social de la literatura y el arteel que aflora ya claramente la concepción individual de las cosas individuales; Los panegiristas del Renacimiento quieren ciertamentever en todo lo que en la Edad Media es espontáneo, progresista ypersonal un anuncio o una prefiguración del Renacimiento; Burck-hardt considera que las canciones de los
vagantes
son ya proto-Re-nacimiento, y Walter Pater descubre que una creación tan íntimamente medieval como el
chantefable Aucassin et Nicolette
es unaexpresión del Renacimiento; pero todo esto no hace más que iluminar desde el lado opuesto la misma situación, la misma continuidad entre Edad Media y Renacimiento.En su descripción del Renacimiento, Burckhardt ha acentuado sobre todo el naturalismo, y señala en el retorno a la realidadempírica, en «el descubrimiento del mundo y del hombre» el momento esencial del «re-nacimiento». Él, lo mismo que sus seguidores, no se ha dado cuenta de queden el Renacimiento lo nuevo noera el naturalismo en sí, sino los rasgos científicos, metódicos e integrales del naturalismo^ no han percibido ellos que^no eran la observación y el análisis de la realidad los que superaban los conceptos de la Edad Media, sino simplemente la conciencia y lacoherencia con que los datos empíricos eran registrados y analiza-dos;.no han visto^en una palabra^ queden el Renacimiento el hechonotable no era que el artista se fuese convirtiendo en observador dela naturaleza, sino que la obra de arte se transformaba en un «estudio de la naturaleza». El naturalismo del gótico comenzó cuandolas representaciones de las cosas dejaron de ser exclusivamente símbolos y empezaron a tener sentido y valor, incluso sin relación conla realidad trascendente, como mera reproducción de las cosas te-rrenasj Las esculturas de Chartres y Reims, a pesar de que su relación supramundana sea aún tan evidente, se distinguen de las obrasde arte del período románico por su sentido inmanente, el cual esseparable de su significación metafísica^Con la llegada del Renacimiento se realiza un cambio sólo en el sentido de que el simbolismo metafísico se debilita, y el propósito del artista se reduce demanera cada vez más resuelta y consciente a la representación delmundo sensible. A medida que la sociedad y la economía se liberan de las cadenas de la doctrina de la Iglesia, el arte se vuelve tam-318Renacimienton ton rapidez progresiva hacia la realidad; pero el naturalismo
01
unu novedad del Renacimiento,)como no lo es tampoco laéftXlomfu de lucro.El descubrimiento de la naturaleza por el Renacimiento es unInvento del liberalismo del siglo XIX. El liberalismo contrapone elUtrucímiento sencillo y amante de la naturaleza a la Edad Mediapara combatir así a la filosofía romántica de la historia. CuandoBurckhardt dice que «el descubrimiento del mundo y del hombre»M obra del Renacimiento, su tesis es a un tiempo un ataque a larwcción romántica y una defensa contra la propaganda destinada adifundir la visión romántica de la cultura medieval. La teoría de laespontaneidad del naturalismo renacentista tiene la misma fuenteque la doctrina de que la lucha contra el espíritu de autoridad y de jerarquía, el ideal de la libertad de pensamiento y de conciencia, laemancipación del individuo y el principio de la democracia sonconquistas del siglo XV. En este cuadro, la luz de los tiempos modernos contrasta por todos lados con las tinieblas de la EdadMedia,La relación de este concepto del Renacimiento con la ideologíadel liberalismo es todavía más clara en Michelet que en Burckhardt;al primero se le debe la frase de «la découverte du monde et del'homme»
2
. Ya el modo que tiene de elegir sus héroes intelectuales,uniendo a Rabelais, Montaigne, Shakespeare y Cervantes con Colón,Copérnico, Lutero y Calvino
3
, y el hecho de que incluso no vea enBrunelleschi más que al destructor del gótico, y consideré el Renacimiento en general como el principio de la evolución que llevará altriunfo la idea de la libertad y de la razón, muestra que lo que le interesaba en su concepto del Renacimiento era sobre todo encontrarel árbol genealógico del liberalismo. Para él, la lucha es todavía contra el clericalismo y a favor del libre pensamiento, que fue el quetrajo a los filósofos ilustrados del siglo XVIII la conciencia de suoposición a la Edad Media y su filiación renacentista.Tanto para Bayle
(Diccionario histórico y crítico,
IV) como para
2
Jules Michelet,
Histoire de la f ranee;
VII.
Renaissance,
1855, pág. 6.
5
Cf. Adolf Philippi,
Der Begriff der Renaissance,
1912, pág. 111.
319

Activity (7)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 thousand reads
1 hundred reads
Camila de Diago liked this
Camila de Diago liked this
abcabcbac liked this
lain101 liked this
Elmer liked this

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->