Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
11Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
J. G. Ballard: la sociedad burguesa entre la utopía y el apocalipsis

J. G. Ballard: la sociedad burguesa entre la utopía y el apocalipsis

Ratings: (0)|Views: 377|Likes:

More info:

Published by: Guido Fernandez Parmo on May 22, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/23/2013

pdf

text

original

 
J. G. Ballard: la sociedad burguesa entre la utopía y el apocalipsis.
Guido Fernández Parmo.Profesor de Filosofía. Facultad de Filosofía, Ciencias de la Educación yHumanidades. Universidad de Morón.
Extraña modernidad esta que avanza hacia atrás, el atardecer del siglo XX tiene más semejanzascon sus brutales centurias antecesoras que con el plácido y racional futuro de algunas novelas deciencia-ficción. Subcomandante Marcos.
7 piezas sueltas del rompecabezas mundial 
 
Resumen
La literatura de J. G. Ballard nos interpela constantemente acerca de nuestracondición de hombres de fin de siglo, en la medida en que todos conformamos lasociedad burguesa que funda sus raíces en el consumo. Retirándose a lo que élllama el «espacio interior», en contraposición al «espacio exterior» de la cienciaficción tradicional, Ballard expone, de una manera violenta y desprejuiciada, lascaracterísticas de la subjetividad burguesa que ha llegado a vivir en el ocio y laimproductividad. Para el autor, lo que queda en dicha subjetividad son los instintosmás violentos de un inconsciente liberado de las costumbres y normas morales.Estas normas y costumbres fueron típicas de la sociedad que todavía no habíaalcanzado ese momento, indistinguible, que se encuentra entre la utopía de uncapitalismo en expansión, y el apocalipsis de una sociedad que se lanzócomplacientemente a la autodestrucción.
I. Introducción: la ciencia ficción y el capitalismo
La literatura de Ballard se compone de un extraño paisaje producido por unamezcla de utopía y de apocalipsis. El capitalismo asociado al desarrollotecnológico ha logrado la fusión originaria de estos dos conceptos aparentementecontradictorios, tal vez mostrando que detrás de la utopía capitalista sólo seesconde el apocalipsis de nuestra humanidad. Esta originalidad se debe a lapropia originalidad de la literatura de Ballard frente a la ciencia ficción tradicionalque, incansablemente, nos ha propuesto utopías tecnológicas en donde eldesarrollo de la humanidad se ve ampliamente superado.
 
Dice Ballard en el “Prólogo” de
Crash 
, “Nuestros conceptos de presente,
pasado y futuro necesitan ser revisados, cada vez más. Así como el pasadomismo
 –
en un plano social y psicológico
 –
fue una víctima de Hiroshima y la eranuclear, así a su vez el futuro está dejando de existir, devorado por un presenteinsaciable. Hemos anexado el mañana al hoy, lo hemos reducido a una meraalternativa entre otras cosas que nos ofrecen ahora. Las opciones proliferan anuestro alrededor. Vivimos en un mundo casi infantil donde todo deseo, cualquierposibilidad, trátese de estilos de vida, viajes, identidades sexuales, puede sersatisfecho en seguida. / Añadiré que a mi criterio el equilibrio entre realidad yficción cambió radicalmente en la década del setenta, y los papeles se estáninvirtiendo. Vivimos en un mundo gobernado por ficciones de toda índole: laproducción en masa, la publicidad, la política conducida por una rama de lapublicidad, la traducción instantánea de la ciencia y la tecnología en imagineríapopular, la confusión y confrontación de identidades en el dominio de los bienesde consumo, la anulación anticipada, en la pantalla de TV, de toda reacciónpersonal a alguna experiencia. Vivimos dentro de una enorme novela. Cada vezes menos necesario que el escritor invente un contenido ficticio. La tarea del
escritor es inventar la realidad” (BALLARD, 1979 (b): 11
-12). Dentro de estaparálisis histórica, producida por una producción del deseo sujeta al incansableretorno de la mercancía, la ciencia ficción
“inventa realidad” porque pone en
evidencia el substrato material sobre el cual descansa esta utopía/apocalipsiscapitalista. Que la ciencia ficción invente realidad es sólo una aparentecontradicción, apenas un juego de palabras en la medida en que la invención sólopuede ser percibida como una ficción para el ideologizado sentido común que nopuede tomar distancia de su propio medio de existencia. Leemos en
Noches de cocaína 
: “Lo irreal prosperaba por todas partes, un imán para incautos”
(BALLARD, 1997: 17). Lo irreal llena el mundo, buscando una utopía que, en los
balnearios de esta novela, se describe así: “la arquitectura blanca que borraba la
memoria; el ocio obligatorio que focilizaba el sistema nervioso [...]; la aparenteausencia de cualquier estructura social: la intemporalidad de un mundo más allá
del aburrimiento, sin pasado ni futuro y con un presente cada vez más reducido”
 
(BALLARD, 1997: 36). Pero esta utopía coincide con el apocalipsis, se confundecon él. Cuenta Ballard en su libro autobiográfico
La bondad de las mujeres 
sobre
el campo de concentración: “nadie sabía cuándo acabaría la guerra [...] y los
internos trataban de hacer frente a la interminable espera a base de borrar el
tiempo” (BALLARD, 1993: 37).
 La utopía se confunde con el apocalipsis en la producción incesante demercancías. A su vez, esta producción de mercancías continúa un aparente ritmoincesante de la tecnología. La tecnología vuelta mercancía traería a lassociedades industriales un nivel de confort y placer que haría que el sufrimientohumano desapareciera de una buena vez. Si científicamente el liberalismo clásicose jugó al optimismo natural de la economía, literariamente, la ciencia ficción ideóel futuro de dicho desarrollo. La ciencia ficción de los siglos XVIII y XIX, comoJonathan Swift, Lord Lytton o Samuel Butler, dieron el punta pié inicial, pero es ladel siglo XX, una vez que el desarrollo tecnológico despegó de la misma forma enque lo hicieron las contradicciones sociales, la que ideó las utopías tecnológicassin cuestionar las bases impensadas de nuestra sociedad.
 
A pesar de Ballard, queniega su influencia, Wells fue el primero que puso en duda dicho optimismo con su
“escepticismo metafísico y herético” (WELLS, 2000: 24).
 
Pero al margen de Wells,la imagen pareció acompañar la utopía de la alianza entre el capitalismo y latecnología.
II. El paisaje de la utopía y del apocalipsis.
Los paisajes de Ballard. Territorios desbastados, confines, ciudades abandonadas,naciones perecidas, geografías secas, sumergidas, oscuras. Edificiossupermodernos y autosuficientes, balnearios exclusivos, ocio improductivo,abundancia de mercancías. El paisaje definido por Ballard en sus novelas ycuentos varía entre la pobreza y la abundancia, entre la vitalidad y la muerte, entreel ocio y el trabajo, entre la sofisticación y el primitivismo. Entre la sequía(BALLARD, 1979) y la inundación (BALLARD, 1988). Un mundo en ruinas, repletode objetos-fóciles que representan el esplendor de la sociedad de consumo

Activity (11)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 hundred reads
1 thousand reads
a.battista6011 liked this
tbrogeras liked this
socioderecho liked this
Maite Guelerman liked this
TOPAtank liked this
ophiel liked this
Ezequiel Gatto liked this

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->