Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
4Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Los primeros filósofos griegos: entre el mito y la filosofía

Los primeros filósofos griegos: entre el mito y la filosofía

Ratings: (0)|Views: 566|Likes:

More info:

Published by: Guido Fernandez Parmo on May 22, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

12/20/2012

pdf

text

original

 
Los primeros filósofos griegos: entre el mito y la filosofía
Guido Fernández Parmo
 
Universidad de Morónguido@fernandezparmo.com.ar 
“El problema del comienzo en filosofía siempre se ha considerado, con j
usticia, como muy
delicado. Pues comenzar significa eliminar todos los presupuestos”
Gilles Deleuze.
 Diferencia y Repetición.
Introducción
Los supuestos de las interpretaciones canónicas de los primeros historiadores de la filosofíahay que ir a buscarlos a los siglos XVIII y XIX, cuando Europa construye esa imagen de sí misma como el
télos
de la civilización. Durante el XVIII, en el pensamiento iluminista, y elXIX, fundamentalmente con la teoría evolucionista, se consolidó la mirada que Europatenía de sí misma por medio de la construcción de su otredad: los salvajes o primitivos.Siguiendo en esto a Said (SAID, 2003: 6), podemos pensar que los otros fueron definidossegún discursos literarios y científicos como un espejo invertido en donde mirarse. Seforman así los dos grandes
topoi
simbólicos de toda cultura: la Mismidad y la Otredad.De todas las características que se distribuyen en estos dos campos, entre las queestán las de civilización y barbarie, cultura y naturaleza, escritura y no escritura,secularización y religiosidad, aquí vamos a retener al menos dos: la racionalidad frente a lairracionalidad, y la adultez frente a la inmadurez. Europa será la civilización racionalheredera de Grecia que ha alcanzado la madurez o mayoría de edad, en términos de Kant,por esa misma racionalidad; los otros, serán entonces los menores de edad por suirracionalidad, necesitados, por ello, de la tutela del adulto. Recordemos que para Kant loque nos pone en la mayoría de edad, en la autonomía, es el uso de la propia razón comomedio de determinación de la voluntad individual o general. Una cultura que no haalcanzado el pensamiento racional no podrá nunca así alcanzar la autonomía eindependencia.
 
Este paso de la minoría de edad a la mayoría, en cierto modo de la irracionalidad ala racionalidad, que para Kant es la Ilustración, comparte con el hegeleanismo y elevolucionismo la idea de progreso como el cambio cuando está acompañado de razón. Paraambos modelos de pensamiento, la cultura, la civilización, supone un progreso de formasirracionales o engañosas a otras racionales y verdaderas: de Oriente a Occidente, de lossalvajes a los civilizados pasando por los bárbaros. El progreso sigue una tendencia única,universal y homogénea.Frente a esta matriz, la filosofía y el mito expresan ese dualismo: la filosofía es loque nos da la posibilidad de la mayoría de edad, y por lo tanto la posición de determinaciónen las relaciones de poder entre los pueblos, y el mito es la expresión de una menteprimitiva inmadura y dependiente.El pasaje del mito al logos representa así esta disputa, esta legitimación de poder deuna civilización frente a otras. Siguiendo al menos dos modelos, el hegeleano y elevolucionista, que a veces se combinan, las primeras interpretaciones del paso del mito allogos comparten con su época al menos dos supuestos: el primero, que el mito es una formairracional o engañosa de pensamiento producto de una mente primitiva, y segundo, que elpensamiento evoluciona según etapas o estadios sucesivos y recurrentes. Así, lo primerosupone un corte entre el mito y el logos y su caracterización propia según la mente que losproduce; en segundo lugar, se realiza un corte y periodización interna en la propia filosofía,para encontrar también sub-estadios que vayan en orden ascendente hasta alcanzar sumáxima expresión.Este corte entre mito y razón ha sido proyectado al mundo antiguo bajo la forma de
un “helenocentrismo” que supuso que los griegos ocuparon, tanto por sus mitos como,
desde luego, por su filosofía, una posición central en la historia de la Humanidad. Esta
tradición supuso, como dice Rollinger, que “había un Mundo Griego y una IdentidadGriega” “concebidas tanto como un hecho así como una manera griega única de la Historia
Mundial. Se suponía que s
e había generado esencialmente desde sí misma” (ROLLINGER 
,2006: 197). Este helenocentrismo se reproduce incluso cuando se quiere revalorizar el mitogriego como una mitología más próxima a la filosofía, como es el caso de Gigon, quepostulaba a Hesíodo como un pre-filósofo al haber puesto el problema del sistema, delorden y de la verdad a la hora de explicar la realidad (GIGON, 1962: 21-21). En estos casos
 
se cae en un helenocentrismo en tanto que doble del eurocentrismo. Como dice Finkelbergen
Greeks and Pre-Greeks
(FINKELBERG, 2005: 26), en la mitología griega no se daninguna excepcionalidad. El modelo del linaje y de la genealogía, que ordena y sistematizala realidad y las relaciones entre el presente y el pasado, no es una excepcionalidad. Lasmismas genealogías las encontramos en otras tradiciones mitológicas, los mismos órdenesy sistematizaciones que Hesíodo muestra en su
Teogonía.
Desde hace tiempo, sabemos que,a pesar de los dichos de Burnet y de Zeller, el pensamiento oriental ha tenido una influenciafundamental en el desarrollo de la filosofía griega. Dentro de los historiadores de lafilosofía, Kirk representa un punto de inflexión (KIRK, 1992 y 2006). No es casualidad quese haya dedicado a un estudio que incorporó al saber antropológico acerca de la naturalezadel mito, renegando de cualquier teoría totalizadora sobre el mito y comprendiendo losparalelismos entre los mitos orientales y los griegos. Desde una comprensión descentradade Grecia y centrada en un universo simbólico mediterráneo, el mito griego pierde suposición de privilegio, del mismo modo que se borran las fronteras entre griegos y nogriegos.
El corte mito-logos
La filosofía y la antropología definieron lo que a fines del siglo XIX se pensaba acerca delas relaciones entre el mito y el logos. Sin entrar en detalles, en términos generales sesostuvo que el mito era o bien una forma irracional de mentalidad o bien una forma erradao defectuosa. El concepto de mente primitiva fue el puntal a partir del cual se comprendióal mito, tal vez con excepción de Max Müller que lo abordó desde una perspectivalingüística. Independientemente de estas diferencias, se compartió desde Tylor y Morganhasta Lévy-Bruhl y Boas, la idea de que el mito es un tipo de saber irracional o defectuoso.Algunos dirán que ese saber es superado por la ciencia, otros, como Lévy-Bruhl o Boas,desde un relativismo, que no pueden conmensurarse.Lo importante es que todos comparten la idea que entre el mito y el logos, entre elsaber religioso y el filosófico, entre el civilizado y el primitivo, existe una distancia, uncorte y una separación. Por otro lado, influenciados por el hegeleanismo y por elevolucionismo en general, se pensó que el pasaje de uno al otro era de orden evolutivo yprogresista: el pensamiento, el Espíritu, la mente o la cultura, crecen y se desarrollan hasta

Activity (4)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 thousand reads
1 hundred reads
lebuffon liked this
Gustavo Isola liked this

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->