Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword or section
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
EL HOMBRE

EL HOMBRE

Ratings: (0)|Views: 23 |Likes:
Published by primigenia30

More info:

Published by: primigenia30 on Jun 07, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/07/2011

pdf

text

original

 
EL HOMBREDe dónde y cómo vino¿Adonde va?
C. W. Leadbeater 
…………………………………………………………..PRÓLOGO
Ya no se diputa por del todo quimérica la idea de que es posible la observaciónclarividente. No la aceptan la generalidad de las gentes ni tampoco esaceptada en toda su amplitud. Sin embargo, una minoría cada vez másnumerosa de inteligentes creen que la clarividencia es un hecho y laconsideran como natural facultad que llegará a ser común a todos los hombresen el transcurso de la evolución. No la tienen por dote milagrosa ni comonecesaria derivación de elevada espiritualidad, superior inteligencia y purezade carácter, pues todas o alguna de estas cualidades pueden manifestarse enpersonas que nada tengan de clarividentes. Saben que es un poder latente entodo hombre, que podrá educir quien de ello sea capaz y no rehúse pagar elprecio exigido por su esfuerzo en colocarse a la vanguardia de la generalevolución.Si la labor llevada a cabo de este modo es o no fidedigna, han de decirlolas generaciones futuras que poseerán la facultad empleada hoy en el presentepropósito.No es nuevo el empleo de la clarividencia en la investigación del pasado,pues de él tenemos permanente ejemplo en
La Doctrina Secre
ta de H. P.Blavatsky.Sabemos que muchos lectores, estudiantes de ocultismo, convencidosde la realidad de la clarividencia y seguros de nuestra rectitud, hallarán estaobra a la par interesante e iluminadora. Para ellos se ha escrito. Segúnaumente el número de estudiantes, aumentará el de lectores. No pueden ir másallá nuestras esperanzas. Siglos adelante, cuando haya plumas capaces deescribir libros mucho mejores, basados en análogas investigaciones, será ésteconsiderado como curioso explorador si se tiene en cuenta la época en que seescribió. No es posible dar pruebas concluyentes de la veracidad de este libro,aunque de cuando en cuando vendrán los futuros descubrimientos a corroborar tales o cuales de sus afirmaciones. La verdad de la investigación clarividente
 
es tan imposible de probar a la generalidad de las gentes como los colores alciego. El lector profano o vulgar recibirá este libro con ruda incredulidad. Unoslo juzgarán hábil artificio; otros lo mirarán como una estupidez; muchos diránque los autores son ilusos o embusteros, según la benevolencia o malevolenciade quien los juzgue. Pero a los estudiantes les diremos: aceptad este libro enproporción a la ayuda que os preste en vuestros estudios y en la medida queesclarezca cuanto ya conocéis. El porvenir podrá ampliarlo y enmendarlo, puesnosotros sólo publicamos algunos fragmentos de una dilatadísima historia, yaun así fue muy pesada nuestra tarea.Efectuamos los trabajos de investigación en Adyar, durante el verano de1910. El calor dispersó a muchos estudiantes y nosotros nos recluíamos cincotardes cada semana para, sin que nadie nos interrumpiera, observar y decir estrictamente lo visto en nuestra observación. Dos miembros, la señora VanHook y don Fabricio Ruspoli, tuvieron la amabilidad de ir transcribiendoexactamente lo que decíamos y hemos conservado los apuntes de ambos queforman el texto del presente relato, escrito, en parte, durante unas cuantassemanas dedicadas a este propósito en el verano de 1911 y completado en Abril y Mayo de 1912, substraídos análogamente al tumulto de la atareada vida.No son posibles trabajos de esta índole entre continuas interrupciones, y elúnico modo de llevarlos a cabo es apartarse del mundo y permanecer, duranteaquel tiempo, en retirada soledad como dicen los católicos.Hemos seguido el amplio bosquejo teosófico de la evolución y loexponernos entre los preliminares en el primer capítulo que gobierna elconjunto y es el fundamento básico de la obra. Queda completamente admitidala existencia de una Jerarquía oculta que guía y modela la evolución, algunosde cuyos miembros aparecen necesariamente en el transcurso de este relato. A fin de remontarnos a las primitivas etapas procuramos retrollevar a ellasnuestra propia conciencia, pues más fácil nos sería partir de este punto que deotro alguno, porque nada más era posible reconocer. Aquellas primeras etapasnos suministraron, por decirlo así, una huella en la primera y segundaCadenas. Desde la última porción de la tercera Cadena en adelante, hemostrazado la historia de la humanidad siguiendo un grupo de individuos, exceptocuando este grupo estuvo diversamente ocupado durante importantes etapasde evolución, como las correspondientes a los comienzos de las subrazastercera y cuarta de la quinta raza raíz. En tales casos dejábamos a dicho grupoy seguíamos la corriente principal del progreso. Pocos pormenores referentes apersonas podemos dar en este relato, por la mucha amplitud del cuadro en quese mueven. Sin embargo, algunas vidas se han publicado biográficamente en
The Theosophist 
, bajo el titulo general de
Rasgaduras en el Velo del Tiempo
, através de las cuales puede vislumbrarse el pasado de los individuos. Pronto sepublicará un volumen de estas biografías intitulado:
Vidas de Alcione
, contablas genealógicas completas que señalan el parentesco en cada vida de lospersonajes cuya identificación fue posible. Los trabajos de esta clase podríanllevarse a cabo sin cortapisa alguna si hubiera quien fuese capaz de ellos.Como todo relato exige que se den nombres a los personajes y como por ser lareencarnación un hecho reaparece un mismo personaje en sucesivas épocascon diverso nombre propio en cada existencia, hemos dado a muchos de estospersonajes un nombre característico, por el cual se les pueda reconocer en
 
todos los dramas en que intervinieron. Así como, por ejemplo, Irving es siempreIrving para nosotros, ya represente Macbeth, Ricardo III, Shylock, Carlos I,Fausto, Romeo o Matías, y en su vida de actor se le llama siempre Irving y por doquiera reconocemos su personalidad, sea cual sea el papel que desempeñeen las tablas, así también un ser humano en la larga historia en que las vidasson días desempeña cien papeles sin que deje de ser él mismo en susaspectos de hombre, mujer, labriego, príncipe o sacerdote. A este él mismo lehemos dado un nombre característico con el que se le pueda reconocer bajotodos los disfraces adecuados al desempeño del papel que represente. Por lamayor parte hemos escogido estos nombres de entre los de los astros yconstelaciones. Así, por ejemplo, hemos dado el nombre de Corona a JulioCésar, el de Pallas a Platón y el de Lira a Lao-Tze. Con ello veremos cuándistintas son las modalidades evolutivas o vidas previas que han de engendrar un César o un Platón; y por otra parte, tendrá el relato un interés más humanoal paso que instruya al estudiante sobre la reencarnación.Los nombres de Aquellos que constantemente aparecen en este relatocomo hombres y mujeres, pero que ya son Maestros, darán mayor realidad aestos grandes Seres a los ojos de algunos lectores. Subieron a las cumbres enque se yerguen, por la misma escala de vida por donde nosotros subimosahora. Pasaron por las vicisitudes de la ordinaria vida doméstica, con las penasy alegrías, éxitos y fracasos de que se nutre la experiencia humana. No hansido Dioses perfectos desde ilimitadas épocas, sino hombres y mujeres quepusieron de manifiesto su interno Dios y tras largo y penoso camino alcanzaronla etapa superhumana. Son promesa plena de lo que seremos nosotros. Sonlas gloriosas flores de la planta cuyos capullos somos.Y así botamos nuestro bajel en el tormentoso océano de la publicidadpara que arrostre su hado y encuentre su destino.
ALGUNOS PERSONAJES DEL RELATO
LOS CUATRO KuMARAS.. Cuatro Señores de la Llama todavíavivientes en Shamballa.MAHÂGURU.........ElBodhisattva de la época, queaparece en las personalidades deVyása, Thoth (Hermes), Zarathushtra,Orfeo, y finalmente Gautama, quellegó a ser el Señor Buddha.SÛRYA.............ElSeñorMaitreya, actual Bodhisattva,supremo Instructor del mundoMANU.............Caudillode una raza raíz. Con losnombres de Manu-Raíz o Manu-Semilla, se designa un ministro de aúnmás elevada categoría que preside unmayor ciclo de evolución, como una

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->