Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
2Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Bateson - La Epistemología Del Aprendizaje

Bateson - La Epistemología Del Aprendizaje

Ratings: (0)|Views: 23|Likes:
Published by Jose Del Grosso

More info:

Published by: Jose Del Grosso on May 26, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/30/2011

pdf

text

original

 

Bateson y los niveles (eco)lógicos delaprendizajeLa palabra ‘aprendizaje’ sin dudadenota cambio de algún tipo. Decir dequé tipo es materia delicada… Cambiodenota proceso. Pero los propiosprocesos están sujetos al ‘cambio.’ Elproceso puede acelerarse, retroceder,o sufrir otros cambios que nos fuercena decir que ya es un proceso ‘diferente’.Todo esto sugiere que debiéramoscomenzar a ordenar nuestras ideassobre el aprendizaje al nivel mássimple. (Bateson 1987, 283).En uno de los “pasos” mássignificativos de su búsqueda de una“ecología de la mente”, Bateson sepregunta qué nos sucede cuando“aprendemos”, y cómo distinguimoslógicamente el aprendizaje de otroseventos mentales. Su respuesta es queal aprender sufrimos unatransformación que transgrede nuestraherencia genética - superándola. Enotras palabras, sólo hay aprendizaje sidesarrollamos una capacidad más alláde nuestros límites heredados.Bateson clasifica los tipos deaprendizaje -así entendido- según lamagnitud (o calidad) de esastransformaciones transgresoras de loslímites naturales. Provocativamente,sitúa en el nivel más rudimentario alacopio de información en ausencia detransformación, y en el más sofisticado,al desencadenamiento profundo decambios personales, aún en ausenciade nueva información. En el primero nohay aprendizaje, mientras en el últimolo hay en grado superlativo. Comoveremos -y Bateson lo vislumbra- sumanera de repensar el aprendizajesubvierte la pedagogía dominante enla modernidad occidental, a la vez querefrenda pedagogías de otras culturasconsideradas primitivas.
Crítica de laCrítica de laCrítica de laCrítica de laCrítica de lainformación pura:información pura:información pura:información pura:información pura:el nivel cero delel nivel cero delel nivel cero delel nivel cero delel nivel cero delaprendizajeaprendizajeaprendizajeaprendizajeaprendizaje
Bateson denomina “
 AprendizajeCero”
a la mera “recepción deinformación, sin que se produzcacambio en el receptor. Este nivel incluyetodos aquellos casos en que la reacciónante eventos o estímulos externos esinvariable y altamente estereotipada.”(Bateson 1987, 284).En ese caso no hay aprendizaje.
Elaprendizaje es cero
, porque sólo serecibe información, sin que setransforme la persona, ni su acción, enel sentido de pensar o conducirse demodo original y distinto de lo rutinario.Por ejemplo, si lo único que los alumnosde un segundo medio hacen con lainformación recibida en las clases dehistoria, es acopiarla para responderpruebas -como hacen de pequeños-según Bateson no han aprendido nada.Por bien que contesten las pruebas,sólo repiten información, y, sobre todo,repiten conducta sabida y aprendidaaños luz atrás: usar la información pararendir pruebas. Pero aprender estransformarse, transmutar lainformación en nueva organización vitaly en acción original (incluyendo acciónpensante, actos nuevos de pensar).Pero -se lamenta Bateson-“comúnmente se suele aplicar eltérmino ‘aprender’ a ese tipo de
aprendizaje cero
, es decir a larecepción de información desde unevento externo [“una clase de historia”por ejemplo] de forma que todo nuevoevento similar [“otras clases de historia”]sólo entrega el mismo tipo deinformación, que es usado sólo dentrodel mismo marco estereotipado deacción [responder las pruebas].”(Bateson 1987, 284). Este mal uso deltérmino proviene de un horizontecultural que considera el resultado delaprendizaje como una “cosa”. Esa cosason los “conocimientos”, que sedepositan en el cerebro como dinero enuna cuenta, con las pruebas como
 “Cambiando Hacia la Sabiduría”  “Cambiando Hacia la Sabiduría”  “Cambiando Hacia la Sabiduría”  “Cambiando Hacia la Sabiduría”  “Cambiando Hacia la Sabiduría” y ”Los Niveles de Perfección” y ”Los Niveles de Perfección” y ”Los Niveles de Perfección” y ”Los Niveles de Perfección” y ”Los Niveles de Perfección” 
por Enzo Cozzipor Enzo Cozzipor Enzo Cozzipor Enzo Cozzipor Enzo Cozzi
1
La epistemología del aprendizaje de Gregory Bateson yLa epistemología del aprendizaje de Gregory Bateson yLa epistemología del aprendizaje de Gregory Bateson yLa epistemología del aprendizaje de Gregory Bateson yLa epistemología del aprendizaje de Gregory Bateson yel aporte de otras culturasel aporte de otras culturasel aporte de otras culturasel aporte de otras culturasel aporte de otras culturas
 

contabilidad (pues miden “cuanto” sesabe). Para Bateson, los cambiosproducidos por el verdaderoaprendizaje no se manifiestan ennuevas “cosas” que se saben dentro delcerebro, sino en nuevas capacidades(incluyendo capacidades pensantes)manifestadas en la acción y, sobre todo-afuera del cerebro- en la interacción.La lógica es incontestable y el criteriodel cambio es fundamental. Si elalmacenamiento de información en elcerebro constituyera aprendizaje, lascomputadoras “aprenderían” cada vezque se guarda en el disco duro,“aprendería” el cuaderno con cadanuevo apunte, y hasta “aprendería” elsilo con cada saco de granosdesparramado en su interior. Pensarasí, es confundir “memoria” (un principiopasivo) con “aprendizaje” (un principioactivo). Es un error lógico equivalente aconfundir “comida” con “alimentación”,es decir imaginar que alimentarse noconsiste en transformar alimento enenergía, sino en almacenarlo en elestómago. Una lógica rigurosa nos llevaa la conclusión inversa en ambos casos.Así como una señal de un proceso sanode alimentación es la excreción de losdesechos inservibles (¿un 80 % o másdel volumen ingerido?), una señal de unproceso sano de aprendizaje no es unagran memorización, sino un abundanteolvido. Esta conclusión pareceparadojal, y sin embargo eslógicamente necesaria y diría quefundamental.Reflexionemos. ¿Qué le señala elolvido a la pedagogía dominante?¡Ausencia de aprendizaje!
El dilema delEl dilema delEl dilema delEl dilema delEl dilema delgarrote y lagarrote y lagarrote y lagarrote y lagarrote y lazanahoria:zanahoria:zanahoria:zanahoria:zanahoria:Aprendizaje IAprendizaje IAprendizaje IAprendizaje IAprendizaje I
En una clase de historia, lasestrategias de cierto general sugierena un alumno, una ingeniosa estrategiapersonal de conquista amorosa, quienla pone en práctica. De acuerdo aBateson, el alumno ha aprendido,porque usó la información en formacreativa para transformarse,energizarse mentalmente, repensar yreadecuar su acción. Ello es así aunquele vaya mal en la prueba, por olvidar elnombre del general o la fecha de labatalla (que equivaldrían a los desechosexcretados tras su aprendizaje).Si le va bien en su conquista, esprobable que despierte su curiosidadpor conocer las estrategias de otrosgenerales, y termine aprendiendo máshistoria (y más
de
la historia) que losdemás. Si le va mal en su conquista, elfiasco puede despertarle una reflexióncrítica acerca de generales yestrategias, y una actitud crítica ante lahistoria. Esa sería una utilidad nodespreciable, según los propioscánones pedagógicos de lamodernidad. Pero esa utilidad, sólopodría llegarle gracias a ganar acceso,a lo que Bateson llama el “errorfecundo”, una posibilidad inaccesibledentro del régimen de las “pruebas” deconocimientos, por cuanto estas sebasan en una denigración sistemáticadel error, el que sólo indica que elalumno sacó una “cosa equivocada” deadentro de su cerebro o, no encontrócosa alguna que sacar. Las personasencerradas en el
nivel cero
delaprendizaje carecen de la posibilidadmental de “equivocarse fecundamente”.(Bateson 1987, 284)Pero el alumno disonante del ejemploha roto esas cadenas. Dispone de dosalternativas de acción ante lainformación recibida, y en una de ellastiene acceso a la fecundidad del error.Ha ganado libertad de escoger entremás de una alternativa de activación dela información recibida en clase, así como de usarla a discreción. Hadescubierto que le sirve no sólo parasacarse sietes dentro de la clase, sinotambién para tratar de engatusar a suniña en los recreos. Es decir, puededesplegar, manipular, y más aún, vivirla información recibida, de manerasdistintas -dentro o fuera de su cerebro-y en función de diversos objetivosvitales. Está empezando a descubrir queesa fuerza que piensa, se mueve yopera en la vida, esa eficaz energía enacción llamada “mente”, no es -comodiría Bateson- algo inmanente en elsistema nervioso central, sino que encircuitos más amplios, sociales y hastaecológicos:“Eso que llamamos “mente”… esalgo inmanente no solamente en

 

cauces de información localizadosdentro del cuerpo, sino también encauces externos [que discurren por]toda la sociedad y la ecologíaplanetaria” (Bateson 1987, 468, 471)Para recapitular, el alumno haaccedido a un primer nivel -segúnBateson- de genuino aprendizaje:
 Aprendizaje I.
Está en un nivel lógicode aprendizaje definido como unasubversión del
 Aprendizaje Cero
en elcual
 
el individuo rompe con el moldehabitual de utilización de la información,y es capaz de usarla de maneranovedosa y en contextos distintos al desu recepción.Más si pasa el tiempo y esedonjuanesco alumno siguedebatiéndose entre las opciones deusar la información histórica paracontestar las pruebas, o para desplegarcampañas amorosas; quedaráatrapado en el
 Aprendizaje I
. Batesondefine la permanencia en este nivelcomo la incapacidad de hacer algo máscon la información que usarla paraorientar la acción dentro de un conjuntocerrado de alternativas -en este casola disyuntiva entre “la pruebas o elamor.” Aquí la persona es capaz desufrir cierta transformación, y su acciónya no es tan mecánica como en el casodel aprendizaje cero; es más creativa.Pero lo limitado y repetitivo de lassituaciones dentro de las cuales escapaz de aplicar la información, a lalarga le impide desplegar y diseminarlo aprendido por la vastedad de su viday del mundo.Debido a lo anterior -explica Bateson-al nivel de
 Aprendizaje I
pertenecen lahabituación y el condicionamiento, elaprendizaje animal por repetición y todoaprendizaje por el método de premiosy castigos, incentivos y multas, o “lazanahoria y el garrote” con que elfamoso burrero de la fábula manejabaa su asno. Por eso usé los términos “sile va mal en la prueba” y “si le va bienen la conquista”. Las estrategiaseducacionales basadas en esosmétodos efectivamente producenaprendizaje, pero al instalarlo en unandamiaje de acostumbramiento, sonanálogas al entrenamiento deanimales. Las capacidades deaprendizaje así desarrolladas no sediferencian de las de los tigres circenseso los perros de I. Pavlov.
El sello de loEl sello de loEl sello de loEl sello de loEl sello de lohumano:humano:humano:humano:humano:Aprendizaje II yAprendizaje II yAprendizaje II yAprendizaje II yAprendizaje II y ‘aprender a ‘aprender a ‘aprender a ‘aprender a ‘aprender aaprender’aprender’aprender’aprender’aprender’
Supongamos que el alumnoinnovador, no se queda tranquilo consu único conjunto de alternativas. Y seda cuenta que no tiene por qué escogerentre lecciones aplicables a las pruebaso lecciones aplicables al amor, sino quelas clases de historia le podrían servirpara orientar su acción en otrassituaciones, y de muchas maneras.Decide anotar en su cuaderno lasposibles utilidades que los incidenteshistóricos relatados en clase, le podríanrendir en otros aspectos de la vida. Deun incidente extrae una táctica para quele suban la mesada, de otro unaestrategia para ridiculizar a un matónque lo atormenta, de un tercero unamanera de mejorar las marcas de suequipo en deportes, etc. Y luegoempieza a poner a prueba esasideas…¿Qué estará logrando ese alumno?Es evidente que el nivel de atención enclase o de investigación en casarequerido por tal ejercicio, redundará enun salto cualitativo en su aprendizaje yen su dominio de la materia per se. Perofijémonos: ese alumno no sólo estaráaprendiendo mucha historia y mucho
de
la historia. Lográ algo mássignificativo:
aprende a aprender 
historia, o de la historia. Y, si perseveraen su empresa, reunirá un ricocompendio de estrategias paraaprovechar mejor las clases de historia.Estará en el nivel que Bateson catalogadel
 Aprendizaje II,
o de
‘aprender aaprender 
.
Lo que define a este nivel esque aquí la persona no sólo aprendeuna materia o destreza (“historia”, eneste caso), sino que se vuelve másdiestra en el propio arte de aprenderla.Está
aprendiendo cómo aprender 
lahistoria y
qué aprender 
de ella. Está,como dice Bateson, “descubriendo los
Aprende una profesiónque ofrece calidad de vida ¡te esperamos! 
Cupos Limitados.
PROFESORES
Jaime Valenzuela C.D.O. OsteópataLidia PiñaLinfoterapeuta.
Luis Thayer Ojeda 0130,Of. 308, Tel.Fax (56-2) 334-8149
A
C
U
R
S
O
 S
 P
 R
 O
  F
  E
  S
  I O
 N
 A
 L E
 S
 D
 E
Q
U
T  
E  
R  
A  P  
E   
U   
T    
A   
C  
E  
R
 O
D
  E
R
  E
  E
  D
 U
 C
A
 C
 I
 Ó
R  
P   
O  
R   
A  L  
PROGRAMA 2003.
Masaje TerapéuticoSueco.Drenaje Linfatico.Metodo de reeducaciónneuromusculoesquelético.Masaje alTejido Conectivo.


You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->