Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more ➡
Download
Standard view
Full view
of .
Add note
Save to My Library
Sync to mobile
Look up keyword
Like this
4Activity
×
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Soberanía y estado

Soberanía y estado

Ratings: (0)|Views: 1,091|Likes:

More info:

Published by: Jhonnathan Jose Camacho Bayona on Jun 16, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See More
See less

10/28/2013

pdf

text

original

 
Soberanía y estadoSoberanía:
La soberanía, según la clásica definición de JeanBodin en su obra de 1576
Los seis libros de la República
, esel
«poder absoluto y perpetuo de una República»
; y soberano esquien tiene el poder de decisión, de dar leyes sin recibirlas deotro, es decir, aquel que no está sujeto a leyes escritas, pero sí a laley divina o natural. Pues, según añade Bodin,
«si decimos quetiene poder absoluto quien no está sujeto a las leyes, no se hallaráen el mundo príncipe soberano, puesto que todos los príncipes de latierra están sujetos a las leyes de Dios y de la naturaleza y a ciertasleyes humanas comunes a todos los pueblos»
.Esta definición muestra en síntesis la amplitud del concepto desoberanía, que, como tal, viene perdurando a través de lostiempos, aunque no exento de variaciones a lo largo de la historiaen su intento de justificar el devenir del sujeto de la soberanía (elPueblo, la Nación, el Estado, etc.).Thomas Hobbes suprimió esta dependencia y constituyó alsoberano en única forma de poder. De este modo, en su tratadomás famoso,
Leviatán
, publicado en 1651, justifica filosóficamentela existencia del autoritarismo estatal. Si bien habría que precisarque la Ley Natural no es ajena a las teorías de Hobbes. Dice ésteque
«la Ley de la naturaleza y la ley civil se contienen una a otra, y  son de igual extensión
 
(…)
 
Las leyes de naturaleza, que consisten enla equidad, la justicia, la gratitud y otras virtudes morales quedependen de ellas, en la condición de mera naturaleza no son propiamente leyes, sino cualidades que disponen los hombres a la paz y la obediencia»
. Tras estas reflexiones, concluye Hobbesque
«la ley de la naturaleza es una parte de la ley civil en todos losEstados del mundo
 
(…)
 
Cada súbdito en un Estado ha estipulado suobediencia a la ley civil; por tanto, la obediencia a la ley civil es parte, también, de la ley de la naturaleza. La ley civil y ley natural no son especies diferentes, sino parte distintas de la ley; de ellas,una parte es escrita, y se llama civil; la otra no escrita, y sedenomina natural»
.En 1762, Jean-Jacques Rousseau retomó la idea de soberanía perocon un cambio sustancial. El soberano es ahora la colectividad opueblo, y ésta da origen al poder enajenando sus derechos a favor
 
de la autoridad. Cada ciudadano es soberano y súbdito al mismotiempo, ya que contribuye tanto a crear la autoridad y a formarparte de ella, en cuanto mediante su propia voluntad dio origen aésta, y por otro lado es súbdito de esa misma autoridad, en cuantose obliga a obedecerla. Así, según Rousseau, todos serían libres e iguales, puesto quenadie obedecería o sería mandado por un individuo sino que lavoluntad general tiene el poder soberano, es aquella que señala locorrecto y verdadero y las minorías deberían acatarlo enconformidad a lo que dice la voluntad colectiva. Esta concepciónrossiniana que en parte da origen a la revolución francesa einfluye en la aparición de la democracia moderna, permitiómúltiples abusos, ya que en nombre de la voluntad "general" opueblo, se asesinó y destruyó indiscriminadamente. Generóactitudes irresponsables y el atropello a los derechos de lasminorías.Frente a estas ideas, el abate Sieyès postuló que la soberaníaradica en la nación y no en el pueblo, queriendo con ello que laautoridad no obrara solamente tomando en cuenta el sentimientomayoritario coyuntural de un pueblo, que podía ser objeto deinfluencias o pasiones des articuladoras, sino que además tuvieraen cuenta el legado histórico y cultural de esa nación y los valoresy principios bajo los cuales se había fundado. Además, el conceptode nación contemplaría a todos los habitantes de un territorio, sinexclusiones ni discriminaciones. Sieyès indica que losparlamentarios son representantes y no mandatarios, puesto queéstos gozan de autonomía propia una vez han sido electos yejercerán sus cargos mediando una cuota de responsabilidad yobjetividad al momento de legislar, en cambio los mandatariosdeben realizar lo que su mandante le indica, en este caso elpueblo. Así, de Rousseau nace el concepto de soberanía popular, mientrasque del abate Sieyès nace el de soberanía nacional. Ambosconceptos se dan indistintamente en las constituciones modernas,aunque después de la Segunda Guerra Mundial ha retomado confuerza el concepto de soberanía popular que se mira como máscercano al pueblo, el cual se supone que actualmente tiene un
 
grado de cultura cívica y moderación mucho más alto que en eltiempo de la toma de la Bastilla en 1789.También la palabra soberanía se conceptualiza como el derechode una institución política de ejercer su poder. Tradicionalmentese ha considerado que tres son los elementos de la soberanía:territorio, pueblo y poder. En el derecho internacional, lasoberanía es un concepto clave, referido al derecho de un estadopara ejercer sus poderes.El concepto de soberanía no fue manejado ni por griegos ni porromanos. Dice Georg Jellinek que la idea de soberanía se forja enla Edad Media y
«en lucha con estos tres poderes (la Iglesia, el Imperio romano y los grandes señores y corporaciones) ha nacidola idea de la soberanía, que es, por consiguiente, imposible deconocer sin tener igualmente conocimiento de estas luchas»
.Diversos autores contemplan la cuestión de la soberanía en susobras; tal como Herman Heller, con
La Soberanía
; F. H. Hinsley,con
El concepto de soberanía
; o Harold J. Laski, con
El problema dela soberanía
.En las monarquías absolutas la soberanía corresponde al Estado,el cual a su vez queda identificado al rey (
«El Estado soy yo»
,dijo Luis XIV). De ahí que el monarca sea llamado soberano,denominación que aún perdura. Elliberalismosubvirtió elconcepto de soberanía y concibió dos modalidades de ésta: una,revolucionaria, en la que el pueblo, considerado como unconjunto de individuos, ejerce el sufragio universal (la soberaníapopular); otra, conservadora, que reside en un parlamento devoto censitario (la soberanía nacional).
Soberanía nacional y popular
El término
 soberanía popular 
se acuñó frente a la tesis de lasoberanía nacional. La Constitución francesa de 1793 fue elsegundo texto legal que estableció que
«la soberanía reside en el  pueblo»
. Jean Jacques Rousseau, en
El contrato social 
, atribuye acada miembro del Estado una parte igual de lo que denominala
«autoridad soberana»
y propuso una tesis sobre la soberaníabasada en la voluntad general. Para Jean Jacques Rousseau el

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->