Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
3Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Contreras - Intro. Econ.colonial Temprana

Contreras - Intro. Econ.colonial Temprana

Ratings: (0)|Views: 24 |Likes:

More info:

Published by: Elizabeth Montañez-Sanabria on May 29, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/08/2013

pdf

text

original

 
moneda 
 0
 a economía 
i tpr
*
l
durt  diió
moneda 
CUltUral
Carlos Contreras**
* artíco xtrío   troccó  tomo ii  Como  htor ecoómc  prú.** etor  mcoo Como. doct   puCp.
 
moneda 
1
En 1532, la hueste de conquistadores españoles quehabía desembarcado en Tumbes a finales del añoanterior, capturó al Inca Atahualpa. Con ese acto sedio inicio al derrocamiento del Estado Inca y su sus-titución por un nuevo gobierno, dominado por ellos.Unos quince a veinte años después, la corona espa-ñola consolidó su dominio sobre las nuevas tierras,desplazando a los conquistadores, que reclamabanmayores derechos y autonomía sobre las posesionesque habían ganado sin mayor apoyo de aquélla.En el terreno económico los españoles no sola-mente introdujeron nuevos cultivos, animales y tecnología, sino que también trasladaron nuevasinstituciones y organizaciones económicas, comola moneda, el trabajo asalariado, las ciudades y lahacienda o latifundio agropecuario. Dieron inicio aun nuevo sector productivo, destinado a cumplir unrol protagónico entre nosotros, la minería, y vincu-laron a la economía peruana con el resto del mundo,precisamente de la mano de este nuevo sector.De otro lado, hacia 1700, con la muerte del rey deEspaña, Carlos II, se desató una crisis de sucesión endicha monarquía, que terminó de resolverse reciénen 1713, con el advenimiento de una nueva dinas-tía, conocida como la de los Borbones. Por ello, elperíodo que va desde 1532 hasta 1700, es llamado“período de los Austrias” o de los reyes Habsburgo,a fin de diferenciarlo de la época de los Borbones,corrida desde 1700. La historiografía considera queambas dinastías tuvieron estilos distintos para gober-nar sus colonias: uno mucho más laxo que dejabamás espacio a la autonomía y a las peculiaridadeslocales, el de los Austrias, y otro más autoritario,aunque a la vez más preocupado por el “progreso”económico, el de los Borbones.En esta
Introducción
quisiera precisar algunas delas claves del período de los Austrias en el Perú, queterminan dándole cierta unidad y continuidad, enmedio de las transformaciones que ocurrieron a lolargo de más de siglo y medio que dicha cronologíacontempla. Por tratarse de un compendio de historiaeconómica, pondré el acento, naturalmente, en lostemas que atañen al devenir de la producción y elconsumo en el espacio del virreinato peruano, asícomo a las condiciones del entorno social y políticoque afectaron dicha producción y consumo.Una primera clave tendría que ver con el espaciogeográfico del virreinato. Aquí habría que precisarque aunque sobre el papel éste era muy extenso,en la práctica, el gobierno tenía muy poco controlsobre él, además de estar sus diferentes regiones malcomunicadas. Comúnmente suele referirse que hastala creación de los nuevos virreinatos de Nueva Gra-nada y Río de La Plata, en el siglo XVIII, el virreinatoperuano abarcaba toda Sudamérica menos el Brasil(que, por lo demás, era más pequeño que la repúblicaque hoy es). Pero la realidad es que el dominio efec-tivo que el virrey de Lima tenía de semejante terri-torio era muy limitado. En el norte, las Audienciasde Santa Fe de Bogotá y Quito –fundadas tempra-namente, hacia los mediados del siglo XVI– aunqueformalmente dependían del virreinato de Lima, enel terreno de los hechos mantenían bastante auto-nomía. Solo en momentos críticos para la seguridaddel imperio, la llegada de tropas o de caudales desdeLima les recordaba el vínculo de dependencia conella. Por el oriente, el control español no avanzabamás allá de la región de la sierra; recién en el sigloXVIII el Estado colonial intenta ingresar en la regiónamazónica. Las ciudades de Chachapoyas, Tarma y Huamanga funcionaron como ciudades-frontera conla región del oriente, de modo que venían a demarcarlos límites políticos del gobierno de Lima, al modode “fronteras vivas”.Por el sur, el dominio del virreinato peruano seextendía hasta las ciudades de Tucumán y Córdoba(en la actual Argentina), fundadas en la segundamitad del siglo XVI, incluyendo la región de Charcas,conocida como el Alto Perú. Aunque en esta últimaregión se constituyó también una Audiencia propia(Charcas), la importancia que la minería de Potosí y Oruro mantuvo para la Real Hacienda (o economíapública virreinal) fue tal que el gobierno de Limatuvo siempre una fuerte injerencia sobre los asuntosde Charcas. Esta fue una diferencia importante frentea la relativa independencia con que se manejaron lasAudiencias del norte. Por ser una región interior, sinrápida salida al mar, para el gobierno de Lima fue
lo cmbo q trjo cogo  coqt o vó ño ro  t mgtq   q gcro  co   v r   tor  prú.
 
moneda 
 2
moneda 
CUltUral
más sencillo controlar los destinos de Charcas. Lasciudades del Cuzco y La Paz servían como ciudades-escala en el cordón umbilical que unía a Lima con laregión minera del Alto Perú. Por la costa del Pacífico,el dominio de Lima se iba atenuando conforme sealejaban las distancias y conforme hubiese o no,algún centro económico de interés fiscal. Arica y Tarapacá se mantenían claramente dentro del “espa-cio peruano”, por servir el primero como puerto desalida de la minería del Alto Perú y por contener, lasegunda, algunos asientos productores de plata. Másal sur, el vínculo político comenzaba a debilitarse.Callao con Valparaíso mantenían alguna comu-nicación, tanto política cuanto comercial, lo quegarantizaba cierto control del virrey del Perú sobrelas villas del centro chileno. De todos modos, lascolonias de Santiago y Concepción debían aprendera bastarse a sí mismas.Se trataba de un vasto espacio, de alrededor deun millón y medio de kilómetros cuadrados, quecontemplado desde los estándares actuales, estabamuy poco poblado y, por lo mismo, muy mal comu-nicado. Todavía no se ha logrado establecer con pre-cisión cuánta era la población prehispánica en losAndes al momento de la irrupción española, perosí hay consenso acerca de que los primeros dece-nios de esta irrupción significaron una aguda caídademográfica. Incluso, considerando las cifras másprudentes acerca de la población del Tahuantin-suyo en 1530 (algo menos de tres millones de perso-nas), un siglo después de la conquista europea solosobrevivían unos 600 mil indios, a los cuales podríaañadirse unas pocas decenas de miles de esclavos deorigen africano y una cantidad similar de españoles y mestizos. La población total no superó el millón dehabitantes hasta bien entrado el siglo XVIII.Las causas de la gran despoblación siguen siendomateria de conjetura. Epidemias provocadas porvirus desconocidos, guerras y violencias entre losconquistadores y los indios, o entre los propios con-quistadores, que usaban a los indios como fuerza dechoque, han sido esgrimidas como causas. El hechoes que recién en el siglo XVII, la población consiguióestabilizarse, después de haber perdido no menos desus cuatro quintas partes. De acuerdo a los estudiosdemográficos de Noble D. Cook, la región de la costafue la más devastada por la crisis demográfica, mien-tras que el sur andino fue el que mejor se defendió.Las posibilidades mercantiles a que daba pie esaescuálida población eran, por supuesto, muy redu-cidas. La tierra sobraba y el trabajo era, en cambio,desesperantemente escaso. En tales condiciones lodifícil no era conseguir los recursos naturales paraproducir, sino atraer los trabajadores necesariospara arrancar dichos recursos del suelo. El capitaldisponible era también escaso. No existía la magiade la moneda fiduciaria para expandir la ofertamonetaria. Y este magro capital debía consumirseen asegurar la mano de obra más que en instalarmáquinas o instrumentos que apoyasen el trabajohumano.Las formas que históricamente han servido paraque unos hombres obliguen o convenzan a otroshombres a trabajar para ellos han sido el uso delpoder (sea militar, religioso, o de organización) y laamenaza de la violencia (como en la esclavitud); laoferta de protección a fin de librar, y defender, a lospotenciales trabajadores de la violencia y la arbitra-riedad de otros (como en la servidumbre feudal); ola falta de tierras libres, que no dejaba más alternativaa los desposeídos de tierras que ofrecer su trabajo alos que controlaban los recursos (la proletarización).Esta tercera fórmula es la que resulta más económicapara la sociedad, puesto que hay menos necesidad dedistraer recursos en vigilantes, soldados y verdugos,como en las otras dos, pero era precisamente ellala que no estaba disponible para los hombres delperíodo colonial, dado el panorama de la relacióntierra/población. Es cierto que incluso en escenariosasí, la tierra podría ser acaparada por unos pocos,obligando al resto a ofrecerles su mano de obra, perocuando estamos frente a un desbalance tan fuerteentre tierras (abundantes) y hombres (escasos), loscostos de proteger la propiedad de la tierra acapa-rada podrían ser tan grandes que no alcanzarían aser compensados con su explotación productiva, amenos que se cosechasen diamantes.Los colonos españoles se afanaron en trasladar alvirreinato animales y herramientas que ahorrasenla necesidad de trabajo. Bueyes que tiraban arados,mulas que podían trasladar sobre sus lomos más decien kilos, por todo tipo de caminos; molinos que se
Será tarea
trtrmr  bctr o q ró y  goco  coqtño

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->