Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
7Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
¿Es necesario poder con los niños y las niñas... B. Aucouturier y otr@s-Seminario de Psicomotricidad, Barcelona, 2007

¿Es necesario poder con los niños y las niñas... B. Aucouturier y otr@s-Seminario de Psicomotricidad, Barcelona, 2007

Ratings: (0)|Views: 997 |Likes:
Published by psicomagister

More info:

Published by: psicomagister on May 14, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/12/2014

pdf

text

original

 
SEMINARIO PSICOMOTRICIDAD 2007
16, 17 y 18 de marzoTraducciones: Mª Angeles Cremades y Katty HomarTranscripciones: Alba Mª Gracia Pérez, Isabel Avila Ariza, Carme Garcia.Con la colaboración de l@s alumn@s del Anual 2.006-2.007.Montaje: Manel Llecha MasotCoordinación: Iolanda Vives Peñalver
Mesa redonda: “para ser educadores/as suficientemente buenos/as”
Bernard Aucouturier. Psicomotricista. Presidente fundador de la ASEFOPJean-Pierre Klein. Psiquiatra. Director Artterapia.
El Educador suficientemente bueno
Juega con él - Juega con ella
Bernard Aucouturier.
Para mi no hay ninguna duda de que si habéis usado esa palabra suficientemente bueno/suficientemente buena es porque estáis haciendo referencia a Winnicott y por lo tanto a la madresuficientemente buena. En el libro “Juego y realidad”, Winnicott nos dice que no es posible para el niñopequeño ir del principio de placer al principio de realidad, si no es por medio de la presencia de unamadre suficientemente buena.La madre suficientemente buena es aquella que se adapta activamente a las necesidades delniño, evidentemente esta adaptación activa disminuye a medida que la capacidad del niño de hacercrece, a su vez? decrece la capacidad del niño de afrontar un fallo en la adaptación y la capacidad delniño para tolerar los resultados de la frustración. Y después añade, que para que los cuidados seanbeneficiosos, lo que importa es la devoción de la madre hacia el hijo. Y no tanto el no saber hacer o losconocimientos intelectuales.También voy a citar a Freud, cuando escribe sobre educación en las nuevas conferencias delpsicoanálisis. El título que nos han propuesto es el “para ser educador/educadora SuficientementeBueno o Buena”. Yo me he interesado particularmente por los educadores.Intentemos captar bien el fin principal de la educación moderna. El niño debe aprender adominar sus pulsiones, es imposible dejarle en libertad total y dejarle seguir sus impulsos sin límite.Parece que a partir de estas aclaraciones, de Winnicott sobre la madre suficientemente buena yde Freud sobre las pulsiones que debe dominar el niño. Se trata por tanto de educar menos en elsistema tradicional de actitudes represivas, no reforzar la tiranía del super-yo. La educación tienecomo objetivo preparar al sujeto para adaptarse a la realidad, por tanto al ajuste que debe tener elniño al mundo exterior.Es decir, ayudar al niño a pasar del principio de placer al principio de realidad, he instaurar elprincipio de realidad, es saber tener en cuenta para el niño el mundo exterior y el mundo social. Se
 
trata por tanto de ayudar al niño a pasar del principio de placer al principio de realidad, definiendo elprincipio de realidad como el ajuste al mundo exterior, al mundo real. Por lo tanto hay que encontrar la justa medida entre esos dos polos es decir la represión o la prohibición, o la permisividad, factor deexpansión y de creatividad. Este equilibrio es bien difícil porque los dos extremos son peligros, larepresión para la evolución psicológica del niño, la permisividad también es peligrosa para el niño. Larepresión es peligrosa la frustración es necesaria. El dejar hacer es peligroso la libertad de expresiónde si mismo es indispensable. ¿Cómo podemos encontrar un equilibrio?, no es fácil.El educador suficientemente bueno es el que va a ayudar al niño a controlar sus pulsiones. Suspulsiones de vida, que son pulsiones devoradoras, pulsiones agresivas. Asociadas a afectos de placerinvasores, se trata por tanto de ayudar al niño a vivir una contención pulsional y de afecto. Lo primeroes ayudarle a vivir su pulsión de actuar a placer, placer de jugar, a fin de cuentas su placer de jugar lavida. Ayudarle progresivamente a progresar gracias a un educador hacia placeres más elaborados, comoson el placer de comunicar, placer de crear, hasta el placer de pensar.Esto es un proceso de maduración que va del placer de actuar al placer de pensar. Estaprogresión no se puede hacer sin un adulto comprensivo hacia el niño y sus pulsiones, el educador debecomprender este proceso de maduración. Esto supone de parte del educador que tiene que favorecer eldesarrollo de un funcionamiento simbólico es decir que tiene que partir de la experiencia pulsional deplacer, condición indispensable por medio de un cierto numero de frustraciones de acceder a la funciónsimbólica. Conocéis muy bien este tríptico principio de placer, realidad y función simbólica. Es untríptico indisociable que todo educador debería tener en la cabeza, así la dimensión simbólica, integra elprincipio de placer de la dimensión pulsional y la realidad.La pedagogía del educador suficientemente bueno debe tener como objetivo ayudar al niño aapropiarse de sus propias acciones para que sea sujeto de sus sensaciones y de sus emociones. Darle lalibertad y el placer de jugar, esa es la manera de ayudarle a liberar su imaginario y sus emociones, esayudarle a desarrollar la libertad de pensamiento, esa curiosidad intelectual para que el niño puedaaprender por si mismo, desarrollar en el niño el espíritu crítico.Otro aspecto para ser un educador suficientemente bueno es desarrollar el ser social, unciudadano, el que trabaja en la ciudad, para el bien estar y el respeto de los otros. Todas estas son unascuantas ideas agrupadas que nos permitirán pensar en lo que es un educador suficientemente bueno. Eleducador debe ayudar a desarrollar la función simbólica a partir de la pulsión y del placer.El educador es aquel que aprende y enseña a comprender el mundo. Comprender el mundo tancomplejo como el de hoy es algo difícil de vivir para el niño. Comprender el mundo que le rodea, el mundofamiliar, mundo tecnológico,…el niño está en este mundo ¿por qué no ayudar al niño a comprender estemundo tan difícil de vivir?, no sería este también un educador suficientemente bueno.Comprender el mundo también es comprenderse en este mundo, todas la emociones que puedenvivir un niño en un mundo tan complejo, sus emociones de mal estar y bien estar. El niño vive en lafamilia de la institución escolar, por tanto el educador suficientemente bueno es aquel que le ayuda acomprenderse a nivel emocional, insisto porque no hay una apertura al mundo sin esta comprensión de simismo. Este es el rol de la institución educativa con toda seguridad.El educador suficientemente bueno que lleva toda su atención al niño para que se convierta enun alumno actor del conocimiento con la ayuda permanente de un educador que escucha que comprendepero que se mantiene firme en su función educativa. Un educador suficientemente bueno requiere crearotra pedagogía, una pedagogía que todavía no ha llegado.
 
Jean-Pierre Klein.
Para ser un educador bastante bueno se puede practicar lo que él llama arte-terapia social,también llamado mediación artística.Se centra en dos tipos casos con los que los educadores se pueden encontrar, los niños víctimasde violencia y los adolescentes. En cada caso surge la necesidad o la oportunidad de practicar laestrategia del rodeo o del contorno.Comienza su exposición con el trabajo del duelo, traumas graves y capacidad de representaciónque se encuentra tratado más ampliamente en su libro “Violencia sexual hacia los niños”. En estos casoshay una pérdida de objeto más trágica que en otros casos, la pérdida de uno mismo como pérdida delobjeto de amor, del objeto libidinal. La mutilación de la carne y del alma de las víctimas lleva aparejadola repetición permanente, la víctima no puede hacer otra cosa que revivir de manera imaginaria eltrauma pasado porque el imaginario paralizado solo puede repetir de manera idéntica una realidadinimaginable y cuando se trata de un niño, un ser en constante devenir ¿cómo puede constituirprogresivamente su identidad si se encuentra invadido de manera permanente por una experiencia deaniquilación?, ¿cómo integrar, en una construcción óptima de la persona, lo que se ha conseguido negar ydestruir?.En general las actitudes que siguen durante un trauma o después son poco satisfactorias.Primero, fijarse en el acontecimiento y no dejar de hablar de él, una evocación constante de la situaciónde horror se transforma progresivamente en una nueva invocación, las palabras sobre un acto equivalen,casi, al propio acto y reiteran el propio acto. Segundo, intentar ocultar el acontecimiento de manerailusoria, proscribir todo lo que lo pueda recordar, hacer como si nunca hubiera tenido lugar. Desde Freud sabemos que olvidar es reprimir en el inconsciente, lo que se traduce en unafuente de sufrimiento mental y provoca una reproducción posterior de la figura original. Los niños quehan sido mártires o descendientes de adultos martirizados pueden, no siempre, caer en el victimismo opueden transformarse en torturadores si no superan el trauma original.Resumiendo, hablar demasiado de la agresión puede provocar revivirlo pero olvidarlo esimposible.Una posible respuesta entre otras es la arte-terapia creativa o la reeducación a través de lamediación artística, que propone la ejercitación, como si fuera un músculo, de la imaginación.Esta capacidad natural del ser humano le permite conjugar sus miedos e integrar en susubconsciente todo aquello que le aterroriza. Este es ante todo un trabajo muy respetuoso y muyprudente que favorece que la persona pueda expresarse en un primer momento, después vendrá lacreación. Expresarse sin sugerirle los contenidos, utilizando diferentes soportes, a través de unpersonaje o una forma, pasar del yo al él del personaje, al principio tendremos que contentarnos conpoco y progresivamente, sobre todo si no se provocan, llegarán a producirse representacionesextraordinarias no hay que temer los horrores inventados ya que el simple hecho de ser su autor, comoAucouturier dice, permite un inicio de control sobre los mismos que va asegurando progresivamente a lapersona. No hay que confundir la enunciación con el enunciado ni la producción, discurso, dibujo, pintura,improvisación, o teatro, con el contenido, cuando dice discurso también se refiere al discurso de lapsicoterapia, el discurso del yo. Pero incluso este discurso de la psicoterapia en directo con el yo es unaproducción ficticia, es una leyenda de si mismo, dentro del marco de la transferencia-

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->