Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
2Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
si quieres vernos en acción

si quieres vernos en acción

Ratings: (0)|Views: 14|Likes:
Published by Andrei Fernández

More info:

Published by: Andrei Fernández on May 16, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/17/2011

pdf

text

original

 
I
“Si quieres vernos en acción: YouTube.com”Prácticas mediáticas y autoproducción en Internet
Elisenda Ardèvol
1
y Gemma San Cornelio
2
 Universitat Oberta de Catalunya
Prácticas mediáticas y cultura popular
La popularización de las tecnologías digitales de la imagen junto con el desarrollo deprogramas informáticos y sitios web para compartir imágenes y videos en Internet estátransformando el escenario de los medios de comunicación e introduciendo nuevasprácticas de producción, distribución y consumo de productos culturales. Sitios comoFlickr, Google Video, YouTube, Dalealplay, etc. donde cualquier usuario de Internetpuede colgar contenidos visuales abren la posibilidad a miles de usuarios para compartirpúblicamente sus producciones de forma gratuita y para llegar a una audiencia tanto agran escala como de forma personalizada. Además, estos sitios de alojamiento ydistribución de imágenes son también espacios de interacción social y de comunicacióndirecta entre la gente, creando un nuevo medio de comunicación de multitudes a la vezpúblico y personal.La importancia de estos sitios de difusión de imágenes por Internet no se reduce a sucarácter público, descentralizado y popular, sino que también introduce la posibilidad decombinación con otros programas como los blogs, tejiendo un entramado de imágenes,sonido, video, texto y relaciones sociales cuyo alcance estamos tan sólo empezando aentrever, aunque muchas opiniones se lanzan ya a etiquetarlo como la “revolución Web2.0” en la Red o como un nuevo reto cultural que está transformando las reglas de laproducción cultural y poniendo en jaque a las industrias culturales.La idea de partida es que sitios como YouTube ofrecen un marco de investigaciónidóneo para la antropología de los media, ya que se presentan como espacios deapropiación de significados culturales relacionados con prácticas sociales tales comoentretenimiento, trabajo, creación personal, contestación y resistencia política. Enespecial nos interesaría analizar aquí el fenómeno de la autoproducción, es decir,abordar el estudio de las producciones que hace la gente por y para sí misma, y que hacepúblicas al colgarlas en estos sitios web como una forma de acceder a estas nuevasprácticas populares de autorrepresentación.
1
Dra. Elisenda Ardèvol, Professora, Estudios de Humanidades, Universitat Oberta de Catalunya(UOC)
 
eardevol@uoc.edu 
2
Dra. Gemma San Cornelio, Professora, Estudios de Comunicación Audiovidual, UniversitatOberta de Catalunya (UOC)gsan_cornelio@uoc.edu 
 
Revista Chilena de Antropología Visual - número 10 - Santiago, diciembre 2007 - 1/29 pp.- ISSN 0718-876x. Rev. chil. antroplo. vis.
 
IIPor supuesto nos referimos a la producción no comercial (y casi nunca profesional)cuya distribución en Internet forma parte de un entramado de prácticas con los mediosdigitales que también nos interesa analizar. Es decir, en estos videos caseros ypersonales, hay una selección de contenidos previa, unos objetivos, un proceso deproducción, de edición y una audiencia imaginada… por tanto, es necesario incluir en elmarco de la investigación preguntas sobre cómo se organizan estas prácticas, cuál es susignificado cultural, qué hace la gente en estos sitios de distribución de contenidosaudiovisuales y a través de la mediación tecnológica, por qué, para qué, para quien, dequé manera.Para empezar podemos definir la relación entre prácticas mediáticas y cultura popularcomo un conjunto de prácticas relacionadas con el consumo de medios audiovisualesdigitales (cámaras, TV, Internet) que se realizan preferentemente durante el tiempo deocio (en el espacio social personal) y que conllevan prácticas relacionadas también conla sociabilidad en términos de creación y mantenimiento de relaciones sociales afectivasy de solidaridad (familiares, de amistad) y en términos de construcción de identidadespersonales y colectivas.El foco de esta investigación es, pues, las prácticas mediáticas populares que se centranen la producción de contenidos audiovisuales, videos cortos y de elaboración casera quelos autores cuelgan en sitios de Internet, entendiendo estas prácticas como parte de unproceso de transformaciones en el circuito de la producción cultural dominado hastaahora por las industrias culturales y una clara división entre la producción privada,amateur y profesional.
Los circuitos de la producción cultural
Para el marco teórico de esta investigación y su contextualización hemos tomado comopunto de partida del concepto de circuito de la cultura desarrollado por Stuart Hall(1997), según el cual, la producción cultural puede analizarse a partir de un esquemacircular y multidireccional que va desde la producción hasta el consumo, teniendo encuenta los mecanismos de distribución y regulación social del producto así como lasformas de representación en su fase de producción y su vinculación con la construcciónde identidades en la fase de recepción y consumo del producto cultural. Sin embargo,este modelo, que puede ser útil para la comprensión del funcionamiento de la culturapopular en una sociedad de consumo dominada por las industrias del entretenimiento yorganizada en términos de mercado, no termina de encajar para el análisis del nuevoobjeto de estudio en cuanto que supone distintos agentes y contextos para la produccióny para la recepción; es decir, parte de una división clara entre los procesos deproducción, reservados a las industrias culturales o instituciones públicas, y los procesosde recepción, realizadas por particulares en distintos contextos sociales y culturales. Sinembargo, consideramos substancial retener como telón de fondo el modelo de Hall paramantener, para el análisis de la autoproducción, una perspectiva holística del proceso derepresentación audiovisual y su conexión con la formación de identidades, así como suimportancia en la elaboración de nuestro entramado de significados sociales.Otro punto de partida proviene de la antropología visual y del trabajo pionero de SolWorth y John Adair (1972) en su interés por estudiar las autoproducciones de losactores sociales y analizar sus autorrepresentaciones como forma de acceder al
 
IIIconocimiento sobre sus patrones culturales de organizar el mundo. Siguiendo a estosautores y de manera muy simplificada, la representación audiovisual y sus formasnarrativas suponen una vía de acceso a la mirada del productor, es decir, a la mirada delotro. La autorrepresentación ha sido uno de los ejes centrales de la antropología visual ysu conceptualización significó un giro importante en el desarrollo del cine etnográfico,que se detuvo en explorar los géneros reflexivos y autobiográficos, dando pie a valiosostrabajos de investigación/acción en los cuales los actores sociales son los que toman lacámara y filman su realidad social. Una idea propuesta ya por Jean Rouch (1975) alteorizar una antropología compartida en la cual el antropólogo pudiera estar también alotro lado de la cámara, dónde se borrara la división entre sujeto y objeto deconocimiento (la objetivación de los sujetos ante la cámara). Analizar lasautorepresentaciones como parte de la cultura de un pueblo o como vía de acceso a lasubjetividad de los actores sociales y a sus significados compartidos es pues un objetivoprimordial para la antropología visual, e Internet ofrece actualmente un marcoexcepcional para una aproximación a estas miradas.No es extraño que fuera Richard Chalfen (1987), investigador ayudante de Worth yAdair en sus investigaciones sobre las autoproducciones de los indios navajo el queempezara a preocuparse por el sentido de la fotografía y el cine doméstico desde unaperspectiva etnográfica, y que basándose en el microanálisis de los eventos deproducción y recepción de las prácticas familiares propusiera un “modo de produccióncasero” y la emergencia de una “cultura Kodak” como la extensión de la fotografía y elvideo como forma de consumo popular en Estados Unidos. No obstante, éste yposteriores estudios se centraron precisamente en demostrar la significación de lafotografía, de los álbumes familiares y de los vídeos caseros como un circuito a parte delas grandes producciones, una práctica para la construcción de la memoria familiar y dela identidad personal independiente de los mass-media. De esta forma, una parteimportante de la producción cultural quedaba escindida del “circuito de la cultura”.La popularización de las tecnologías digitales de la imagen y su imbricación conInternet cambian el escenario de la distribución y de la regulación, diluyendo los límitesentre la esfera pública y privada. La distribución de contenidos multimedia en la Redrompe con un modelo de análisis basado en una distinción regulada entre produccióndoméstica, amateur y profesional, que a su vez delimitaba el consumo privado de laproducción comercial, la audiencia local de la extendida, la autoproducción de lasindustrias culturales. También cambian los sentidos de la autoproducción, que ya no selimitan a la representación e idealización de la familia, los amigos y momentosseñalados de la vida social, sino que se amplían a otros objetos y momentos de la vidacotidiana, como muestra un trabajo reciente hecho sobre la práctica de compartirfotografías en un sito web especializado (Flickr). Según los autores del estudio (Miller yEdwards, 2007), frente a la “cultura Kodak” aparece una nueva forma de entender lacreación y el compartir las imágenes fotográficas, la cultura “snapr” basada en laproducción para el intercambio como una nueva forma de pasatiempo y de ocio cultural.La antropología visual y la antropología de los media han abordado el circuito de laproducción cultural (y en torno a las representaciones audiovisuales, específicamente) apartir de esta división entre modos de producción. Sin quitar mérito a lasautoproducciones caseras y su importancia en las narrativas familiares y personales, seentendían estas prácticas mediáticas de forma independiente del circuito de los mediosde comunicación de masas, de manera que la investigación etnográfica tendía a

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->