Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
5Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Paisaje mitológico, paisaje mental

Paisaje mitológico, paisaje mental

Ratings: (0)|Views: 357|Likes:

More info:

Published by: Guido Fernandez Parmo on May 22, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

02/07/2014

pdf

text

original

 
Paisaje mitológico, paisaje mental: creación textual de la geografía
Guido Fernández ParmoUniversidad de Morónguido@fernándezparmo.com.ar 
 Introducción: mito y realidad 
La Odisea nos presenta un paisaje, una geografía. Una primerísima interpretación de lamitología nos diría que los discursos se originan en la realidad, que dan cuenta de lascaracterísticas de los hechos empíricos. Si algún valor tiene el texto está en que es unadescripción, más o menos acertada, del espacio geográfico objetivo. No han faltadointerpretaciones que han buscado las correspondencias entre las descripciones y la realidad.Siguiendo por esta línea, si la realidad es una sola y universal, su descripción tambiéndebería serlo. Como la mitología no puede apresar la cosa en sí, la filosofía primero y luegola ciencia vinieron a salvarla.Cuando se le pide al mito que represente algo real lo condenamos al fracaso, locondenamos a formar parte de todos esos conocimientos primitivos e infantiles quearrojamos al baúl de las cosas exóticas.Por suerte, sabemos que en la actualidad el mito puede ser entendido de otramanera. Vamos a entender al mito como un discurso. Más precisamente, como un discursoen el sentido foucaulteano: como un
tópos
o entramado en donde se configura una verdadhistórica. Este concepto de discurso, que tiene su pasado estructuralista, nos dice que elsentido y la verdad no emergen de las cosas mismas sino del particular orden del discurso.Recordando a Kant, podríamos pensar que la cosa misma, la cosa en sí, termina siendo algodesconocido y, por el contrario, las cosas conocidas, un paisaje por ejemplo, son más bienla construcción discursiva que hacemos de ellas. Esta interpretación postestructuralista deldiscurso puede ser cruzada con los tradicionales estudios hermenéuticos, especialmente conel concepto de texto que aparece en Ricoeur. La realidad se transforma en texto y lo que el
 
estudioso hace es leer un texto. La mitología es nuestro texto y, en el caso de Grecia,cuando el griego ve su geografía, lo hace a través de ese particular texto.Más allá de lo observable o describible fenomenológicamente, existe una lógica quees propiamente la del
mythos
que le da un orden a los hechos narrados o de la cultura. Espreciso así interpretar el orden para descifrar el significado del mismo. Lo que se interpretade la trama discursiva es esa lógica, el orden del discurso. El mito así es un tipo dediscurso
que produce desde sí un sentido. Dice Barthes: “
el mito es un habla elegida por lahistoria: no surge de la "natura
leza" de las cosas” (Barthes 1999:
118)
 Hesíodo y el linaje, Odisea y la cartografía
El paisaje es el escenario y el telón de fondo de Odisea, es el espacio sobre el cual lasacciones heroicas se despliegan y realizan. Podemos pensar que el poema es un hitofundante en la concepción griega del cosmos, y, así como algunos (Gigon
)
han pensado queHesíodo era una especie de primer filósofo, deberíamos decir que la
Odisea
es un primertratado de geografía: allí se encuentran las coordenadas que ubican al hombre griego en elcosmos. Hesíodo con el dispositivo del linaje, Odisea con el dispositivo cartográfico. Elcosmos hesiódico es un cosmos jerárquico, que se despliega jerárquicamente, distribuyendoa dioses y potencias naturales en los distintos planos sobre los que el soberano Zeus reinará.Hesíodo ordena el universo desplegando los largos linajes divinos, como si el
kósmos
 siguiera esa lógica de las alianzas y las filiaciones.Odisea, por otro lado, define un universo plano, horizontal, en donde los espacios seabren según un recorrido superficial (aunque pueda bajar al Hades). Los seres y losespacios en donde éstos habitan no nacen de otros seres, no son el producto de seresprimeros, sino que son abiertos, como cuando un explorador abre el camino. Odiseo es eseexplorador que, como Apolo yendo de Delos a Delfos, traza los caminos y abre el espaciosuperficial (Detienne 2001: 32). Esta tarea de abrir el camino es el dispositivo cartográfico.El propio relato es el dispositivo cartográfico: la narración abre los espacios, descubresiempre un lugar nuevo detrás del conocido, recorre lo desconocido para trazar un mapa.
 
 
 El paisaje y los símbolos
La interpretación simbólica del mito se ha vuelto hegemónica gracias a Eliade. Para estainterpretación, el mito es una forma en que el hombre produce sentido, le da sentido a larealidad, según su propia estructura inconciente. La ventaja de esta interpretación del mitoes que piensa que el sentido de la realidad no proviene de la realidad misma sino delhombre como, en un sentido bien amplio, hacedor de cultura. En un contexto en dondetodavía no existe el saber filosófico, el saber sobre el cosmos y la naturaleza se encuentraen los mitos, y, de esta manera, lo que los griegos sabían de su mundo circundante seencontraba en sus relatos mitológicos. La
Odisea
es así un primer caso de este tipo desaber: el poema ordena el cosmos según las estructuras inconcientes de la mente humana,carga de sentido al paisaje que lo rodea conforme a los símbolos universales que poseen lospropios poetas. Lo primero que hace el poema es distribuir el espacio en función de latensión entre el mar y la tierra firme. El plano de la superficie terrestre donde vive elhombre griego está simbólicamente cargado en esta tensión.La interpretación simbólica nos dice, así, que lo que resulta ser el paisaje y elcosmos es producto de la mente inconciente del hombre, es decir, que su significado no estáen las cosas mismas, sino en los hombres. El paisaje es un asunto humano en la medida enque la descripción del mismo es más una expresión interior del hombre que unarepresentación de la realidad externa. El paisaje es, entonces, un paisaje mental.Según Eliade, existen en la conciencia humana una serie de símbolos universalesque dan cuenta del sentido del cosmos. Estos símbolos se repiten de una cultura a otra
siempre de la misma manera. Dice Eliade: “el símbolo, el mito, la imagen, pertenecen a la
sustancia de la vida espiritual, que pueden ser camuflados, mutilados, degradados pero
nunca se los podrá extirpar” (Eliade, 1979: 12). Para Eliade e
l hombre trae consigoimágenes simbólicas que revelan el sentido profundo de la experiencia de lo sagrado. Estasimágenes son arquetipos platónicos que se reactualizan permanentemente cuando el mitoestá vivo. En las sociedades actuales se encuentran enterradas o adormecidas, pero siguenexistiendo en el inconciente humano.

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->