Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
EMOCIÓN memoria y cultura 2

EMOCIÓN memoria y cultura 2

Ratings: (0)|Views: 94|Likes:
Published by johnny cartin

More info:

Published by: johnny cartin on Jun 09, 2011
Copyright:Traditional Copyright: All rights reserved

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX or read online from Scribd
See more
See less

02/13/2013

 
 
©
MSc. Johnny Cartín Quesada
 
1
MEMORIA, EMOCIÓN Y SOCIABILIDADMsc. Johnny Cartín QuesadaResumen
El objetivo del trabajo es esbozar de manera general la relación del fenómeno de lainstanciada en dos niveles que por la tradición de pensamiento dualista en la culturaoccidental están separadas dicotómicamente. A saber el cuerpo y el grupo« en estesentido se tratara de articular una discusión acerca del papel de las emociones en laestructuración de la memoria y su posible implicación en la función prospectiva ycomo heurística en las formas de recuperación de contenidos ante nuevas situaciones.La otra dimensión del trabajo seria tratar de esbozar como la cultura y el grupogeneral, modulan, determinan y potencian formas de memoria, configurandoparticularidades del aparato cognitivo de acuerdo a las demandas ambiéntales e inter eintra grupales.
El dualismo en relación con la concepción de la sociedad, cultura y memoria
No cabe la menor duda de que evolucionamos para ser parte de un grupo; comoprimates somos seres inherentemente sociales, esa es nuestra naturaleza.Nuestro cerebro ha evolucionado al interno de grupos sociales por no menos de 55millones de años (transición paleoceno - eoceno), determinando así nuestra necesidadde congregarnos, cooperar y comunicarnos con otros miembros de nuestra tropa.Al igual que las emociones, la sociabilidad y, la cultura son características taninherentes y omnipresentes de nuestra cotidianidad humana que no parecemosnotarlas. Su grado de cercanía y transversalidad a todo lo que hacemos, decimos ypensamos las transforma en invisibles a nuestra conciencia, por lo cual debemos hacerun esfuerzo por distanciarnos de ellas para poder apreciarlas en su verdaderamagnitud. En este sentido somos como el pez que es el último en caer en cuenta quevive en el agua
.
 Esta invisibilidad producto de estar sumergidos en un medio (emocional, social y locultural) explicaría la dificultad de aproximación conceptual que los tres ejes de estapropuesta han representado históricamente. Esto a pesar de ser temas tratadosreiteradamente desde la antigüedad. Por otra parte, esta inmersión en el medio arrojaríaluz al por qué se los ha tratado, ya sea como temas abrumadores, complejos, y difícileso se les ha ignorado, tomándolos por verdades tan obvias que no deberían de serreflexionadas a profundidad.La relación sociabilidad-cultura has sido tratada con mucho más asiduidad que larelación entre emoción y cultura en la historia del pensamiento occidental, pero conpesar he de decir que no con mayor éxito que los otros dos.Nuestro comportamiento social ha sido un tema de discusión desde los tiemposantiguos.
El ser
humano es un ser social
afirman casi todos los pensadores y no existeprácticamente ningún pensador occidental con algún grado de influencia que no haya
 
 
©
MSc. Johnny Cartín Quesada
 
2
tratado el tema, ya sea a través de una definición del ser, de la naturaleza del alma o dela postulación de una ética o moral. Esto, sin mencionar las múltiples consideracionesacerca de lo que es o debería ser el deber, la ciudadanía, el estado o la política, la culturao la sociedad. Baste tan sólo con considerar las nociones de sociabilidad en el concepto
z
oon
 p
oliticón
de Aristóteles, las argumentaciones de Platón en ´
 Las
 
 D
octrinas del Alma
µ
, ´
 La Ética
µ o ´
 La re
 púb
lica
µ
; el concepto del
no
b
le salvaje
en Rousseau, o el
homo homini lu
 p
us
1
en el ´
Leviatán
µ
de Hobbes.Si bien no es nuestra intención en este trabajo hacer un recorrido monográfico de lasposiciones filosóficas al respecto, se hace indispensable llamar la atención acerca de unpunto que es de particular interés:
´
Las
 
em
oc
i
o
nes
d
eben
 
enten
d
erse
co
m
o
el
c
amp
o
bási
co
s
o
bre
 
el
cu
al
 
se
c
rea
 
la
 
re
d d
e
co
nexi
o
nes
y
 prá
c
ti
c
as
 
s
oc
iales
qu
e
d
evienen
 
en
 
sistemas
yco
nteni
do
s
cu
lt
u
rales
.
Las
 
em
oc
i
o
nes
 
s
o
n
 
la
 
matriz
 
s
o
bre
 
la
qu
e
 
se
 
m
u
eve
 
la
 
vi
d
a
 
s
oc
ial,
 
s
o
n
 
tip
o
s
 
bási
co
s
de
co
n
duc
tas
 
rela
c
i
o
nales
 
s
o
bre
 
las
qu
e
 
se
d
a
 
la
 co
m
u
ni
c
a
c
ión
 
 JMª Fericgla, 1989:2)
 
Al igual que en el tratamiento del concepto de las emociones encontramos en la filosofíaoccidental nuevamente las raíces de otra expresión del dualismo indoeuropeo
2
. Desdelos tiempos de los sofistas se polemiza acerca de si el comportamiento social humanoposee una esencia natural o convencional.Los postulantes de la naturaleza convencional de la sociabilidad establecen unadicotomía entre nuestra naturaleza y nuestra sociabilidad. Argumentan que lasociabilidad humana es la base de los atributos que nos separan de los animales, ya queésta nos eleva de la brutalidad y la barbarie, estableciendo que la instauración y elrespeto de una ética o moral
-
n
o
rmativas
d
el
co
mp
o
rtamient
o
s
oc
ial
 
 p
o
 
ex
c
elen
c
ia
- regulanel instinto básico
²p
u
lsión
 
in
d
ivi
du
al
d
e
o
rigen
 
animal
-
. A
sí, los seres consideradosbárbaros por los antiguos helenos, eran seres sub-humanos, o, cuando menos, humanoscarentes de la sofisticación que le otorgan la sabiduría, la virtud y la moral impresa enlos seres superiores por la civilización.Encontramos estas nociones profundamente arraigadas en todas las manifestaciones deletnocentrismo, la xenofobia, el racismo y el clasismo hasta el día de hoy. El binomioantitético barbarie/civilización, deseo/virtud, cuerpo/mente quedó establecido en laGrecia clásica a través de la figuras de Dionisio y Apolo.Asumimos que las emociones son una facultad cognoscitiva que evolucionó aportandoventajas adaptativas, tanto en el ámbito individual como grupal, en especies superioresde naturaleza social y por ende bebe de haber co-evolucionado en procesos deretroalimentación positiva con las demás capacidades cognitivas superiores en especialcon la memoria.
1
´El hombre es un lobo para el hombreµ.
2
³Todas las tradiciones indoeuropeas manifiestan algún grado de dualismo, desde el dualismo externo delas antiguas tradiciones iranias (por ejemplo el zoroastrismo, el mazdeísmo y si descendiente elmaniqueísmo) e índicas como el sankkya yoga y el jainismo (este ultimo de de dudosa filiaciónindoeuropea pero ciertamente indico) , hasta el dualismo implícito de las tradiciones máyense y neo-máyense´ (Arce Arenales, 2005 )
 
 
©
MSc. Johnny Cartín Quesada
 
3
La sociabilidad y la cultura son en el linaje de los homínidos estrategias desobrevivencia con una profunda raigambre evolutiva que incluso está codificadagenéticamente y expresada instintivamente.Esta co-evolución entre emoción y otras capacidades cognitivas nos ha permitidodesarrollar estrategias de sobrevivencia que nos han colocado en nuestro actual estadode desarrollo evolutivoSi analizamos esto se hace indispensable establecer que no existe discontinuidad entrelo natural y lo social y por tanto la cultura y la sociedad son otra cosa que estrategiasevolutivas de origen biológico
3
.La sociabilidad y la cultura facilitan la vida de los miembros de un grupo complejo yestablecen las bases para el desarrollo de la comunicación y el ´comportamientointeligenteµ. Autores como Dunbar establecen que hablar de inteligencia social esredundante.
´E
l
 
tamañ
o d
el
 
ne
oc
órtex
 
 permite
 
 pre
d
e
c
ir 
 
el
 
tamañ
o d
el
 
 gr 
u
 p
o
 p
u
es
 
la
 
inteligen
c
ia
 
es
 
bási
c
amente
 
s
oc
ial
 
 p
u
es
cu
anta
 
más
 
 gente
h
a
y
a
qu
e
 
tener 
 
en
 cu
enta,
 
ma
yo
 
será
 
la
co
mpleji
d
a
d d
e
 
las
 
rela
c
i
o
nes
 
impli
c
a
d
as,
y
ma
yo
 
tiemp
oh
abrá
qu
e
d
e
d
i
c
ar 
 
a
 
mantener 
 
las
co
ali
c
i
o
nes
µ.
(Wilson, 1998:53)Esta emergencia de sociabilidad compleja es imposible si las emociones que sustentanlas interacciones del grupo no son sostenidas en el tiempo y marcadas comoreguladores de interacción de futuro intercambios; aquí la memoria se vuelve unelemento central en nuestra discusión.La sociabilidad compleja no es posible en ningún grupo primate sin la emergencia dealgún tipo de ´conciencia de síµ o auto referencialidad que me permita al individuosepararse del grupo y considerar sus actos son actos individuales serados del grupo.De la misma forma el individuo debe de poder diferenciar los actos de cada miembrodel grupo, de este intrincado proceso de contabilidad social emergen unaestructuración social la cual si es funcional se potencia en el tiempo y a partir de esta ²yal menos en el caso de los seres humanos- emerge a su vez una suerte de ´sentidomoralµ, todo lo cual es imposible sin una memoria.El compromiso de un individuo para comportarse de manera social, así como lasventajas que este aporta; y en la progresión evolutiva para el desarrollo decomportamiento social, se establece como siguiente paso el desarrollo de lascapacidades cognoscitivas que incorporen una memoria de largo plazo con un altocontenido emocional. Así, la sociabilidad regularía la satisfacción de los instintosbásicos en el ámbito individual, pero de ninguna forma los sustituiría.La cultura vendría a ser entonces una especie de memoria colectiva, una gran estructurarepresentacional del mundo físico y social compartida por los miembros del grupo. La
3
Encontramos otra expresión del prejuicio dualista en esta subducción histórica de lasdisciplinas científicas que separa las ciencias ´naturalesµ de las ´humanasµ o ´socialesµ.

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->