Welcome to Scribd. Sign in or start your free trial to enjoy unlimited e-books, audiobooks & documents.Find out more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
3Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Figo

Figo

Ratings: (0)|Views: 184|Likes:
Published by mariapaulamaldonado

More info:

Published by: mariapaulamaldonado on Jun 06, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

11/20/2012

pdf

text

original

 
1Premio Nacional de CríticaEl Carrusel del Arte
goEnsayo largo
 
2
Bogotá no tiene mar pero tiene ciclovia. En los domingos y festivos de la “Atenassuramericana” se restringe el paso vehicular por algunas de las calles y carreras principales, paraque los ciudadanos, turistas y sus mascotas las recorran en bicicleta, patines, o simplementecaminando o trotando. Los ciudadanos aprendieron que ésta es una de las pocas políticas públicas que buscan promover el deporte, por esto participan y la procuran mantener. Los bogotanos hasta se han manifestado en contra del cierre de algunos tramos de la ciclovía debidoa la construcción de Trasmilenio, como el caso de la Avenida El Dorado y la carrera séptima. Laciclovia, sin embargo, tiene distintos impactos en los habitantes de la ciudad, ya sea positivo paralos que salen a recorrer las calles, o negativo para quienes ven en esa actividad un impedimento para transitar en automóvil. No obstante, lo interesante es que las normas de ciclovia se respetanen la mayoría de casos. Hay un acuerdo general para que el imaginario del mar se reemplace por el asfalto. La negación del océano se contrapone con alusión al deporte.La frase “Bogotá no tiene mar pero tiene ciclovia” quedó grabada en la mente de loscapitalinos por lo absurdo y lo sonoro. Ésta ya no se usa en los medios de comunicación para promocionar la actividad, pero cualquier persona que la haya oído la puede volver a cantar. Sinembargo, son otras las implicaciones de trasladar la Acrópolis a Monserrate cuando se reere a lacapital de Colombia como la “Atenas Suramericana”. En primer lugar no se sabe si es un piropode na coquetería o un hábil error de quienes promovieron una idea de ciudad a través de mentirasy tergiversaciones. ¿Por qué se traslada metafóricamente la capital griega a los andes? ¿Alguiencomparó la arquitectura de algunos edicios públicos de la cuidad (con pastiches neoclásicos)con “la cuna de la civilización occidental”? ¿Alguien previó que Bogotá quedaría en ruinas por malos manejos, falta de planeación, corrupción y constante “chamboneria”? En Colombiaexiste ese deseo continuo de comparación con el extranjero, la escasez se busca reemplazar conanalogías sin fundamentos.
De Pericles a Samuel
Muchos políticos, escritores y periodistas usan el “Atenas Suramericana” para producir 
 
3
un orgullo frívolo, pero son pocos los que han estudiado su origen. La historia del calicativotiene tintes del juego “el teléfono roto”, donde alguien dice una cosa y se termina diciendo otra,a veces por no escuchar bien y otras por conveniencia. Algunos dicen que fue el diplomáticoargentino Miguel Cané quien se ingenió el juego, otros que fue el lólogo español Don RamónMenéndez Pidal quien decidió iniciar el rumor. No obstante, en la revista
“Bogotá y Santafé”
 
de Octubre de 1989 (año 2, vol.1 nos. 2 y 3) se publicó un texto escrito por Mario GermánRomero, historiador y monseñor, que hace alusión a esta inquietud. Bajo el título
“Bogotá, La Atenas Neogranadina
” el autor desglosa el origen, signicado y repercusión de la metáfora, parademostrar, nalmente, que es un calicativo caprichoso.El autor escribió el texto mencionado por la extrañeza que le generó el uso de tal apelativoen la celebración de los 450 años de la capital de Colombia, y para demostrar que
“no hay tal  Atenas Suramericana”
 
1
. Explica que la primera vez que se tuvo conocimiento del
“pretensioso
calicativo”
2
 
fue con
“La Historia de la Literatura en la Nueva Granada”(1867),
escrita por José María Vergara y Vergara, cuando se señalan algunos aspectos de la educación de nes delsiglo VXIII :
“El pueblo tenía escuelas gratuitas de primeras letras en los colegios de SantoTomás de Aquino y de San Bartolomé, como lo hemos dicho; pero estas no bastaban a la sed 
de instrucción del pueblo bogotano, a quien por esta faz de su carácter, un ilustre viajero ha
llamado el pueblo ateniense de Suramérica”
3
.
El viajero quien inició el juego de equiparar la cultura bogotana con la ateniense fue Elisée Reclus, bajo el pretexto del interés en el saber y en el conocimiento por parte de los capitalinos. No obstante, no todos los extranjeros quevisitaron Bogotá en el siglo XIX simpatizaban con la vida en la ciudad, y con una analogíagreco-cundiboyacense. El conde de Gabriac escribió:
“Con todo, la fatuidad de los bogotanos
 sobrepasa a cuanto es posible imaginar. No habiendo salido jamás de su tierra, se guran debuena fe que su capital es la ciudad más hermosa del mundo y la llaman la nueva Atenas”
4
.
1 ROMERO, Mario Germán. Bogotá, la Atenas Neogranadina. En: Bogotá y Santa Fe. Año 2, Vol. 1, números 3 y4. (octubre, 1989); p. 77.2 Ibid.,3 Ibid.,4 Ibid.,

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->