Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Bakunin biografía intelectual

Bakunin biografía intelectual

Ratings: (0)|Views: 20 |Likes:

More info:

Published by: Fernando Aleisy Gonzalez on Jun 23, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

02/14/2013

pdf

text

original

 
“Esbozo de biografía intelectual para Bakunin”
MIJAIL BAKUNIN: ESBOZO DE BIOGRAFÍAINTELECTUAL
Demetrio Velasco Criado
CAPÍTULO I
INTRODUCCIÓN
"Yo no soy ni un sabio ni un filósofo, ni siquiera un escritor de oficio. He escrito muy poco en mivida y solamente lo he hecho, por decirlo así,
a
pelo, cuando una convicción apasionada meforzaba a vencer mi repugnancia instintiva contra toda exhibición de mi propio yo en público.¿Quién soy yo, pues? y ¿qué es lo que me impulsa ahora a publicar este trabajo? Yo soy unbuscador apasionado de la verdad y un enemigo, no menos apasionado, de las ficcionesdesgraciadas con que el partido del orden, ese representante oficial, privilegiado e interesadoen todas las torpezas religiosas, metafísicas, políticas, jurídicas, económicas y sociales,presentes y pasadas, pretende servirse, todavía hoy, para dominar y esclavizar al mundo.Yo soy un amante fanático de la libertad, a la que considero como el único medio, en el seno dela cual pueden desarrollarse y agrandarse la inteligencia, la dignidad y la felicidad de loshombres... La libertad que consiste en el pleno desarrollo de todas las potencias materiales,intelectuales y morales que se encuentran latentes en cada uno... Yo entiendo esta libertadcomo algo que, lejos de ser un límite para la libertad del otro, encuentra, por el contrario, en esalibertad del otro su confirmación y su extensión al infinito; la libertad limitada de cada uno por lalibertad de todos, la libertad por la solidaridad, la libertad en la igualdad; la libertad que triunfade la fuerza bruta y del principio de autoridad, que no fue nunca más que la expresión ideal deesta fuerza...Yo soy partidario convencido de la igualdad económica y social, porque sé que, fuera de estaigualdad, la libertad, la justicia, la dignidad humana, la moralidad y el bienestar de losindividuos, así como la prosperidad de las naciones no serán nunca nada más que mentiras".El que suscribe este texto es Miguel Bakunin, uno de esos hombres a los que un siglo despuésde su muerte se les sigue admirando, condenando e imitando:
 Admirando,
porque, como dice R. de Jong: "Excepto Garibaldi ningún otro revolucionario delsiglo XIX ha excitado tanto la imaginacn". Es sabido que Bakunin era un hombreconocidísimo y que se había creado de él una leyenda. En este sentido no se puedecomparar con Marx, quien apenas si tuvo "biografía revolucionaria". Jorg Viesel, en elprólogo a su edición alemana de las obras de Bakunin, cuenta que, cuando Paul Lafarguehizo presentación de su mujer, Laura, como hija de Marx, al militante comunero BenoitMalon, éste pensó que se debía tratar de un profesor alemán'. Hoy, es verdad que no ocurrelo mismo, pero la razón, una vez más, bien puede estar en que Marx es el fundador de unsistema y en que la historia, mal que pese a los vencidos, la sigue escribiendo el séptimo decaballería;
5
 
“Esbozo de biografía intelectual para Bakunin”
condenando,
porque fue uno de los fundadores de ese ideal político llamado anarquismo,que despierta los odios del "partido del orden";
imitando,
en fin, porque Bakunin no es como Marx, el hombre a quien se estudia, sino, comodice Kaminsky, "el símbolo de un partido vital, el más vital que existe, la revolución misma.Marx es estudiado, Bakunin imitado".Al acercarme a Bakunin, a pesar de lo dicho, no es mi propósito admirar, condenar o imitar sufigura. Tampoco me mueve el interés arqueológico de un estudio biográfico del revolucionarioruso del siglo XIX; no escasean biografías de Bakunin, desde las que tienen un carácter marcadamente hagiográfico, hasta las que buscan denigrar su figura y. obra, pasando por obrasequilibradas y fieles a la historia.Mi objetivo es pretender descubrir, a través de su obra (su vida y escritos), una aportación quenos ayude a clarificar un poco la difícil y necesaria relación entre la ética y el poder político. Estetrabajo tiene, pues, como finalidad el ver cuál fue la lectura del poder político que hizo unhombre que lo combatió con todas sus fuerzas; cuáles fueron sus motivaciones y argumentos ycuáles sus contradicciones.M. Bakunin nació el 8 de mayo de 1814 en la provincia de Twer, en el seno de una familianumerosa perteneciente a la nobleza rural. Nació, pues, bajo el signo de la Restauración(Metternich y la Santa Alianza). En el trono de los zares se sentará Nicolás I, quien, en frase deLamartine, tenía como objetivo de su vida lograr la "inmovilidad del mundo". La Rusia en la quenació Bakunin era la Rusia del despotismo, de la esclavitud y de la explotación del pueblo por laaristocracia y burocracia zaristas. Mal momento, pues, para quien, como Bakunin, nacía no bajoel signo de una estrella, sino bajo el de un cometa, como decía su amigo Herzen.Cuando Bakunin tenía once años, en 1825, un grupo ilustrado y liberal se rebeló contra el zar:eran los "Decembristas". Murieron victimas de la represión brutal. Su insurrección quedaríacomo símbolo de la juventud revolucionaria. Pero, como dice Kaminsky;"Los Decembristas no tienen sucesores. El pueblo por el que han muerto desconoce o nocomprende su sacrificio. Entre la nobleza, su recuerdo s6lo suscita vagos sentimientos devergüenza, de incomodidad, de miedo; apenas se atreve uno
a
hablar de "esos desgraciados" ".La familia de Bakunin, en la que también hubo víctimas y, sobre todo, simpatizantes de losrebeldes, sin embargo, no parecía sentirse a disgusto bajo Nicolás I. Y en ningún caso podíanimaginar que su hijo Miguel iba a seguir las huellas de aquellos "desgraciados". El padre deMiguel, que se había doctorado en Filosofía en Italia, era un hombre de mentalidad liberal, quese haría notar en la educación de sus hijos, pero que, desde 1825, apenas si tuvo algunamanifestación en el ámbito político. De ahí que haya autores, como Joll, que lo considerenconservador.El ambiente familiar estaba saturado de misticismo e iluminismo, realidad que marcaríaprofundamente el esritu de Bakunin y que juzgo importante tenerlo en cuenta paracomprender sus actitudes posteriores. El recuerdo de estos años idílicos y armoniososalimentaría en Bakunin en más de una ocasión, como veremos, la necesidad de un oasis depaz y solidaridad
 para
un nómada turbulento y forzado, como él, a luchar sin descanso contralas belicosas tribus del desierto de la historia, capitaneadas por el demonio del poder.Tras la represión de los Decembristas y durante medio siglo, Rusia no se movería y el mayor imperio del mundo se inclinaba postrado ante la reacción autócrata. A lo más, algunosintelectuales pusieron en peligro sus vidas, al querer sembrar en ese barbecho de libertad unpoco de semilla importada de la Europa liberal y revolucionaria. Bakunin entraría en contacto
6
 
“Esbozo de biografía intelectual para Bakunin”
con ellos cuando, después de haber abandonado su carrera militar y haber declinado un puestoburocrático, llegó
a
Moscú en 1834. Seguiremos los pasos de Bakunin desde ese momento,dividiendo su vida en cuatro períodos, como lo hace Hepner.
EL PERIODO RUSO (1834 – 1842)
Nicolás l, a quien, como dice Planty Bonjour", su preceptor no le vio nunca un libro entre lasmanos, se había propuesto convertir la realidad rusa en una “vida sin filosofía”. La célebrepolicía secreta de la "Tercera Sección", creada con la finalidad de perseguir a filósofos ypensadores, no logró, como es lógico, erradicar la filosofía, pero sí la redujo a su mínimaexpresión y la recluyó en los círculos y salones en que se reunían los intelectuales másdíscolos, así como dificultó una tradición filosófica digna de este nombre.En el momento en que Bakunin llegó a Moscú exisan
tres círculos intelectuales
másimportantes:
el de Stankevitch y sus amigos,
entre los que se encontraba Belinsky y, más tarde, el propioBakunin; se basaban en la filosofía alemana, especialmente en Fitche, Schelling y Hegel;
el de Herzen y los suyos,
entre los que se encontraba Ogareff; se inspiraban en la tradiciónrevolucionaria y el socialismo franceses, fundamentalmente en Saint Simon;
el de los eslavófilos,
finalmente, que rechazaban la cultura occidental y deseaban hacer hegemónico en Rusia lo específicamente ruso, aunque también se inspiraban en Hegel yScheiling.Bakunin se hizo amigo íntimo de Stankevitch (joven filósofo, muerto a los veintisiete años, quetuvo una enorme influencia en la cultura rusa de esta época) y de Belinsky (el critico máscélebre de la Rusia del XIX). En este círculo se tenía la convicción de que, bajo Nicolás l, erainútil esperar nada razonable en el plano político-social. Por eso se refugiaban en el mundo delpensamiento puro. Basta, pensaban, resolver los problemas a un nivel teórico e interior paraobtener la paz del alma.Bakunin, tras leer la
Crítica de la Razón Pura,
por recomendación de Stankevitch, pasa
a
estudiar el
Camino hacia una vida feliz,
de Fichte. Ricarda Huch dice que es el primer libroalemán que Bakunin estudió y que fue decisivo para toda su vida posterior. Para el filósofoalemán, el mundo no es más que el reflejo del yo agente; el hombre puede, por tanto, elevarsesobre la naturaleza y hacerse así verdaderamente libre. A Bakunin le agradó especialmente laidea fichteana que justifica el sufrimiento como una condición necesaria para iluminar la vidacon la luz de la conciencia, para purificar el alma de todo lo que es exterior y mundano, paraaprender así la suprema felicidad. El libro de Fichte, inspirado en el evangelio de San Juan,subraya, como éste, la contraposición entre amor y ley, dando siempre la primacía al amor.Bakunin se identificó con esta actitud libre de toda ley y buscaría la trasascendencia del yo,hasta identificarse con el absoluto en una renuncia y ofrenda totales.La importancia de Fichte en la obra de Bakunin fue decisiva. Aunque unos años más tarde, ycomo resultado de su contacto con la izquierda hegeliana, sufriera una crisis que le alejaría delidealismo, la ubicuidad de su rebelión y el carácter absoluto de su negación conservaránsiempre los rasgos de la hipóstasis fichteana del yo. Fuerza, auto-determinación, independenciapara avanzar hacia los objetivos propuestos, capacidad de abstracción y de distanciamiento de
7

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->