Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more ➡
Download
Standard view
Full view
of .
Add note
Save to My Library
Sync to mobile
Look up keyword
Like this
17Activity
×
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Morduchowicz Roxana -El Capital Cultural de Los Jovenes

Morduchowicz Roxana -El Capital Cultural de Los Jovenes

Ratings: (0)|Views: 3,618|Likes:
Published by pentaceratops

More info:

categoriesTypes, Research
Published by: pentaceratops on Jun 22, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See More
See less

05/23/2013

pdf

text

original

 
“El Capital Cultural del los Jóvenes”
MORDUCHOWICZ, ROXANA
 
Fondo de Cultura EconómicaLos centros comerciales, la televisión, las revistas, los recitales, Internet, son puntosde referencia clave en las experiencias de los chicos y los jóvenes de hoy. Allíacceden a gran cantidad de bienes culturales y de allí escogen buena parte de lossímbolos y signos con los cuales construyen sus propias identidades. La escuela, sinembargo, parece no estar enterada de ello. Por un lado, se resiste a los saberesdesarrollados fuera de su ámbito; por el otro, se empeña en transmitir, con poco éxito,conocimientos que los jóvenes encuentran sin sentido o fatalmente alejados de susintereses y contextos.Justamente en la brecha entre lo que enseña la escuela y lo que aprenden los alumnos,en el cortocircuito entre lo que los niños y adolescentes viven dentro y fuera de laescuela, sitúa Roxana Morduchowicz las razones del llamado "fracaso escolar".Tender puentes entre los contenidos curriculares y el universo real en el que semueven los jóvenes, entre la cultura letrada y la oral y audiovisual, en suma, entre laescuela y la cultura popular es sin duda una tarea compleja. Es no obstante el desafíoque plantea la autora para superar el discurso del "fracaso", para que la vida de los jóvenes "no se interrumpa temprano a la mañana y se retome algunas horas más tarde,cuando suena el timbre de salida
 
IntroducciónCuando suena el timbre ...
 Escena 1
Como todos los días, la maestra anticipa a sus alumnos de 10 años el tema de la clase:-Hoy -dice Marta- vamos a estudiar acerca de la contaminación. Y para entender mejor este terna, vamos aleer la página del manual que ustedes tienen.-Profe --la interrumpe un alumno--, ayer vi algo de eso en la televisión. Explicaban por qué no hay peces enel río y dijeron cosas sobre la contaminación. ¿Quiere que le cuente?-No, Andrés -responde la docente-o Ahora no. Mejor después. Ahora, vamos a leer del libro. ¿Quién quiereleer la página 34?Otra alumna levanta su mano. Andrés, en el otro extremo del aula, comienza a hablar en voz baja con sucompañero de banco. Le cuenta lo que vío en la televisión.
 Escena 2
Otra escuela. Daniel, maestro de sexto, quiere empezar a leer el diario con sus alumnos de 11 años todas las semanas y desarrollar un proyecto de investigación a partir de una noticia periodística. Por ello, decidecomenzar su clase preguntando acerca del conocimiento Y el uso que los estudiantes hacen de este medio decomunicación.--Chicos -les dice el docente-, a partir de ahora, vamos a usar el diario todas las semanas. ¿Qué les parece?¿Tienen ganas de empezar a leer el periódico en la clase? Los chicos se miran asombrados. Uno de ellos pregunta: _¿Pero cómo vamos a estudiar Matemática con el diario? y en Ciencias Sociales, ¿cómo vamos a hacer siestamos estudiando el 1800 y el periódico habla del 2003?Otra alumna continúa el mismo razonamiento: Maestro, el diario dice cosas importantes, que estamosviviendo, pero no sirve para el colegio. Lo que dice el diario sirve para la vida, perono para la escuela.Un estudiante, al final del aula, aporta: -Yo sé. Lo podemos usar en Lengua, si buscamos sustantivos yverbos en los titulas de las noticias
 Escena 3
Un grupo de alumnos conversa en el recreo sobre la película que vieron en el cine el día anterior.-A mí me gustó. Estuvo rebuena -dice un alumno de unos doce años-. La película nos mostró cosas que nos pueden pasar a todos. Capaz que después te pasan y te sirve saber lo que hicieron los personajes cuandovivieron lo mismo que vos.-Sí -agrega otro- o por ejemplo, cuando en la película Ignacio invita a salir a la chica. ¿Vieron cómo lamíró? ¿Y cómo se lo dijo? Está para copiarlo ...-A mí, lo que más me gustó -dice un tercera- es que Ignacio no se rinde. Y que lucha hasta el final paraconseguir lo que quiere. Eso es lo que hay que hacer. ¿Vieron cómo hizo para conseguir el trabajo quebuscaba?Suena el timbre que anuncia el fin del recreo. Los chicos interrumpen rápidamente su conversación. Entranal aula, pero antes se escucha a uno de ellos decir: -La seguimos en el otro recreo. Tenemos que hablar delos efectos especiales ... Estuvieron buenísimos. Los alumnos entran a clase. Y aunque la clase trataba acerca de los valores, de los que también hablaba la película, ésta no iba a ser parte de la enseñanza. La conversación de los chicos tenía que esperar hasta el timbre siguiente.
 Escena 4 
Mónica tiene 12 años. Vive con sus seis hermanos en una casilla de chapa en un barrio muy humilde.Cuando regresa de la escuela, ve televisión porque es la única actividad recreativa a la que tiene acceso. Y  porque debe cuidar a sus hermanos menores hasta que, muy tarde, regrese su mamá del trabajo.-Yo veo mucho la tele porque es lo único que puedo hacer y porque sirve para distraerse. Pero tambiénaprendo. Aprendo sobre gente que no conozco, veo cómo viven otros. Y también sobre mí. Porque hay un programa que muestra la cosas que pasan en mi barrio. Muchos programasoe dicen cosas que nunca vi.
 
 Por la misma razón, Mónica escucha mucho música. En especial, la cumbia, una melodia muy popular en subarrio.-Porque habla de nosotros -explica ella-, de lo que sentimos.Mónica ve mucha televisión. Pero no todos los programas le resultan fáciles. Hay cosas que me cuesta entender de la tele. En las películas, por ejemplo, cuando hay una señora que estáembarazada y está por tener el bebé y de repente cortan esto y pasan a otra cosa. O cuando están en el 2003 y al segundo pasan a otra época. Lástima que no hablemos eso en la escuela porque me encantaría pregun-tar a mi maestra.
Las cuatro escenas no suceden en la misma escuela ni han pasado el mismo día. Tampoco sonresultado de la imaginación. Son reales y las viven miles de estudiantes diariamente en alguna aulade algún colegio. Las cuatro escenas tienen mucho de común. Hablan de lo mismo: del cortocicuitoque sienten niños y adolescentes entre lo que viven dentro y fuera de la escuela; de la brecha queexiste entre lo que enseña la escuela y lo que aprenden los alumnos. Esto, sin embargo no es nuevo.En las últimas décadas, la escuela ha sostenido una relación nada sencilla con la cultura popular.Entre el amor y el espanto, este vínculo se ha movido más cerca de la desconfianza, la acusación yla condena que de la aceptación y el reconocimiento. La cultura popular, sin embargo, desempeñaun papel central en la vida de los jóvenes. Prímera actividad de placer y principal fuente deinformación, la televisión, el cine, la música, la radio, los diarios y las nuevas tecnologías afectan einfluyen sobre la manera en que los chicos perciben la realidad e interactúan con el mundo.Las identidades de los jóvenes se trazan en la intersección del texto escrito, la imagen electrónica yla cultura popular. Los centros comerciales, los cafés, la televisión, los recitales de música y lasnuevas tecnologías modifican la percepción que los chicos tienen de la realidad, su actitud ante elconocimiento y el modo en que conciben el mundo (Morduchowicz, 2001).Pero mientras estos cambios se suceden en la vida de los jóvenes, ¿qué pasa en y con la escuela?Los medios de comunicación construyen el espacio en el que se mueven y crecen las nuevasgeneraciones. Es precisamente a través de ellos que los jóvenes perciben la realidad. La cultura popular ofrece una visión del mundo a partir de la cual cada individuo construye la propia. Nuestraimagen del universo está, por ello, muy vinculada a la que proponen los medios de comunicación.La escuela, sin embargo, no parece haberse enterado de ello; más bien parece haber perdido el trende la historia. O, por utilizar otra metáfora, se ha equivocado de coche. Ha escogido un coche con elespejo retrovisor más grande que el cristal delantero. El retrovisor es imprescindible:sirve para controlar el pasado, utilizándolo como punto de referencia. Pero cuando el retrovisor esmás grande que-el cristal delantero, no se pueden alcanzar las velocidades que impone hoy la vidasocial (Ferrés, 1994).Si un hipotético viajante procedente de otro planeta llegara hasta nosotros y quisiera formarse unaidea de nuestra comunidad a través de lo que enseña la escuela, imaginaria seguramente una so-ciedad muy diferente de la que existe en la realidad. La escuela, parece, sigue anclada en el pasado.La educación es la única actividad que se siente capaz de cambiar el mundo, sin admitir que ellamisma pueda sufrir alguna modificación (Calzavara, Celli, 1975).La masificación de la escolarización es ciertamente un indicador de una distribución más igualitariadel conocimiento. La pregunta ahora es ¿cuál es el grado de adecuación de la oferta educativa a lascondiciones de vida, expectativas de las nuevas generaciones y a las demandas de las diferentesesferas sociales? ¿Qué re1ación existe entre la cultura escolar y las otras formas de apropiación dela cultura que tienen a su disposición los jóvenes hoy?La respuesta encierra no pocas tensiones. Los niños y adolescentes son consumidores intensivos decultura extraescolar. Muchos jóvenes tienen acceso a diversos bienes culturales que consumen fuerade la escuela. Estos bienes (música, televisión, cine, radio, diarios revistas Internet etc.) suponen eldominio de competencias específicas y, a su vez, desarrollan nuevos saberes en las personas.Pese a ello, no existe una complementariedad o no contradicción entre las culturas juveniles y lacultura del programa escolar. El resultado es que la cultura de los jóvenes y la cultura de la escuelaestán en profundo conflicto ... Ésta es la razón por la que la práctica escolar a menudo es para los

Activity (17)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 hundred reads
1 thousand reads
Gaby La Mejor liked this
Marcela Gerez liked this
pnlp2011 liked this
pachaz liked this
pachaz liked this
Tania Karina liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->