Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword or section
Like this
5Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Mistica Ciudad de Dios. Libro Sexto. Sor María de Jesús de Agreda

Mistica Ciudad de Dios. Libro Sexto. Sor María de Jesús de Agreda

Ratings: (0)|Views: 205 |Likes:
Published by César Reyes
LIBRO SEXTO DE ESTA HISTORIA Y
CUARTO DE LA SEGUNDA PARTE
(LIBRO VI)
ONTIENE LAS BODAS DE CANA DE GALILEA; CÓMO ACOMPAÑÓ MARÍA
SANTÍSIMA AL REDENTOR DEL MUNDO EN LA PREDICACIÓN; LA HUMILDAD
QUE MOSTRABA LA DIVINA REINA EN LOS MILAGROS QUE HACÍA SU HIJO
SANTÍSIMO; SU TRANSFIGURACIÓN; LA ENTRADA DE SU MAJESTAD EN JERUSALÉN;
SU PASIÓN Y MUERTE; EL TRIUNFO QUE ALCANZÓ EN LA CRUZ DE LUCIFER Y SUS
SECUACES; LA SANTÍSIMA RESURRECCIÓN DEL SALVADOR Y SU ADMIRABLE
ASCENSIÓN A LOS CIELOS.
C
CAPÍTULO 1
Comienza Cristo nuestro Salvador a manifestarse con el primer milagro que hizo en las bodas de Caná a petición de
su Madre santísima.
1033. El Evangelista San Juan, que al fin del capítulo 1 refiere la vocación de Natanael, que fue el quinto discípulo de
Cristo, comienza el segundo capítulo de la Historia evangélica, diciendo (Jn 1, 1-2): Y el día tercero se hicieron unas
bodas en Cana de Galilea, y estaba allí la Madre de Jesús. Y también fue llamado Jesús y sus discípulos a las bodas.
De donde parece que la divina Señora estaba en Caná antes que fuese llamado su Hijo santísimo a estas bodas. Y para
concordar esto con lo que dejo dicho en el capítulo pasado y entender qué día fue éste, hice algunas preguntas por
orden de la obediencia. A las cuales me fue respondido que, no obstante las opiniones diferentes de los expositores, la
Historia de la Reina y del Evangelio se conforman y que el suceso fue en esta forma: Cristo nuestro Señor con sus
cinco Apóstoles o discípulos en entrando en Galilea fue derecho a Nazaret predicando y enseñando; en este viaje tardó
algunos días aunque no muchos, pero fueron más de tres. Llegando a Nazaret bautizó a su beatísima Madre, como
queda dicho (Cf. supra n. 1030), y luego con sus discípulos salió a predicar a unos lugares vecinos. En el ínterin fue la
divina Señora a Caná, convidada a las bodas que dice el Evangelista, porque eran de unos deudos suyos en cuarto
grado por la línea de Santa Ana. Y estando la gran Reina en Caná tuvieron los novios noticia de la venida del Salvador
del mundo y que tenía ya discípulos, y por disposición de su Madre santísima y del mismo Señor, que ocultamente lo
disponía para sus altos fines, fue llamado y convidado a las bodas con sus discípulos.
1034. El día tercero, que dice el Evangelista se hicieron estas bodas, fue el tercero de la semana de los hebreos; y
aunque no lo dice expresamente, tampoco dice que fue el tercero después de la vocación de los discípulos o entrada en
Galilea, y si hablara de esto, lo dijera; pero moralmente era imposible que estas bodas sucediesen el tercero día
después de la vocación de los discípulos, ni de la entrada en Galilea, porque Caná está en los confines del tribu de
Zabulón hacia la parte de Fenicia y setentrional, donde estaba el tribu de Aser, respecto de Judea, y dista mucho desde
todos los términos de Judea y Galilea por donde entró el Salvador del linaje humano; y si al día tercero fueron las
bodas, no quedaban más de dos días para llegar de Judea a Caná, que hay tres jornadas, y también estaría cerca de
Caná primero que le convidasen, y para esto era necesario más tiempo. Y a más de todo esto, para pasar de Judea a
Caná de Galilea estaba primero Nazaret, porque Caná está más adelante hacia el mar Mediterráneo y vecina del tribu
de Aser, como he dicho, y el Salvador del mundo primero fuera a visitar a su Madre santísima, que no ignorando su
venida, como es cierto que la sabía, le aguardara sin salir de ella al tiempo que se acercaba. Y si el Evangelista no dijo
esta venida, ni el bautismo de la divina Señora, no fue porque no sucedió, sino porque sólo dijo él y los demás lo qué
pertenecía a su intento. Y también confiesa el mismo San Juan Evangelista que se dejaron de saber muchos milagros
que hizo nuestro divino Maestro (Jn 20, 30), porque no fue necesario escribirlos todos. Y con este orden queda
LIBRO SEXTO DE ESTA HISTORIA Y
CUARTO DE LA SEGUNDA PARTE
(LIBRO VI)
ONTIENE LAS BODAS DE CANA DE GALILEA; CÓMO ACOMPAÑÓ MARÍA
SANTÍSIMA AL REDENTOR DEL MUNDO EN LA PREDICACIÓN; LA HUMILDAD
QUE MOSTRABA LA DIVINA REINA EN LOS MILAGROS QUE HACÍA SU HIJO
SANTÍSIMO; SU TRANSFIGURACIÓN; LA ENTRADA DE SU MAJESTAD EN JERUSALÉN;
SU PASIÓN Y MUERTE; EL TRIUNFO QUE ALCANZÓ EN LA CRUZ DE LUCIFER Y SUS
SECUACES; LA SANTÍSIMA RESURRECCIÓN DEL SALVADOR Y SU ADMIRABLE
ASCENSIÓN A LOS CIELOS.
C
CAPÍTULO 1
Comienza Cristo nuestro Salvador a manifestarse con el primer milagro que hizo en las bodas de Caná a petición de
su Madre santísima.
1033. El Evangelista San Juan, que al fin del capítulo 1 refiere la vocación de Natanael, que fue el quinto discípulo de
Cristo, comienza el segundo capítulo de la Historia evangélica, diciendo (Jn 1, 1-2): Y el día tercero se hicieron unas
bodas en Cana de Galilea, y estaba allí la Madre de Jesús. Y también fue llamado Jesús y sus discípulos a las bodas.
De donde parece que la divina Señora estaba en Caná antes que fuese llamado su Hijo santísimo a estas bodas. Y para
concordar esto con lo que dejo dicho en el capítulo pasado y entender qué día fue éste, hice algunas preguntas por
orden de la obediencia. A las cuales me fue respondido que, no obstante las opiniones diferentes de los expositores, la
Historia de la Reina y del Evangelio se conforman y que el suceso fue en esta forma: Cristo nuestro Señor con sus
cinco Apóstoles o discípulos en entrando en Galilea fue derecho a Nazaret predicando y enseñando; en este viaje tardó
algunos días aunque no muchos, pero fueron más de tres. Llegando a Nazaret bautizó a su beatísima Madre, como
queda dicho (Cf. supra n. 1030), y luego con sus discípulos salió a predicar a unos lugares vecinos. En el ínterin fue la
divina Señora a Caná, convidada a las bodas que dice el Evangelista, porque eran de unos deudos suyos en cuarto
grado por la línea de Santa Ana. Y estando la gran Reina en Caná tuvieron los novios noticia de la venida del Salvador
del mundo y que tenía ya discípulos, y por disposición de su Madre santísima y del mismo Señor, que ocultamente lo
disponía para sus altos fines, fue llamado y convidado a las bodas con sus discípulos.
1034. El día tercero, que dice el Evangelista se hicieron estas bodas, fue el tercero de la semana de los hebreos; y
aunque no lo dice expresamente, tampoco dice que fue el tercero después de la vocación de los discípulos o entrada en
Galilea, y si hablara de esto, lo dijera; pero moralmente era imposible que estas bodas sucediesen el tercero día
después de la vocación de los discípulos, ni de la entrada en Galilea, porque Caná está en los confines del tribu de
Zabulón hacia la parte de Fenicia y setentrional, donde estaba el tribu de Aser, respecto de Judea, y dista mucho desde
todos los términos de Judea y Galilea por donde entró el Salvador del linaje humano; y si al día tercero fueron las
bodas, no quedaban más de dos días para llegar de Judea a Caná, que hay tres jornadas, y también estaría cerca de
Caná primero que le convidasen, y para esto era necesario más tiempo. Y a más de todo esto, para pasar de Judea a
Caná de Galilea estaba primero Nazaret, porque Caná está más adelante hacia el mar Mediterráneo y vecina del tribu
de Aser, como he dicho, y el Salvador del mundo primero fuera a visitar a su Madre santísima, que no ignorando su
venida, como es cierto que la sabía, le aguardara sin salir de ella al tiempo que se acercaba. Y si el Evangelista no dijo
esta venida, ni el bautismo de la divina Señora, no fue porque no sucedió, sino porque sólo dijo él y los demás lo qué
pertenecía a su intento. Y también confiesa el mismo San Juan Evangelista que se dejaron de saber muchos milagros
que hizo nuestro divino Maestro (Jn 20, 30), porque no fue necesario escribirlos todos. Y con este orden queda

More info:

Published by: César Reyes on May 18, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/13/2013

pdf

text

original

 
MSTICA CIUDAD DE DIOS LIBRO 6
Por la Venerable Madre Sor María de Jesús de Ágreda
 
-----------------------(Con licencia eclsistica)------------------------
 
MSTICA CIUDAD DE DIOS
DE LA
VEN. SOR MARA DE JESS DE GRED
Í Ú Á 
 
LIBRO SEXTO
Pág. 1
LIBRO SEXTO DE ESTA HISTORIA Y CUARTO DE LA SEGUNDA PARTE 
 
(LIBRO VI)
ONTIENE LAS BODAS DE CANA DE GALILEA; MO ACOMPAÑÓ MARÍA SANTÍSIMA AL REDENTOR DEL MUNDO EN LA PREDICACIÓN; LA HUMILDADQUE MOSTRABA LA DIVINA REINA EN LOS MILAGROS QUE HACÍA SU HIJO SANTÍSIMO; SU TRANSFIGURACIÓN; LA ENTRADA DE SU MAJESTAD EN JERUSALÉN; SU PASIÓN Y MUERTE; EL TRIUNFO QUE ALCANZÓ EN LA CRUZ DE LUCIFER Y SUS SECUACES; LA SANTÍSIMA RESURRECCIÓN DEL SALVADOR Y SU ADMIRABLE ASCENSIÓN A LOS CIELOS.
C
CAPÍTULO 1
Comienza Cristo nuestro Salvador a manifestarse con el primer milagro que hizo en las bodas de Caná a petición de su Madre santísima.
1033. El Evangelista San Juan, que al fin del capítulo 1 refiere la vocación de Natanael, que fue el quinto discípulo deCristo, comienza el segundo capítulo de la Historia evangélica, diciendo
 
(Jn 1, 1-2):
Y el día tercero se hicieron unasbodas en Cana de Galilea, y estaba allí la Madre de Jesús. Y también fue llamado Jesús y sus discípulos a las bodas.
De donde parece que la divina Señora estaba en Caná antes que fuese llamado su Hijo santísimo a estas bodas. Y paraconcordar esto con lo que dejo dicho en el capítulo pasado y entender qué día fue éste, hice algunas preguntas por orden de la obediencia. A las cuales me fue respondido que, no obstante las opiniones diferentes de los expositores, laHistoria de la Reina y del Evangelio se conforman y que el suceso fue en esta forma: Cristo nuestro Señor con suscinco Apóstoles o discípulos en entrando en Galilea fue derecho a Nazaret predicando y enseñando; en este viaje tardóalgunos días aunque no muchos, pero fueron más de tres. Llegando a Nazaret bautizó a su beatísima Madre, comoqueda dicho (Cf. supra n. 1030), y luego con sus discípulos salió a predicar a unos lugares vecinos. En el ínterin fue ladivina Señora a Caná, convidada a las bodas que dice el Evangelista, porque eran de unos deudos suyos en cuartogrado por la línea de Santa Ana. Y estando la gran Reina en Caná tuvieron los novios noticia de la venida del Salvador del mundo y que tenía ya discípulos, y por disposición de su Madre santísima y del mismo Señor, que ocultamente lodisponía para sus altos fines, fue llamado y convidado a las bodas con sus discípulos.1034. El día tercero, que dice el Evangelista se hicieron estas bodas, fue el tercero de la semana de los hebreos; yaunque no lo dice expresamente, tampoco dice que fue el tercero después de la vocación de los discípulos o entrada enGalilea, y si hablara de esto, lo dijera; pero moralmente era imposible que estas bodas sucediesen el tercero díadespués de la vocación de los discípulos, ni de la entrada en Galilea, porque Caná está en los confines del tribu deZabulón hacia la parte de Fenicia y setentrional, donde estaba el tribu de Aser, respecto de Judea, y dista mucho desdetodos los términos de Judea y Galilea por donde entró el Salvador del linaje humano; y si al día tercero fueron las bodas, no quedaban más de dos días para llegar de Judea a Caná, que hay tres jornadas, y también estaría cerca deCaná primero que le convidasen, y para esto era necesario más tiempo. Y a más de todo esto, para pasar de Judea aCaná de Galilea estaba primero Nazaret, porque Caná está más adelante hacia el mar Mediterráneo y vecina del tribude Aser, como he dicho, y el Salvador del mundo primero fuera a visitar a su Madre santísima, que no ignorando suvenida, como es cierto que la sabía, le aguardara sin salir de ella al tiempo que se acercaba. Y si el Evangelista no dijoesta venida, ni el bautismo de la divina Señora, no fue porque no sucedió, sino porque sólo dijo él y los demás lo qué pertenecía a su intento. Y también confiesa el mismo San Juan Evangelista que se dejaron de saber muchos milagrosque hizo nuestro divino Maestro
 
(Jn 20, 30), porque no fue necesario escribirlos todos. Y con este orden queda

Activity (5)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 hundred reads
Marcelo liked this
luzcribd liked this
Wicapi Hurit liked this
Bertran2 liked this

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->