Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
6Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
zaffaroni - 1993 - derechos humanos y sistemas penales en américa lat

zaffaroni - 1993 - derechos humanos y sistemas penales en américa lat

Ratings: (0)|Views: 95|Likes:
Published by Spartakku
Derechos Humanos y sistemas penales en América Latina
Tipo: Artículo en revista científica
Autor: Eugenio Raúl Zaffaroni
Publicación: El poder punitivo del Estado
Páginas: 63-74
Fecha: 1993
Título de la serie: Criminología crítica y control social
Derechos Humanos y sistemas penales en América Latina
Tipo: Artículo en revista científica
Autor: Eugenio Raúl Zaffaroni
Publicación: El poder punitivo del Estado
Páginas: 63-74
Fecha: 1993
Título de la serie: Criminología crítica y control social

More info:

Published by: Spartakku on Jun 25, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

02/01/2013

pdf

text

original

 
DERECHOS HUMANOS Y SISTEMAS PENALESEN AMERICA LATINA*
Eugenio Raúl Zaffaroni**
La relación entre los sistemas penales y los derechos humanos enAmérica latina puede establecerse desde una considerable pluralidad depuntos de vista, que en modo alguno podemos sintetizar en formacompleta aquí. No obstante, para la presentación general del temaentendemos que existen dos dimensiones que deben privilegiarse por suespecialísima significación: a) una la constituye el nivel descriptivo de lasituación actual de los sistemas penales latinoamericanos, valoradosconforme a los criterios que se derivan de los contenidos de los instru-mentos internacionales -mundiales o regionales- de Derechos Humanos;y b) el nivel de las implicancias teóricas que tiene la anterior descripcióny la orientación que en este ámbito brindan los Derechos Humanos comodelimitadores del campo de la criminología latinoamericana.Para nosotros, estas dos dimensiones son de fundamentalísima impor-tancia para el desarrollo humano en la región. La primera, tiene un clarosentido desmitificador del discurso jurídico-penal latinoamericano. Lasegunda, nos permite concluir en una propuesta para la crimonologíalatinoamericana, que puede merecer o no la denominación de "marcoteórico", según el criterio que se adopte para conceder esa "dignidad",pero que nosotros llamamos
realismo criminológico marginal,
en el cuallos Derechos Humanos resultan indispensables no sólo para establecer laestrategia, sino como estrategia misma.Excede el marco de este trabajo sintético otra consecuencia teórica quetambién extraemos del primer nivel de vinculación de ambos términos,que es la elaboración de líneas directrices constitutivas de un
realismo
* Publicado originalmente en Criminología en América Latina, Instituto Interregional de NacionesUnidas para la Investigación sobre el Delito y la Justicia (UNICRI), Publicación N
2
33, Roma, mayode 1990."Profesor titular de Derecho Penal y Criminología en la Universidad de Buenos Aires.
 
64
CRIMINOLOGÍA CRÍTICA
Y
CONTROL SOCIAL
jurídico-penal marginal,
que nos permita reformular la teoría del derechopenal latinoamericano, haciendo que la labor interpretativa (dogmática),recupere los mejores principios del derecho penal de garanas, sin apelara ficciones contractuaiistas o a idealismos metafisicos, sino apoyándoseen la apertura a datos de la realidad social.
1.
El panorama de los sistemas penales latinoamericanos valoradosconforme a las pautas de los instrumentos de Derechos Humanos estádiscretamente expuesto en el documento o informe final de la investiga-ción sobre el tema que llevó a cabo entre 1983 y 1985 el InstitutoInteramericano de Derechos Humanos (I.I.D.H.). En el informe finalmencionado se formulan casi trescientas recomendaciones puntuales,pero lo que es no menos importante es que, del cuadro general queemerge del referido documento, surge con claridad que el grado y númerode violaciones a garantías no sólo mínimas, sino elementalísimas, mues-tra una operatividad real de los sistemas penales latinoamericanos quedeslegitiman totalmente el discurso jurídico-penal.No tendría caso mencionar aquí la larga tabulación de violaciones ymodos operativos para las mismas, para lo cual remitimos al referidoinforme. El corolario más importante pra nuestro prosito, es decir, parala presentación general del tema, es la impresión de conjunto que acercade la operatividad real de nuestros sistemas penales nos proporcionanesos datos.Es difícil admitir la visión de conjunto que daremos, si prescindimos desu genealogía. Nuestra historia se encarga de demostrarnos sobradamen-te que los sistemas penales latinoamericanos no surgen en función decódigos o legislaciones, originarias o importadas, sino que desde lostiempos de la primera colonización se presentan como un ejercicio depoder controlador disciplinario
militarizado
ejercido sobre las mayorías ysobre los disidentes. Las ordenanzas de levas coloniales, esto es, laincorporación a los ejércitos de los indisciplinados sociales, fueron elinstrumento de control social punitivo más frecuentemente usado ennuestro margen hasta el siglo pasado. Este control militarizado fuetrasladado a otras agencias, pero buena parte lo conservan los ejércitosen los países con servicio militar obligatorio, que en nuestros días hadejado de ser funcional para la defensa nacional (dada la tecnificación dela guerra moderna), sino preferentemente para un control disciplinador deuna cantidad considerable de población masculina joven. No obstante,fueron otras agencias del poder ejecutivo -las policiales- las que tomarona su cargo el poder disciplinador del sistema penal al producirse la
 
EL
PODER
PUNITIVO
DEL
ESTADO
65
concentración urbana (por ejemplo, con el traslado de población queimportó la masiva inmigración europea al Cono Sur entre 1880 y 1914; conla desestmcturación de la producción esclavista en el nordeste brasileñoen la segunda mitad del siglo pasado y el consiguiente desarrollo del sur),especialmente mediante el ejercicio de la represión contravencional, de ladetención por mera sospecha, por simple averiguación, por encargo degamonales, capataces o caudillos o por facultades extraordinarias osuspensión de garantías (estados de excepción) asumidos por los pode-res ejecutivos o por los ejércitos. Todo esto ha concedido a estas agenciasun poder de control -que conservan y ejercen hasta hoy- verdaderamenteformidable en cuanto a su potencial disciplinador de la existencia de lossectores más carenciados de nuestras sociedades marginales. Este poderes prácticamente ilimitado en todos los lugares de espacio urbano abierto,donde, como es sabido, se mueven esos sectores, por imperio de ladiscriminación en la distribución del espacio urbano, que concede a lossectores menos vulnerables espacios protegidos o cerrados. El ejerciciode poder más importante del sistema penal latinoamericano es hasta hoyese poder configurador, disciplinario, normalizador o verticalizante, porasí decir, "positivo" (en el sentido de Foucault). Para ello las mismas leyesle conceden un amplísimo ámbito de arbitrariedad, al que se añade la parteque asumen "de facto", ante la indiferencia burocratizada de las instanciasqueconformeal discurso jurídico debieran asumirla función controladora,al punto de que el mismo discurso jurídico la excluye del derecho punitivopara minimizarla.El ejercicio de este poder configurador, que es la principal función delsistema penal; se justifica mediante el formidable aparato de propagandadel sistema penal, que son los medios masivos. La mayor parte delmaterial de comunicación de entretenimiento televisado (cerca del 70%)es importado e insiste en la temática policial, que cumple la función dehacer internalizar desde las primeras etapas de la vida la atribución de unfalso valor protector al sistema penal respecto de derechos que son máso menos comunes a todos, particularmente el derecho a la vida. Lafrecuentes campañas de ley y orden y la victimización de personas de losmismos sectores sociales de los que provienen los criminalizados, altiempo que introduce antagonismos entre los propios sectores carencia-dos y destruye vínculos comunitarios, surte el efecto de sostener la ilusiónprotectora del sistema penal. Sin embargo, basta reflexionar un instantepara caer en la cuenta de que el mayor número de muertes en AméricaLatina es producido por las mismas agencias estatales, sea por acción o

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->