Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
5Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Letras Verdes No. 03 - Abril 2009

Letras Verdes No. 03 - Abril 2009

Ratings: (0)|Views: 1,081|Likes:

More info:

Published by: Revista Letras Verdes on May 22, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

02/06/2013

pdf

text

original

 
2
P
ROGRAMA DE
E
STUDIOS
S
OCIOAMBIENTALES -
FLACSO
 
S
EDE
E
CUADOREn América Latina los mal llamados “conserva-cionistas”, hemos asumido la tarea de socializary promulgar durante años la necesidad de creary conservar áreas en diferentes escalas espacialesy a diferentes niveles de administración y respon-sabilidad entre la nación y los entes locales. Lacreación de un número muy apreciable de áreas –que hoy superan las 2.500 AP adscritas a sistemasnacionales con más de 300 millones de hectáreas,según datos procesados en el último Congreso deParques Nacionales de Bariloche-ha seguido unacarrera ininterrumpida en los últimos 30 años y,en la actualidad, es prácticamente imposible sabercuantas áreas protegidas establecidas por iniciativaprivada existen en el continente.Las AP de la sociedad civil, como se conocen en elargot público, pueden ser miles y miles-aunque su
supercie, tomada en forma individual, es muy reducida
y con pocas posibilidades de garantizar procesos deautorregulación ecológica-juegan, en conjunto, unsegmento muy importante de la conservación deespecies biológicas aisladas. Es claro que este agregadode pequeñas áreas de iniciativa privada, sumado a lasgrandes extensiones de protección nacional, llegan aser un gran contingente (entre lo público y privado)adie duda, sobre el papel y la importanciaestratégica de las áreas protegidas (AP), delplaneta. Quizás no exista Estado soberano, nicolonia (que aún existen varias en el orbe), en dondeeste tipo de gestión, para la preservación in situ dela biodiversidad, no se lleve a cabo.En las últimas 10 décadas hemos entendido en estecontinente las bondades de comenzar a protegernuestro patrimonio natural e histórico-culturala través de la declaratoria de AP. Muchos de losmatices de protección, gestión y manejo, a diferenciade lo que se podría pensar son más bien uniformesen el mundo entero. Hoy la gestión está concebidacomo un instrumento indispensable que sigue, casisiempre, los mismos derroteros entre las áreasprotegidas estrictas; sean estas públicas o privadas;de orden nacional o local. La diferencia radica másbien en la magnitud de la tarea y la disponibilidad derecursos para asumirla.
El papel de lo público en la visión de las áreasprotegidas del futuro próximo en América Latina
Carlos Castaño Uribe
*
EDITORIAL
   F  o  t  o  :   M  a  r   í  a   G  a   b  r   i  e   l  a   T  r  o  y  a
* Ex Director de Parques Nacionales deColombia, Ex Coordinador Regional de la RedLatinoamericana de Parques Nacionales-FAO,c.castano@conservation.org
 
3
No.3 - Abril de 2009 
mencionan poseer presencia institucional de controly protección en más del 50% de sus áreas y 9 másmencionan tener esta condición en menos del 30%de sus áreas. Estos porcentajes otorgados por lospaíses corresponden a casi en su totalidad a cifras delos Sistemas Nacionales de Parques Nacionales–queson los sistemas más representativos y consolidadosen materia de institucionalidad y gobernabilidad-.Se conoce muy poco aún de lo que ocurre en lossistemas provinciales o estatales y en los sistemaslocales y privados.Para nadie es un secreto que las apropiaciones del
gobierno en materia de recursos nancieros no parecen
haber aumentado respecto a las responsabilidades
y a la supercie a proteger. Las cifras muestran
declives importantes de apropiación presupuestalque son casi inversamente proporcionales al nivel decrecimiento y declaratoria de lasAP en la región. Entonces uno sepregunta: ¿cual será el futuro delas AP en medio de una crisisambiental tan seria y evidente?¿Cómo conjugar este tema con
la crisis nanciera que deja más
y más pobreza? ¿Cuál debe serla estrategia para enfrentar unainversión adecuada en áreas quehan costado tanto consolidar alo largo de los años?Es un hecho que, en muchospaíses, los recursos del gobiernonacional son inferiores a losaportes de la cooperacióninternacional. Muy pocos paísescuentan con estudios o planes de
sostenibilidad nanciera y en los
que existen, se han concentradoen el tema de ecoturismodentro del esquema de consecución de recursoseconómicos. El panorama es incierto para atender laresponsabilidad de protección de la biodiversidad enmedio de la adversidad.Durante mucho tiempo las AP se han visto comoespacios en los cuales se concentran intereses yesfuerzos relacionados con la conservación delos recursos naturales, el patrimonio ambientalde la nación y el ordenamiento ambiental de todopaís. La importancia de las mismas radica en sucapacidad de conservar elementos fundamentalesdel patrimonio ambiental de la nación; para preservarasí los ecosistemas, especies, servicios ambientales ydiversidad cultural que están representados en estosenclaves, que han sido seleccionados y excluidosdel mercado de recursos y tierras comerciales,para garantizar la seguridad ambiental de nuestrospueblos.que ya casi se aproxima al 16 % del continente. Esposible pensar que la tarea, por lo menos en númerode AP, ha avanzado exitosamente y que la meta del10% en cada país y en cada continente, está más que
cumplida para el horizonte que nos pusimos a nalesde los años 70`s, cuando se denió la Estrategia
Mundial de Conservación de la UICN.En materia de representatividad ecológica de todaslas AP de América Latina el éxito es menor, peroclaramente dista mucho de la situación reportadaen Caracas 92, donde sólo se había logrado asegurarla preservación de un 52% de la diversidad de lasformaciones ecológicas del Neotrópico. Hoy día,muchos servicios de parques nacionales considerantener de buena a mediana representatividad en, porlo menos, el 90% de las formaciones existentes.Lo que si va muy mal es el temadel dominio público de las APde las diferentes naciones yaún más grave es la efectividadpara controlar y contener laextracción ininterrumpida delos recursos naturales dentrode la mayoría de las áreas delcontinente. En referencia aesto, muchos países mencionanno contar aun con personaldestacado en las AP y cuandolo tienen es absolutamente
insuciente. En la actualidad el
promedio para América Latinase encuentra sobre las 29.717hectáreas por guardaparque,mientras el promediointernacional se encuentrasobre las 6.000 hectáreas porguardaparque. No obstante, loque más preocupa es en manosde quién esta el dominio público y, sobre todo, cualserá el futuro de esta situación.La tenencia de la tierra sigue siendo uno de losproblemas más críticos para la mayoría de lospaíses en sus áreas estrictas. No existen aúnprocedimientos adecuados para la consolidación delos datos catastrales y subsisten incentivos perversosque facilitan el registro de propiedades de prediosnacionales, estatales o públicos. Para completar estepanorama, menos de un 35% de las áreas establecidascomo AP cuentan con sistemas adecuados dedelimitación física en América Latina, lo cual haceinmanejable su administración y muy poco efectivasu capacidad de conservación.Las cifras estatales indican que únicamente 7 paísesde la región Neotropical (de México a Argentina)
No existen aúnprocedimientosadecuados para laconsolidación de losdatos catastrales y subsisten incentivosperversos quefacilitan el registro depropiedades de prediosnacionales, estatales opúblicos.
     E     D     I     T     O     R     I     A     L

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->